martes, 31 de agosto de 2004

Double anal fistfucking' grandma

Ustedes, que son inteligentes, habrán adivinado que este título lo he uesto más que nada para aumentar el número de visitantes, porque, según el contador, gran parte de las que tengo llegan buscando cosas como "niñas putas", "zorrupias", "polígonos industriales vallés putas" o "Carmina Ordoñez falange" (que, al fin y al cabo, no deja también de ser un tema relacionado con la prostitución -legal- y el fetichismo nazi a lo Portero de Noche... qué gran dómina hubiese podido ser Carmina, ahora que lo pienso...). Así que se pueden tomar esto como un estudio sociológico (sí, como el Gran Hermano) para ver a cuantos aficionados al sexo hard y kinkie pillo entrando en este santo blog via san Google.

Eso no significa que el resto del post vaya a versar sobre las implicaciones socioculturales de la introducción de la técnica del punto de cruz en la curltura del pueblo mapuche o algún otro tema de similar interés científico e incluso humano. Básicamente, aprovechando que el Ebro (de momento y mientras siga congelado el nefasto Plan Hidrológico Nacional del siempre democrático, siempre constitucional y siempre decimonónico Partido Popular) pasa por Tortosa, y que hoy se me ha acabado el contrato en el geriátrico donde limpiaba y que en el contrato no tengo ninguna cláusula de confidencialidad que me impida hablar, voy a hacerles cinco céntimos de la vida sexual de los yayos allí ingresados. Que no está tan lejos de lo que sugiere el título, no se vayan a pensar...

Habría que empezar por las dominatrix al más puro estilo peli de prisión femenina de Jess Franco. Estas, más que las internas, se corresponden a las caps de servei, las jefas de planta, para entendernos, las que mangonean a diestro y siniestro según sus intereses, y alguna de las cuales están como paa que las encierren y tiren la llave. Y que no lo digo yo, lo dice todo el mundo que ha tenido la desgracia de tener que trabajar a sus órdenes. También hay alguna que otra émula de Dómina Zara (en el mejor de los casos) o de Ilsa (en el peor) entre las auxiliares y el personal de limpieza, e incluso alguna interna que déjala correr. Pero dado que hay mucho más de lo que hablar, se lo dejo de momento a su imaginación y ya lo comentaré otro dia. O no. Que hay ciertas caras que prefiero olvidar cuanto antes.

Entre las yayas, y si hemos de hacer caso a lo que dicen las leyendas, las haladurías y las propias interesadas, tenemos a dos o tres ex-madamas de burdel de lujo y a otras tantas prostitutas retiradas, ora por edad, ora por marido, como mínimo una historia lésbica entre compañeras de habitación que se conocieron ya ingresadas allí (con final de tragedia de telefilme de sobremesa incluida... una de ellas se ve que murió por fin de año, y la otra desde entonces se va marchitando a ojos vista. Según el médico, se está muriendo de pena y no hay nada que hacer. Sí, esas cosas pasan en la vida real, por lo que se vé). También hay más de una que dice ir a pelo y a pluma y que aprovechan la más mínima ocasión para meter mano de forma nada discreta a las auxiliares o para tirarse las comidas sobre sus partes pudendas para que así tengan que limpiarlas y cambiarlas de ropa. Capítulo aparte merecen las que, a la primera de cambio, aprovechan para quitarse las bragas o el pañal (lo cual resulta especialmente divertido cuando tienen incontinencia, porque además tienen la bonita costumbre de esparcir el pastel por cualquier superficie que tengan a la vista, y es que mucha de las que estás allí, más que tener vida sexual a su edad, lo que son es unas guarras en el pleno sentido de la palabra), o simplemente quedarse en bolas en mitad del pasillo, o para ponerse a hacer sus necesidades sin molestarse en cerrar la puerta del baño (lo cual, si es en los baños de sus habitaciones, pues tampoco pasa nada, pero es que lo hacen en los baños comunitarios, que dan directamente al pasillo, y cuando está aquello lleno de visitas... y claro, queda feo). Pero como con esto entraríamos en el tema de la cuprofilia o scat, casi que lo dejemos, que ya huele. Y luego hay una que tiene la manía de menterse en el vestuario de los hombres "a mirar que estén las luces apagadas". Ejem. Sin comentarios.

Y voy a la parte más hard y onanísticapara terminar. Hasta ahora he hablado siempre en femenino porque la mayoría de los residentes son mujeres, y por tanto también son, por simple estadística, las que más dan que hablar. Me reservo una señora para la traca final, y ahora les hablo de un señor, que entró con sus buenos ochenta y cinco veranos cumplidos, que, según las auxiliares que lo duchan, va más que bien calzado, que tiene una perenne sonrisa en la cara, que también tiene la mano larga, y que ahora ya está más calmado, pero que cuando entró se lo encontraban cada poco dándole a la zambomba, hasta el punto en que parece ser que se pasó bastante tiempo con la polla en carne viva. Y el otro caso es el de una señora, a dia de hoy un monton de huesos, huesos, tu eres sólo huesos, unidos por muy poca piel, perennemente en cama y casi en coma, y que en tiempos fue una meapilas de cuidado (les aseguro que la habitación tiene más cristos, santos, vírgenes y demás parafernalia idólatra que toda la Ciudad del Vaticano. Incluyendo el Castillo de Sant'Angelo y Castelgandolfo) y que presumía de ser "soltera y entera". Pues bueno, parece ser que, en un momento dado, se le fue la pinza, empezó a confesar que soltera sí, pero que entera, lo que se dice entera, que a ver si se creian que era ella tonta y que no lo había probado a esas alturas, y a masturbarse fervorosamente. Con los dedos. Con toda la mano. Con el puño. Y hasta con la escobilla del vater, la pillaron! A todas horas y en todo momento y lugar.

Y he preferido no saber ninguna historia sobre el pabellón donde están las monjas, porque ahí ya, lo que puede ser eso por las noches...

domingo, 29 de agosto de 2004

Poco pan y pésimo circo

Por fín. Por fin vuelve. Ya está aquí, ya llegó, en la nave de Yupi que ya aterrizó. Después de todo este tiempo sin, que estábamos ya con el mono, demos gracias a todos los dioses, llegan de nuevo a nuestras pantallas pay per view estos héroes, estos aguerridos guerreros, estos modernos Aquiles que...

Vale, me rindo. Ni siquiera yo soy tan cínico como para escribir una sarta de gilipolleces de este calibre y que no se me note. Y se me nota demasiado que no lo soporto, y que estaba haciendo el paripé, más que por otra cosa, por efecto cómico. Y por que me hacía ilusión poner esa frase de la canción de Los Mundos de Yupi (TVE, a aquello de mediados de los ochenta. Y es que, básicamente, no lo soporto. No lo puedo sufir. Me saca de mis casillas. No lo entiendo. No me gusta. Y no puedo entender qué puta gracia puede tener el ver a veinte tios (más dos que se están más quietos y van un poco aparte del pack), que entre los veinte (22), y salvo honrosísimas excepciones, suman el coeficinte intelectual de una patata madura (una no especialmente inteligente, dicho sea de paso), podridos de millones, corriendo detrás de un balón de simil cuero.

Por si hay alguno de los préviamente mencionados que se encuentre entre los que están leyendo esto (o que se lo están leyendo, que todo puede ser) que no lo ha captado todavía, estoy hablando del fútbol, también conocido como balonpié, ese deporte absurdo que mueve millonadas indecentes (en el sentido figurado y en el literal) de dinero, levanta pasiones que ríanse ustedes de la de Otello, la de Cristo y la de China Blue, paraliza paises, propicia recalificaciones urbanísticas sospechosas, provoca asesinatos (lo cual como rolero, lector de cómics y oyente de música de esa que los que no tienen ni puta idea de lo que hablan -léase el tertuliano radiofónico medio- califica de satánica, no deja de tener su humor negro, que aún no he visto a nadie alegar por la prohibición de ese denigrante espectáculo porque un seguidor del Villaborricos FC ha asesinado a otro del Atlético Villaburras durante una discursión tras un partido de la máxima), levanta ciudades en pie de guerra porque el equipo de niños pijos mercenarios multimillonarios contratado por el equipo que lleva el nombre de la ciudad se ha pasado toda la temporada rascándose los cojones hasta que les sangraban, o, peor aún, porque el presidente ha hecho desaparecer por arte de birlibirloque tropocientosmil millones de pesetas y el club no puede pagar las fichas, y han de bajar a segunda B, lo cual, como es obvio, es una injusticia que se ha de subsanar por la fuerza de las armas si es necesario (pese a que ESAS y no OTRAS sean las reglas del juego, previamente aceptadas, y pese a que después el pufo lo tengamos que pagar entre todos), y que está íntimamente ligado a negocios turbios, cuando no directamente delictivos, como el proxenetismo, la trata, el tráfico de estupefacientes, las empresas inmobiliarias e incluso la política (a todos sus niveles).

