lunes, 28 de febrero de 2005

Momentos Kodak (II)

Pasando frío...

Esplugues de Llobregat (Barcelona)
28/II/2005

jueves, 24 de febrero de 2005

Noticias noticiosas (VII)

Lo siento, no tengo tiempo de escribir...
Reuters:

Retiran de eBay la venta de un misil desactivado soviético, pero aun está el lanzador.

Londres.- Un británico que intentaba vender un misil desactivado de la era soviética en eBay fue obligado a retirar la oferta después que el personal de la casa de subastas online se pusiera en contacto con él por no respetar las reglas de la compañía.

Pero el personal de eBay dijo a Richard Moore, de Cambridgeshire, que retirara el misil porque violaba las leyes del sitio de Internet de ofertarlo junto con su vehículo de lanzamiento, que debería aparecer como un artículo distinto, y no porque fuera un arma.

El sitio de subastas en Internet prohíbe la venta de cualquier munición, réplicas de pistolas o armas de fuego en su portal.

Sin embargo, se acepta la venta de misiles desactivados, dijo un portavoz de eBay.

"Hay un mercado enorme de armas desmilitarizadas, y se las considera piezas de museo", dijo el portavoz.

El lanzador del misil que aún funciona sin problema aún está en oferta por 18.990 libras esterlinas (35.660 dólares).

"Creo que cualquier cosa con la palabra misil es un tema delicado, pero como le digo a todo el mundo, el misil en cuestión no podría causar ningún daño y es literalmente sólo el armazón", dijo Moore a Reuters.

En su página de eBay, Moore describe al lanzador de cohete Zil 135 de Vuelo Libre sobre el Terreno como "la madre de todos los juguetes".

"Es una pieza de colección enorme de un equipo que en realidad debería haber sido desmantelado, por lo que no hay muchas de estos", dijo. Aunque el misil no se encuentra más en eBay, aun lo venderá a cualquiera que esté interesado.

Pero Moore enfatizó que no era un traficante de armas sino un especialista en vehículos militares rusos.

Compró ambos objetos hace dos semanas a una compañía especializada que ofrece vehículos para la producción de películas.


Diossss...

O alguien para el mundo para que me baje, o me tiro en marcha.

domingo, 20 de febrero de 2005

Momentos Kodak


Cala Balmins, Sitges (Barcelona)
4-XII-2004

Haciendo tiempo para entrar en el cine...

viernes, 18 de febrero de 2005

Asociaciones de ideas (o qué diría Freud de esto)

Hoy he recuperado, por medios de los que no estaré aquí no sea que Teddy Bautista y Sus Alegres Mariachis de la SGAE, en uno de estos prontos democráticos y redistributivos de riqueza que les dan estén espiando blogs ajenos con intenciones posiblemente legales, pero desde cualquier punto de vista objetivo aviesas e inmorales, una canción que tenía medio olvidada en las brumas de mi niñez, salida desde los singles que guardaban mis padres junto al viejo tocadiscos que funcionaba cuando le daba la gana. El Soy Rebelde de Jeannette. Ya saben, el viejo procedimiento, un ataque de nostalgia tonto que te lleva a buscar una canción que hace años que no escuchas. Y, como una cosa lleva a la otra, cuando le di a la hija de asno y yegua o de caballo y burra, casi siempre estéril, que coloquialmente en la Argentina y el Uruguay significa mentira, en Cuba hombre homosexual y en Ecuador contrabandista de drogas en pequeñas cantidades (RAE dixit) la orden de que me buscase canciones de Jeannette para encontrar esta, en la lista me salió otra que, si bien no está asociada a ningún momento en particular de mi vida (lo cierto es que la debí oír por primera vez hace tres o cuatro años) me encantó desde el primer momento en que la oí.

Hablo de Porque te vas, también de Jeannette. O de Picnic, no estoy seguro si cuando se hizo la canción la inglesita ya volaba sola (hacia el abismo del olvido y la nada) o no. En cualquier caso, eso es irrelevante. Desde aquí se la recomiendo. Soy rebelde también, pero menos, ya les digo que es algo muy ligado a mi historia personal, y oír cantar lo de “yo/soy rebelde porque el mundo me ha hecho así” a una vocecita tan infantil y tan dulce, a estas alturas del curso y estando el patio como está, puede provocar incluso hilaridad.

