domingo, 30 de mayo de 2010

Papaíto ya no está en casa




Dennis Hopper, in memoriam

viernes, 28 de mayo de 2010

Caspa powa'! (XXVII)

Dije que volvería a la normalidad.

Recuerden, en este blog, que aparezcan estas cosas por sorpresa es normal...



(sí, es María LaPiedra, la pornocosa -si eso es una star, yo soy pepero- que ha logrado hacerse más famosa por los polvos que ha echado detrás de las cámaras que por lo que ha echado delante -que tiene su mérito, no me lo negarán- haciendo ver que canta una canción popular catalana sobre fondo de chumba-chumba. Probablemente es lo más caspa que haya puesto nunca por aquí, y eso que he puesto a la Tigresa del Oriente, a Raphael, al Príncipe Gitano o a Tony Genil. Me dicen que en Italia, en las discotecas de chumba-chumba, es un hit. Probablemente mienten. Inenarrable. No se lo pierdan.)

miércoles, 26 de mayo de 2010

Cortes constituyentes

Vale, matemos otro de los temas que se me han ido quedando colgados: el Tribunal Constitucional.

Veamos: Acepto, y no me supone tragarme ningún sapo sino todo lo contrario, que el Tribunal existe, que debe existir y que debe ser el árbitro último e inapelable de las cuestiones que afecten a la estructura constitucional del estado.

Aceptar la forma en que se designan sus integrantes ya me cuesta dar un par de lametones al mentado sapo, pero bueno. Es lo que marca la ley, la ley es la ley hasta que alguien diga lo contrario, y cambiar a estas alturas la ley para remodelarlo tampoco afectaría al tema de estudio, así que eso lo dejamos para otro día.

PERO

En cualquier juego, el árbitro ha de ser el primero en cumplir las normas. Especialmente cuando las normas hacen referencia explícita a quién puede hacer de árbitro, en qué condiciones y durante cuánto tiempo. Y resulta que, al respecto del TC, la ley dice que varios de sus integrantes YA NO DEBERÍAN SERLO, porque su mandato está más que caducado y deberían haber sido substituídos años ha. El Tribunal Constitucional es en estos momentos un tribunal en fraude de ley, que, para más INRI, está inclumpliendo con lo que dice la Constitución (lo que, teniendo en cuenta que su única razón de ser es velar por la observancia de la misma, no deja de tener su coñita) en su composición.

La figura del Tribunal Constitucional merece todo el respeto institucional, pero desde el momento en que no cumple con lo que la Constitución manda para ellos, sus integrantes dejan de merecerlo, y sus sentencias quedan, como poco, en entredicho. Por no decir invalidadas. El árbitro debe cumplir las normas en todo momento, si no el proceso queda viciado de origen y no tiene validez.

Por cierto, la excusa de "no se puede renovar hasta que esté concluído el recurso contra el Estatut porque sería cambiar las reglas del juego a mitad de la partida" que se ha esgrimido desde el PP (los que están bloqueando la renovación, por cierto) es sencillamente absurda. Primero, porque las reglas del juego han sido totalmente prostituídas desde el primer momento (ver párrafos anteriores), con lo que renovarlo sería precisamente volver a las reglas del juego, y después porque ese no es el único asunto pendiente en el TC, e independientemente de cuándo se hagan las renovaciones, SIEMPRE quedarán asuntos que estarán en proceso de debate. Pese a su relevancia política e institucional, para el Tribunal el del Estatut sólo debería ser un caso más. Más o menos complejo, más o menos largo de debatir, más o menos delicado, pero uno más. En caso contrario, la igualdad ante la ley se iría (más) al carajo.

Más. Puedo aceptar que la sentencia del Tribunal Constitucional (de uno que no estuviese invalidado, al menos) pueda anular una ley. O marcar su interpretación. Pero no reescribirla. Especialmente cuando es una ley como un Estatuto, que la propia Constitución (esa que se supone han de defender, recuerdan?) dice que ha de ser votada en referendum. El TC podría, insisto, tumbarlo, decir que no se ajusta a la Constitución y que por tanto no es aplicable, pero no reescribirlo una vez votado. No si no se vuelve a votar, al menos. Es sencillamente ilógico.

