miércoles, 29 de diciembre de 2004

Cuando el Destino nos alcance

No, no voy a hablar de Soylent Green, la superlativamente malrollista película de la que tantos chistes ha sabido sacar Matt Groening para su (genial) Futurama. Eso se lo dejo a maese Spaulding, que es el que sabe de estas cosas, para cuando tenga a bien revisarla. Sigan en sintonía en su blog, por si le da la vena.

De lo que voy a hablar es del terremoto del Índico y las tsunamis que le siguieron. Podría limitarme a repetir la perorata que ya hice en su momento, pero pa' qué, si sólo pinchando en el link van a encontrar el post en cuestión. También podría (y supongo que muchos lo esperarán) poner de chupa de dómine a los responsables de los sistemas de alerta sismológica, por no dar el aviso al no estar el terremoto focalizado en su zona de vigilancia (lo siento, pero un terremoto de esa magnitud, con el epicentro a la distancia que estaba de puesto de control del arco pacífico más próximo, y lamento no haber encontrado los mapas que venían en el periódico por la red para colgarlos y demostrar lo que digo, se tuvo, por cojones, que detectar con anticipación por esos sismógrafos, y nadie se preocupó de tomar medidas para avisar a la gente). Y no voy a hacerlo porque soy consciente que no voy a ser capaz de decir nada peor de lo que ya habrán pensado ustedes, así que para qué cansar. Tampoco quiero hacer el típico post lacrimógeno oh, que pena, pobrecitos, tantos muertos y cuanta desgracia. Como ya dije en su momento, en situaciones así, donde no hay un culpable de lo que ha pasado, sino que es que, directamente, la madre Tierra ha decidido rascarse, soy incapaz de sentir pena. Rabia, vale. Por los que no avisaron. Se me encogerá el estomago con las imágenes, y con las cifras, de acuerdo. Pero no pena.

Ni siquiera miedo, a pesar de ser muy consciente de que estoy tan expuesto como ellos. No a un tsunami (el Mediterraneo es demasiado pequeño como para que se puedan producir olas de esa magnitud, lo más que puede pasar es lo que pasó la primavera pasada en Mallorca, que de pronto se encontraron con la dársena del puerto sin agua a consecuencia de un terremoto en Turquía), pero sí a que el suelo se abra bajo mis pies. La península es zona sísmica, por el estrecho de Gibraltar pasa una dorsal oceánica incipiente y aún no hace dos siglos que un terremoto con epicentro en la desembocadura del Tajo redujo a escombros Lisboa y trajo el caos a todo el poniente peninsular (sólo en España se contaron más de dos mil muertos, más todo lo que hubiese en Portugal, que se vió mucho más afectado). Cataluña en concreto, además, es zona volcánica. Volcanes muy viejos, vale, que se dan por apagados, pero cualquiera que haya estudiado un mínimo de geología sabe que un volcán nunca se muere del todo. Pero, como digo, no es algo que me de miedo. Porque es algo sobre lo que no puedo hacer nada, y es un peligro que, si no cambio de planeta (y me voy a vivir a una esfera de Dyson), me va a perseguir a todas partes, así que... si no puedo hacer nada, para qué preocuparme? Lo que sea sonará.

Lo del título viene porque, si ahora hemos tenido un seismo de nueve en la escala Richter (escala exponencial, donde cada grado supone el doble de destrucción del anterior, con referencia en diez, que supone cambio completo de orografía), dentro de poco (poco en escala geológica, claro. Pongamos una década. Dos, a lo sumo) tendrá que haber otro aproximadamente equivalente. Por el otro lado. Para liberar tensión. Hagan cuentas. Las placas tectónicas están, en primera aproximación, flotando sobre magma semilíquido. Una de ellas se ha desplomado hacia abajo, provocando una variación importante de volumen en el interior de la esfera. Como ustedes saben, que son gente leida, la capacidad de compresión de los líquidos es muy baja, y, en general, menor en cuanto mayor es la viscosidad de estos. El resultado es obvio, la presión interna del planeta ha aumentado, y eso va a tener que salir por alguna parte. Lo lógico es que salga por el otro lado, o, si aceptamos que el core interno del planeta (el Nife) es sólido, se divida en dos, tangenciales, porque el mismo efecto de desplazamiento de líquidos que ha provocado las olas mortales en la superficie se dará también en el subsuelo, solo que al ser el magma mucho más espeso el desplazamiento del impuso será mucho más lento. Una lenta tsunami de lava que irá a romper contra la corteza terrestre, en las antípodas del primer suceso, y que provocará el mismo efecto, pero al revés: En lugar de hundir una placa respecto a la de al lado, la levantá. Qué punto débil hay en la corteza terrestre, aproximadamente en las antípodas de Java? Bingo. California. La falla de San Andrés. Predigo (y si no, al tiempo), que a la península de California le queda poco antes de convertirse en una isla. Y que las Rocosas (y probablemente los Andes, de rebote) van a dar un estirón que ríase usted de los adolescentes en edad de crecimiento.

Para curarme en salud, por si acaso, y aunque no haya cruzado ninguna apuesta con nadie al respecto, admitiré que hay otra posibilidad. Más preocupante aún si cabe. Que el planeta use las "espitas de seguridad", a lo olla exprés, que le suponen los volcanes, y libere la sobrepresión por ahí. Aumento inusitado de la actividad volcánica a nivel mundial, durante algunos años, especialmente en los llamados puntos calientes, como las islas Hawaii. Echen cuentas de lo que puede suponer eso.

Y ya es tarde y no quiero ponerme a hablar de lo que puede suponer ese desplazamiento de unos seis centimetros (que, así a ojo, deben ser unas décimas de segundo) en el ángulo del eje de rotación de la tierra. Que es una barbaridad de desplazamiento. Porque ahora todas las corrientes de aire y agua caliente se van a tener que reajustar, y si teníamos ya la atmósfera loca, hasta que vuelva a llegar el equilibrio...

martes, 28 de diciembre de 2004

Premios Barataria 2004

Dado que, en estas fechas, cualquier editorial de prensa diaria, programa de televisión o grupo mediático se pone a dar sus premios a todo lo habido y por haber, y como este, su blog, no va a ser menos, presentamos, con gran derroche de luz, color fuegos artificiales y azafatas en tanga, la Primera Edición de los Premios Barataria a lo mejor de cada casa durante el año que termina! (Insertar aplausos pregrabados). Tras largas deliberaciones del jurado, se ha decidido que los galardonados para cada categoría en esta edición, premiados con un Siseñor, un Mandusté y un Correquetecagas, son los siguientes:

- Premio Boys, boys, boys al momento eroticofestivo: La teta de Janet Jackson, y toda la tinta que ha hecho correr.

- Premio Yo, Roma! a la actuación gubernamental: Ex-aequo, Silvio Berlusconi, por hacerse leyes a la medida para evitar ser procesado, y Federico Trillo, por lanzarle monedas de un Euro a los periodistas cuando le hacen preguntas incómodas.

- Premio El mundillo se acaba dentro de un año a la edición de comics: La reversión de los derechos de Marvel a Pannini.

- Premio Rumore, rumore al rumor maledicente: Al que indicaba que Jose María Aznar estaba liado con Cayetana Guillén Cuervo, por surrealista y por la respuesta que dio Ana Botella cuando se lo preguntaron: Qué más quisiera él.

- Premio Rocco Siffredi al braguetazo: Letizia Ortiz, por motivos obvios.

- Premio Con estas manitas, con mis manitas al bricolage: Ángel Acebes, por construirse una cara de cemento a prueba de bombas.

- Premio Con mi shanda y mi' tacone', informal pero arreglá a la estética: David Beckham, por poner de moda lo de ser metrosexual, algo que nadie sabe a ciencia cierta de qué se trata ni es capaz de definir, pero que todo el mundo sigue.

- Premio Cómo está el servicio al trabajador abnegado: Los excelentísimos señores diputados, por no acudir al Congreso más que cuando dan canapés.

- Premio Yo no he sido y tú más al patetismo ilustrado: Jose María Aznar, por su vida política en general y su comparecencia ante la comisión del 11-M en particular.

- Premio Momentaso Boris a la normalización de la homosexualidad: La Confederación Episcopal Española, porque cada vez que abren la boca vestidos de drag-queens pasadas de ácidos alimentan las simpatias generales de la población hacia los homosexuales.

- Premio La Soberanía reside en el Pueblo al buen comportamiento democrático: Cristina Alberdi, por afirmar el dia después de las elecciones que los atentados y la reacción popular contra la desinformación habían llevado a mucha gente joven a votar, y eso es (sic) obsceno.

- Premio La Guerra de los Mundos de Orson Welles a la obra de ficción con más repercusión mediática: Alejandro Amenábar y su película Mar Adentro, porque mucha gente se ha acabado creyendo que el debate abierto por ella sobre la eutanasia partía de una propuesta del Gobierno.

- Premio Dawn of the Dead a la resurrección inesperada e indeseada: Todos los grupos musicales que han intentado volver de los Infiernos durante el presente año: Los Manolos, Duran Duran, Tenesse...

- Premio Im-Ho-Tep al proyecto faraónico: El Forum de las Culturas Barcelona 2004.

- Premio Damien Thorn? Un angelico del señor... al niño ahostiable: Maria Isabel, la de "Antes Muerta que Sencilla".

- Premio Yo solo me desnudo si me lo exige el guión a la coherencia: Los famosos que trafican con su vida privada y luego se quejan del acoso de la prensa.

- Premio Bario Sesámo a la difusión de la cultura: Alfredo Urdaci, porque gracias a él mucha gente aprendió a deletrear y descubrió las bondades de ir a un buen logopeda, que enseñe a hablar rápido sin que se lengue la traba.

Y, finalmente,
- Premio Honorífico Toda una vida me estaría contigo a la trayectoria vital: Copito de Nieve, por haber tenido el buen gusto de morirse para que le sacaran de una quiniela donde se le emparejaba con indeseables del calibre de Fraga, Pinochet, Castro o Wojtila, demostrando así tener un savor fair, una coherencia, una autoestima y un comportamiento democrático que para sí quisieran muchos.

Enhorabuena a los premiados!

lunes, 27 de diciembre de 2004

Noticias noticiosas (III)

CNN
08/12/04, 21.10 horas

Una empresa estadounidense que se dedica a la fabricación de camisetas ha encontrado la solución ideal para los ciudadanos americanos que quieran viajar por Europa sin tener que sufrir las preguntas y las críticas sobre la política de Washington. Se trata simplemente de hacerse pasar por canadiense, para lo cual ofrece un completo equipamiento compuesto de camiseta, pin, parche y etiquetas identificadoras para las maletas, todas ellas con la bandera de Canadá.

Por 24,95 dólares (unos 20 euros), T-shirtKing.com, una empresa de Nuevo México, ofrece el paquete Go canadian (Hazte canadiense), que consta de una camiseta con la bandera de Canadá, un parche, un pin, una etiqueta identificadora para el equipaje y una pequeña guía para hacerse pasar por canadiense, titulada How to speak canadian, eh?, (Cómo hablar canadiense, eh?) que ofrece respuestas a las preguntas más frecuentes que han de soportar los vecinos del norte de EE UU.

Según el presidente de la empresa, Bill Broadbent, el lote "no tiene intención de insultar a EE UU o a Canadá". Más bien, bromea, "es algo que los republicanos podrían regalar a sus amigos demócratas para decirles "c'est la vie". Bueno, eso no, que es francés".