Y es que hoy, oh albricias, ha vuelvo a empezar la Liga Nacional de Fútbol Profesional. Vale, los partidos empezaron ayer, pero técnicamente la jornada es la de hoy, y los de ayer fueron partidos adelantados. Y uno, que la única liga que le interesa es la que usaban las señoras decadentes para aguantarse las medias, y más por fetichismo que por otra cosa, que lo de nacional le suena a ejercito franquista (y me es igual que me lo cojan en castellano que en catalán. Se escribe igual, y cada vez me parece más la misma mierda con el mismo collar. Que con esto me pasa cada vez más que con los partidos políticos que se han de poner lo de "democrático" en el nombre, que siempre me ha dado la impresión de que es que no se le creen y tienen que estar recordándoselo constantemente para no meter demasiado la pata, o con los políticos que tienen siempre la democracia y la constitución en la boca, que al final la dejan perdidita de babas y totalmente inservible. Especialmente si son de natural gangosos como ese en que están pensando. Sí, coño, Rajoy, que parecen tontos, hostias!), y que lo de profesional le trae connotaciones al honrado fontanero, panadero o prostituta, pues lo del fútbol como que no entiendo qué hace ahí.

Ahí en el nombre del campeonato, pero sobretodo ahí en los mega-campos que ocupan gran parte del escaso suelo urbanizable de nuestras ciudades y ahí en las parrillas de televisión y radio. Porque puedo entender a la gente a quienes les gusta jugar a futbol. Bueno, no, no lo entiendo, pero lo acepto, que uno es de natural permisivo para con los vicios de los demás (siempre que no acaben jodiéndome por un lado o por otro), por más ridículos que los encuentre, pero sinceramente no le veo la gracia a un deporte donde puedes pasarte noventa minutos sin (literalmente) tocar pie con bola, acabar echando el bofe por la boca porque sí, porque hasta que el reloj no diga lo contrario no puedes parar a tomarte un trago de agua, y donde pones en muy serio riesgo la salud de tus tobillos (además, dejándolos al albur de la mala leche del jugador que tengas enfrente), pero bueno, cada cual se jode la vida como buenamente quiere y pude y no seré yo quien lo critique. Lo que no entiendo de ninguna de las maneras es lo de verlo por la tele. Porque es leeeeeeeento. Por lo menos, en el baloncesto, también llamado basket, basquet o furgol de canastos pasan cosas constantemente, hay constantemente movimiento, VES algo. Pero en futbol, por cada jugada ya no espectacular, sino medianamente bonita, te has de tragar cinco partidos con empate a cero en los que no pasa absolutamente NADA. Y luego la gente critica las películas de Kurosawa por lentas. Joder, me he visto obligado a tragarme partidos con menos acción que la peli del noruego aquel que filmaba las piedras del camino!

Lo dicho, pésimo circo. Y el pan... bueno, pan ya no nos dan. En todo caso, se lo pagamos nosotros a los jugadores (y entrenadores, y equipo directivo, e invitados de postín, y...) a base de pufos inmobiliarios, subvenciones sospechosas y ayudas públicas para evitar la desaparición del club. Que manda cojones. Y en esos casos... quién quiere pan, habiendo caviar y suripantas?

miércoles, 25 de agosto de 2004

Con las manos en la masa

Ingredientes:
-Té (no hace falta que sea un buen té, pero sí que tenga un sabor potente. Con un Earl Grey o un Puh-er de los que venden en bolsitas en el LiDL o el DIA vas sobrao)
-Azúcar (un par de cucharadas de café por ración)
-Zumo de limón (un limón por ración)
-Hierbabuena o menta (mejor lo primero, es más fresca. Un par de hojas por ración)
-Cubitos de hielo (à go-go)
-Ron blanco (opcional)
-Kirch (licor de cerezas) o similares (opcional)

-Un vaso largo (de cubata) por persona.
-Batidora con accesorio picador.

Forma de preparación:

Preparar un té bien cargado. Dejarlo enfriar y meter en la nevera hasta que esté bien frio.
Llenar el vaso de tubo con cubitos de hielo. Echar el hielo en la picadora, y añadir dos cubitos más por ración. Añadir el azúcar, el zumo de limón y la hierbabuena. Picarlo todo bien picado (hasta que quede como una pasta). Pasar el picado de nuevo al vaso, y dejar que se aposente bien.
Rellenar el vaso con el té. Opcionalmente, se puede añadir un chorrito de ron blanco, para dar sabor (ejem).
Añadir un chorrito de Kirch o algún otro licor (con alcohol o no) de color vivo, y dejar que empiece a bajar a lo largo del vaso. (Esto es totalmente opcional, no sirve para nada, pero hace bonito).
Servir inmediatamente. Se ha de beber directamente del vaso, sin pajita, y en tragos cortos. Cuando se acabe el té (porque la mayor parte de lo que hay en el vaso es hielo), rellenar de nuevo con más.

Está riquísimo y va de putísima madre contra el calor (si, ya se que llega algo tarde, pero...)

martes, 24 de agosto de 2004

C'mon, voge

Salvo que sean ustedes autistas o me estén leyendo desde algún país muy lejano, como por ejemplo Montserrat (1), seguro que se han enterado del gran escándalo político del verano en este pais que se llama España. Y no, no me refiero a que el exímio falangista y ex ministro del movimiento don Manuel Fraga Iribarne haya anunciado que se va a volver a presentar a la presidencia de la Xunta de Galicia. Este hombre (2) ha llegado a unos niveles que para poder escandalizar a alguien tendría que volver a ponerse el bañador de cuando Palomares y salir con él en la portada del Intervíu rodeado de drag queens. Y lo mismo ni eso.

Me refiero, como indica el título(3), al sarao que se a montado a raiz de las fotos que la revista Voge hizo a las ministras del gobierno de ZP. Que también les ha hecho un reportaje la Mari Claire, pero estas se han comentado menos. Este reportaje le ha venido que ni pintado al sector fascio tanto de la prensa (escrita, hablada y hasta gestual, si me apuran) como del mundillo político para poner a parir al gobierno del leonés con cejas afiladas y sonrisita lisérgica más famoso del pais. Lo han tildado de mamarrachada para arriba y suma y sigue, muy en la linea de lo que hacen siempre, que por lo que se ve es lo único que saben hacer, insultar a diestro y siniestro con el motivo que sea. Bueno, eso y manipular informativamente, como bien demostró el amigo Urnazi en su dia. Ahora podría recordar las fotos que se hizo el año pasado el señoriño Rajoy con un coulotte de ciclista (unas mallas, vamos), que es una prenda que, como sabe cualquiera que tenga ojos en la cara y un mínimo sentido de la estética, no le sienta bien a todo el mundo. De hecho, tiene una irritante tendencia a sentar como un bazooka a san Pedro a cualquiera que no tenga un muy buen cuerpo. Que no es el caso, seamos sinceros. Pero como sería incluso demasiado fácil (por mor que menos humillante que lo que merecería el señor de los hilillos), como que paso y voy a centrarme en el tema.

Tema que es una chorrapollez. Porque las ministras, en tanto que súbditas libres del reino de España (4) tienen completa libertad para hacerse fotos para el Voge vistiendo ropa de diseñadores de postín, para la hoja parroquial de Moscas del Páramo vestidas de peregrinas del Camino de Santiago o para el Primera Linea en bolas y haciendo escenas pseudolésbicas si les da la puta gana. Siempre y cuando, claro está, lo hagan en sus horas libres. En caso contrario, soy claramente partidario de aplicar a pies juntillas lo que dice el Corán y hacer azotar a cualquier funcionario que descuide sus obligaciones por causas que no sean de fuerza mayor. Por otra parte, encuentro de lógica cartesiana que unas revistas pretendidamente feministas (5) como Voge o Mari Claire quieran entrevistar y hacer reportajes fotográficos sobre la hornada de ministras (algunas de las cuales con carteras de primer orden) que ha entrado después de las elecciones. Y, de la misma forma, es de perogullo que unas revistas que hablan de trapos y consejos de belleza (6) como las susodichas, si les hacen un reportaje fotográfico a las ministras quieran sacarlas tan monas como sea posible y con la ropa del diseñador que toque promocionar este mes.

