viernes, 23 de mayo de 2008

Parte del Equipo Médico Habitual

Barcelona, 23 de Mayo de 2008

Estimados señores de Telefónica,

El pasado día 12 de Mayo, lunes, llamé a su número de “atención” al cliente 1004 para solicitar la contratación de un servicio DUO de ADSL a 3 MB con tarifa plana de servicio de telefonía, incluyendo un router inalámbrico. Se me pidieron todos los datos, incluido un número de teléfono móvil (que, por supuesto, di), para, supuestamente, informarme de cuándo el repartidor llevaría el pack a casa o en caso de que hubiese alguna incidencia, y se me ofreció contratar el TRIO (con televisión) o IMAGENIO (que no se qué incluye, y, sinceramente, no me interesa, yo lo que necesitaba era teléfono y ADSL), a lo que explícitamente dije que no. Se me dijo que en un máximo de diez días recibiría en casa el pack con las instrucciones de instalación.

Ayer, día 22 de Mayo (es decir, superado ese “máximo” de diez días), y a la vista de que no recibía noticias ni en un sentido ni en otro, decidí llamar de nuevo al 1004 para preguntar qué pasaba. Sí, podría haberlo mirado en telefonicaonline.com (igual que les podría enviar esta reclamación desde allí, en lugar de por fax), pero para ello necesitaba tener internet, cosa que, como no me habían enviado el pack, no podía hacer. La señorita que me atendió me confirmó que tenía pedido un DUO, y me dijo que el problema es que no tenían mi móvil para poder ponerse en contacto conmigo y confirmar que habría alguien en casa en el momento en que fuera el repartidor. Dado que había dado mi móvil, eso sólo puede aducirse a dos causas, a saber: que la señorita que me atendió en primer lugar no tomase nota correctamente, o bien que la señorita que me atendió en segundo lugar estuviese escurriendo el bulto. No se por qué, me inclino por la segunda opción. Y, en cualquier caso, la excusa es francamente estúpida, porque tal vez no tuviesen el móvil (que ya digo, no lo creo), pero sin duda tenían el número de fijo, a donde NO hicieron ningún intento de llamar. En fin, que vuelvo a dejar mi número de móvil, y me dicen que antes del lunes podré tener ya conexión a internet.

Hoy, día 23 de Mayo (van doce días) recibo, a las nueve de la mañana, una llamada de mi padre, diciendo que le han llamado de telefónica para decir que vendrían hoy a instalar el servicio, y para preguntar si teníamos alguna salida de teléfono cercana a la televisión, porque era necesaria para poder instalar el servicio de televisión. Y yo empiezo a contar despropósitos:
· El supuesto plazo máximo de entrega se ha superado largamente (dos días sobre diez es un 20%, y eso es mucho).
· Después de aducir como excusa para la tardanza que no tenían un número de móvil para ponerse en contacto conmigo, la línea que usan para hacerlo es… la fija. Con lo cual, la excusa queda desmontada y se cae por su propio peso. No necesitaban el móvil para nada.
· Yo NO había contratado un servicio de televisión, y así se me había confirmado el día anterior: DUO, (ADSL a 3 Megas y telefonía).

Llamo de nuevo al 1004 y me dicen que no, que allí tengo apuntado un TRIO. Cosa que yo no solamente no he pedido, sino que he dicho explícitamente que no quiero, y que además, el día anterior se me ha confirmado que no es lo que he pedido. Es decir, que o bien las operadoras son unas ineptas a la hora de hacer su trabajo (no anotan los datos que piden, no anotan bien las contrataciones), o bien lo que son es demasiado buenas trabajadoras, y cambian los servicios contratados a placer y en beneficio de la compañía. Y si cuela, cuela, supongo. Pues miren, no cuela. La telefonista que me atiende en esta ocasión me ofrece dar de baja el TRIO y volver a contratar el DUO, pero ante mi pregunta me confirma que sí, que eso supondría volver a esperar otros diez días (que visto lo visto, serían otros doce, y eso contando con que mi número de móvil no desapareciera de nuevo y quien tuviese que llamarme fuera lo bastante inteligente como para darse cuenta de que TAMBIÉN hay un número fijo al que se puede llamar).