Volvamos al tema. Porqué te vas es una canción que se hizo, no se si decir famosa o popular o simplemente que ganó prestigio, al salir en la banda sonora de Cría cuervos, si no me falla la memoria de ese gran director de cine que es Carlos Saura, que películas buenas, lo que se dice buenas, en su haber, tiene, en mi opinión, la pasmosa cantidad de entre una y ninguna (Ay, Carmela tenía momentos geniales, vale, pero tenía trozos también que...), lo cual ya es más de lo que pueden decir muchos que van de grandes maestros del séptimo arte.

Lo de la asociación de ideas del título viene porque, cada vez que oigo la canción, y entre más la oigo más, estoy convencido que más que para una peli de Saura sería la banda sonora ideal para una de Tim Burton. Porque es una canción triste (tampoco DEMASIADO triste, no es un tango arrabalero o un bolero descarnado que digamos, pero triste), pero tiene un punto, sobretodo en esas trompetas que van marcando el devenir de la canción, casi diría que circense. A la vez que fúnebre.

Y hoy, mientras iba en el metro escuchándola, aún a medio despertar y con el piloto automático encendido, me iban atacando a la mente imágenes en blanco y negro y granulosas de la niñita mona vestida con el uniforme demodé de un colegio privado (faldita tableada, jersey a cuadros, rebequita, calcetines altos) desconsolada porque la han dejado (el proto-novio? El papá? El compañero de juegos? La canción no da pistas al respecto), paseando por un circo viejo y deshecho, en mitad de un campo lleno de cráteres de un bombardeo, con una estación de tren vacía y medio en ruinas al fondo. Con todo cubierto de polvo y telarañas, y la lona, a grandes rayas blancas y negras, rota, con sietes entre los que juegan las moscas. En un dia frío, de invierno, con el cielo claro como el cristal y sin una nube. Y, viéndola pasar, los payasos, Augustos demacrados enfermos terminales de sí mismos, y las fieras, enjauladas, escuálidas, a punto de morir de inanición, con el pelaje sin brillo y lleno de calvas colgado inerme sobre los huesos. Al fondo, los restos de un elefante muerto hace tiempo, con las costillas al aire por efecto de la putrefacción y los depredadores, y, en lo alto, un trapecio roto, colgando de sólo una de las cuerdas, balanceándose en solitario de un lado al otro de la carpa. En las esquinas, manchas de humedad y orines, y perros callejeros dormitando. Al fondo, en la lejanía, la silueta de una ciudad medio en ruinas, abandonada apresuradamente por los mismos que dejaron a la niña sola junto a la estación, cantando la canción. Y, en el foso de la orquesta, los integrantes de esta, vestidos con el uniforme del cuerpo de húsares, tocando maquinalmente, como autómatas, como los soldados fantasma del videoclip del Lullaby de The Cure...

Y la trompeta no dejaba de sonar.

sábado, 12 de febrero de 2005

Abril

Ella es pequeña como un ciempiés.
Ella será tan alta como un ciprés.
Fuerte como un huracán
y buena como el pan.
Ella sabrá ser el hielo y ser un volcán.
No sabe bien por qué
su mente y su piel
tienen prisa por crecer.

Sabrá que si, sabrá que no,
tendrá lo malo y lo mejor.
Flor prometida que nació
cantando con su propia voz.
Sabrá luchar si hay que luchar,
cerrar los puños y gritar,
o resistir al temporal
cuando las cosas vayan mal.

Ella será tan dura como el metal.
Ella será tan frágil como el cristal.
Sabia como algún refrán
y libre como el mar.
Ella será como azúcar y como sal.

Sabrá que si, sabrá que no
tendrá lo malo y lo mejor.
Flor prometida que nació.

(Flor prometida, Luz Casal)



viernes, 11 de febrero de 2005

Noticias noticiosas (VI)

Se me acumula el trabajo, se me acumula el trabajo!

La cadena británica Channel 4 lanzará próximamente un nuevo reality show que analizará los efectos en 7 voluntarios de torturas como las denunciadas en la base militar de Guantánamo (Cuba), informa Media Guardian.