Pero vamos, que si el tema ha servido para darle argumentos a toda esa caterva de articulistas, tertulianos y políticos que se han metido en política para hacer dinero, como el señor Zaplana, o que se han caido del burro en el camino de Damasco y han visto la luz, como Cristina Alberdi, pues bienvenido sea, oigan... Que si no, hubiese sido un verano muy aburrido sin las partidas de dominó del Ánsar en Quintanilla de Onésimo (Hermoso pueblo que debe su nombre a Onésimo Redondo, jefecillo de la Falange conocido por su ánimo sanguinario, su sadismo y su falta de escrúpulos, vergüenza y humanidad. A modo de culturilla trivial pursuit, lo digo...)

(1).- No, no me refiero a la isla de Montserrat, que ahora mismo no se si sigue siendo colonia de la férfida Albión, es independiente o forma parte de algún estado de estos títere que montaron los ingleses al descolonizar como descolonizaron. Me refiero a la montaña de Montserrat, la de la Moreneta y las rocas peladas de formas fálicas. Es una referencia al montaje en catalán que hicieron hace la hostia y media de años los Dagoll Dagom de El Mikado. Si la pillan, seguro que se han reido, si no hagan caso omiso, que es muy largo para explicarlo aquí.

(2).- Suponiendo que sea un hombre. Yo personalmente tengo la teoría que es una personificación ectoplasmática, que el Fraga de verdad se murió de un infarto al ver a Carrillo con la peluca y fue enterrado en secreto en algún punto indeterminado del pazo de los Franco, y que ese es el motivo que no haya forma de sacárselo de encima y que se retire de una vez, porque hasta que no encuentren su cadaver y lo entierren cristianamente (que el tipo será lo que sea, pero es cristiano hasta las cachas. La lástima es que no es cristiano del tipo sigo lo que dice la Biblia y los Evangelios sino del tipo sigo lo que dice el ala más fundamentalista y talibán de la Conferencia Episcopal, suponiendo que en la CE haya un ala no fundamentalista y talibán), hasta que no lo entierren cristianamente, decía, y en tierra consagrada, su ánima no descansará y seguirá vagando eternamente por las tierras de Galicia, talmente como si se hubiese tragado a la Santa Compaña entera con un vaso de queimada.

(3).- Que, por si alguien no se ha dado cuenta, es un juego de palabras con una canción de Madonna de finales de los ochenta, seguro que la recuerdan, aquella que tenía un bailecito estúpido que se basaba en poner posturas raras y descoyuntarse las articulaciones. No es que esté incitando a la revista a hacer más tontopolleces de este tipo.

(4).- Que serían ciudadanas si esto fuese una república como debería, pero como no es el caso, vamos a ser cuidadosos y precisos con los términos.

(5).- Y digo pretendidamente porque entiendo que el feminismo va más allá que el hablar de trapos, maquillajes, cremas de belleza, régimenes milagrosos, cómo volver loco a tu hombre en la cama y tests hechos a mano alzada por el becario de turno para llenar páginas, pero bueno... Doctoras tiene la iglesia sobre el tema y no seré yo quien me meta.

(6).- Siempre desde una óptica rrrrrabiosamente feminista, por supuesto.

lunes, 23 de agosto de 2004

Las Edades del Latrocinio

Yo soy de pueblo. Bueno, eso no es exactamente cierto, nací en Barcebollas, pero, en el fondo, soy de Morla de la Valdería, León, que es de donde viene mi familia. Morla es un pueblo pequeñito, MUY pequeñito, en la linde entre la comarca de la Valdería y la de la Cabrera. Bonito. Más por el paisaje natural que por otra cosa, la verdad, pero bonito al fin y al cabo.

Esto viene a santo de que este pueblo, como todos en este pais de charanga y pandereta, tenía una iglesia. Una iglesia y una ermita. Dedicadas a san Bartolomé (por lo que ahora mismo estarán en fiestas, y yo aquí aguantando a los yayos del geriátrico y las arpías de las compañeras de curro) y santa Eulália (tenemos dudas de si es la de Barcelona o la de Mérida, pero al fin y al caso eso no viene a cuento), respectivamente, que son, por si alguien no lo había adivinado, los patrones del pueblo.

Yo la iglesia prácticamente no la he conocido. El edificio sí, porque (a trancas y barrancas) se conservaba en pie, pero no era más que una nave vacía, en forma de cruz latina, a las afueras del pueblo, con restos de cruces (las que se usaban para rezar el rosario y tal) clavadas en las paredes y unas enormes marcas blancas en el absis y las capillas laterales. Las que se corresponderían con los tres altares que tenía el templo.

Que por qué no estaban esos altares ahí? Pues porque un mal dia, el malnacido del cura que la diócesis había destinado a los pueblos de la zona, mal rayo le parta mil veces, decidió venderlos. Sin avisar al pueblo. Junto con cálices, patenas, paños bordados, figuras de procesión y exvotos varios. By the face. Estrictamente hablando, no creo que hubiese nada de mucho valor económico, pero supongo que todos ustedes son capaces de hacerse a la idea de lo que se puede ir juntando en una iglesia, aún de un pueblo pequeño y más pobre que humilde, a lo largo de los años. Básicamente, artesanía. De esa que hoy en dia no tiene precio. Igual había más latón que plata, sí, pero estoy convencido de que la tasación de los faroles votivos que mi bisabuelo (y pongo este ejemplo porque lo conozco de primera mano, no por otra cosa) le hizo, a mano, a la virgen, daría una cifra más que importante. Por cierto, si no recuerdo mal, esos faroles -que, insisto, eran un regalo a la virgen, NO a la iglesia- están expuestos en el Museo Episcopal de Astorga, bajo un dedo de polvo. Como todos los tesoros que tienen allí expuestos, que la última vez que estuve la conservación dejaba mucho que desear. Por supuesto, el pueblo no ha visto un puto céntimo de su valor.

Y, evidentemente, las tallas y los altares, que no se exactamente de cuándo eran, pero debían tener sus buenas décadas, tenían un valor económico importante. Básicamente, es que eran tallas de verdad, en madera, con sus dorados, sus coronas de plata y esas cositas que se pueden comprar a base de diezmar con diezmos a la población durante siglos.

Eso es lo que creía hasta ayer, considerando que dichos altares estaban desaparecidos, que debían haber sido comprados por algún coleccionista de estos que hay que compran cualquier cosa, independientemente de su origen, para guardarla ad eternum en una caja fuerte y mantenerlo como inversión, o bien para montarse su capillita privada y demostrar que son más pios y beatos que nadie. Aunque sea via el robo. Hasta ayer creía que esos altares estaban perdidos, desaparecidos, que habían sido desmantelados y vendidos en piezas a anticuarios o simplemente destruidos porque no tenían el valor que aquel cura, que se debió saltar el párrafo del evangelio en que el Cristo expulsaba a latigazos a los mercaderes de Templo de Jerusalem, había creído que tenían.

Pero ayer me llegó una noticia que lo trastocó todo, y que vino a confirmar que, primero, esos altares tenían un alto valor histórico y artístico (lo cual se suele traducir en valor económico) y, segondo, que estaban todavía en poder del Obispado de Astorga, quien los tenía guardados en sus bóvedas no fuera caso que. Supongo que han oido hablar de las exposiciones de Las Edades del Hombre. Son una serie de exposiciones que se llevan haciendo ya varios años en Castilla y León, en distintas catedrales (lo cual no deja de ser curioso, porque al convertir la seo en sala de exposiciones se hurta la posibilidad de culto a los feligreses, que se supone es su finalidad principal), donde se muestran obras de arte religioso provinientes de parroquias de las distintas diócesis de la comunidad. Bien. En la de este año, un natural del pueblo reconoció, con pelos, señales, abolladuras y marcas de uso, los altares de la iglesia de san Bartolomé de Morla de la Valdería. Clasificados como de origen desconocido. Dado que los fondos de esas exposiciones no provienen de coleccionistas privados, sino de las parroquias y los depositos de los obispados, eso demuestra que la jerarquía no sólo era consciente del robo, sino que había participado en él. La responsable de la exposición fue rápidamente avisada, pero parece ser que, sin pruebas, no hay posibilidad, ya no de que sean devueltos al pueblo (que, sinceramente, sería una tontería a estas alturas) ni de que el pueblo reciba una compensación económica por ello (lo cual tendía bastante más sentido), sino ni siquiera de que se reconozca la filiación de la pieza. No hay pruebas. Ni siquiera fotos, parece ser.