Dado que yo el internet lo uso, entre otras cosas, para trabajar, y que a estas alturas del chiste ya me estaba saliendo humo de las orejas por la ineptitud, falta de respeto al cliente y falta de seriedad del que hace gala su empresa, le digo que no, que me dé de baja de todo menos de la línea telefónica (y, básicamente, porque esta no depende de mi), que ya buscaré otra compañía que no tome a sus clientes por tarados mentales ni intente estafarlos (porque el único nombre que puede recibir el cambiar arbitrariamente el servicio por otro más caro es el de estafa) de forma tan burda. Y le pido el teléfono de reclamaciones. Me dice que tal cosa no existe, que (y aquí el cinismo del que hacen gala alcanza ya cotas exquisitas) si creo que tengo algún motivo para reclamar que lo he de hacer por telefonicaonline.com., COSA QUE NO PUEDO HACER PORQUE, POR SU CULPA, POR SU INCAPACIDAD PARA HACER CORRECTAMENTE SU TRABAJO, NO TENGO INTERNET. Finalmente, logro que me diga que también existe un fax al que puedo enviar la reclamación, le pido que me lo de, y, dado lo que tarda en encontrarlo, me imagino que se pone a buscarlo en una agenda de sobremesa. Y en ese tiempo, a mi, que estoy ya hasta los cojones del tema y de ustedes, se me escapa un sonoro “panda de inútiles”, cosa que dije y que, a la vista de la relación de hechos previamente expuesta, SOSTENGO. A lo que ella se ofende y me cuelga sin darme el número de fax.

Finalmente llamo de nuevo, y la señorita que ahora me atiende me da inmediatamente y sin dilación el número de fax.

Ya he dicho antes que la línea telefónica no depende de mi (como podrán comprobar si comprueban el número de teléfono que adjunto a pie de firma, no está a mi nombre, sino a nombre de otra persona con mis mismos apellidos, que es mi padre), y que por tanto no tengo potestad para darla de baja, y que en lo que respecta a la conexión a internet pasaré a confiar en otra empresa que no intente tomar el pelo a sus clientes, así que esta carta, más que una reclamación en sí, es, en parte una pataleta (que, al fin y al cabo, es para lo que valen las reclamaciones ante empresas del tamaño de Telefónica), y en parte una reclamación de explicaciones sobre su nefasto funcionamiento.

Atentamente, y esperando que al menos tengan la vergüenza torera de contestar (a ser posible al número de móvil, que aquí les dejo muy clarito, para que no haya nuevas dudas),

miércoles, 7 de mayo de 2008

Grandes preguntas de la humanidad

Eso digo yo. Por qué?

Por qué esa niñata ha tenido que decidir que podía dedicarse a la canción?

Por qué alguien en una productora le ha hecho caso?

Por qué la gente compra sus discos?

Por qué tanto odio, por qué?

(hoy no puedo extenderme, ya seguiré con lo de Valencia otro día)

Hace 309 posts...

martes, 6 de mayo de 2008

Valentíadas (II): El momento freak

Sin duda, el lugar más friki de las Valencias todas es este:

Podrán ustedes reconocer a los frikis pata negra (como aquí el abajofirmante) porque, según hayan visto esta foto, habrán gritado "Don't move, señorita, we are the Guardia Civil!".

A los que no sean frikis, lo siento pero no, no les voy a explicar el chiste. Pero les aseguro que visitar la ciudad por primera vez al poco tiempo de editarse ese cómic en concreto, guiado por un friki valenciano (del que lo último que se es que se había ido a vivir a Granada... Moska, si me lees, manifiéstate!), suponía, al llegar a ese punto, poco menos que acabar revolcándose por el suelo de la risa. Vale, el alcohol que llevábamos en el cuerpo ayudaba, pero no era sólo eso.

Y eso que en aquel momento yo no recuerdo haberme dado cuenta (seguramente porque no existía) que, a penas cinco minutos cauce del Turia abajo, está este cartel...

Porque entonces ya hubiese sido el acabóse.

Otro día sigo, que hoy no tengo ganas de escribir.

Hace 309 posts...