Y es que esa es otra: el Estatut ha sido votado y aceptado en referendum (ya lo he dicho mil veces, la participación es irrelevante: Soy de la firme opinión de que debería haber un quorum de un mínimo del 50% del censo para que cualquier votación -mucho más un referendum- tuviese validez, pero el quorum debe definirse ANTES). Y se supone que el pueblo es soberano (eso dice la Constitución), y por tanto su palabra es ley. Pero es que antes ha pasado por los servicios jurídicos del Congreso y el Senado. Que no han visto problemas de constitucionalidad. Y antes aún, por los del Parlament de Catalunya, que tampoco vieron problemas de constitucionalidad. Y llevan cuatro años cuatro para discutir si es constitucional o no. CUATRO. Lo que hace que tenga una duda más que razonable sobre la inconstitucionalidad del texto. No voy a entrar a decir si lo es o no, eso son temas técnicos y yo no lo soy, pero todo lo anterior hace que la duda esté más que presente, y que todo apeste más a que la discusión no es sobre temas técnicos (sobre si es o no es constitucional), sino directamente sobre politiqueo.

Con lo que los actuales integrantes del TC se cubren aún más de mierda.

Lo siento, señora Casas, pero a estas alturas del curso, y con todos esos antecedentes, el tribunal que usted preside no merece el más mínimo respeto institucional, la más mínima credibilidad ni el más mínimo crédito. Necesitan un corte. Constitucional. Constituyente. De cuello.

martes, 25 de mayo de 2010

Pelotón de fusilamiento (LXIV)

El FMI ha encontrado otra víctima donde hincar el diente de sus políticas: España.

Si el otro día aplaudió las medidas de recorte que hoy se han publicado en el BOE, que en buena medida son auspiciadas por ellos, hoy se descuelgan diciéndole a Zapatero que ya puestos, mejor terminamos la tarea que se han propuesto.

Así, reclaman al gobierno que ponga en el altar de los mercados los derechos de los trabajadores. Vamos a despedir más barato (hay que joderse, más barato. Como si el problema de este país fuera el despido!!) y además vamos a suprimir la negociación colectiva.

No contentos con eso, vamos a privatizar las cajas de ahorro, ya que como todo el mundo sabe, el desastre financiero actual no está provocado por las entidades financieras privadas, sino por la banca pública.

Y como a perro flaco todo son pulgas, el FMI aplaude con las orejas la idea de ir alargando la edad de la jubilación, tal y como ya propuso el PSOE.

Lo que subyace de todo esto, y ese es el verdadero peligro, es que dejar al FMI dictar las medidas que se han de aportar para salir de la crisis en este país, nos lleva indefectiblemente a la puta ruina. Las recetas son las archiconocidas y puestas a fuego lento en américa latina durante décadas: privatización, desregulación de las relaciones laborales, desmantelamiento de los sistemas públicos de sanidad, educación, pensiones, desempleo, etc. Es decir, las recetas que han empobrecido a países hasta extremos indecentes.

Por eso hay que decirles que NO: Que si quieren gobernar, que ahí están las elecciones: que se presenten con sus recetas económicos que ellos nunca se aplican con su doble moral de mierda que les hace mantener sueldos estratosféricos y pensiones de privilegio, mientras recetan hambre para los demás.

Aquí, el verdadero peligro consiste en un gobierno a la deriva, que no sabe si va o viene, pero que es incapaz de plantarse ante las recetas del FMI y que incluso las aplaude, aunque eso signifique una agresión sin precedentes a los trabajadores.

Ante tal agresión, la izquierda debe luchar por una refundación del sistema. Recordando que no hace mucho, apenas dos años, todos los gobiernos hablaban por reformar el FMI, incapaz no sólo de prever la crisis, sino de incrementar sus efectos por sus políticas. Y ante eso, la única propuesta posible es que el FMI desaparezca, que la economía sea puesta bajo los dictados de los poderes públicos y que sean supervisados democrática y de forma transparente.

Justo lo contrario de lo que aboga este gobierno y el PP.

Original de JavierM



Que no es todo lo que tengo que decir sobre el tema económico, pero es un buen resumen para empezar... Otro día sigo.

Lectura en diagonal

Vale, lo prometido es deuda, vuelvo a dar el coñazo por aquí (suponiendo que me queden lectores). En este tiempo han pasado un montón de cosas que quería comentar, pero... bueno, la falta de tiempo (y, sobretodo, la perrería) han podido más. Supongo que los iré recuperando, pero ya veremos.

En todo caso, nobleza (o lo que sea) obliga, así que empezaré con una petición del oyente: Rita me preguntaba sobre mi opinión sobre la consulta de la Diagonal.

Para los que no estén puestos en antecedentes, la Diagonal es una avenida que se empezó a edificar en 1884, siguiendo el Plan Cerdà para el Ensanche de Barcelona y cuyo trazado programado no se completó hasta hace cuatro días, con su prolongación desde la Plaça de les Glòries hasta el Camp de la Bota, cruzando la ciudad de punta a punta, y que oficialmente sólo ha recibido el nombre de "Diagonal" durante unos pocos días tras la caída de Barcelona en la Guerra Civil y desde la democracia, habiéndose llamado sucesivamente Avenida de Argüelles, de la Nacionalidad Catalana (y en este momento en el Tribunal Constitucional sienten una perturbación en la Fuerza), de Alfonso XII, del Catorce de Abril y del Generalísimo Francisco Franco. Siendo siempre avenida, salvo en el Plan Cerdà original y en el periodo en que se llamó Diagonal tras la guerra, en las que fue Gran Vía. Pero vamos, que una ciudad con tres Grandes Vías (la de les Corts Catalanes, la de Carles III y esta) igual era un poco excesivo.