El programa, titulado "The Guantánamo Guidebook", recreará algunas de las prácticas llevadas a cabo en la base estadounidense en la que centenares de los denominados "combatientes enemigos" han sido retenidos sin derecho a juicio o abogados durante cerca de tres años. Los responsables del programa utilizarán un almacén del este de
Londres y documentos internos desclasificados obtenidos de fuentes estadounidenses para reproducir las condiciones de Guantánamo y someter a los voluntarios a torturas "leves" como las que, supuestamente, cometían las autoridades estadounidenses.

Entre los voluntarios figuran tres musulmanes, que han aceptado sufrir durante 48 horas torturas "light" como la privación del sueño, temperaturas extremas y "leve" contacto físico.

Al igual que los presos de Guantánamo, los voluntarios del programa de Channel 4 serán obligados a desnudarse y a sufrir humillaciones de tipo sexual y religioso.

Los participantes del programa -uno de ellos abandonó a las 7 horas tras sufrir una hipotermia- fueron captados con reclamos publicitarios que les preguntaban "¿Te consideras un hombre "duro"?

Todos tuvieron que pasar antes por tests psicológicos. Muchos de los aspirantes se echaron atrás cuando los productores les explicaron en qué consistía el programa. A los 7 finalistas tendrán derecho a terapia cuando finalice la grabación.

El espacio de Channel 4 está pensado para emitirse en late night a finales de febrero y forma parte de una serie de programas de investigación con la que la cadena pretende analizar a fondo los tipos de tortura "moderna" que sufren los prisioneros en la "guerra antiterrorista" y debatir sobre su "eficacia" y posible justificación
en lo que los Gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña denominan lucha contra "el terror".


Estamos locos.

Pero mucho, realmente...

jueves, 10 de febrero de 2005

Noticias noticiosas (V)

Extraido de Left of Center, un blog desde el que algún incauto llegó al mio (ah, cuanto bien ha hecho la tecla de next blog a los contadores de visitas...)

During the Super Bowl this past Sunday, two commercials for McDonald's were aired. Done in a documentary style, both ads focussed on a couple who find a french fry that looks like our 16th president. The couple then put the fry up for auction on the internet.

After the second commercial aired, McDonald's put a replica of the fry up for sale on Yahoo!Auctions. Thus far, the highest bid is $101,300 (as of noon, February 9). The auction ends on February 12, Abraham Lincoln's birthday.

McDonald's has also posted a website for the little fry. The website features AOL Instant Messenger icons, computer desktop wallpaper, a blog and iron-on transfers (print to special iron-on paper for transfer to a t-shirt).

According to the auction website,

"The final bid amount will be donated by Seller to Ronald McDonald House Charities®. Purchase by Buyer is not tax deductible. For more information about Ronald McDonald House Charities (RMCH®) and its three core programs – the Ronald McDonald House®, Ronald McDonald Family Room™ and Ronald McDonald Care Mobile™ – please visit www.rmhc.org. "


Definitivamente, estamos locos.

Pero es que algunos, están para encerrarlos y tirar la llave.

(Nota: La noticia parece ser cierta, los links indicados existen y, en el momento de escribir este post, están activos. He incluido los vínculos para que puedan verlos y pasmarse con sus propios ojos)

miércoles, 9 de febrero de 2005

Carnaval (o algo) (y II)

Sigo por donde lo dejé ayer...

Este año ha habido varios carteles anunciando las fiestas de Carnaval que han sido problemáticos. En uno (Huesca), aparecía la foto de, un cura con los labios pintados de rojo pasión. Estarán conmigo en que pocas imágenes más carnavaleras que esta. Vale, las mulatonas en tanga del sambódromo de Rio, pero no es el mismo tipo de Carnaval que el que tenemos por aquí.

En Valls, se montó la de Dios es Cristo cuando en el cartel, Cristo dejó de ser Dios para convertirse en el Diablo, y dos de los apóstoles en concejales del ayuntamiento (este no llegó ni a salir de imprenta, parece ser), hasta el punto que el cura, en un ataque de sentimientos cristianos y profundamente democráticos, quemó una reproducción que salía en la portada de un periódico en mitad de la misa (me imagino que porque no pilló al diseñador del cartel para quemarle a él, que es lo que real y democráticamente le pedía el cuerpo y las voces que le hablan diciendo que son Dios Trino).