Según cuenta Broadbent, la idea surgió cuando algunos de sus amigos oyó que alguien había recibido críticas por la política estadounidense en un viaje por Europa. A algunos no les importará, pero otros "sólo quieren estar de vacaciones", alejados de
polémicas, justifica Broadbent.

Esos "algunos" son ya al menos dos centenares, que son las personas que han adquirido el lote Go canadian desde que la empresa lo puso en venta en Internet el pasado 12 de noviembre.


Estamos locos...

sábado, 25 de diciembre de 2004

Un cuento de Navidad

Siempre he odiado las fiestas de Navidad. No soporto las reuniones familiares, las falsas sonrisas, los regalos chorras, los programas de televisión más chorras aún, la obligación de ser feliz, cuando lo que en realidad te apetece es descuartizar a tu familia con un cuchillo de cocina, tirar sus restos por el lavabo e irte de juerga con tus amigos. Pero todos los años tengo que soportar esas interminables reuniones, que dejan secuelas para el resto del año. Así que, qué haces para soportarlas? Comes. Bebes vino. Me gusta el vino blanco, dulce, algo seco, afrutado. Ese que pasa como si fuera agua, y que cuando te quieres enterar la habitación ya te está dando vueltas.

Y los regalos... Qué me decís de los regalos? Siempre se regala lo más inútil que se ve. Y para mí, que se hace a mala leche, el regalar algo que no va a gustar. Quizás sea el subsconciente, o quizás falta de imaginación. Personalmente, odio que me regalen ropa, colonias o música. Nunca me aciertan con los gustos. La verdad es que lo mejor es que te den dinero, y al día siguiente te lo gastas en una buena farra. Pero es que es verdad, hay cada regalo que da miedo. Y qué haces para olvidarlo? Beber vino. No sé, todas las navidades me entran ganas de probar el amontillado. De pillarla de amontillado. Dicen que es muy bueno. Pero claro, es carísimo, y en mi casa no hay tanta pasta. Es una lástima, me encantaría celebrar un banquete de navidad con un buen tonel de amontillado junto a la mesa... Uno como el del cuento de Poe.

Y qué decir de los programas de TV!! Parece que compitan por ver quién lo hace peor. Y entonces es cuando cogerías a ese tío que te ha estado haciendo la puñeta toda la noche y lo estampa­rías contra la pantalla, para matar (es un decir, claro) dos pájaros de un tiro: Al jilipollas de tu tío, y al jilipollas que está intentando imitar a Raphael, y encima lo hace de pena. Pero por educación no lo haces (la familia se enfadaría si rompieras la tele), y acabas comiendo turrón y avellanas compulsivamente.

Pero este año estuvo bien. Justo cuando abrí mi regalo (una horrible camisa de flores en colores brillantes que no me voy a poner en la vida), mi tío hizo el enésimo chiste malo sobre mi vida privada, y por la tele salió Ana Obregón con uno de sus recurren­tes ataques de histeria. Fue entonces cuando cogí el cuchillo de cortar el turrón, me giré hacia mi tío, y le dirigí la mejor de mis sonrisas...

Ah, adoro la navidad.

(Escrito en navidades del '97)

viernes, 24 de diciembre de 2004

Un hermoso villancico...

Kidnap Mr. Sandy Claws

I wanna do it

Let's draw straws

Jack said we should work together
Three of a kind

Birds of a feather
Now and forever
Wheeee
La, la, la, la, la
Kidnap the Sandy Claws, lock him up real tight
Throw away the key and then
Turn off all the lights

First we're going to set some bait
Inside a nasty trap we'll wait
When he comes a-sniffling we will
Snap the trap and close the gate

Wait! I've got a better plan
To catch this big red lobster man
Let's pop him in a boiling pot
And when he's done we'll butter him up

Kidnap the Sandy Claws
Throw him in a box
Bury him for ninety years
Then see if he talks

Then Mr. Oogie Boogie Man
Can take the whole thing over then
He'll be so pleased, I do declare
That he will cook him rare

Wheeee

I say that we take a cannon
Aim it at his door
And then knock three times
And when he answers
Sandy Claws will be no more

You're so stupid, think now
If we blow him up to smithereens
We may lose some pieces
And then Jack will beat us black and green

Kidnap the Sandy Claws
Tie him in a bag
Throw him in the ocean
Then, see if he is sad

Because Mr. Oogie Boogie is the meanest guy around
If I were on his Boogie list, I'd get out of town

He'll be so pleased by our success
That he'll reward us too, I bet

Perhaps he'll make his special brew
Of snake and spider stew
Ummm!
We're his little henchmen and
We take our job with pride
We do our best to please him
And to stay on his good side

I wish my cohorts weren't so dumb

I'm not the dumb one

You're no fun

I've got something, listen now
This one is real good, you'll see
We'll send a present to his door
Up there'll be a note to read
Now, in the box we'll wait and hide
Until his curiosity entices him to look inside

And then we'll have him
One, two, three

Kidnap the Sandy Claws, beat him with a stick
Lock him up for ninety years, see what makes him tick
Kidnap the Sandy Claws, chop him into bits
Mr. Oogie Boogie is sure to get his kicks
Kidnap the Sandy Claws, see what we will see
Lock him in a cage and then, throw away the key

Kidnap the Sandy Claws, de The Nightmare Before Christmas. Danny Elfman, 1993.

jueves, 23 de diciembre de 2004

Sodomía creativa

Dicen, los que saben de estas cosas (o, al menos, eso he oido hoy en la radio) que ciertas especies de monos, como por ejemplo los de Gibraltar (macacos sin rabo, si no me falla la memoria y el Google) tienen algunas costumbres sociales harto curiosas. Por ejemplo, en un grupo donde haya machos y hembras, cuando aparece el macho alfa de la manada, el resto de machos, en lugar de huir, hacer como que no están o enfrentarse a él en uno u otro sentido, como es la costumbre general en los mamíferos (pienses si no en sus relaciones personales), lo que hacen es darse la vuelta y mostrar ostentosamente sus posaderas, demostrando así su disposición a ser sodomizados según al capomafiossi de la manada le venga en gana. Y no hablo de que sean macacos homosexuales, sino de que se trata de un comportamiento para demostrar la sumisión como cualquier otro.

Curioso, verdad?

El dato vino porque estaban hablando de Gibraltar, que es un tema que está de moda porque el gobierno ha decidido intentar una nueva via de diálogo que no se había intentado nunca, para desenquistar el problema que llevamos arrastrando españoles y británicos (más los españoles, para qué engañarnos) desde hace un par de siglos. Problema del que no pienso hablar hoy, entre otras cosas porque me la trae más que flojísima.

Pero tirando del hilo de los macacos, me he encontrado con otro nudo que lo une con el de los políticos. El de la sodomía, que, a raiz de lo oido esta mañana (que no aseguro que sea cierto, no es mi tema y tampoco me he parado a comprobarlo, pero si non é vero é ben trobato), no sólo es un comportamiento sexual, sino también un comportamiento social y político. Tampoco es que sea nuevo. En castellano hace mucho tiempo que expresiones como "bajarse los pantalones" (de claras connotaciones erotico-festivas) o "poner el culo" se usan para expresar sumisión. Pero los macacos han ido un paso más allá, traspasando el plano de lo semántico para ir a la literalidad. Cuando el macho dominante entra en la habitación, todos los demás se deben bajar los pantalones y enseñarles el culo, para que este haga uso y abuso si le apeteciera o apeteciese. Es un comportamiento no sólo aceptado, sino cuasi se diría obligatorio.

Y a uno le vienen a la cabeza ciertos polítiquillos de la escena nacional, y sus desplantes a la oposición en general y al pueblo en particular (y a ciertas víctimas del terrorismo en concreto, señora Manjón, siempre a sus pies), sus es un complot contra nosotros, sus amenazas cuando no se hacen las cosas como ellos quieren, incluso llegando a poner fechas y ultimátums, sus definiciones de miserables y malos ciudadanos a quienes no piensan como ellos (y, consecuentemente, ponen su culo a su disposición), sus si no se hace como yo digo, es que se está haciendo mal y usted es un inútil... bueno, ya ven por donde voy, verdad? Pues eso. Que parece ser que hay ciertos personajillos que reciben sueldo de diputado (y no me duelen prendas en dar nombres propios, estoy pensando en gente como Acebes, Aznar, Zaplana, Rajoy...) que se han quedado, en lo que a evolución conductual se refiere, a la altura de los monos de Gibraltar. Que como ellos se creen los machos alfa de la manada, si no se les guiña el ojete cuando llegan, se consideran con derecho a desencadenar la Ira de Dios sobre los infractores que no lo hacemos.

Y que me perdonen los macacos.

martes, 21 de diciembre de 2004

Noticias noticiosas (II)

agencias, 8/XII/2004

Pekín. -- La Academia China de Ciencias Médicas ha dedicado un monumento en Pekín a los animales que murieron en las pruebas efectuadas en la investigación de una vacuna para prevenir la infección de la neumonía asiática (SARS, en inglés), según ha informado la agencia Xinhua.

El jefe del programa del desarrollo de la vacuna contra el síndrome respiratorio agudo y grave, Yin Weiping, ha destacado que las pruebas en animales son vitales para comprobar si la vacuna es segura y eficaz.

Ratones, cobayas, conejos y monos son los animales más utilizados en el proceso hacia la obtención de la vacuna, y ya la Universidad de Wuhan, situada en la provincia de Hubei, centro del país, erigió en septiembre un monumento a los 38 monos que utilizó en un primer programa de investigación de la infección.

Los investigadores chinos completaron una primera serie de pruebas sobre la vacuna el 5 de diciembre y la consideraron segura. El SARS surgió en la provincia suroriental china de Cantón a finales del 2002 y la epidemia causó 349 muertes en China hasta ser controlada, en julio del 2003.


Hombre, dicen que de buen nacidos es ser agradecido, pero...

lunes, 20 de diciembre de 2004

Efecto 2000

El dato es objetivamente erroneo. Porque no puse el marcador hasta pasado un mes desde que empecé a ladrar mi rencor por las esquinas en este, su blog, y además me consta que el contador de blogpatrol de vez en cuando se cuelga.

Pero esta tarde, alguien, entrando desde el link que amáblemente me puso el dibujero, plagiario, faneditor con aires de grandeza (y de fama y de gloria también), fumeta, sex symbol nacional y, en general, amigo, Adrik, en su blog, ha marcado el simbólico y redondo numero 2000 en el contador de este, su blog.

Es una chorrada, lo se, pero hoy se me ha hecho tarde y tampoco tenía otra cosa de la que hablar, así que...

Champám para todas!!!!

domingo, 19 de diciembre de 2004

Debo confesarme

Soy un mal español, lo confieso. Ya no es simplemente que, según Aznar y sus correveydiles sea un claro representante de la Antiespaña (Inciso: No tengo claro si lo que la drecha rancia de este pais lleva años llamando la Antiespaña es una de las Dos Españas de las que habló Machado, o si se trata de una cosa totalmente distinta, en cuyo caso no sabría yo exactamente a qué se refieren en concreto. Agradecería aclaraciones al respecto), que no me guste el futbol (sacrilegio! sacrilegio!), que me encanten los toros (motivo principla, que no único, por el que no soporto a los toreros, y ahí está el quid) o que tenga unos mínimos de cultura general y buen gusto estético.

Pero es que estos últimos dias me he dado cuenta de que estoy incumpliendo otro de los requisitos básicos para ser un buen español como Dios y la Constitución mandan. No llevo lotería de Navidad. Ni del Niño. Iba a decir que ni una peseta, pero no sería estrictamente cierto. No sólo porque las pesetas estén fuera de circulación (que también), sino porque mi madre tiene la costumbre de comprar un décimo a repartir con toda la familia, y mis tio tres cuartos de lo mismo. Así que supongo que algo llevaré, pero no se ni en qué números. Pero lo que es comprar, yo no he comprado nada. Y eso, en este pais, debe ser algo así como un pecado mortal. O algo.