Sí, es ESA línea diagonal que se ve en la foto


El caso es que recientemente el Ayuntamiento decidió hacerle un proceso de chapa y pintura, y para decidir exactamente qué hacer montó un proceso de consulta popular, con dos opciones y media, previsto en la ley para este tipo de cosas. Y claro, se ha montado el pitote al respecto. No me voy a poner a explicar las dos opciones (la media era "ninguna de las anteriores", que todo el mundo entendió como "dejarlo como está"), porque la consulta ya se hizo, fue un fracaso de público (y, obviamente, de crítica) y ganó la que tenía que ganar, que era la tercera.

Empezando por la excusatio non petita, el proceso es absolutamente innecesario. Pero básicamente porque reformar la Diagonal es innecesario. Efectivamente, la avenida necesita un proceso de chapa y pintura importante, pero no un tuneado completo como le quería hacer. Necesita una mejora de calzadas, que le arreglen las aceras y el firme de las zonas peatonales internas como el respirar, que se racionalice el mobiliario urbano y los carriles bici (ese punto ante el Círculo Ecuestre, donde queda medio metro para pasar entre un kiosko y la parada del autobús, y que hacen pasar el carril bici por ahí!) y que se mejore el transporte público (no haría falta variar la actual disposición de carriles para introducir un tranvía, sólo racionalizar las isletas peatonales, y en el peor de los casos, dado que ya contaban con quitar carriles de tráfico en cualquiera de las opciones, usar uno de los carriles actuales para introducirlo, por ejemplo no haciéndolo de plataforma segregada -es decir, hacer un tranvía como los-de-toda-la-vida, compartiendo vía con los coches- y usando para ello el carril bus), pero no más.

Entre otras cosas, porque tanto la opción bulevar como la opción rambla tenían la intención manifiesta de aumentar el comercio y el paseo por la calle, opciones ambas que ahora el Ayuntamiento considera infrautilizadas. Y miren, no. Por la Diagonal no se pasea porque sea un entorno hostil, sino porque: Es una calle demasiado larga como para "pasearla", con una inclinación muy débil pero que cuando te la pateas entera (de las Glorias a la Zona Universitaria, al menos, que es lo que he hecho yo) acaba doliendo, y que no tiene vistas. Salvo el mentado Círculo Ecuestre, la Casa de les Punxes o el Palau del Baró de Quadres la arquitectura que rodea la avenida bascula entre lo soso y lo horrible. Sobretodo cuando tienes cerca el Passeig de Gràcia, Enric Granados o Gran de Gràcia. Y no es cierto que no tenga comercio, sus bajos tienen una tasa de ocupación comercial comparable a la de cualquier otra calle de la ciudad. Pero, salvo (creo) Versace, Dolce&Gabanna y el multimarca fashionvictimista Jean Pierre Bua, no es comercio pijo, del que "da prestancia" (ejem) a una ciudad. Pero es que para eso ya está el Passeig de Gràcia, que, aunque sea más empinado, es más corto y, sobretodo, más alegre a la vista.

Pero dicho esto (que la remodelación no era necesaria) vamos a por la consulta en sí. Que ha demostrado la absoluta hipocresía de muchos. Porque esta consulta no se decidió el mes pasado, sino hace dos años dos, en pleno del Ayuntamiento. La consulta y las opciones. Y los únicos que votaron en contra, y que por tanto se han mantenido coherentes, fueron los del PP. CiU, que junto a su coro mediático ha aprovechado para echar los perros sobre el alcalde, voto a favor. A la consulta, a las opciones, y al presupuesto de la consulta. Presupuesto que se ha disparado, que ha costado un congo, que se han intentado hacer pijotadas de voto telemático carísimo (y al parecer, poco seguro) que no eran para nada necesarias y por el que hay que pedir cabezas (y ya han rodado), pero eso no es un problema de que se haya hecho la consulta, sino de cómo se ha hecho. Que la obra iba a ser muy cara en un momento de crisis en el que el Ayuntamiento no tiene dinero. Bueno, un Ayuntamiento NUNCA tiene dinero, y sobretodo NUNCA tiene dinero suficiente para una operación de este calibre. Pero es que un plan urbanístico (y menos uno de este calibre) no se prepara de un día para otro. Se empieza a preparar hoy para empezar a aplicarlo dentro de cinco años, y para entonces vaya usted a saber cómo estará la situación económica. Que se iba a dejar votar a ciudadanos empadronados (no necesariamente nacionales: ciudadanos empadronados con residencia legal en la ciudad) y a menores de edad (la convocatoria era a partir de los 16, no de los 18). Bueno, teniendo en cuenta que son obras que iban a sufrir, pagar y, eventualmente, disfrutar los ciudadanos (no sólo los nacionales) y que iban a cambiar la fisonomía de la ciudad de forma drástica para los próximos... ciento cincuenta años? (es lo que se ha tardado en intentar cambiarla por primera vez), lo encuentro bastante lógico, la verdad. Que el cambio iba a afectar mucho al tráfico rodado, al generar un cuello de botella en la entrada sur de la ciudad. Es que ese cuello de botella YA existe, a la altura de Francesc Macià el número de carriles se reduce en una cuarta parte. Y lo que está demostradísimo que es los coches se comportan como un gas, ocupan TODO el espacio disponible (por lo que darles más espacio no mejora el tráfico, sino al revés), con la diferencia de que una reducción de volumen no implica un aumento proporcional de la presión del tráfico, sino que esta se mantiene más o menos constante.