En Reus, se armó la gorda cuando pusieron en un tendedero el manto de la virgen. Y en el mismo tendedero había un condón! Y unas medias de rejilla! Y unos calzoncillos! Y una nariz de Groucho Marx, que con ese nombre seguro que era un rojo peligroso! (lo siento, la foto se ve muy mal, pero no he encontrado otra...). Aquí al menos han tenido mala leche y han substituido el manto por un trapo blanco con el famoso logo de la máscara de la tragedia con la boca tachada que popularizaron Els Joglars a finales de los setenta, tras el affaire de La Torna, y además han cambiado los nombres de las calles por donde pasaba la rua por los que tenían durante el anterior gobier... digoooooo durante el anterior régimen (en que estaría yo pensando), todos ellos de generales golpistas. Por esto, curiosonamente, no ha habido protestas ni alborotos por parte de los que pusieron el grito en el cielo antes (hablando claro y en plata y yendo deprisa, el PP y la iglesia), y es que ya se sabe que hay cosas que molestan y otras que no. Lo que ya no se es si alguien se ha dado por aludido, o si es que realmente son tan palurdos como parecen.

En Mataró, estos mismos sectores bienpensantes, locos por salvarnos el alma a costa de cortarnos el cuello, se han enfadado porque el consistorio puso en el cartel al mismo don Carnal . Alguien que no es hombre ni mujer ni tiene rostro propio, sino tan sólo el de la máscara que escoja en el momento. Juzguen ustedes mismos. Esta vez, la excusa oficial no ha sido la religión, sino el sexo. Y hombre, yo entiendo que, puestos a llevar a término una idea objetivamente tan adecuada a la situación, podrían haber cogido a un travesti dotadísimo de estos que se anuncian en los periódicos en lugar de a este, que lo que tiene entre las piernas parece una bobina de hilo de peseta, para que cada cual disfrutase con la parte de la foto que más le interesara, pero lo mismo cobraban mucho por derechos de imagen y no salía a cuenta. Porque si la protesta es por motivos morales, de verdad que no lo entiendo. Primero, porque el cartel anuncia el Carnaval, y el Carnaval es ajeno a cualquier moralidad (mucho más la sexual). Y después, porque la foto se encuadra perfectamente en aquello que se llamaba “desnudo artístico”. La foto es cojonuda de por sí, como obra de arte aislada. Supongo que es que aún queda gente que considera que el David de Miguel Ángel (otro afamado representante de productos económicos de mercería) o la Maja Desnuda son pornografía. País.

And last but not least (bueno, sí, no tengo noticias de que haya habido más casos este año), está el caso de Roses, donde se planteó un cartel parodiando el art noveau donde un ánsar (no, no me refiero al ex-presidente del gobierno, mal rayo lo parta cien veces, estoy hablando de un ganso, busquen en el diccionario de la RAE ), se refocilaba (sí, esta palabra también existe, busquen, busquen) con una señorita en edad de merecer. Y viceversa. Algo cachondo, alegre y eroticofestivo, muy carnavalero también. Pero ahmigo, que las feministas no lo vieron claro, y obligaron a cambiar a la chica por un mancebo. Vamos, que cambiaron a Leda por Ganímedes. Y entonces, se alzaron otras voces que, lógica cartesiana en mano, dijeron que si con una mujer era ofensivo e inaceptable, con un hombre también (no acierto a decir si además añadieron que en la segunda versión del cartel no se dejaba claro si se trataba de una gansa o un ganso, el pájaro digo, y que eso podría considerarse como una incitación a la homosexualidad, pero no me extrañaría). Al final, se llegó a una conclusión de compromiso, que mira, les ha quedado resultona y todo.

En fin pilarín. Que a todos estos que se quejan de cosas como los carteles del Carnaval (ESPECIALMENTE por cosas como los carteles del Carnaval) sólo se les puede decir una cosa...

Entonces...

No habéis entendido nada...

PANDA DE GILIPOLLAS?

martes, 8 de febrero de 2005

Carnaval (o algo)

Antes de nada, cagarme en todos los muertos del obispo de Mondoñedo-Ferrol. No por nada en particular, en este caso, pero es que si no los vas manteniendo a raya esta gentuza se te suben a las barbas a la primera de cambio.