Porque lo de jugar el sorteo especial de navidades de la Lotería Nacional es algo así como una tradición navideña más, al estilo de comerse las uvas (mucho más moderna, por cierto, que lo de las uvas aún no ha cumplido el siglo y los niños de San Ildefonso llevan dos atronando al personal con sus gorgoritos), juntarse con la familia (por más insufrible que sea), ir a la misa del gallo (muy de capa caida), montar el belén o emborracharse con cualquier excusa. Vamos, que como decía Ruiz Zorrilla, un ministro de los tiempos de la restauración, "Los españoles se dividen en dos clases, los católicos y los ateos; los primeros lo confían todo en Dios, los segundos en la lotería", aunque yo añadiría que los católicos también confían más en la loteria que en Dios. Y eso (lo de comprar lotería, me refiero) es algo que no entiendo. Ni eso ni las grandes escenas de alegría y alborozo público en el pueblo donde toca el gordo. Porque, seamos sinceros, los premios de la lotería de Navidad son una mierdapinchánunpalo y puesta a secar al sol. Vale, yo hay dias que no gano tanto dinero, y ya me gustaría a mi que me tocase, pero, comparativamente con otros sorteos que se realizan regularmente durante el año (la Primitiva -en sus diversas variantes-, la ONCE, la Euromillones, la 6/49...), los premios son bajos. Muy repartidos, vale, pero es que llevando una participación, si te toca una pedrea y quieres tomarte un café para celebrarlo, aún tienes que poner tu dinero.

Supongo que ese es uno de los motivos que sea tan popular, que por el poco dinero que supone , el ir a cobrar la participación premiada con cuatro duros sale casi más caro que lo que vas a sacar. Y además hace de miserable, que es algo que a la gente le da mucho miedo (vivimos en un pais de wannabes, que le vamos a hacer, aceptémoslo), así que todos los colegios, asociaciones de comerciante, y, en general, cualquier grupo de más de una persona que se junte, compra sus numeros, hace sus participaciones y persigue al resto de la humanidad con la intención de vendérselo. Si no toca, beneficios. Porque hay que ser muy lerdo como para no vender suficientes décimos como para recuperar la inversión. Si toca el gordo, miel sobre hojuelas, porque siempre te quedas unas cuantas participaciones por si, y siempre queda alguna por vender. Y si lo que toca es una pedrea, entonces ya es lo mejor. Porque te quedas con los beneficios de la venta, y con gran parte de la pedrea, porque la gente no va a ir a reclamar lo que es suyo. Y, como la gente, por lo general, es tonta (véase a quienes hemos tenido en el gobierno durante ocho años, y cuantos les han seguido votando incluso después), un aumento de la oferta provoca, inmediatamente, un aumento de la demanda. Y la gente compra y compra lotería. Y lo triste es que luego, muchos ni miran si ha tocado algo...

En mi descarga, tengo que decir que lo de no haber comprado nada es estrictamente circunstancial. Durante los dos últimos meses no he estado en ningún lugar donde nada más llegar me plantasen las participaciones debajo de la nariz, casi amenazándome con el ostracismo y los Infiernos Exteriores si no compraba, como otros años. Y además, no he tenido la ocasión de ir a Madrid a mediados de Noviembre, como me hubiese gustado. Porque, si hemos de hacer caso a la leyenda popular, este año tiene que tocar, por cojones, en Madrid. Porque ya saben que el gordo de la Lotería de Navidad cae siempre en sitios donde han pasado desgracias, y este año, el (desgraciado) mérito de ser la zona donde ha sucedido la mayor desgracia se la lleva Madrid (No, no valen las participaciones de la delegación local del PP de su barrio, cuando las cosas se hacen tan rematadamente mal no se puede considerar nada de lo que te pase como una desgracia, es todo culpa tuya. Las desgracias son fortuitas). Y a las leyendas populares, sobretodo de este tipo, hay que hacerles siempre caso, porque si lo haces y no toca, pues es normal, pero si tienes la oportunidad, no lo haces y toca, te sientes como un perfecto imbécil.

En fin, que, como diría mi abuelo, este año ya puedo decir que me ha tocado la Lotería de Navidad. Porque todo lo que no he gastado, ya es algo que tengo ganado.

sábado, 18 de diciembre de 2004

Barcelona bajo el terror de los zombies

No, no se trata de que la Fantastic Factory vaya a dedicarse a hacer remakes de películas de Lucio Fulci (que igual no es una idea tan descabellada, lo mismo tenian gracia y todo), es que esta tarde me he ido a pasear, y he pasado por varias calles comerciales y un centro comercial. Y claro, falta una semanita justa para Navidad, y las calles estaban invadidas por hordas de zombies, de ojos vidriosos y bocas babeantes, cargados de bolsas y gastando dinero como si no hubiese mañana.

No pienso hacer un alegato anticonsumista ni nada por el estilo. Básicamente, escribo este post para preguntarme: de dónde sale toda esa gente? Porque las calles de Santako estaban hasta la bandera, pero es que al bajar hacia Barcebollas pasé por la Maquinista... Y allí estaba La Humanidad, así, en mayúsculas y en abstracto, y tiendas concretas como el MediaMarkt parecían el cartel de Shawn of the Dead (sí, yo sería el del ramo de flores, solo que yo soy más guapo y -aún- no estoy tan calvo. Y no llevo perilla. Ni corbata.), que la única manera de que pudiese entrar alguien más sería que la gente empezase a subirse encima de los televisores. Aunque supongo que, desde el punto de vista de los cajeros (y los trabajadores en general) de las tiendas, la imagen que les debió venir a la cabeza estaría más bien basada en El Dia de Los Muertos de Romero...

A ver, que uno está acostumbrado a ir en transporte público en hora punta, y a ver (y oler) la humanidad en general, pero... Es que no había nadie en sus casas durante esta tarde? Toda la puta ciudad tuvo que salir a la vez? Se trata acaso de algún virus escapado de un laboratorio militar, que obliga a todo el mundo a salir a la calle y consumir compulsivamente, todos a la vez? Tal vez nos han invadido los extraterrestres, y en realidad eran todos dobles salidos de vainas como en La Invasión de los Ultracuerpos? Teniendo en cuenta lo fea que es, en general, la gente, tendríamos acaso que hablar mejor de La Invasión de los Infracuerpos? Es un complot contra mi, para no dejarme andar tranquilo? Por qué la gente es tan maleducada?

Por qué tanto odio?

miércoles, 15 de diciembre de 2004

Noticias noticiosas

Agencias
03/12/04, 00.35 horas

Un simple urinario de porcelana que el vanguardista de origen francés Marcel Duchamp envió a una exposición en Nueva York 1917 con el título de Fuente ha sido elegido por medio millar de expertos, críticos y artistas, como la obra de arte más influyente del siglo XX, por delante de obras como Las señoritas de Avignon , de Pablo Picasso o el díptico Marilyn de Andy Warhol. La encuesta forma parte de una campaña para promocionar el premio Turner de arte.

La Fuente de Duchamp ha logrado un 64% de los votos de los expertos consultados, muy por delante de la obra de Picasso, segunda de la lista con el 42% de los votos. Los consultados sostienen que el urinario está en el origen de buena parte del arte conceptual, que es el dominante en la actualidad.

Dicen además, que, con esta obra, Duchamp inició una auténtica revolución en el mundo de arte al demostrar con su orinal que cualquier objeto podía considerarse una obra de arte con tal de que el artista la situara en el contexto adecuado - una galería o un museo- y la declarara como tal. Además, la obra ha sido interpretada de infinidad de maneras.

Según el experto de arte Simon Wilson “la noción del arte de Duchamp según la cual el arte puede ser cualquier cosa, ha despegado al fin. Y no sólo en cuanto a las cualidades formales, sino en la locura de usar un urinario y con él desafiar el arte burgués”.

“Los consultados han venido a cedir: “Cortad el rollo, Duchamp inició el arte moderno”, ha sentenciado Wilson.

También admite el experto que es un tanto “chocante” que Picasso no haya encabezado la lista, máxime teniendo en cuenta que sus obras de 1912-1914 fueron inspiración para el propio Duchamp y que Las Señoritas de Avignon fueron “el inicio de un nuevo arte figurativo, el cubismo, la más influyente innovación formal del arte moderno”.

En todo caso, Picasso podría ser considerado el artista más influyente, ya que Las señoritas de Avignon ocupan el segundo lugar de la lista y el Guernika, el cuarto.

Las coloristas imágenes de Marilyn que creó Andy Warhol ocupan el iercer lugar de la lista, mientras que El estudio rojo de Henri Matisse se coloca el quinto.


Estamos locos...

lunes, 13 de diciembre de 2004

Literatura de a veinte pelas el litro (VII)

El ser partícipe de ese experimento sociológico que es el bookcrossing tiene estas cosas. A veces no encuentras nada en los sitios habituales (generalmente cuando te has quedado sin nada que leer y pasas cerca, por supuesto), a veces te encuentras joyitas que te da pena devolver a la circulación, pero como a uno le gusta ser consecuente pues acaba cumpliendo, aunque sea a regañadientes (me pasó con Como Agua Para Chocolate, una novela fantástica que recomiendo desde aquí), y a veces se encuentra con muchas cosas pero ninguna interesante, y acaba cogiendo cosas como la que voy a comentar.

Para que se hagan una idea, se trata de un best seller de mediados de los ochenta, que tuvo su transposición cinematográfica en una peliculita correcta, pero del montón, protagonizada por Harrison Ford (puntazo por parte del que diseñara la portada de la novela: Puso una foto de Indiana Jones, cuando la caracterización de Ford -que, logicamente, era el gancho de la novela- en esta peli no se parecía en nada). Tanto la novela como la película tienen un argumento con tanta complicación como el mecanismo de unas tijeras. Y digo unas tijeras en lugar de un chupete porque tiene el punto de originalidad de hablar de una comunidad como la Amish (esa gente del medio oeste americano que por convicciones morales y religiosas se han quedado anclados en el siglo XIX) y describirla de una forma que, si bien no puedo decir que es acertada (porque no lo se), por lo menos si está bien llevada.

Supongo que los más cinéfagos entre los que me lean ya se habrán dado cuenta de que estoy hablando de Único Testigo (Witness) de W. Kelley y E.W.Wallace. La historia. Viuda Amish con niño pequeño y ataque de claustrofobia dentro de la comunidad que decide ir a visitar a su hermana a la gran ciudad. Niño que se hace pipines en la estación, va al lavabo y presencia un asesinato, que más adelante se sabrá que ha sido cometido por polis corruptos y malos malosos. A partir de ahí, el vodevil policíaco-con-niño típico, pero con ambientación amish. Poli bueno y abnegado pero cabrón y con vocabulario feo y mala vida que se encarga de la seguridad del niño y la mamá. Mamá que se horroriza de la actitud del poli. Poli que se hace amigo del niño. Los tres huyendo hacia otro sitio, donde acaban encontrándolos. Poli que se encoña de mamá. Mamá que se encapricha de poli. Cuernos por parte del pretendiente oficial de mamá. Escena costumbrista amish. Polvo pudoroso apto para todos los públicos. Malos que intentan cargarse a poli, a mamá y a niño. Poli que se carga a los malos de manera más o menos imaginativa (enterrar vivo a un malo en trigo, dentro de un silo, otra cosa no será, pero original sí). Descubrimiento por parte de mamá de que no está enamorada de poli, sino que había sido un calentón, y que en realidad a quien quiere es al pretendiente. Separación quedamos como amigos. Fin.