Pero la que me ha parecido más curiosa, por no decir graciosa, por no decir cosas menos agradables, es la de que "el ciudadano no sabe de urbanismo y por tanto no debería decidir sobre este tema". Primero, porque ambas opciones estaban bendecidas por urbanistas y el proyecto último lo tendrían que diseñar urbanistas, con lo que la decisión ciudadana se reducía a escoger el tipo de vía, no su diseño último. Y segundo, porque llevando ese argumento al extremo, los ciudadanos no sabemos de economía, ni de política exterior, ni de cultura, ni de medicina... ni de gobernar un país, en resumen, por lo que EN NINGÚN CASO deberíamos decidir sobre esos temas, no? Qué es eso de que la plebe quiera tener alguna voz (por pequeña que sea) en los asuntos de la élite, como el gobierno? Eso hay que dejárselo a ellos, a los elegidos, a los que sí que saben lo que el necio pueblo necesita! Se empieza dejándoles votar sobre cómo quieren que sea una calle, y se acaba... dándole derecho a voto a las mujeres y los metecos, o algo!

Me siguen, no? Pues eso es lo que han estado defendiendo un montón de grandes padres de la patria y demócratas de toda la vida. ESO. Sin palabras.

Pero bueno, se hizo la consulta, CiU tuvo su pim-pam-pum contra el alcalde, rodó la cabeza del responsable del desaguisado de la organización, y salió la opción adecuada. Final feliz. Ding-dong, ding-dong, la bruja ha muerto.

Y ahora a otros temas.

lunes, 24 de mayo de 2010

Citas (CXCII)


La retórica del odio es a menudo más efectiva cuando está disfrazada con el idioma del amor.

Gore Vidal, Juliano el apóstata.




martes, 18 de mayo de 2010

No hay nada estropeado en su aparato

Vencido y desarmado el ejército rojo Acabados los temas que me estaban trayendo como puta por rastrojo, y teniendo ya una línea más que añadir a mi currículum, este blog volverá a su programación habitual en breve.

Permanezcan en sintonía.







(y no, no se admiten apuestas acerca del tiempo que pasará antes de que me apunte a otro curso. Putas)

lunes, 17 de mayo de 2010

Citas (CXCI)


Introduce una pluma estilográfica en un sueño y el color surgirá de ella.

H.P. Lovecraft, La noche del Océano.




lunes, 10 de mayo de 2010

Crom! Cuenta los muertos!















Frank Frazetta, in memoriam

Citas (CXC)


Un hombre tonto no es capaz de hacer en ningún momento de su vida los disparates que hacen a veces las naciones, dirigidas por centenares de hombres de talento.

Benito Perez Galdós, Trafalgar.




lunes, 3 de mayo de 2010

Citas (CLXXXIX)


Prestando oído a las falsas palabras de los economistas, los proletarios se han entregado en cuerpo y alma al vicio del trabajo, precipitando así a toda la sociedad en las crisis industriales de sobreproducción que convulsionan el organismo social. Entonces, debido a que hay una plétora de mercancías y escasez de compradores, los talleres se cierran y el hambre azota las poblaciones obreras con su látigo de mil tiras. Los proletarios, embrutecidos por el dogma el trabajo, no comprenden que el sobretrabajo que se infligieron en los tiempos de pretendida prosperidad es la causa de su miseria presente.

Paul Lafarge, El derecho a la pereza.




sábado, 1 de mayo de 2010

1 de Mayo

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy un de pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.

Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

Vientos del Pueblo, Miguel Hérnandez