Valentíadas

Pues eso, que, como ustedes saben, porque ya lo fui avisando por aquí, he pasado el puente en Valencia, ciudad que, como cantaba el gran Tip, es la tierra de las flores y de Rita Barberà.

INCISO: Nótese que los bandos están, como está mandao, en castellano y valenciano. Pero eso y los carteles indicando localizaciones turísticas son lo único que está en ambos idiomas (y sólo en esos dos idiomas). El resto, o bien está EXCLUSIVAMENTE en castellano (la publicidad institucional, no vi ni un sólo cartel en valenciano) o EXCLUSIVAMENTE en valenciano (desde las placas de las calles a los carteles luminosos que indican cómo está el tráfico). Bueno, o en latín. Sin duda, es debido a que no he sabido dónde mirar y en realidad las cosas no son así, porque ya se sabe que en las comunidades con más de una lengua propia en las que gobierna el PP lo del bilingüísmo se cumple escrupulosamente, y somos los férfidos y mafaldos catalufos los que imponemos una dictadura lingüística y tal. Y nótese también que he dicho "valenciano" y no "catalán", y digo bien. Por favor, que nadie se lleve a engaño al constatar que, de todo ese bando, las únicas diferencias, tanto léxicas como gramaticales, con el catalán que se habla en Barcelona sean exactamente cuatro palabras (eixe en lugar de aquest, seua en lugar de seva, opten por optin y este por aquest, de las cuales las dos primeras también se usan en el catalán que se habla en Lleida) y pueda llegar a creer que valenciano y catalán son la misma lengua. Por favor. De las comas puestas al buen tuntún y del hecho que tanto en el encabezamiento como en el cargo de la alcaldesa se hayan comido la tilde en el nombre de la ciudad (que en catalán sería València y en valenciano Valéncia, pero en ambos casos se trata de una palabra esdrújula y por tanto debe llevar tilde), dejándola directamente en castellano y tirap'alante, no comentaré nada. Que me da la risa tonta.

Lo cierto es que en estos cuatro días he visto Valencia-Valencia, y poco más. Ni burgos, ni arrabales, ni villas circundantes. Vamos, que mis salidas del área delimitada por el antiguo cauce del Turia y el eje que hacen Ferràn el Catòlic y Xàtiva han sido prácticamente testimoniales. Y tengo que decir que me parece una auténtica vergüenza que a día de hoy nos podamos enterar, como quien dice, casi al momento de que una vaca en Wyoming se ha tirado un pedo, y sin embargo no haya abierto todos los informativos el que el centro de una de las principales ciudades de España haya sufrido un bombardeo aéreo hace quince días. Porque vamos, es lo único que puede explicar la situación en que se encuentra El Carme.

Coñas aparte, tengo que decir que Valencia, el centro al menos, da una impresión de... sucio. Concedo que entre que la piedra de la que están hechos la mayor parte de los edificios históricos es muy porosa, y la capa de cenicilla gris que lo cubre todo (y que se mete por todos los poros de la piedra, y a ver quién la saca de ahí), esa sensación de suciedad es poco menos que inevitable, pero en el fondo, eso es parte del bouquet del sitio. Valencia es una ciudad donde todo está pasado a tinta en negro carbón. Lo que no me explico es cómo puede ser que esté todo lleno de solares de edificios derruídos, donde aún se ven los empapelados de las habitaciones y quedan restos de las antiguas paredes, cerrados sólo por una valla de alambre (cuando no es directamente con una lona de rafia). O que el Achuntament y la Cheneralitat se hayan dejado una pasta en restaurar el campanario y la fachada principal de una iglesia (no recuerdo cual, hay demasiadas), que sí, que les ha quedado niquelao, que parece nuevo... pero se hayan dejado la fachada lateral, gótica, ya no sin tocar, con las arcadas de las ventanas todas rotas y las ventanas sin un mal vidrio que llevarse a la luz, sino directamente con las ventanas tapadas con una tela mosquitera... ROTA. Que vale que el murciélago sea la Bestia de la ciudad, pero vamos, que si lo que quieren es dejar esa iglesia como refugio para las pobres bestias, por lo menos que les dejen una entrada que no haga feo a la vista, no?