Bueno, no me miren con esa cara. Ya les avisé que era un best-seller, no creo que se esperasen algo de gran profundidad psicológica. Además, el libro es finito, con letra grande y a doble espacio, así que tampoco es que de para mucho. Pero el caso es que se lee bien y la historia no es especialmente estúpida, así que tampoco es para decir "he perdido el tiempo". Si lo lees en el metro, para hacer más pasables las horas muertas, tiene su coñita y todo.

Aunque también les digo que, en este caso, no he tenido ningún reparo ni remordimiento en volver a ponerlo en circulación.

domingo, 12 de diciembre de 2004

Me pareció ver a un lindo asesino con hacha...

Ayer (bueno, técnicamente, hoy) fui a ver La Semilla de Chucky, quinta parte de la saga del Muñeco Diabólico. En realidad quería ver Los Increibles pero cosas de mirar mal los horarios y los cines en que se proyectaban hicieron que me acabase decidiendo por la otra, que, al fin y al cabo, también quería verla. Y créanme que nunca me he alegrado tanto de tener que optar por un plan B, porque es la película más divertida que he visto en mucho tiempo.

La cosa empieza con la gestación de un bebé en primer plano, en plan reportaje del National Geographic, hasta que un primer plano muestra, en la muñeca del feto, la frase "MADE IN JAPAN". De ahí pasamos a un cementerio nevado, donde Chucky (el Muñeco Diabólico) y Tiffany (su novia, que se vió convertida también en muñeco durante la anterior entrega por parte de Chucky, y que previamente tenía el cuerpo -y sigue teniendo la voz- de Jennifer Tilly) se dedican a apuñalar a un Papá Nöel porque va a desilusionar a los niños. Pero no, en realidad lo que pasa es que están rodando una película sobre la leyenda urbana de los asesinatos del Muñeco Diabólico y su novia, que está interpretada por Jennifer Tilly as herself, riéndose de su situación de ex-estrella en horas bajas, obligada a trabajar en series B cutronas, con problemas de sobrepeso (que yo no se los veo por ninguna parte, la tia está jamona), y haciendo que hace el papel que hizo en la anterior entrega de la saga. Chistes autoreferenciales y guiños a otras películas (Scream 3 aquí), a patadas, como pueden comprobar.

De ahí pasamos a un concurso de ventrílocuos en Inglaterra, donde un jevi se presenta con un muñeco, que es algo así como una mezcla de Frankenstein, Eduardo Manostijeras, Macario (el de Jose Luís Moreno) y Agatha Ruiz de la Prada, más feo que Aznar con resaca, que sufre pesadillas donde asesina a gente, se mea encima, ama a los animalitos y las flores del campo y se sabe huérfano y desgraciado porque el jevi lo trata muy mal y se cree que es japonés porque tiene en la muñeca grabado MADE IN JAPAN. El caso es que ve en televisión un reportaje sobre la filmación de la película del Muñeco Diabólico, y, de casualidad, ve que Chucky también tiene el MADE IN JAPAN en la muñeca y deduce que ha de ser su papá. Así que huye del jevi y se autofactura hacia hollywood, a la dirección del estudio donde se está rodando la película. Allí, con la ayuda del medallón vudú, que era lo único que había heredado de sus padres, los devuelve a la vida, y ellos, lo primero que hacen es decapitar al encargado de los efectos especiales, para horror del niño, que, como ya he dicho, es como medio jipi. Resulta que sí, que es hijo de Tiffany y Chucky. O hija. Porque resulta que el muñeco es anatómicamente incompleto, así que no saben de que sexo es. Chucky quiere que sea un niño y llamarlo Glenn, y Tifanny que sea una niña, y llamarla (cómo no) Glenda.

A partir de aquí siguen más situaciones vodevilescas (que tampoco les voy a reventar toda la peli), que incluyen a Jennifer Tilly intentando pisarle el papel de Virgen María a Julia Roberts, un rapero metido a director de cine con ínfulas místicas, que quiere una Virgen María que esté buena de cojones y que se la chupe, unplan por parte de los muñecos para poseer los cuerpos de la Tilly y el rapero, una inseminación artifical para que Genn (o Glenda) también tenga cuerpo, John Waters haciendo de paparazzo, un intento (fallido) de terapia de desintoxiacación del asesinato por parte de Tiffany, muñecos asesinos travestis y medio locos, dos bebés (niño y niña), el chofer de la Tilly, que está enamorado de ella y que no es capaz de decírselo, parodias de El Resplandor, algún que otro asesinato creativo (incluyendo ácido sulfúrico, enervaciones genitales y lanzallamas de laca), pequeños secretos de familia, la confirmación de la doble personalidad del niño (Glen es el niño bueno y ahositable, y Glenda la psicópata asesina con hacha y un futuro muy prometedor, en palabras de su padre), cambios de cuerpo y susto final (probablemente el único digno de ese nombre de la película, aunque se vea venir de una hora lejos).

En fin, que como peli de terror, como que no, como stab, no funciona ni de coña, como gore, alguna escena aislada, pero como comedia descerebrada, no tiene precio. Recomendable, muy recomendable.

viernes, 10 de diciembre de 2004

Duerme, duerme, negrito

Hoy se cumplen 56 años de la aprobación, por parte de la ONU, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Algo que, como todos ustedes saben, a estas alturas del curso se ha convertido en papel mojado a base de que Poderes Fácticos y neofeuds se le (se nos) mearan encima. Como digo, nada que no supiesen ustedes ya. Espero.

La cosa tiene su coñita porque, precisamente hoy, y coincidiendo con dicha efeméride, el juez Juan Carlos Urrutia ha tenido los santos cojones de comenzar a procesar al (grandísimo malnacido del) teniente coronel Mario Manríquez Bravo, que en los meses que siguieron al golpe de estado dado por Augusto Pinochet (ese entrañable -en el sentido que dan ganas de arrancarle las entrañas, supongo- al que con tanto celo defendieron el gobierno Aznar y Margaret Tacher cuando Garzón intentó procesarlo por aquella atrocidad) fue el comandante del centro de detención del Estadio Chile, convertido para la ocasión en campo de concentración improvisado, y responsable máximo de lo ocurrido.

Lo ocurrido fue que le mataron, claro. 34 balazos, a falta de uno. Lo cual, en mi pueblo, se llama ensañamiento, y en cualquier sistema judicial con cara y ojos el ensañamiento es un agravante. Lo realmente atroz del caso, por esto, no fue tanto que le mataran (lo cual, hasta cierto punto, es un comportamiento habitual por parte de estas... alimañas), ni siquiera, si me apuran, las palizas previas (a base de puñetazos, patadas y culatazos de fusil), sino que le machacaron (en el sentido literal de la palabra) previamente las manos para que no pudiera volver a tocar la guitarra, y, una vez muerto, se limitaron a tirar su cuerpo a la calle "para que sirviera de ejemplo". Lo de las manos puede parecer una chorrada en comparación, pero si tenemos en cuenta que Jara era un cantautor (busquen por ahí, era bueno, y las letras no tienen desperdicio), la cosa toma un cariz distinto. No buscaban matarle, buscaban humillarle. Lo de acabar matándole fue sólo porque se habían pasado demasiado y habían roto el juguete.

El golpe de Pinochet fue el once de Septiembre del 73. Hace 31 años de eso. La dictadura acabó, teóricamente, en 1988, cuando Pinochet perdió su propio referendum. 16 años. Con total inpunidad e inmunidad por parte de los criminales. El caso de Jara es especialmente conocido por ser un simple cantante que gozaba (goza) de popularidad, pero los muertos, desaparecidos y torturados se cuentan por centenares. No contemos el exilio. Hasta el 5 de diciembre (menos de una semana), el general jefe del ejército chileno (Juan Emilio Cheyre) se había negado en rotundo a informar al gobierno de la identidad de los responsables de los hechos del Estadio Chile. Este mismo caballero, por lo que leo en algunos diarios digitales, el martes por la noche impartió un seminario hablando de derechos humanos y recomendando a los militares procesados/procesables que dijesen dónde estaban los cadáveres siempre y cuando se les prometiera aplicar una Ley de Amnistia que los dejaría libres y sin mácula.

Papel mojado.

Y la frase de Kissinger resonando, será un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta.

Y a este malnacido le dieron el Nobel de la Paz.

Papel mojado.

Papel mojado.

A veces a uno le dan ganas de secarlo, ni que sea a hostias, la verdad.

Quieren ocultar la infamia
que legaron desde siglos
pero el color de asesinos
no borrarán de su cara.
Ya fueron miles y miles
los que entregaron su sangre
y en caudales generosos
multiplicaron los panes.


(De Vientos del Pueblo)

jueves, 9 de diciembre de 2004

La Virgen!

y

Ayer, como todos ustedes saben, se celebraba la Inmaculada Concepción de María, también conocida como la Purísima, motivo por el cual era fiesta a nivel nacional en las Españas todas. El motivo por el cual se prefirió esta catoliquísima (porque el resto de iglesias cristianas rechazan frontalmente dicho dogma) fecha, por encima de otras efemérides celebrables, como pudieran ser el Corpus (también de una larga tradición en este pais), la boda de Isabel de Trastámara con Fernando de Trastámara (que acabó redundando en la unión dinástica que acabó, a la larga, formando este pais de charanga y pandereta), el veinte de Noviembre (conmemorando la muerte de Buenaventura Durruti, que Paquito I el Hidráulico no fue el único que murió en esa fecha, chavalines), el catorce de Abril (santa Liduvina, paciente enferma crónica, muy milagrera y muy adecuada también a la idiosincracia nacional) o el uno de Julio (MI cumpleaños), se me escapa. El motivo, también, por el cual la Constitución se firmó el dia 6 en lugar del siete, dando pie a que se produjera este acueducto imposible que hace que todo sea llanto y crujir de dientes por parte de neofeuds y poderes fácticos por la cantidad de dias festivos y de puentes que se hacen en este pais y las horas de trabajo que se pierden. Lo cual no es estrictamente cierto (de hecho es una estricta mentira, estadísticas en mano somos uno de los paises con menos fiestas en el calendario y dias de vacaciones de la Unión Europea) y que tampoco es que me queje, personalmente.

Pero la Inmaculada no era la única virgen que se celebraba ayer. Concretamente, en la bonita villa de esta bendita tierra catalana, modelo de laboriosidad, de Arenys de Mar, ayer se celebraba la fiesta la Virgen Fumadora. Una tradición datada ya en el 1653, de origen desconocido, y cuyo punto más, digamos, espectacular (a nivel mediático), es que, durante ese dia, se permite a los niños fumar cigarros y/o pipas de matalauva e hinojo (en los enlaces tienen links a páginas donde explican qué son y qué propiedades tienen esas dos hierbas, por si quieren ir haciendo culturilla). Al grano. Que en esa fiesta, con el beneplácito y el apoyo explícito del ayuntamiento de la población (que quiere conservar una tradición, como he dicho, centenaria en ese pueblo) y de la mayoría de los padres (aunque hayan aparecido airadas voces en contra), se permite a los niños fumar. No tabaco, vale, y mucho menos cáñamo o sus derivados, pero fumar al fin y al cabo.