Siento si no se me entiende nada. La noticia me puso de muy mala leche, y la estoy volcando aquí, escribiendo de corrido y no tengo intención de hacer una relectura para corregir cosas y darle al post cara y ojos. Visitar el museo Episcopal de Astorga me retorció las tripas por el regodeo en el doble expolio que supone el tener esas piezas ahí (uno, porque la mayoría fueron cedidas por el párroco de turno al obispo sin consultar a sus legítimos propietarios, y el otro la simple existencia de la mayoría de las piezas, tanto oro, plata y piedras preciosas en una región que no es precisamente conocida por sus riquezas, sobretodo teniendo en cuenta que la mayoría de las cosas eran provinientes de pequeños pueblos campesinos), pero esto ha sido directamente un puñetazo al plexo solar.

Y después esa gentuza con mitra habla de respeto y de moral y pretenden que se les escuche cuando lanzan mierda por la boca.

Panda de desgraciados...

domingo, 22 de agosto de 2004

Literatura de a veinte pelas el litro (III)

Gregor Samsa, un viajante de algo (no se explica el qué, me parece recordar), se despierta, la mañana en que tiene que madrugar mucho para irse de viaje, convertido en cucaracha gigante. Gran susto familiar. Su familia está casi en la ruina (y aún así tienen criada y cocinera, cosa que no acabo yo de entender) y tiene deudas, y como el padre de Gregor está mu malito, todo el peso de la casa cae sobre él. Gran espanto de sí mismo y de la familia, aunque su hermana Grete decide cuidarlo, hasta que en un momento dado (y sin que tampoco quede claro el por qué) empieza a odiarlo profundamente y decide (y convence a la familia, que había comenzado a aceptar la situación) que deben matarlo. De hambre, porque no se atreven a hacerlo de otra manera. Al final se descubre que la familia tiene unos ahorros de cierta importancia, que la única enfermedad del señor Samsa (padre) era cuento, Gregor se muere y todos los demás son felices y comen perdices. Y en ningún momento se explica el por qué Gregor se ha convertido en cucaracha.

ESO es el resumen en un párrafo de La metamorfosis de Franz Kafka. Un libro que ha hecho correr rios de tinta. Y ahora que alguien me explique el por qué. Porque hacía mucho tiempo que no leía algo tan bobo, insustancial, aburrido y mal rematado. En serio. Una decepción de las gordas.

Vale que, echándole buena voluntad, se puede hacer una lectura entre líneas al respecto de los efectos del sistema capitalista (encarnado en el jefe de Gregor, que no admite que el pobre chico no está en condiciones de trabajar) sobre el proletariado, especialmente de esa suerte de síndrome de Estocolmo que hace que el currito se preocupe más por las pérdidas del jefe que por la propia salud y de ese chantaje en toda regla que es el me la suda si estás enfemo o el que si no tienes -que no las tienes porque cuestan dinero y no voy a gastar yo dinero en eso- las medidas de seguridad adecuadas te vayas a matar haciendo esto, si no lo haces vas a la calle y a ver de qué comes que tanto le gusta a (ciertos y amplios sectores de) la patronal, pero no es nada que los Electroduendes (por poner un ejemplo inteligente) no tratasen también, años después, sí, pero de una forma mucho más clara y amena. Esa lectura también se puede hacer en el sentido de decir que está hablando de la actuación de los régimenes totalitarios (y aquí me estoy expresando con una corrección política que raya en lo repugnante... por qué sólo los totalitarios? Es más, hay algún régimen político real, dejando aparte idealizaciones sobre el papel, que no lo sea?), encarnado en la figura del padre (el gobierno), que teniendo recursos y capacidad para trabajar declina sus responsabilidades encima de Gregor (el pueblo), aún a costa de sacrificar completamente cualquier posibilidad de realización personal de este, y que lo acaba desechando cuando deja de serle útil y empieza a convertirse en un problema. Pero en cualquier caso ese es un hilo muy ténue y no puedo tener ninguna seguridad de que esté en la intención del autor y no sea todo una paja mental filoanarquista mia.

En resumen, que no vale la pena, salvo que se lea por obligación (estudiantes y tal) o por tirarse el moco de soy una persona cultivada y cool (sí, ya se que eso es un contrasentido, pero la gente es así. También la derecha más reaccionaria de hoy en dia se hacen llamar liberales) y leo a Kafka. En caso contrario, van a encontrar mejor escritura y más profundidad política, filosófica y espiritual en las tiras de Mafalda o los tebeos de Mortadelo. Olvídenlo.

sábado, 21 de agosto de 2004

Tocaba una canción

Ayer te vi pasar con él del brazo
y sin que tu lo notaras te seguí los pasos.
Ayer pude comprobar que tu me mentías
haciéndome creer que no le querías.

Toma este puñal,
ábreme las venas.
Quiero desangrarme
hasta que me muera.
No quiero la vida
si he de verte ajena,
pues sin tu cariño
no vale la pena.

Por qué, dime por qué, tu me has engañado
si todo lo que tu has querido yo siempre te lo he dado.
Por qué te burlas de mi, amorcito mio,
por qué, después que tanto te he querido, me das tan mal pago.

Toma este puñal,
ábreme las venas.
Quiero desangrarme
hasta que me muera.
No quiero la vida
si he de verte ajena,
pues sin tu cariño
no vale la pena.
No vale la pena.

Amor gitano, La Lupe.

jueves, 19 de agosto de 2004

Taxi!

,NOTA DEL AUTOR: El padre de una buena amiga es taxista. Y dado que resulta bastante probable que acabe leyendo esto, casi que la avise... No sigas leyendo, Cris. Y si lo haces, recuerda que no es nada personal.

Voy a hablar de los taxis de Barcebollas, esta bonita ciudad con un balcón al Mediterraneo que es el Tibidabo, como diría su anestesiado (1) alcalde. Sí, esos taxis pintados de negro salvo en las partes móviles (puertas, capó y maletero), que van de amarillo cantón, combinación cromática que les ha hecho reconocibles y famosos en el mundo entero (aunque me parece recordar que una ciudad en Sudáfrica y otra por la zona del África ecuatorial usan los mismos colores), y que fueron vilmente plagiados por el diseñador de la Abeja Maya.

No criticaré (2) sus precios, por más que sean abusivos, especialmente durante la noche y en los festivos (3), y ya no digamos en las fechas señaladas, del tipo Navidad, fin de Año o San Juan... Donde te pueden pedir casi diez mil pelas por una carrera que en las mismas condiciones no llega a las dos mil (4). Qué pasa, que jode trabajar de noche y en esas fechas? Pues mire, yo he trabajado de noche y en esas fechas, y les aseguro que no me han pagado un sólo centimo más. Dejando aparte que es cuando más clientela potencial tienen, porque no hay otros medios de transporte público prácticos (otro dia hablaré de los absurdos horarios del infame metro de esta ciudad y de sus wonderfulosas líneas de autobuses nocturnos).

Tampoco entraré en poner de chupa de dómine (5) a los profesionales del volante que, llevando la luz verde encendida (lo que significa que están libres y buscando cliente (6)), cuando les haces señas (y hablo de cosas evidentes, que no hay posibilidad de poner la excusa de que no te han visto) pasan de ti como de la mierda. Ni, aún peor, a los que directamente, cuando te ven en la acera asomado para ver si ves venir a alguno, apagan la luz, haciendo ver que no están de servicio, para que no les llames, y la vuelven a encender doscientos metros después. Cosa que cabrea bastante, para que engañarnos.

Ni siquiera hablaré del eterno y surrealista lloriqueo de que hay demasiadas licencias de taxi, y no sólo porque es como para contestarles que también hay demasiadas panaderías, peluquerías, bares, tiendas multiprecio (antes Todo a 100) o cafeterías (7), sino porque, como todo el mundo sabe, a ciertas horas y en ciertos lugares (y no les hablo de suburbios conflictivos y dejados de la mano de dios, les hablo de lugares como el centro de Hospitalet, la Gran Via a la altura de la plaza de España o el Paral.lel) resulta IMPOSIBLE encontrar un taxi libre, y que en algunas paradas como la de la plaza de Catalunya puedes estarte haciendo cola durante horas hasta que te toque uno libre. Otra cosa es el que se quejen de que tienen pocos clientes y que no hacen caja... Sumando todo lo anterior (8)... Ustedes se creen que a uno le entran ganas de cojer un taxi si no es en caso de extrema nece(si)dad?