Me preguntarán que a qué viene esto y por qué le he robado tan impactante comienzo de post a maese Xave, que si voy a hacer otro ataque furibundo a la religión y la iglesia y estas cosas. Pues no. Y sí. Bueno, depende. En realidad, voy hablar (si el tiempo y la autoridad no lo impiden) del Carnaval.

A mí el Carnaval es una fiesta que me gusta. Dentro de lo que cabe. Este año, por motivos que no vienen al caso (y en los cuales prefiero no pensar, que me pongo de muy mal café) no he tenido tiempo y no me he podido disfrazar, pero suelo hacerlo. Disfrazarme e ir a ver la rua. La de Santaco es una rua bastante de chichinabo, para qué engañarnos, y generalmente la gente tiene tanta imaginación a la hora de disfrazarse como Acebes a la hora de abrir vías de investigación, pero no hay ganas de bajar hasta Barcebollas en un dia así (demasiada gente y demasiadas pocas balas), ni pasta (ni tiempo) como para irse a Cádiz, Canarias, Venecia, Rio o Nueva Orleáns. Aparte que supongo que también tendrán el problema de estar tomadas al asalto por zombies sin sentido del ridículo (que ya es una ventaja respecto a los zombies consumistas típicos, pero siguen siendo zombies). El tema de Sitges/Vilanova (y que nadie de esas dos hermosas localidades de la costa de esta bendita tierra catalana, modelo de laboriosidad, me eche una mardisión gitana por haberles puesto juntos y en el mismo saco, por favor) es más peliagudo, porque al problema del exceso de gente se unen los absurdos horarios de los trenes de cercanías, que obligarían o bien a irse cuando empieza la fiesta de verdad, o bien a quedarse hasta las brujas horas del amanecer, aunque estuvieses ya harto de todo y sólo quisieras meterte en camita. A dormir, me vengo a referir. Si es lo otro, un apaño en cualquier sitio puede hacerse.

Lo de esta fiesta, además, me viene de herencia (concretamente, es una parte de la herencia que me ha tocado a mí, y mi hermano ni la ha olido). En mi pueblo (el de mis padres) SIEMPRE se celebró el Carnaval, incluso en la época de mayor oscurantismo y represión. Sin mascaradas, vale, pero el Viernes de Carnaval se montaba el gran sarao igualmente, y con bendición eclesiástica y todo. La cosa viene de que, en su dia, una señora, de pasado oscuro y desconocido, y lo que se dice “de posibles”, llegó al pueblo y, como quien no quiere la cosa, acabó comprando la mitad de las tierras. Colomba de la Era se llamaba, y, hasta hace poco, su nombre se correspondía con el de una de las dos únicas calles que tenían nombre en Morla: La calle de Colomba de la Era y la calle de las Escuelas. Ahora ya le han puesto nombre a todas, pero como se los han puesto desde el ayuntamiento de Castrocontrigo, que no conocen el pueblo y además están un poco p’allá, el noventa por ciento están mal. Me voy del tema. El caso es que esa buena mujer (insisto, de pasado oscuro y misterioso y con mucha pasta) murió sin herederos, y en el testamento dejó las tierras al pueblo, con condiciones: Las tierras se debían subastar el viernes de Carnaval, y, en una de las fincas en concreto, el que se las llevara debería plantar trigo. Con este trigo, se haría pan, que sería repartido a partes iguales entre todas las almas que hubiese en el pueblo el dia de la subasta. Con el dinero conseguido, se pagaría una misa por el alma de esta mujer (de hecho, era el único dia que mi bisabuelo, revolucionario, rojo y comecuras como él sólo, pisaba la iglesia durante todo el año, a excepción de bodas, bautizos y funerales), se pagarían los gastos de hacer el pan y tal, y el resto no tengo ni zorra de en qué se empleaba. La cosa es que en la subasta la puja se hacía en dos partes, una en dinero y la otra en especias. Fulanito pujaba con tantas pesetas y tres botellas de vino, y menganito con cuantos duros y un jamón. Y la parte en especias se consumía in situ, entre todos los presentes. Con lo que se montaba, con la excusa de la subasta de las tierras de Colomba, la gran jarana, con baile y todo. Baile de Carnaval, claro.