Eso coincide con el que parece el cénit de la persecución inquisitorial que sufrimos los fumadores. Y no deja de tener su coña que cuando desde las instancias políticas se esté instigando poco menos que a que los que disfrutamos (sí, señores, esto de fumar es un vicio, pero, ante todo, es un placer) echando humo por la boca nos tiren piedros por la calle y nos destierren a Molokai, desde esas mismas instancias se jaleen estas (por otra parte, totalmente inocentes) celebraciones.

Iba a pedir desde esta palestra pública (que engreido ha sonado eso, dios!) un mínimo de coherencia a nuestros políticos, pero como, evidentemente, eso sería una estupidez y un contrasentido (y no sólo porque muchos de los más feroces luchadores contra el tabaco sean, a su vez, afamados fumadores de puros, incluso durante actos públicos o saraos institucionales que forman parte de SU puesto de trabajo, del mismo modo que no hace tanto, cuando parecía que eso que algún iluminado bautizó como botellón iba a ser la ruina física, moral y económica de España, lanzaban grandes soflamas en contra del consumo de alcohol, para acto seguido hacer defensas a ultranza del vino -concretame el vino español, por supuesto-, del que decían que uno era una bebida alcoholica sino un nectar de dioses, y esto es literal), como sería un contrasentido, decía, me limitaré a pedirles (corrijo, exigirles) algo mucho más simple: Señores políticos, dejen de intentar salvarnos el alma. Mi vida es mia y me la jodo como me apetece, vale? Y con lo que pago de impuestos con cada cajetilla de cigarrillos o cada bolsa de picadura cubro CON CRECES el gasto sanitario que puedan producir futuribles enfermedades relacionables con el consumo de tabaco (y esto son datos objetivos, el estado recauda más por ese concepto de lo que gasta la sanidad pública en atención a enfermos con enfermedades de este tipo).

Ahora seguro que sale alguien diciendo que "es que cuando fumas yo también tengo que tragarme el humo". Voy a intentar tener mucho tacto y limitar al máximo las palabras groseras. Señores mios, pensar en eso requiere mostrar respeto por quienes te rodean. Y el respeto, por si no lo saben, salvo que tengas vocación de santo (y el abajo firmante no la tiene, precisamente), es, necesariamente, algo bidireccional. Cuando yo no me tenga que tragar los humos (por cierto, también altamente tóxicos) de cientos de vehículos conducidos por gente que siente una necesidad cuasi biológica por coger el coche hasta para ir a por el pan a la panadería de la esquina (no hablemos tampoco de la contaminación acústica, que esa es otra, y quien haya tenido que trabajar por la noche me entenderá). Cuando no tenga que tragarme los aromas de tantísima gente que prefiere bañarse en perfumes (cargados también de substancias potencialmente carcinogénicas, la mayoría de las cuales lipofílicas, con lo que se absorben por la piel y las mucosas olfativas) a ducharse, con lo que se crea una mixtura de olores que alimenta. Cuando no tenga tampoco que tragarme los olores de ciertas cremas hidratantes que usan a granel muchas señoras de una cierta edad y que revuelven el estómago a niveles de fosa séptica. Cuando la administración cumpla con su obligación y comience a controlar las alturas de las chimeneas de las empresas y las emisiones de humos tóxicos (no hablo a nivel de contaminación o efecto invernadero, hablo de toxicidad humana), de forma que se garantice una altura suficente para que el arco de partículas sea lo bastante amplio como para que al llegar a la superficie se hayan diluido lo bastante para estar a concentraciones inferiores a las de toxicidad (y estoy obviando el tema olores, que esa otra, también). Cuando hagan lo propio con los vertidos a aguas y nuestros rios (y nuestros mares) dejen de ser cloacas a cielo abierto que van esparciendo la porquería por el aire que respiramos, sea via evaporación, sea via esprai marino o, en menor grado, pero también, fluvial.

Cuando se cumplan esas condiciones (entre otras, he puesto sólo las primeras que me han venido a la cabeza) empezaré a aceptar que perfectos desconocidos, desde sus altos pedestales, me hablen de respeto y entelequias por el estilo. Mientras tanto, les pueden ir dando muy mucho por donde más les apetezca. Y déjense de hipocresías políticamente correctas.

Y que viva la Virgen Fumadora, coño!

miércoles, 8 de diciembre de 2004

Discos dedicados (II)

Tomate esta botella conmigo,
Y en ultimo trago nos vamos
Quiero ver a que sabe tu olvido
Sin poner en mis ojos tus manos

Esta noche no voy a rogarte
Esta noche te vas de de veras
Que difícil tener que dejarte
Sin pensar que tu ya no me quieras

Nada me han enseñado los años
Siempre caigo en los mismo errores
Otra vez a brindar con extraños
Y a llorar por los mismos dolores

Tomate esta botella conmigo,
Y en ultimo trago me besas
Esperamos que no haya testigos
Por si acaso te diera vergüenza

Si algún día sin querer tropezamos
No te agaches ni me hables de frente
Simplemente la mano nos damos
Y después que murmure la gente

Nada me han enseñado los años
Siempre caigo en los mismo errores
Otra vez a brindar con extraños
Y a llorar por los mismos dolores

Tomate esta botella conmigo,
Y en ultimo trago nos vamos...

El último trago, Chavela Vargas.

lunes, 6 de diciembre de 2004

En defensa de Bokassa

No se si conocerán la historia de Jean-Bedel Bokassa. Este señor, nacido en Bobangui (actual República Centroafricana) en 1921, era huérfano de padres. Fue criado por misioneros franceses y, ya talludito, entró a formar parte del ejército francés (Centroáfrica era una colonia gabacha), llegando a luchar en la Resistencia (sí, esa en la que todo el mundo luchó contra los nazis pero que los nazis ni se enteraron de que existía...) durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando Francia dio (formalmente) la independencia a sus colonias, se vió convertido en coronel y jefe del Estado Mayor del ejército de la recién nacida República Centroafricana, a la sazón presidida por su primo David Dacko. En 1965, dio un golpe de estado contra su primo y se proclamó presidente con la connivencia de Francia y los Estados Unidos. Parece ser que Dacko se había tomado lo de la independencia demasiado en serio, y estaba haciendo peligrar el acceso a las minas de diamantes centroafricanas de la metrópolis (el jaleo de los diamantes estuvo a punto de acabar con la carrera política de Valéry Giscard d'Estaing) y la Reserva Democrática de Occidente. Después de mantener una conversación con Gadaffi en Libia (mismamente como Aznar, miren), decidió convertirse al islam (bajo el nombre de Salah Eddine Ahmed Bokassa) y proclamarse Presidente Vitalicio (algo así como Fraga, pero sin el engorro de tener que manipular los censos para que los muertos puedan votar). Todo ello con el beneplácito explícito (y económico) de Francia, que le venía muy bien el tener una colonia de facto que además le suministraba diamantes y uranio a precio de coste.

Pero se ve que la cosa no le acababa de convencer, porque en 1976 decidió convertirse al catolicismo (versión ultra) y proclamarse Emperador de Centroáfrica, vestido de Napoleón (en serio, no se rian), con un trono de oro mazizo en forma de ágila (al más puro estilo decorado de Las Vegas), en una ceremonia de coronación que costó 20 millones de dólares. Que era el presupuesto del pais de un par de años, más o menos. Además, para demostrar que era un católico comme il fault y que lo de su conversión al Islam no habían sido más que pecadillos de juventud, se hizo construir una réplica exacta, a tamaño natural, de la Ciudad del Vaticano. Entre otras lindezas. Al final, perdió el favor de Francia y fue depuesto por las tropas francesas encabezadas por su primo (al que había depuesto él años antes), y se tuvo que ir al exilio en la Côte d'Ivorie, de donde intentó volver en 1986, sólo para ser arrestado y condenado a muerte, que fue conmutada por 20 años de prisión, para acabar siendo amnistiado en 1993 y morirse de un ataque al corazón en 1996.

Ustedes me preguntarán que por qué titulo el post "En defensa de Bokassa" si este señor, además de ser un golpista y un dictador con delirios de grandeza(que los que sigan el blog ya habrán llegado a la conclusión que no son santos de mi devoción, precisamente), era un macarra, era un hortera y iba a todo trapo por la carretera. Verán, en Abril del 79 hubo una protesta estudiantil contra él, porque hacía ir a los niños con un uniforme pensado para los frios nortes de Francia en un clima tropical (con lo que los crios, además de ir ridículos como van todos los crios que tienen que llevar uniforme, se cocían a fuego lento), uniformes que además se hacían únicamente en una empresa propiedad de la señora de Bokassa. Aquí el amigo mandó abrir fuego contra los manifestantes y hacer arrestos en masa. La cosa se saldó con más de 100 muertos, parte de los cuales, al parecer, se los comió. También se dice que, en el banquete de su coronación, en el que estaban invitados Giscard d'Estaing (presidente de la República Francesa) y, pásmense, Jaime Peñafiel (ey, era una coronación real, no? Pues allí estaba Peñafiel de cabeza!), entre otras personalidades, mandó servir un estofado hecho con los hijitos de adversarios políticos (que los invitados, claro, se comieron sin chistar). Vamos, que el tio era caníbal y tenía preferencia por los niños, que se ve que están más tiernecitos, y tal.

Y ahora se me estarán llevando las manos a la cabeza y gritando "pero como puede pretender hacer una defensa de esa monstruosidad!". Pues miren. A mi, para qué les voy a engañar, los niños nunca me han gustado. Los bebés todavía, pero a la que empiezan a hablar, la jodimos mariamanuela. Y entre que estoy haciendo el CAP (Certificado de Aptitud Pedagógica, lo exige la administración para poder trabajar de profesor, y tal como está el patio no es como para cerrarse puertas laborales, independientemente de las fobias de cada quién. Algún dia les contaré sobre el tema), con lo que tengo que tratar con niñatos de ESO, y que esta tarde me he ido a pasear por el centro y he visto las hordas de niños (acompañados de los preceptivos papás) abalanzarse sobre los escaparates de juguetes cual las hormigas de Cuando ruge la marabunta, sin importarles los obstáculos, humanos o no, que hubiese en su camino, pues que se me ha metido una frase en la cabeza que no soy capaz de sacármela. Cuánta razón tenía Bokassa en hacer lo que hacía, oigan.

Pero cuantísima razón.

domingo, 5 de diciembre de 2004

(japos*marcianadas/zen)^Sitges = Izô

Aprovechando circunstancias y que el Eria pasa por Morla, esta tarde me he pasado por el Festival de Cinema Fantàstic de Sitges (y me da igual que su nombre oficial no sea ese, es como siempre lo he conocido, como lo sigo conociendo y como lo conoceré pa' los restos). Mirándome el programa, y teniendo en cuenta las horas de que disponía, la única cosa que me interesaba era Izô: Kaosu Mataha Fujôri No Kijin (en adelante, Izô), de Takashi Miike. Me decidí por esta por encima de la también posible (aunque me hubiese obligado a comer deprisa, corriendo y malamente) CSA: Confederate States of America, una ucronía del palo falso documental donde se explica el "qué hubiera pasado si" la Guerra Civil Americana la hubiese ganado el Sur, y que, así, a priori, pintaba muy bien.

El caso es que, guiado por las críticas que dicen que Miike es poco menos que la Gran Esperanza Amarilla (por lo de que es japo, y tal) del cine de terror, y que todas sus películas son la rehostia en bicicleta y tal (reconozco que no había visto nada suyo previamente, no soy precisamente un gran orientalófilo) y por la sinopsis que da la organización en los programas (copio -bueno, traduzco- textual: Un legendario samurai asesino, crucificado por sus enemigos el 1864, sobrevive a traves del tiempo y del espacio desafiando a los dioses y enfrentandose a guerreros, mercenarios, vampiros, etc. Pinta bien, verdad?), me decidí por la japonesada. No se esperen que ahora les haga una crítica sesuda y bien hecha de la película, que para eso ya están maestros como maese Absence (que hoy habla del tema, también) o maese Spaulding, pero haremos lo que podamos.