En realidad, yo estaba escribiendo este mensaje (9) para hacer efectivo mi derecho al pataleo, que es el único que en realidad tenemos, aunque la Constitución no lo recoja explícitamente. Verán, yo ayer tuve la necesidad de pedir un taxi. Hoy hacía cambio de turno en el curro, ayer estaba de tardes (salía a las nueve y media de la noche) y hoy empezaba de mañanas (entro a las siete y media de la mañana). El viaje en transporte público, entre pitos, flautas y trombones, se te va a la hora larga. Y como me veia venir que dormiría poco, porque me tenía que hacer de cenar y tal, pues pensé que siete euros (que es lo que viene a costar la carrera) me los podía permitir, y decidí llamar a un taxi. Desde el trabajo. A una de las cooperativas (y lamento mucho no conocer su nombre, para advertirles de su forma de trabajar y hacer mofa, befa y escarnio como dios manda) que trabajan habitualmente con mi curro, es decir, que saben dónde está y el pan que se da. Llamé antes de las nueve y cuarto. Para pedir un taxi para las nueve y media. La chica que me atendió, muy amablemente, por otra parte, me dijo que ningún problema, que entre y media y menos veinte lo tendría a la puerta. Perfecto. Salgo del trabajo. Nueve y media. Diez menos veinte. Empiezo a ponerme nervioso. Diez menos cuarto. Nada. Empiezo a bajar la cuesta que hay entre el edificio y la calle, con la esperanza de pararle en el camino. Rien de rien. Diez menos diez. Llego a la calle. Con un cabreo de tres pares. Decido volver a llamar para anular el taxi, y buscar uno en la parada que hay a la puerta del hotel de chichinabo que hay enfrente (parada donde, obviamente, no había ninguno, pero eso es otro tema). La respuesta, muy educada por otra parte, de la chica, una vez le explico quién soy y qué pasa viene a ser:
Sí, aún no he encontrado ninguno, pero te lo estoy buscando
En ese momento no me salió fuego por la boca... no se por qué, la verdad. Casi tres cuartos de hora después de que hiciese la llamada. Casi media hora después de la hora a la que había pedido el taxi. Después de hacerme esperar todo ese tiempo, en el que ya hubiese llegado a casa, allí, como un gilipollas. Después de haberme hecho darle nombre y número de teléfono, para que me pudiese localizar el taxista y para avisarme por si pasaba algo... AÚN NO HE ENCONTRADO NINGUNO PERO TE LO ESTOY BUSCANDO.

Comprenden que esté de mala hostia y que cada vez que veo uno de esos jodidos vehículos pintados como si fueran una versión pop cutre del pallaso Augusto me entren ganas de prenderles fuego con el conductor dentro, verdad?

VERDAD?

(1).- Porque es de profesión anestesista y porque tiene toda la pinta de pasarse el dia bajo los efectos de la anestesia... o de algún otro tipo de psicoactivo, no necesariamente de tipo depresivo ni imprescindiblemente con prescipción facultativa.

(2).- Ya empiezo... me da la impresión de que todos mis escritos aquí tienen la misma estructura.

(3).- Qué casualidad, justo cuando yo los uso.

(4).- Verídico. Evidentemente, le dije que si tenía que conducir que no bebiera y me volví en metro. Talmente como una lata de mejillones, donde uno de los mejillones era yo y el aceite ese rojizo era una mezcla en proporciones variables de alcohol, sudor y vómitos. Y quiero creer que ningún otro tipo de fluido corporal. Pero con nuevemilnovecientas pelas más en el bolsillo.

(5).- Léase cagarme en sus todos sus muertos puestos en fila de a dos.

(6).- Sí, como las putas cuando mueven el bolso.

(7).- Más que nada, porque podría acabar derivando todo en un discurso neoliberal que me provocase asco, migrañas, dolor de cabeza, vómitos y ataques de caspa a poquito que me resbalase la argumentación, y tengo yo demasiado sueño encima como para arriesgarme ni tanto así.

(8).- Y añádanle la posibilidad de que les toque un taxista charlatán cuando tu no tienes ganas de hablar, o peor aún, que sea charlatán y copero (léase oyente habitual y fervoroso seguidor de los postulados de la Cadena COPE, sí, la de los obispos, la que no es más de derechas y filonazi porque es física y espiritualmente imposible), que son menos (al menos, en esta ciudad, o bien es que yo he tenido mucha suerte) de los que el tópico anuncia, pero haberlos, haylos.

(9).- Que va en camino de convertirse en un tratado filosófico en tres volúmenes, edición Príncipe, y con notas a pie de página que no aportan nada, soy perfectamente consciente, pero no puedo evitarlo.

domingo, 15 de agosto de 2004

Citius, Altius, Fortius, Dopadissimus (*)

Ya se lo que están pensando. Qué original este chico, acaban de empezar los Juegos Olímpicos (1) de Atenas y nos hace un post con el lema olímpico y para hablarnos del dopaje. Pues sí, no soy nada original. Entre otras cosas, no me pagan por serlo.

Y voy a hablar del dopaje porque últimamente se habla mucho del tema. Desde las amenazas del presidente del COE a los atletas españoles de que si les pillan a alguno en un control les harán pam-pam en el culete (vale, y les expulsarán a perpetuidad de los equipos y les condenarán a los Infiernos Exteriores, el Llanto y el Crujir de Dientes, pero es que eso no es una amenaza, ya lo hacían hasta ahora y miren como ha ido la cosa... Se acuerdan de aquel esquiador que ganó dos o tres medallas y a quien todo el mundo llamaba alegremente Juanito? Sí, ese que después de dar un positivo pasó de golpe a llamarse de nuevo Johan... Un austríaco nacionalizado español, creo que era... Divago de nuevo, ya me disculparán), los avisos del Comité Organizador de que van a hacerles controles a los atletas hasta cuando vayan a mear, no sea que se hayan metido nandrolona, meen más fuerte de lo que toca y salpiquen fuera de la taza, hasta el chou que montaron dos de las grandes esperanzas de medalla de los griegos huyendo en moto por Atenas (que hermosa escena, por otra parte... si en lugar de Atenas hubiese sido Roma, sería como de peli neorrealista) para evitar que les hicieran un control...

Y con todo este cipostio, a mi me viene a la cabeza la frase de un ciclista (tenía un cierto nombre, pero me temo que no lo recuerdo) que, preguntado en una entrevista por el dopaje en el deporte, en un arranque de sinceridad contestó algo así como pero usted se cree que alguien puede subir el Alpe d'Huez tranquilamente sólo a base de macarrones?. Pues eso, que qué se esperaban. No entraré en el tema de que si se exigen unas marcas cada vez mayores, cruzando el límite de lo humanamente posible sin ayuda, o de que si el deporte es un negocio y se busca espectáculo y that's entertainment y anything goes y todo vale y que a veces sale más a cuenta que la mujer del Cesar sea un zorrón desorejado, aunque tenga que seguir aparentando ser decente, por el qué dirán. O, en este caso, por la pasta gansa de los patrocinadores. Eso se lo dejo a los columnistas serios y bienpensantes y que tienen que crear estados de opinión y aleccionar al respetable, que por lo que se ve es tonto de la parte del culo y necesita que le eduquen a estas alturas. Paso también del tema de por qué los atletas se arriesgan tanto a meterse cosas que luego, las más de las veces, les llevan jóvenes a la tumba o les dejan hechos una piltrafilla humana (vale, hay muchos, especialmente en el tema del fútbol, que son así de nacimiento, pero ya me entiende). Más que nada porque la respuestas es clara. Por qué un obrero de la construcción se arriesga tanto a subirse a un andamio sin medidas de seguridad adecuadas? Poner una cuarta parte de inconsciencia, y tres cuartas partes de dinero. En el caso de los deportistas de élite, MUCHO dinero. Agitar bien, y servir con el vaso lleno de hielo frappé.