En fin, que el post de hoy no iba sobre esto. La cosa es que parecía que hace años que todos habíamos asumido ya lo del Carnaval, y el que estos eran días en los que todo valía y se podía hacer mofa, befa y escarnio de cuanto se nos pusiese por delante. Los dioses me libren de querer ir de estudioso del alma humana por la vida, pero me parece bastante evidente que, cuando uno hace una burla indirecta de este tipo, la puede hacer de tres cosas, a saber: lo que te da miedo, las figuras de poder o lo que te molesta. Luego están los que no tienen imaginación y se disfrazan del personaje de moda, que son la mayoría, pero uno ya empieza a darse cuenta del país en el que le ha tocado vivir, y lo acepta con cristiana resignación. Y ahí está el turrón. Los cristianos. Desde que tengo uso de razón (o de memoria, para ser más exacto), la semana justamente anterior a la Cuaresma debe de haber sido la semana donde, año tras año, más gente se pone los hábitos. Son disfraces ya casi tópicos y de emergencia. Que has quedado para ir a un baile de disfraces, y no sabes de qué, o no tienes tiempo de prepararte? Disfrazarte de cardenal mitrado o de monja (en sus variantes preconciliar con cofia aerodinámica o perversa con minifalda y ligero) son recursos fáciles, rápidos y al alcance de todos. No es nada extraño encontrarse con grupos de mocetones en edad de merecer recién escapados de un convento de peli softcore de los años setenta (versión gai para el mercado internacional), o con familias donde el papá y la mamá van de monjas y el niño (por lo general todavía en el carrito o que lo ha acabado de dejar) de purpurado. Y, en estos días, nadie lo ve raro. Otra cosa sería que la gente fuese así un siete de Agosto, pero en Carnaval... Es aceptable. Y aceptado. Bueno, si eres una drag queen también te puedes vestir de monja en siete de Agosto, pero ese es otro tema.

Parecía que, aunque fuese a regañadientes, la Iglesia había acabado aceptando eso. Ni que sea porque el Carnaval es una fiesta pagana, pero que está introducida dentro del calendario litúrgico cristiano. Sin ella, no tienen sentido las ceremonias del Miércoles de Ceniza ni la Cuaresma en bloque. Y habían acabado tragando que, esta semana, nos podíamos reír de ellos. Y de los otros. Y de nosotros mismos.

Pues no.

Y mañana sigo, que me alargo demasiado.

jueves, 3 de febrero de 2005

Lo tuyo es puro teatro

Últimamente ando de puto culo y al día le faltan horas, por eso posteo mucho menos que antes. Y témome que la tónica va a seguir por el mismo camino por lo menos hasta finales de mes. Cosa que me revienta, por otra parte, porque ya había cogido un cierto ritmo de posteo y ahora me jode cantidad romperlo, pero qué le vamos a hacer, si no puede ser no puede ser, y además es imposible.

Pero la falta de tiempo (y de sueño) no fue problema para que el sábado pasado (sí, fue el sábado y lo estoy explicando en jueves. Que por qué no lo hice, por ejemplo, el domingo? Pues porque no pude) aprovechara el regalo de reyes que me hizo mi hermano (que no me lo merezco), y me fuese al teatro, a cumplir una pequeña deuda histórica que tenía conmigo mismo.

Reconozco que mi primera reacción cuando me enteré de que, después de una década, reponían esta obra, fue de decir mierda!. No, miento. Mi primera reacción fue abrir los ojos como platos y poner una sonrisa à la Liefeld, lo de mierda! fue la segunda. Porque la reponían en el TNC, teatro contra el que tengo una especie de vendetta personal no sólo por el ampuloso y poco apropiado nombre, y no sólo por el chou de vodevil barato que se montó con la salida de su alma mater, el aborrecible Flotats, un actor que sólo ha hecho bien de Cyrano, y porque no necesitaba maquillaje. Lo que más rabia me da de todo es el edificio en sí. Que le pagaron a Bofill un pastón y medio por él, y lo único que hizo fue copiar el Partenón, acristalarlo y ponerle una chimenea. Y palmeras a la puerta, eso que no falte. Y que ocupa una cantidad indecente de espacio público que podría haber tenido muchos mejores usos, desde guarderías o bibliotecas a geriátricos, pasando por polideportivos o institutos. O incluso vivienda de protección oficial. Y que el dinero que se gastaron en pagar ese engendro arquitectónico lo podrían haber empleado en montar una compañía estable con cara y ojos, al estilo de la Royal Shakespeare Company o la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que tuviese sede, por ejemplo, en el Romea (que es un magnífico teatro, bello y con una acústica acojonante), que ya era de la Generalitat, o en el Poliorama (en plenas Ramblas, más céntrico imposible), que en aquellos momentos también lo era, y que pudiese ir y venir por toda Cataluña y parte del extranjero, sin necesidad de obligar a los no-barcelonenses a desplazarse hacia el Gran Leviatán.