A ver, la cosa empieza con un tio mu feo (el tal Izô) atado a una cruz y unos guerreros atravesándole con lánzas hasta que se muere. A partir de ahí, el mismo tio (que por el camino, sin que nadie explique como ni por qué, ha perdido sus barbas de patriarca) matando gente a katanazos, en escenas inconexas entre sí, sin apenas diálogo ni explicación alguna. También se encuentra con una tia que lo primero que hace es echarle mano al paquete (literalmente) y decirle que la folle. Y él, que será asesino, pero es educado y no le dice que no a una dama, pues lo hace. Hasta ahí la cosa iba más o menos bien, no especialmente entretenido (ni gore), pero uno conservaba la esperanza de que la cosa cobrase algún sentido al avanzar la película. Entonces el tio se esconde en una cueva, y van a encontrarlo dos vendedores de casas (!) vestidos de traje y corbata (doble !) que de pronto se convierten en vampiros y empiezan a apuñalarle (triple !) hasta que el se rebota y los mata, pero los deja lo bastante vivos como para que les de tiempo a soltar un discursito así como medio zen.

Luego va y mata a un obispo. De ahí pasamos a una especie de sala de reuniones donde se encuentran los representantes de los grandes poderes fácticos (el Primer Ministro, el General, el Científico, el Banquero...). La gente aplaude cuando sale Kitano haciendo de Primer Ministro. Los Poderes Fácticos hablan de que ha matado el Obispo, pero dicen que el tio no es ningún peligro y pasan del tema. Discursito medio zen por parte de Kitano. Izô, mientras tanto, sigue pasando de decorado en decorado, sin orden, sentido ni argumento alguno, matando gente de forma bastante chusca y con efectos especiales de todo a cien. Mención especial merece la escena en que mata a su madre, cortándola por la mitad, y ella sigue hablando apoyada en dos árboles mientras sangra y el sale huyendo, asustado. Sigue Izô con su recorrido, haciendo sonidos guturales, y matando ora unos pandilleros, ora unos militares, ora un grupo de colegialas que gritan como banshees de ojos rasgados, ora una columna de yakuzas, ora las novias de drácula versión extremo oriente (en esta escena sale teta), ora unos ciudadanos que pasaban por allí y que se dedican a hacer discursos zen mientras le preguntan que por qué les va a matar, ora un grupo de yuppies que le piden clemencia y que en lugar de salir huyendo tan lejos como sea posible cuando al tio se le cruzan los cables y se pone a dar machetazos, empiezan a correr en círculos hasta que el tio se los carga.

Como pueden suponer, a la media hora (de las dos largas que dura la película) ya me había dado cuenta de que aquello era una marcianada que no había por donde pillarla, desconecté la neurona y me puse a vegetar y disfrutar de las imágenes bucólicas e idílicas (que otra cosa no, pero imágenes estéticamente bellísimas las consigue, el Miike de los cojones). Aún así, fui capaz de enterarme de que, en tres o cuatro ocasiones, y sin que nadie entienda por qué (las canciones están traducidas, pero divagan entre el surrealismo y el dadá estricto) sale algo así como un cantante folk con guitarra y MUY asmático (da la impresión de que se ahoga en cada frase, lo cual combinado con la pronunciación propia del japonés hace un efecto más que... patético), que la primera vez te pilla a contrapié y no sabes qué pensar (es cuando aún estás intentando encontrarle un sentido a la película), la segunda provoca la hilaridad del respetable (ovación incluida al acabar la larguíííííísima canción) y a la tercera estás ya desenado que lo pille el Izô por banda y haga sopa juliana con él. De vez en cuando vuelven a salir los poderes fácticos, cada vez más preocupados, diciendo que se está convirtiendo en un demonio. La transformación en demonio básicamente se basa en que el tio va cada vez más despeinado, más sucio, se pone la máscara que lleva Robin en Batman Forever y sufre un ataque de paperas. También sale una especie de geisha despeinada que dice ser el amor de la vida de Izô y lo va siguiendo por todas partes. Algo de razón debe tener, porque a esta (y al puto cantante pseudo-folk, por desgracia) no se los carga. De vez en cuando, un secundario suelta un comentario medio zen. Izo mata a un negro cachas en una escena en inglés en el original y subtitulada en japonés, que nadie se acordó de subtitular en castellano y/o catalán (la película era en japonés subtitulada en inglés, con subtítulos extra en castellano y en catalán, en un panel de estos de bombillas), y el negro le da las gracias por haberlo liberado.

Al final, Izô decapita a todos los Poderes Fácticos en el mismo escenario en que lo crucificaron al principio, sale el tio que lo mandó crucificar, se pelean, y el otro acaba crucificado y muerto. Sale un haiku que no tiene nada que ver con la película en pantalla. Discursito con aroma zen sintético. Títulos de crédito. La gente huye despavorida de la sala.

Me preguntarán por qué si la peli era tan mala (que lo es, no hay por donde cogerla, y además es leeeeeeeeeeeeeenta) no me fui de la sala y aproché el tiempo en mirar el mar desde el Baluart, que siempre es una delicia y además tiene un guión más currado. Por dos motivos básicos: Yo no tenía acreditación y tuve que pasar por taquilla (y los siete lerdos que me costó la broma dolían), y además estaba en mitad de una fila y no tenía salida ni para un lado ni para otro.

En fin, que si quieren ustedes arriesgarse, es cosa suya. Seguro que hay quien considera que es una gran peli, que es cool y que es una auténtica POM (Puta Obra Maestra). Pero ya les digo yo que, si en lugar de ser japonesa, fuese europea (y no les digo ya española), no habría crítica que no hablase de lo malo que es en general nuestro cine.

Vaya marcianada, por dios...

miércoles, 1 de diciembre de 2004

Supercalifragilisticoespialidoso

En un dia como hoy, supongo que se esperarían encontrar uno de los siguientes temas en este blog, a saber:

a) Que hablase sobre el SIDA, o en su defecto sobre los obispos, el Vaticano y su campaña de genocidio por pensamiento, palabra, obra y omisión, por su culpa, por su culpa, por su gran culpa. Bien, tenía planeado poner un frangmento de la Oda a Walt Whitman, de Lorca, que va que ni pintada al tema. Pero entre que soy perfectamente consciente de que puede ser malinterpretada por completo, básicamente por gente inculta que no sepan nada de Lorca y que además descontextualicen el texto, y que además no encuentro el puto libro y, lógicamente, no me la se de memoria, declino y lo dejo para otra ocasión. En cualquier caso, busquen y lean, que el libro es bueno. En cuanto a los curas... qué les voy a decir que ustedes no sepan ya?

b) Que hablase sobre la comparecencia de Aznar en la comisión de investigación del 11-M, o el intento de tiro al pichón que han hecho hoy en el Congreso nuestros amigos constitucionales del PP sobre Moratinos. Oigan, esto es un blog serio, y aquí sólo se habla de cosas serias. Los malos pallasos aficionados (dicho sea con todo mi respeto hacia los pallasos aficionados que ponen todo el corazón en hacer reir a la gente, aunque lo hagan mal, se que la comparativa es especialmente odiosa) se los dejo a quien los quiera. Lo cual no quiere decir que no hable del tema otro dia.

c) Que hablase sobre la reaparición de Serrat tras su operación. Es un buen tema, pero no me apetece. Pero que sepan que Serrat ha vuelto tras su operación.

d) Que comentase la noticia que he visto hoy en un diario (en una columna de opinión, ni siquiera como breve), segun la cual un estudio de la universidad de nosedonde (no apunté ni recuerdo el nombre, pero era una de las de prestigio) ha demostrado que los niños que ven la tele, especialmente si ven los informativos, son menos violentos y más centrados que los que no, y que la violencia audiovisual ficticia no tiene ningún tipo de consecuencia sobre la conducta del infante.

e) Que comentase el terremoto del Japón del otro dia, o los tifones sobre Filipinas, o el avión que antes de ayer hizo aquaplannig al ir a aterrizar en Malasia (o alrededores, no recuerdo el sitio tampoco). Pero si no he comentado las desgracias en los dos primeros puntos, por qué iba a hacerlo en este?

Si haber, lo que se dice haber, temas hay muchos. Y de gran calado social, humano y todo lo que quieran.

Pero es que hoy se cumplen los cuarenta años del estreno de Mary Poppins, así que me perdonarán, pero casi que prefiero pasarme la noche cantando y bailando por los tejados mientras desatasco chimeneas...

EDITADO A LAS 22:04 --> Mirándome las visitas que he tenido, me he encontrado con una desde este blog. No tendría nada de particular (es un blog recién nacido más, y seguramente ha llegado hasta el mio mediante la barra de Blogger, con la opción "Next Blog", que te lleva a otro de los blogs alojados en el site, supongo que al azar), si no fuera porque cuando he bajado un poco más en la pantalla, y he llegado a la zona de las IPs, me he encontrado con que este señor escribía desde un ordenador con dirección *****234-151.basic-sci.georgetown.edu (he eliminado los cinco primeros carácteres para que no se pueda deducir tan facilmente cual es y nadie pueda decirme nada). Un ordenador con dirección de la Universidad de Yooooooooorstaun.

Alguien ha entrado en mi blog desde un ordenador de la Universidad de Yooooooorstaun. Y todos ustedes saben qué ha pasado recientemente en la Universidad de Yoooooorstaun.

No me dirán ahora que no he acertado de lleno con el título del post. SUPERCALIFRAGILISTICOESPIALIDOSO!

lunes, 29 de noviembre de 2004

Diez (III)

Los diez cómics que deberían formar parte nuclear de la biblioteca de cualquier persona que merezca ser considerada como tal (en mi humilde opinión, que como tal es la correcta y no acepta discursión alguna. Eso sí, la lista está abierta a cambios y se aceptan sugerencias) son:

1.- V de Vendetta (Alan Moore/David Lloyd). Por ser un puñetazo al plexo solar. Por ser gráficamente impecable. Por atreverse a hacer un héroe de alguien a quien muchos sólo considerarían un terrorista. Porque la verdad viene de las setas alucinógenas. Por subversiva. Por el Vicioso Cabaret. Por los juegos de palabras. Por Evey. Por Guy Fawkes. Porque nunca se sabe quién es V, y porque todos somos V.

2.- Maus (Art Spiegelman). Por los ratones. Porque si no fuera porque son ratones, la historia se haría insoportable de leer. Por la memoria. Por la autocrítica. Porque debería ser de lectura obligada en las escuelas

3-. Blacksad, un lugar en las tinieblas/Blacksad, Artic-Nation (Juan Díaz Canales/Juanjo Guarnido). Porque es novela negra en estado puro. Porque los personajes consiguen ser humanos sin dejar de ser animales. Porque el dibujo es, sencillamente, perfecto. Porque el guión encaja como un mecanismo de relojería. Porque es un gato, y a mi me gustan los gatos.

4.- Watchmen (Alan Moore/Dave Gibbons). Por cruel. Por profética. Por ser la última vuelta de tuerca al género de superhéroes. Por el síndrome de estocolmo de la Silk Spectre original. Por la chapa del Comediante manchada de sangre. Por la frase promocional de Rorschach. Por los relatos del Navío Negro. Por la botella de Nostalgia. Porque una cabeza de perro partida tiene la misma forma que una bonita mariposa.