A lo que voy, el tema básico, es... Pero ustedes (y no me refiero a ustedes que me leen, sino que es un "ustedes" retórico dirigido a toda esa caterva de bienpensantes beatíficos que se escandalizan cuando un atleta da positivo en un control de EPO. Bueno, si hay alguno de los presentes que se cuente en los dos grupos, entonces sí, sí va dirigido a usted) se han dado cuenta en la sociedad en la que vivimos? Más allá, se han dado cuenta de la especie biológica a la que pertenecemos? Porque aquí nos hinchamos de estimulantes TODOS, oiga. Como decía Sabina (2), los jefes van de coca, los curritos de tinto y aspirina, pero sin llegar a la coca de los jefes (3), a ver quien me dice que no se toma, mínimo, un café (o un colacao o similares, que al fin y al cabo también son excitantes) para despertarse de buena mañana y rendir en el trabajo/los estudios. Vamos, y quien dice rendir dice no quedarse sobao sobre la mesa. O quien no aprovecha los fines de semana (o los dias de fiesta semanal que toquen) para, como mínimo, abrirse una botella de vino con la comida y plimpársela entera (eso contando que no pille una papa el sábado por la noche de la que no se recupere hasta el viernes siguiente por la tarde, que también són legión...) Joder, si es que biológicamente hasta el azúcar tiene un efecto excitante sobre nosotros...

Como siempre, me alargo demasiado y no llego a ninguna parte. Pues eso, que hipócritas, fariseos, sepulcros blanqueados y todas esas cosas. Que los que más se horrorizan, se mesan los cabellos y se tiran cenizas sobre la cabeza cuando salta un caso de dopaje son los que más se meten y los que luego, bajo mano, hacen todo lo posible para que los deportistas se sigan metiendo de todo y den más espectáculo. Que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, a ser posible contra Ariel Sharon y de forma que rebote en el muro ilegal que el nazi que tiene Israel de presidente está construyendo en territorio palestino (4), que así por lo menos saldrá algo útil (aunque me apuestaría algo a que la cabeza del nazi hebreo saldrá indemne, lástima...). Y que como no me haga un guión de los posts y siga escribiendo tal com raja me van a salir cada vez más largo e incoherentes, y no es plan.

He dicho.

(*).- No pienso pedir disculpas por esa obscenidad idiomática. Falen? Pues eso. Que tampoco me pagan por escribir correctamente lenguas muertas.

(1).- Que no las Olimpiadas. Una Olimpiada es una medida de tiempo que dura cuatro años, el tiempo transcurrido entre Juegos y Juegos, y unos Juegos Olímpicos son las competiciones. La Olimpiada empezará cuando se acaben los juegos. Por eso estos son los vigesimoquintos (creo recordar) Juegos Olímpicos de la Era Moderna, y en cambio estamos en la vigesimoséptima (si no me falla la memoria) Olimpiada, porque durante los años de la II Guerra Mundial no se celebraron Juegos, pero las Olimpiadas siguieron pasando. Que empieza uno a estar harto de que los peridistas (quienes SÍ cobran por ser, si no originales, por lo menos precisos) le den patadas a los palabros de esta manera.

(2).- Ese verso es de la canción Zumo de Neón. Se que sale (en una fantástica versión en directo) en el Joaquín Sabina y Viceversa, un doble directo de hace un porrón y medio de años, francamente recomendable. Supongo que la editó antes en algún otro disco, porque ese es un recopilatorio, pero ahora mismo no me pregunten en cual.

(3).- Que esa es otra... a alguien se le ha ocurrido la idea de hacerles controles antidoping a los jefecillos de las delegaciones? Sí, esos que no pisan del estadio más que el palco el dia de la inauguración y de la clausura, y el resto del tiempo lo pasan haciendo turismo a gastos pagados, pero que se consideran imprescindibles para el buen funcionamiento del deporte nacional, aunque haga veinte años que el único deporte que hacen es irse de putas. Me dicen que sí. Y que el pobre desgraciao lleva desde entonces haciendo cola en el INEM, donde se niegan, por órdenes de arriba a sellarle la cartilla del paro...

(4).- Sí, ya se que esto no viene a cuento de nada... pero me ha venido a la cabeza y si no lo suelto, reviento, tu...

miércoles, 4 de agosto de 2004

Dolor de muelas

Desde el viernes pasado que tengo la boca llena de llagas y las encias que me sangran, y no se por qué. Mañana iré al médico.

Para acabarlo de arreglar, a mediodía me ha empezado a doler una muela. Si no fuera porque las del juicio ya me las quitaron, diría que era eso. Tengo que encontrar un dentista que abra en Agosto, no sea que se me haya caido un empaste (que tienen ya sus años) o que tenga una caries nueva, y que ese sea el origen de todo.

Además, me ha salido un granito en la punta de la lengua. De esos que no son nada, pero duelen un montón y además joden mucho, porque cualquier cosa que hagas te roza con los dientes.

Y ya como puntilla, esta tarde, que estábamos al completo en mi planta y que por tanto se preveía tranquila, ha fallado una pájara de cuenta (y lo digo así porque ya he tenido el dudoso privilegio de trabajar con ella, y se que esa mujer está pa' que la encierren, fundan la llave y usen el metal fundido para bloquear la cerradura), su planta (que es pequeñita) se ha quedao sin nadie y la jefa ha venido para decirme que bajara y la hicera yo. Cuando ya había pasado una hora de la hora de inicio. Una persona que lleva poco tiempo trabajando ahí, en una planta que no conoce, donde no sabe los horarios, ni las costumbres, ni cómo se tienen repartidas las cosas entre la mañana y la tarde, solo para todo el pabellón (que es pequeñito, pero no lo conoces y no tienes nadie que te guie) y entrando una hora tarde, cuando hay ya un montón de cosas que deberían estar hechas (y que tienes que hacer igualmente). Resultado: toda la tarde de puto culo.

Y encima, lloviendo a mares.

Así que me disculparán si hoy no tengo ganas de hacerme grandes pajas mentales sobre nada. Otra vez será.

Ea, a cascarla bajo un chopo.

martes, 3 de agosto de 2004

Fire on Babylon

Supongo que a estas alturas ya estará todo el mundo enterado de lo sucedido en Asunción, Paraguay. Centro comercial. Accidente. Un depósito de gas o una canalización, no está claro, destinado a alimentar los fogones de el bar-restaurante del local, explota. Hasta ahí la cosa no hubiese pasado de un breve, hubiesen habido, en el peor de los casos, diez, quizá veinte muertos (los que hubiesen tenido la desgracia de estar en el lugar equivocado en el momento erróneo) pero bueno... es una de esas cosas que pasan en las mejores familias. Es lo que comentaba el otro dia, la posibilidad de que las canalizaciones de gas o las bombonas de butano de nuestras casas se vayan a tomar viento y se nos lleven por delante es uno de esos riesgos que tenemos asumidos, y que de tan asumidos ni siquiera los tenemos en cuenta. Entre otras cosas porque los beneficios que nos dan los cubren con mucho. Y si toca, pues mala suerte, enterremos a nuestros muertos, averigüemos qué es lo que ha pasado y cómo se podría evitar que volviese a pasar de nuevo (los sistemas de seguridad única y exclusivamente nacen del estudio de accidentes anteriores, por ensayo y error), y a otra cosa, mariposa, que la vida sigue.

Pero la cosa no quedó ahí. La explosión originó un incendio, como es natural. Incendio que, si todo hubiese ido como debería ser, debían haber apagado los sistemas automáticos (sprinkles, y esas cosas, aunque estoy hablando muy deprisa al suponer que el centro los tendría. En las Españas son obligatorios, no se si en Paraguay también), o, en el peor de los casos, los bomberos. Una vez que los clientes hubiesen sido debidamente evacuados. Esa y no otra hubiese sido la secuencia lógica de acontecimientos. Pero ay, Carmela, que, para empezar, la tienda no tenía salidas de emergencia. No se exáctamente el tamaño que tendría, pero dado el volumen de muertos (más de 350) y heridos (varios centenares, también), y que es de suponer que habrá gente que salió (físicamente, al menos) ilesa, es de entender que era grande. La lógica, (e, insisto, en España las leyes, no se si es el caso del Paraguay) de nuevo, indicaría que un sitio de tamaña superficie y de afluencia público debería tenerlas. Pero eso no fue lo peor. El drama vino cuando el tres veces malnacido del gerente dió la orden de cerrar las puertas del establecimiento para que los clientes no se fueran sin pagar. Estremecedor hasta qué punto puede llegar la miseria de una persona. Pero es que, además, los guardias de seguridad le obedecieron, con dos cojones, llegando al punto de, según los testigos, disparar contra los bomberos cuando intentaban entrar. Que lo mismo me está perdiendo el cuarterón vulcaniano, pero, de nuevo, la lógica, a mí al menos me lleva a pensar que si dentro hay un incendio y un bombero quiere entrar, no va a ser para robar una bolsa de papas fritas y una cocacola de dos litros para hacer el aperitivo, no?