Divago, disculpen. Eso. Que me había hecho promesa de no poner pie en ese sitio cuyo nombre no volveré a nombrar aquí a poco que pudiese evitarlo, pero si hacían la obra allí, TENÍA que ir. Por suerte me leí la letra pequeña, y vi que después de un par de meses se trasladaban al Victòria. Ah, migo! Ese montaje fue concebido para el Victòria. Esperaríamos, pues. A todo esto, llevo más de media página de Word y aún no he dicho el nombre de la obra. Mar i Cel, el FANTÁSTICO musical que montaron los Dagoll Dagom sobre la obra homónima de Àngel Guimerà. Una obra que no pude ver en su primer montaje (era un chinorri por aquellas calendas), pero de la que acabé gastando el disco con el cásting, y que me hipnotizó completamente cuando la recuperé en televisión.

Y, desde luego, se merece toda la fama que acarreaba y más. Dejando aparte la historia (la enésima vuelta de tuerca a Romeo y Julieta, esta vez un pirata morisco víctima de la expulsión de estos de Valencia por Felipe III cuando era un chinorri y la hija del Virrey de Valencia que ejecutó el decreto de expulsión), la música es una delicia. Y la escenografía es, sencillamente, impresionante. Ese barco pirata al completo moviéndose con toda naturalidad por el escenario. Esas dobles escenas simultáneas de exterior e interior. Ese barco avanzando a todo trapo, en mar picado, subiendo y bajando las olas...

Nota aparte son los actores, porque ya les digo que me sabía la obra, música incluida, de memoria. Sabía que el papel de Saïd lo volvía a hacer Carlos Gramaje, así que por ahí estaba tranquilo. Lo que me daba mucho miedo era Blanca, que en esta ocasión ya no era la Gonyalons pletórica del montaje que tenía en mente, sino la triunfita Ana Gadel. Y oigan, que pasa la prueba, y con nota. Que canta bien, actúa bien y le echa sentimiento y arrojo a la cosa. Y lo mismo para Ferran Frauca en el papel de Joanot, que resulta incluso más increíble que el anterior (Pep Cruz?). Las pegas vienen con don Carles, que el actor que lo hace ahora (Xavier Fernandez) no tiene la magnífica voz (ni la presencia física) de todo un Miquel Periel, y, sobretodo, con Maria. A ver, que yo no digo que Anna Moliner no sea una gran actriz y una gran cantante, pero su voz de pito (que será soprano, pero no deja de ser voz de pito) resulta, como poco, cargante. Y cuando uno lo que tiene en mente es esa maravilla de mujer y de artista que es Roser Batalla, con esa voz eternamente a un punto de convertirse en voz de cazalla, con esa declamación, con esa entonación, con esa forma de susurrar cuando hace falta y de morder las palabras cuando toca... Pues encontrarse en su papel a Gracita Morales, es duro, que quieren que les diga.

Alguna otra cosita más hay que rechina (y no tanto porque rechine en sí, sino porque no me cuadra con la versión que yo conocía y amaba, como la conversación entre Mohamed y Saïd, entonces desafiante por parte del primero y ahora llorosa), pero aún así esta obra es una puta maravilla. Y ni lo peligroso de las escaleras que llevan hasta el gallinero (que casi me mato bajando en el entreacto), ni el tener que estar toda la obra mordiéndome la lengua para no ponerme a cantar yo las canciones, jodiéndoles el espectáculo a los de al lado, ni el haber gastado un paquete de clínex llorando como una pepa, no me hará cambiar de opinión.

Y, a poco que pueda, volveré otra vez. Que me quedé con ganas de más. Y con ganas de comprarme una camiseta, que no llevaba pasta bastante.