5.- El Condón Asesino (Ralf Köning). Porque el autor se rie de todo y de todos, empezando por sí mismo. Porque logró arrancarme carcajadas la primera vez que lo leí, y logra arrancarmelas cada vez que lo releo. Por gore. Porque Luigi Mackarroni es el perfecto estereotipo de "poli duro". Por el montaje de telefilm llevado al cómic. Porque tiene una secuela que no le desmerece. Porque con él descubrí a Köning.

6.- Abrázame [Hellblazer nº27] (Neil Gaiman/Dave McKean). Por melancólica. Porque logra que la temperatura de la habitación donde se esté leyendo baje varios grados de golpe. Por la pareja de lesbianas. Por el exorcismo más triste de la historia. Porque la imagen del fantasma pidiendo un abrazo se te clava en las retinas. Por el título.

7.- 999 (José Beroy). Porque funciona tanto como historia en capítulos como como volumen. Por el diseño de la Catedral de los Sueños. Por la enfermedad venérea provocada por los fanáticos religiosos. Porque las cinco páginas del Apocalipsis según Juan no tienen precio.

8.- Corto Maltese, toda la saga (Hugo Pratt). Por Rasputín. Por Venecia. Por Boca Dorada. Por los paisajes. Por el rabino de Granada. Por los protagonistas. Por los secundarios. Por la minuciosidad del detalle en dibujos que son poco más que bocetos. Por la mirada de las mujeres. Por las gaviotas. Por el mar.

9.- El sueño de un millar de gatos [Sandman nº18] (Neil Gaiman/Kelley Jones). Por los gatos. Por el viaje iniciático del protagonista a través de su sueño. Porque plantea la Revolución desde los sueños. Porque mientras uno de nosotros crea, hay esperanza. Porque el trabajo del dibujante es cuasi fotográfico. Porque es un cuento de hadas de los que ya no se hacen.

10.- American Gothic [Swamp Thing nº35-50] (Alan Moore/Stephen Bissette/John Totleben). Por darle sangre nueva a los viejos (o no tanto) mitos del terror. Porque episodios como el de la mujer-lobo maltratada, el de la casa encantada o el del zombie radioactivo funcionan perfectamente fuera de la saga como historias propias. Por lograr introducir de rondón una macrosaga externa (la muy estimable también Crisis en Tierras infinitas de Marv Wolfman y George Perez) sin que la historia principal se resienta (más aún, sale reforzada). Por el maravilloso final, donde llega el Apocalipsis, y este resulta ser menos temible de lo que parecía. Por la armadura de Eitrigan. Porque aún no sabemos donde está el mal. Porque me ha hecho elegir esta saga por encima de la Saga de Arcane (S.T. nº29-31 y Annual 2, mismos autores) o la Lección de Anatomía (S.T. nº21, mismos autores).

domingo, 28 de noviembre de 2004

Jugando a las cartas en el cementerio

Según la tradición popular, para conocer en profundidad un pueblo y su carácter (hablo de pueblo como cosa física, en el sentido de "municipio") bastaba con conocer la tasca, la iglesia y el cementerio. Si, además, el pueblo disponía de burdel, es que estábamos ante una población de categoría, y la visita al mismo (con fines estrictamente antropológicos, por supuesto), se hacía también obligada.

El devenir de los tiempos ha hecho que ese adagio quedase anticuado. Llegó un momento en que un pueblo no era nada sin cine, a ser posible teatro, y una macrodiscoteca en las afueras. Todo esto viene al caso porque hoy tenía la intención de hablar, de nuevo, de Santa Coloma, el pueblo donde tiene establecida la sede esta embajada. Un pueblo que no tié obispo (pese a que sus terrenos hubiesen sido, in illo tempore y durante mucho tiempo, propiedad del Arzobispado de Barcebollas), casas de putas sí (del palo burdel de carretera cutre, lo cual no deja de tener su coñita en un sitio tan introducido dentro de la trama urbana del Leviatán barcebollense, sin solución de continuidad), y donde frontones seguramente hay alguno en alguno de los tres polideportivos públicos o alguno de los gimnasios privados, pero no me consta. Como ven, nada comparable a Guasintón. Ni siquiera a Calahorra. Un pueblo que no tiene cines (aunque llegase en sus tiempos a tener tres, y aunque el alcalde quiera reparar eso por el expeditivo método de montar una multisala en uno de los tres edificios singulares de 24 plantas que quiere construir, siguiendo la estela de destrucción de la ciudad que marcó su padre, el Devastador de Tierras). Tiene, eso sí, bares y tascas à go-go, teatro (público e infrautilizado), iglesia (de un estilo indeterminado color de gos-com-fuig, pero razonablemente bonita), y cementerio.

Un cementerio. Relativamente nuevo, del tipo "archivo de cuerpos". Nicho tras nicho, bloque tras bloque, todos iguales, todos con lápidas hechas en serie, en las que sólo cambian los nombres, y el diseño de las flores de plástico. Y gracias. Un cementerio sin personalidad, salvo quizá en los nichos más antiguos, junto a la puerta de entrada. Es el Cementerio Nuevo, en la Carretera de la Roca, entre lo que es propiamente Santa Coloma y Montcada i Reixac. Como su nombre indica, hasta hace poco (un par de años, o así), había otro cementerio, el viejo. En pleno casco urbano desde el crecimiento descontrolado de la ciudad en los sesenta, rodeado de edificios y semiabandonado por las autoridades y la brigada municipal, que sólo se pasaban por allí la última semana de octubre, para que los familiares de los enterrados no tuviesen que entrar con el machete para encontrar las tumbas, llevaba allí dos siglos más o menos, y hay evidencias de que, incluso antes de que fuese oficialmente establecido como cementerio, aquella zona ya se usaba para enterrar a los muertos del pueblo que no podían (o querían) pagarse un entierro en los cementerios de Barcelona. El caso es que hace como un lustro, a alguien se le cruzó que, en la política de esponjamiento y mejora de la ciudad, el cementerio no tenía cabida, así que retiraron los cuerpos y las lápidas hacia el Cementerio Nuevo y construyeron sobre él un bloque de pisos y una plaza pública del tipo "plaza dura con trozos de cesped y arbolitos raquíticos" (que, por lo menos, han tenido la decencia de permitir que sean cipreses, ni que sea por memoria), y la reconvirtieron en la Plaza Ernest Lluch. Sobre en qué estaba pensando el que decidió ponerle el nombre de este señor (de quien no niego sus muchos méritos, pero que no tenía absolutamente nada que ver con la historia de la ciudad, más allá de alguna visita de cortesía esporádica en el ejercicio de sus cargos públicos), olvidando la memoria de la ciudad y que allí había habido un cementerio, no puedo decirlo, porque ni yo me lo explico.

He dicho que retiraron los cuerpos y las lápidas. Bueno, no es estrictamente cierto. Cuando empezaron a echar cemento para hacer los cimientos del bloque, aún salían huesos de la tierra (y lo se porque lo he visto, y las comparativas con Poltergeist las pueden hacer ustedes mismos, que son muy obvias), y, además, al diseñar el parque decidieron no tirar los tres panteones de que disponía el cementerio. Concretamente, dejaron el más feo y pequeño de los tres, en una esquinita, edificio que ahora usa la brigada municipal como almacén. También dejaron la cripta de la familia Sagarra, propietaria hasta mediados del siglo veinte de media ciudad y cuna de personajes que van de lo divino (Josep María, el poeta y dramaturgo autor de La Rambla de les Floristes), a lo deleznable (Joan, periodista), cripta que también se está usando como almacén y que, según dicen, conecta con los tuneles que van de la antigua finca de los Sagarra (actualmente, el manicomio y la facultad de dietética y nutrición de la UB, también conocido como Recinto Torribera, nadie sabe por qué) a la Torre Valldovina (un torreón de vigilancia medieval con un palacete noucentista construido alrededor, casa pairal de los Sagarra y actualmente museo municipal) y que de ahí cruza el rio para llegar hasta lo que hoy es Bon Pastor, y que durante la Guerra Civil se usaron como refugio antibombardeos.

Me preguntarán por qué les suelto este rollo. Primero, porque el blog es mio y me lo follo cuando quiero. Segundo, porque la semana pasada estuve volviendo de currar a las brujas horas de la madrugada por una ruta que cruzaba el antiguo cementerio, y me vino a la cabeza el tema. Y tercero, porque otra cosa que me vino a la cabeza es un recuerdo de cuando era chinorri (debía tener unos diez años). Iba al dentista, a que me ajustara unos hierros de los dientes (que acabaron siendo totalemtne inútiles), cerca del cementerio. Justo enfrente del mismo había una frutería. Y a la vuelta del dentista, mi madre aprovechaba para comprar, y yo para alimentar mis tendencias siniestroides y necrófilas yendo a asomar la cabeza por entre las rejas de la puerta. Una de las veces, juro sobre lo que sea que vi salir, de uno de los nichos vacíos que había en la pared derecha según se entraba, un gato. Completamente blanco. Que cruzó tranquilamente para ir a meterse en un nicho vacío de la pared izquierda. Lo cual no tendría nada de particular si no fuese porque el morro del michino quedaba a la altura del segundo nicho empezando desde el suelo. Lo que implicaría más de medio metro de altura. Lo cual no es un tamaño especialmente habitual para un gato.

Siempre me he preguntado si es que ese dia iba con sueño y ví visiones, o si es que era algún tipo de fantasma. Mi parte racional y científica apunta sin lugar a dudas a la primera opción. Pero todo el resto de mi ser clama deseando que fuese la segunda.

Claro que, entre eso y los huesos no desenterrados, vivir en uno de los pisos que han construido allí debería ser de lo más divertido...

viernes, 26 de noviembre de 2004

La Dama o el Tigre?

No se si conocerán el cuento. Resumiendo mucho y explicando mal, viene a decir que, en tiempos muy, muy lejanos, había un Emperador en la China que tenía una hija que era un primor. Hermosa, culta, educada... En fin, todas esas cosas que son las hijas de los reyes en los cuentos. Pero resulta que la niña (entiéndase en el sentido amplio de la palabra, que se supone que la señorita estaba ya en edad de merecer), además de todo eso, también era un tanto zorrón desorejao, y pese a que su padre la había prometido a un principe extranjero (una boda de estado), a la primera de cambio fue y se encamó con un general de los ejercitos de su padre, que, a la sazón, también era un personaje de estos de cuento con todas las virtudes habidas y por haber. Y no sólo se lo pasó por la piedra, sino que se enamoró perdidamente de él. Y él de ella. Esas cosas que pasan en los cuentos.

Como no podía ser de otra manera, el Emperador se acabó enterando del fregao, y como que tenía a la niña apalabrada con el príncipe extranjero, y la indiscrección de su general amenazaba con joderle el negocio, urdió una pérfida estratagema para sacárselo de encima. Como sea que era un monarca cruel pero justo (uh... había dicho que es un cuento, verdad?), decidió darle una oportunidad de salvar la vida, asegurándose en todo caso que no pudiese volver a ver a la princesita nunca mas. Así que escogió de entre las damas de la corte a la más hermosa, noble y tal y pascual que estuviese disponible, y entre las fieras del jardín (sí, tenía un zoo privado. Era un Emperador de la China, esta gente no se estaban de nada) al tigre más fiero, y empezó a matar de hambre al tigre mientras que a la dama casadera de turno la ponían mona. La idea era poner al querido de la niña en mitad de un circo (en el sentido romano del término), con sólo dos salidas. Tras una de ellas, estaría la dama, y tras la otra, el tigre hambriento. Obviamente, sin que se pudiese ver o deducir qué es lo que había detrás de cada cual. Si escogía la puerta de la dama, los casarían inmediatamente y los enviarían a vivir a la provincia más lejana de la China, mientras que si intentaba salir por la del tigre... bueno, tendrían un interesante espectáculo que comentar mientras tomaban la merienda.