Hasta aquí lo sucedido. Que no es lo que quería explicar, porque ya lo sabe todo el mundo y todo el mundo lo explica mejor que yo, que soy muy torpe pa' estas cosas. Lo suyo es que yo estuve trabajando en un centro comercial de Barcebollas. No diré el nombre por si, pero los que me conocen ya saben cual es. Curraba de noche, y, aunque mis funciones no eran las de seguridad, que para eso ya estaba el segurata de turno (algunos de muy grato recuerdo, otros menos, y otros que si me entero de que les ha partido un rayo haré todo lo posible para poder ir al entierro y bailar sobre su tumba), pero al final, en resumidas cuentas, nos partíamos el trabajo. Y me conocía todas las salidas de seguridad del local. Entre otras cosas, porque había que alarmarlas por si le daba a alguien entrar por ahí y mantenerlas vigiladas... Y juro por dios que el dia en que en ese sitio le de por haber un incendio, de allí no sale vivo ni el gato que se metía en la vitrina de los embutidos y se comía la mortadela (que esa es otra, las medidas higiénicas dejaban BASTANTE que desear). Barras antipánico que no funcionaban, se habían caído y nadie había repuesto o que cuando intentabas accionarlas te quedabas con la barra en la mano (1). Salidas de emergencia, debidamente señalizadas, cerradas con candado o trabadas con barras de acero, porque el pestillo no cerraba bien y se abrían solas. Salidas de emergencia que daban al almacén (2), y detrás de las cuales solía haber percheros llenos de ropa, o directamente pilas de cajas (por no decir que las únicas salidas del almacén eran, o hacia la tienda en sí, o via ascensores -que nunca hay que usar en caso de incendio, porque hacen chimenea y se convierten en una camara de gas móvil- o subiendo un buen tramo de escaleras hacia las oficinas... que quedan encima de la tienda). Carteles de emergencia que no eran fosforescentes (con lo que, si se va la luz, no los ves)...

Vamos, que he oido decir que eso ha pasado porque Paraguay es un país tercermundista, y que esas cosas aquí no pasan. Los cojones. Eso no ha pasado porque sea tercer mundo (que tampoco tengo nada claro que lo sea). Eso ha pasado por un gerente que se merecería el castigo de Prometeo, y porque allí tienen más mala suerte que aquí.

Si no, de qué.

(1) Las barras antipánico son esas barras que cruzan de lado a lado de la puerta y que funcionan como un picaporte, al apretarlas se abre el pestillo. Se llaman así porque, en situación de pánico y aglomeración de personas ante la salida, no hace falta ponerse a buscar la maneta, simplemente con apretar con el cuerpo la puerta ya se abre. Esa es la teoría, aunque a mí siempre me ha parecido que entonces, el pobre desgraciao que haya quedado el primero tiene todos los números de acabar en el suelo y ser pisoteado por la marabunta. Aunque la verdad es que tampoco se me ocurre un sistema mejor.

(2) Parece una tontería pero no. Imagínense que el fuego se inicia en el almacén (cosa nada extraña, teniendo en cuenta la cantidad de carga de fuego que se junta allá dentro) y se avisa a los clientes por megafonía que, con tranquilidad y sin que cunda el pánico, se dirijan a la salida de emergencia más cercana. Pobres de los que intentasen salir por ahí, que les envíabas de cabeza a las llamas...

lunes, 2 de agosto de 2004

Visitantes inesperados

El domingo pasado (dia 25) decidí cambiar el contador de visitas del blog. Llevaba algo más de mil visitas en poco más de un mes (lo puse a la semana o así de abrirlo), pero, como no podía ser de otra manera, tenía truco. Contaba todos los reloads. Dado que el único motivo que tiene el poner un contador en una página así es hinchar (o hundir, según las circunstancias) el ego del escribiente, eso no tenía mucho sentido, así que preferí cambiarlo por este que tengo ahora, que estéticamente es más feo y canta más con el diseño (predefinido, a ver cuando me pongo y lo cambio de una puta vez) general de la página, pero que no cuenta los reloads y, además, me permite conocer las estadísticas de los visitantes, de donde vienen y tal.

Y ahí viene el meollo del asunto. De las 71 visitas que tengo en el momento de escribir esto, la mayoría (13) han salido de gente que me tiene en favoritos o similares (gracias, gracias, sonno commoso), 18 desde los links a los distintos foros de Dreamers donde participo habitualmente (y que es uno de los pocos sitios donde hago spam), 5 desde Pyxis, el blog de la hermosa y nunca bien ponderada Angua, 2 desde Mis ralladas, blog de la también fermosa y tampoco bien ponderada Ghanima... y aquí empiezan los "ays".

Una visita desde Altavista, buscando "Carmina Ordoñez falange". Curiosamente, hay dos búsquedas desde Yahoo, una buscando exactamente lo mismo y la otra "Carmina Ordoñez la falange". Supongo que buscaban la famosa foto mano en alto (que tengo perdida en algún punto de mi disco duro, pero vaya usted a saber donde) a la que hice referencia en Ay, Carmina. Cuatro visitas desde Google buscando "Julia Otero la columna" (esto está en Testamento), "horario renfe cercanías Barcelona Mataró" (esto en Rogamos Empujen Nuestros Ferrocarriles Estropeados, y lo siento pero sólo era una queja, no tengo los horarios de los trenes), "vikingo de sota" (en Funeral , supongo que por la referencia al Drakaar) y (atense los machos) "putas barcelona polígonos industriales" (supongo que también en Rogamos Empujen Nuestros Ferrocarriles Estropeados, y prefiero no saber qué andaba buscando el gachó).

Pero ahí no acaba todo. Tengo entradas desde Insult-O-Matic , una página que se dedica a recoger insultos de todo tipo y color, y a hacer el ranking de los más insultados (tan malhablado soy?), desde Zdnet, una página francesa de información económica (!?), desde Viking direct, otra página gabacha que me ha parecido entender que vende mobiliario de oficina (!!?), desde el fotolog de Bloody Angel, un siniestro variante que desgraciada en mi vida, que triste y auténtico que soy, dios mio, como me molo a mi mismo (!!!?),desde French Housing, una página para alquilar casas de vacaciones en las Landas (!!!!?), de Pisme Culturel, otra página, también gala, de una escuela de danza (!!!!!??), e incluso, aunque de estas hace más tiempo y he perdido los links, de una página meteorológica de Córcega y de otra que era algo así como ogay.com/rimmingasses. Para los que no estén puestos en materia, aclarar que "rimming" es el nombre que se le da en slang sajón a la variante sexual conocida por estos pagos como "beso negro". Y me he cansado de poner signos de admiración, sirvanse ustedes mismos.

La pregunta es... De dónde salen todas esas entradas? Porque juro por mis muertos que no he encontrado ninguna posibilidad de link desde esas páginas...Se inventan las estadísticas la gente de BlogPatrol? Por qué el miércoles 28 tuve 23 visitas, cuando el resto de dias a duras penas llego a las diez? Es esto fiable? Se reconciliarán Raquel y la otra, la pareja lésbica que salió de Gran Hermano? Quienes somos, de dónde venimos, a dónde vamos?