Cosas que no me explico en una ciudad que es un centro turístico de la importancia de Valencia, porque los lugareños igual ya no reparan en ellas, pero a los que venimos de fuera... pues hacen feo. Mucho. Y como estas podría decir más. Pero ya lo que me pareció de escándalo fue lo de los bajos de los Santos Juanes. Es, sin duda, el punto más stendhaliano (de síndrome de Sthendal) de toda la ciudad. A un lado de la calle, esa PUTA MARAVILLA gótica que es la Lonja de la Seda (Patrimonio de la Humanidad):

y al otro, esa bombonera modernista que es el Mercado Central (que ahora mismo dudo de si es Monumento Nacional o no, pero merecería serlo)

y esa filigrana barroca que es la fachada trasera de la iglesia de los Santos Juanes (o Sant Joan del Mercat), que esta sí, es Monumento Nacional.

(y sí, Otto, el barroco no me gusta, pero eso no significa que esta Ascensión no sea simplemente perfecta. La torre del reloj, en cambio, me parece horriblemente recargada)


Bien. Si abren la foto en que se ve la fachada completa para verla en grande, además de admirar los efectos de mi pulso de ginecólogo en lo borrosa que ha quedado, verán que en los bajos, detrás de esas mozas, hay una zona oscura que podría parecer una puerta. Y siguiendo la acera hacia la derecha, se observan como unos entrantes en la misma. Esos entrantes son unas escaleritas (nada, cuatro pasales) que llevan a lo que parece ser eran unos cubículos, probablemente dispuestos para abrigo de mendicantes o como puestecillos de mercado. Sobra decir que lo que es el hueco está lleno de basura, que ya sabemos todos en qué país vivimos. La mayor parte de esos cubículos han sido bastamente cegados con cemento, o con una simple pared de tochos, lo cual ya hace bastante feo... Pero es que los hay (como el que tienen las mozas justo detrás) que lo que tienen es todavía una puerta de madera podrida y carcomida, con traviesas mal clavadas y agujeros por los que puede pasar perfectamente desde un bebé despistado a un gato grande. Incluso, el último que queda a mano derecha (según se ve en la foto) tiene una persiana metálica, de las que se ponen en las puertas de los comercios... que ha sido forzada y está medio abierta. Y por donde un chavalín de diez-doce años, si logra apartar toda la mierda que han ido metiendo dentro, se puede meter directamente mientras juega a buscar el tesoro o algo por el estilo. Por supuesto, nada avisa de que esos escalones están ahí, con lo que si no lo sabes y vas despistado comiendo algo que hayas comprado en los puestos exteriores del mercado (que tienen cosas muy ricas) o admirándote ante la, no me cansaré nunca de decirlo, PUTA MARAVILLA que es la Lonja

corres el riesgo de caerte en ellos, dejarte una pierna y pillar cualquier cosa entre la mierda que se acumula allí.

Sinceramente, no puedo entenderlo. Porque si se quieren conservar esos puestos por motivos históricos o para darles uso, no tiene explicación que estén cegados y llenos de porquería. Y si no se quieren conservar, porque no se ciegan bien, se alisa toda la pared, y se eliminan esas escalerillas que son un peligro para integridad del transeúnte, una amenaza a la salud pública (porque tal y como está, eso tiene que ser un nido de ratas y cucarachas) y encima, hacen daño a la vista en el que es el punto, insisto, artísticamente más impresionante de toda la ciudad?

Y conste que no lo digo con ánimo de hacer sangre (eso vendrá más adelante), sino porque me parece un despropósito de tal calibre que no me entra en la cabeza.

Y ya otro día sigo con mis andanzas por levantinas y levantiscas tierras, que esto se alarga demasiado.

Hace 309 posts...

domingo, 4 de mayo de 2008

Citas (CIII)

Siempre sentía debilidad por los más débiles de la manada (...) Había que sentirla. No porque fueran gente pura o noble, puesto que no lo eran. Había que estar del lado de los más débiles de la manada porque no eran los más fuertes de la manada.

Terry Pratchett, Pies de barro

Hace 309 posts...