(Sí, ya se que todo esto no interesa a nadie. Como todos mis demás posts, por otro lado. Pero no sabía que poner hoy, y todas esas entradas "fantasmas" me tenían intrigado. Y es un tema como cualquier otro, no? Pues eso)

domingo, 1 de agosto de 2004

Dignidad

y Ayer estuve viendo Farenheit 9/11, el último panfleto (que no por decir verdades como puños, dar datos demostrables y demostrados, enseñar las vergüenzas del poder y decir lo que uno quiere oir deja de ser un panfleto parcial y sectario, el tono es lo que tiene... Claro, que el director tampoco se molesta en negarlo -empezando por el nombre de su productora, Dog eat dog-, cosa que siempre se agradece, porque así ya sabemos todos de buen principio cuáles son las reglas del juego. En este caso, el raje indiscriminado contra el más que rajable Georges W. Bush) de Michael Moore. De hecho, es lo primeo que veo de este buen señor (sea en cine o en papel), y, sinceramente, no he acabado de entender a qué tanto escándalo. Después de todo, no dice nada que no supiesemos antes, simplemente ordena las cosas (tendenciosamente, si quieres) y enseña las pruebas, elevando cosas que entraban en la categoría de "rumores" a la de "hechos". Aparte de eso, la película no deja de ser un documental al uso, que perfectamente podría haber sido uno de esos de la BBC que tanto le gustan al señor Fiscal General del Estado, así le toque la lotería (1).

Hombre, reconozco que tiene una GRAN escena a nivel cinematográfico (pantalla en negro mientras se escucha como los aviones se estrellan contra el WTC, caras de horror de los testigos, papeles lloviendo del cielo mientras la gente corre... Hay más cine en esos escasos cinco minutos, de los que dos son en negro, que en todas las matrix juntas), y algunas cosas que, desde una sensibilidad (digamos) europea resultan poco menos que sorprendentes, como los métodos de reclutamiento de los marines (que les falta emborrachar a los pobres diablos hasta que caigan redondos, llevarlos hasta un barco y que se despierten en alta mar al grito de "bienvenido a la marina, muchacho". Cosa que no digo que no hagan, pero en la peli no se ve) o el antes/después de la madre a la que le matan un hijo en la guerra (oiga, señora, acompañándola en el sentimiento y todas esas cosas... para qué se creía que era el ejército, pues? Para hacer coros y danzas? Para evitar que les invadieran otra vez los españoles, como temía el señor Burns? Si te alistas en el ejército cuando tu pais acaba de declarar -bueno, declarar no, que nunca fueron oficialmente declaradas, ya me entienden- un par de guerras, tienes BASTANTES números de acabar cumpliendo servicio en zona de guerra abierta. Y, en esas circunstacias, las probabilidades de volver a casa en una caja de pino crecen alarmantemente. Dos más dos...). Y, sobretodo, las que me parecieron, más que curiosas, alarmantes, fueron las de los soldados que estaban en Irak.

Digo que más alarmantes que curiosas, porque, desgraciadamente, no me hace falta cruzar el charco para encontrarme con gente que piensa así. De hecho, no me hace falta salir de mi barrio. Me refiero a lo de "metes el CD en la Caja Charly, te pones los cascos a todo volumen, sigues el monitor del tanque y es como un videojuego". Sí, claro. Pero es que lo que hay al otro lado no son un puñado de bits, sino una persona. Humana. Con muchos números de ser un civil que no tiene absolutamente nada que ver con el tema, que ha tenido que sufrir la represión bajo el régimen baasista y ahora venís vosotros a abrile la cabeza con un obús. Pedazo de gilipollas. Que ni a gilipollas entero llegas, te quedas en eso, en un pedazo. Y luego, claro, está la otra. Lo de "no entiendo por qué quieren aprovechar cualquier oportunidad para disparanos, matarnos y volarnos por los aires". Bueno, chicarrón, igual no te has dado cuenta, pero... es que acabas de invadir su país. Por segunda vez en doce años. Bombardeando indiscriminadamente desde el aire. Disparando sobre civiles. Haciendo saltar por los aires bodas, banquetes y comuniones (o su equivalente en culto islámico). No se, tal vez tu seas un buen niño que hace siempre caso a lo que está mandado, mande quien mande, pero yo, en esa situación... pues tampoco creo que le hiciera muchos ascos a meterte una granada de fragmentación por el culo y activar el disparador. Como situación hipotética, me vengo a referir.

Y eso enlaza con las reacciones desde aquí. En concreto, me referiré a los comentaristas políticos de las tertulias radiofónicas (de las que soy un apasionado seguidor), y más en concreto aún, a su ala más fascio (dentro de lo que cabe, que uno ciertas cosas no puede escucharlas, que se le sube el azucar, la bilirrubina y la mala leche coyuntural), léase Luis Ángel Rojo (enviado especial a la zona, por otra parte), Federico Giménez Losantos, Curry Valenzuela y algunos otros, que eran los únicos que, desde el primer momento, han defendido contra viento y marea la conveniencia de esta guerra. Claro, que si Anzar hubiese dicho que el carbón es blanco, también lo hubiesen defendido a muerte. Pero ese es otro tema. Que hasta una Isabel Sansebastián, con lo que es una Isabel Sansebastián, se puso en contra del PP en este asunto. Para que vean hasta donde llegó la contestación popular. Popular del pueblo, me vengo a referir, no del partido fundado por el exímio falangista y ministro del Movimiento don Manuel Fraga. Divago. Eso, que no entendían el por qué los iraquies se resistían a la invasión. Y es que no deja de ser curiosón que unos guardianes de las esencias patrias como toda esa caterva no recuerden las guerras napoleónicas y las perrerías que les hicimos por aquí a los gabachicos que nos habían invadido por aquellas calendas (una de las escenas quizá más desagradables de la película son la imágenes de los cadáveres carbonizados de dos soldados estadounidenses siendo apaleados y finalmente colgados de una especie de grua... Escena que parece un calco al natural de uno de los grabados de la serie de Los Desastres de la Guerra de Goya, en el que se ve a dos cuerpos desmembrados colgados de un árbol quemado). Y después, cuando capturaron a Saddam Hussein y todos ellos preveyeron el fin inmediato de las hostilidades (porque le habían cortado la cabeza a la Hydra) se hicieron aún más cruces sobre el por qué no sólo no se pacificaba la zona, sino que la situación se enconaba aún más.

Ya llego a donde quería llegar y acabo. Y me disculparán la elipsis. Mi hermano es historiador. Hace un tiempo encontró una edición del diario que uno de los ayudantes de campo de Napoleón escribió durante la Campaña de las Rusias. En él, después de la batalla de Smolensko, donde los franceses ya recibieron la del pulpo, y eso que el General Invierno aún no había salido de sus cuarteles, dicho ayudante hace un comentario acerca de que se estaba temiendo que Rusia acabase siendo otra España para los franceses (que, por aquel entonces, aquí ya llovían hostias que era un contento). Y entonces, suelta la gran frase. En los paises dignos los reyes se van, pero el pueblo resiste.

Saquen ustedes sus conclusiones. Por mi parte, únicamente honor y gloria al pueblo iraquí, que ha demostrado con creces su dignidad. Y se la ha ganado a sangre.


(1).- Pero que se la den en calderilla y se la hagan pasear colgando de los cojones por las calles de Sevilla. Maldición gitana auténtica, que se dice, se habla, se comenta, le lanzaron a Francisco Franco (alias Paquito Primero el Hidráulico) por haberse reido de una matriarca de clan. No se sabe si fue eficaz o no. Claro que tampoco se sabe si Franco tenía cojones o si era como su buen amigo y admirado Hitler (relación, por otra parte, en todo punto similar y coincidente con la Aznar-Bush, para que luego digan que la historia no se repite...), de quien es bien conocido que sólo tenía uno (y, en este caso, la maldición quedaría anulada, porque dice muy claramente "los cojones", en plural, y estas cosas son muy específicas).

EDITADO A LAS 11:03: Me acaban de pasar la cita en cuestión. Transcribo.
"...

Cuando llegó el día, el Emperador fue recibiendo los informes que confirmaba la conquista de aquel montón de ruinas calcinadas. Smolensko estaba ocupada, y el fugo iba extinguiéndose por sí mismo. Napoleón comprendió que, una vez más, se le escapaba aquella victoria espectral que desde la fecha en que comenzó la campaña creyó tener al alcance de la mano en el Niemen, en Vilna y en Vitebsk.

El Emperador comienza entonces a valorar en toda su magnitud las dificultades de la empresa, que parecen agigantarse a medida que sus soldados van avanzando por la estepa. Hasta entonces sus adversarios habían sido reyes cuya derrota había sido para él un juego de niños. Se daba cuenta, pero tarde, de que mientras los reyes caen, los pueblos dignos perseveran. Ahora, en el otro extremo de Europa, encontraba una nueva España; pero lejana, estéril, infinita. Napoleón, mudo de asombro, vacila...

..."

General Conde Philippe de Ségur
(Ayudante de campo del Emperador)
La derrota de Napoleón en Rúsia.