El caso es que la princesa se enteró de lo que tramaba su padre, y, mediante argucias y malas artes, consiguió enterarse tras qué puerta estaría la dama y tras cual el tigre. Pero no logró ponerse en contacto con su novio para poder advertirle. Y, el dia de autos, cuando lo vió en medio de la arena intentando decidir por cual de las puertas salir, se armó de valor y, discretamente, hizo un gesto con la cabeza indicándole una de las puertas. El chico lo vió y, ni corto ni perezoso, se dirigió hacia allí y la abrió...

El cuento se acaba ahí. Es una cosa como medio zen, en la que es uno mismo el que debe decidir qué destino escogió la princesa para su amante. Preferiría ver cómo lo despedazaban y devoraban vivo, o verle casado y en brazos de otra para siempre? Y por qué? Y qué haría yo en esa situación?

Todo esto no lo explico porque sí, sino que tengo un motivo. Dos, en realidad. Para empezar, ayer fue el dia contra la violencia doméstica. Cosa a todas luces condenable y todo eso que ustedes, que son gente de mundo, saben. Por otro lado, como ya he comentado alguna vez, mi hermano es profesor. Este año le ha tocado, entre otras cosas, dar clases de ética. Y, para tentar el terreno, empezó pasándoles a los alumnos este cuento. Una versión buena, bien escrita. Para que le dieran su respuesta. Los resultados enlazan con el primer motivo. Así, en números redondos, un 95% de los alumnos dijeron que salió el tigre. Y, a modo de curiosidad, el 5% restante eran chicos, es decir, que TODAS las chicas consideraron que era preferible ver como un tigre se afilaba los dientes en el cráneo de la persona que amas antes que verle en manos de otra. Da la impresión (a mi me la da), que esa concepción del amor, o mejor dicho, de la relación interpersonal, que se basa en el o mia o de la tumba fría la tenemos mucho más interiorizada de lo que nos gustaría creer.

Especialmente inquientante encuentro el que se encuentre TAN extendida entre las chicas, que se supone que son más sensibles que los chicos, que en la imaginería popular siempre hemos sido más brutotes, menos dados a tener siempre el amor en la boca (no, esa frase son va con segundas... que os veo venir) y a darlo todo por amor. Vale que el estudio hecho no tiene ningún tipo de valor estadístico, pero parece ser que no. Que esa actitud (a todas luces deplorable), que tradicionalmente se ha asociado con el machismo más recalcitrante, se da al mismo nivel (si no superior) en las mujeres, y que si el tango no dice le maté porque era mio en lugar de lo que tradicionalmente ha dicho es estrictamente por una cuestión de equilibrio (desequilibrio, si quieren) de fuerzas. De quién llevaba los pantalones (literal y figuradamente) en casa y en la sociedad. Y que, a la que se colocan a los individios en un ambiente teórico, ficticio y aséptico, tan hijoputas y machistas somos los unos como las otras. Cuando no más.

Por cierto, a modo de curiosidad... Ustedes quién creen que salió?

martes, 23 de noviembre de 2004

Literatura de a veinte pelas el litro (VI)

Cojan a una familia perfecta, de aquellas que dan rabia de tan perfectas que son, todos buenos, todos felices, todos estupendos de la muerte, y encima con pasta, del medio oeste ultrareligioso y rural americano. Dediquen bien bien una cuarta parte de la novela a explicar lo buenos y fantásticos que son. Asesínenles de una forma especialmente cruel y despiadada. Acto seguido, olvídense de ellos, y centren el segundo cuarto de la novela en un poli de pueblo que se dedica con desesperación a investigar el caso, y en las reacciones de la gente común que compartía vida con los asesinados. A partir de ahí, puede olvidarles a ellos también (pero no del todo, que volverán a salir más adelante, apúntese los nombres, o algo), para centrarse, en el tercer cuarto de la novela, en la vida y milagros (o todo lo contrario) de los asesinos de la familia (recuerdan? La cosa empezó porque habían matado sádicamente a unos trasuntos de los Flanders), y su (errática y absurda) ruta de huida a lo largo y ancho del sur de los Estados Unidos (añadiéndole, a modo de curiosidad exótica, una breve estancia en Ciudad de México). Sobretodo, den gran cantidad de datos sobre las (tristes) vidas de los dos pájaros, de forma cuidadosamente desordenada y a modo de flashback. Y utilicen la última cuarta parte del libro para explicar, de forma atropellada y acelerada, el descubrimiento de los culpables por parte de la policía, de forma detallada el juicio (aquí tendrán que recuperar a los policías y la gente del pueblo cuyos nombres apuntaron antes en un papelito), y guarden aún un par de pliegos para narrar todo el tiempo que estarán en prisión esperando a que los cuelguen, los amiguitos que harán en las celdas (y sus tétricas y perversas historias), y la ejecución en sí misma.

Si aplicando estas sencillas normas, lo que les sale al final no es A sangre fría, de Truman Capote, es que les ha salido otra cosa. Pero otra cosa que será un plagio de A sangre fría. Porque la novela es eso.

Y qué quieren que les diga... Si me ha gustado? Pues una de dos, o la traducción al catalán de A. Artís-Gener que he leido es muy mala (y mala es, no nos engañemos... los tiempos verbales dan tumbos como si estuviesen borrachos, construye mal frases, tiene demasiada tendencia a usar terminos más cultistas que cultos -ya saben, polisílabos grandilocuentes cuyo significado ni siquiera viene en todos los diccionarios, pero que quedan muy impresionantes y lastran el ritmo de lectura... un poco lo que hago yo en este blog, para qué engañarnos-, parece no haber entendido todavía para qué sirven las frases hechas...), o la novela es... inconexa. Aparte de lo que he explicado, que la novela está dividida en cuatro partes muy diferenciadas (y quasi inconexas entre sí, que podrían ser perfectamente novelas diferentes), el autor salta de unas cosas a otras para volver a las primeras y mete flashbacks à go-go, como si fuese escribiendo a vuelapluma según le vienen las ideas a la cabeza, sin pararse a ordenarlas después. Que igual es lo que buscaba, no digo yo que no, pero la sensación al leerla es desconcertante. Porque no es que la historia no sea lineal (que lo es), sino que esa línea no es recta, sino que está hecha un nudo, y, en lugar de deshacerlo, el autor se limita a caminar por él, siguiendo todos los bucles. Eso sí, logra, sobretodo en la primera parte, una atmósfera opresiva y malsana tremenda, sólo comparable con la que logró Stephen King en Carrie, con la diferencia que Capote la logra mucho más espesa pero no es capaz (o no le interesa) mantenerla al mismo nivel durante toda la novela.

Por otra parte, desde el punto de vista ideológico, tiene un sabor agridulce. O al menos a mi me lo ha parecido. Porque no he logrado descifrar si lo que el autor quería (suponiendo que quisiera algo, claro. Es perfectamente posible que Capote considerase su novela ideológicamente neutra, no lo se ni me importa) era condenar la pena de muerte o bien defenderla. Porque hay en la novela argumentos del mismo peso en ambos sentidos. No se si presenta a los protagonistas como malos porque nacieron malos, malos porque el mundo les ha hecho así, o malos porque quieren serlo. Ni siquiera tengo claro que los presenten como malos. No se si dice que el sistema judicial americano es una maravilla o es una mierda sin sentido. Se mueve todo el rato en esa ambigüedad diría que calculada, que, a mi al menos, sólo ha logrado confundirme.

No está mal, es un libro a leer... pero tampoco es un Imprescindible con mayúsculas. Que si tienen tiempo, no está de más leerlo, pero si se mueren mañana y no lo han leído, tampoco es como para decir que han malgastado su vida, vamos.

domingo, 21 de noviembre de 2004

Como decíamos ayer

Después del interludio que ha supuesto el megapost en cinco partes con mis pajas mentales, y la (casi) semana de asueto que me he tomado después (más por perrería que por otra cosa), y resistiendo el impulso que me lleva a seguir poniendo letras de canciones alegóricas a la fecha (que ayer fue el Dia Mundial de la Infancia, y "Esos Locos Bajitos" de Serrat -de nuevo Serrat, este hombre tiene canciones para todo-, iba que ni pintado), intentaré volver a la tónica general del blog, de paja mental de actualidad tras paja mental de actualidad, salpicada por reseñas de libros o más letras de canciones.

Claro, que en estos quince dias han pasado un montón de cosas de gran calado humano y social que hubiese comentado, y que, sea porque ya tenía un post en la recámara (y no quiero poner más de uno al dia, y además lo de los neofeuds lo quería poner de un tirón), sea por simple y pura perrería, no he hecho. Pero dado que no me resisto a dejarlas en el olvido, me permitirán que el post de hoy lo dedique a glosar alguno de estos temas, a saber:

-Condolezza Rice (el hombre blanco mejor trasnvestido a mujer negra de la historia) asume el cargo de ministra de exteriores (o su equivalente) en el segundo gobierno Bush (II). Se me vienen a la cabeza dos reflexiones: Una, que si segundas partes nunca fueron buenas, esto, que es la segunda parte de una segunda parte (que no es lo mismo que una cuarta parte, no se equivoquen), qué será. Dos, que esto ha tenido que ser una venganza directa contra Zapatero, al ser claramente un intento de dejar en la miseria algo tan español como la zarzuela. Concretamente, aquel fragmento de Gigantes y Cabezudos que dice aquello de "si las mujeres mandasen/en vez de mandar los hombres/serían balsas de aceite/los pueblos y las naciones". Lástima que la historia de la humanidad, en general, ya se haya encargado de hacer quedar por falso al autor. Otras dos canciones para el saco: "Algo Personal" de Serrat (again and again), y "L'Estaca" de Llach.

-Se ha encontrado lo que parece ser el Eslabón Perdido en la evolución de la humanidad. Y ha tenido que ser en Els Hostalets de Pierola, durante la ampliación de un (más que) controvertido vertedero. Dejando aparte la importancia estrictamente científica del descubrimiento, no deja de ser una alegoría, tan cierta como inquietante, del estado de la ciencia en general y de la investigación en particular en este pais que se llama España. Sólo se encuentran cosas por casualidad, y a base de revolcarse entre la mierda. Y aún así, con la oposición del pueblo.

-En la (fantástica y preciosa) campaña publicitaria de la Lotería de Navidad de este año, que sigue en la tónica de los últimos tiempos (tiemblo de pensar qué pasará cuando se muera -o se arrugue demasiado- el señor calvo del anuncio... Tendremos un affaire "Abuela Litoral" II, con intentos de substitución que no acaban de funcionar?), aparece, por primera vez (que yo recuerde), el color. Colores pálidos, difuminados, para nada estridentes, pero colores. Conspiranóico como soy, y teniendo en cuenta el lugar común que define la transición española como un paso del blanco y negro al color, no puedo sino preguntarme si se trata de un guiño al cambio de gobierno. Es más, han pensado acaso los publicistas que se podría entender así? Acabaremos viendo interpelaciones parlamentarias al respecto, por parte de las airadas (porque últimamente, siempre están airadas) huestes del PP? Meterá también la iglesia baza en este asunto, intentando alzar a sus fieles en manifestación?

-Polémica catalán/valenciano. No soy filólogo, y esa es una disciplina que queda muy lejos de mi campo, así que personalmente tengo poco que decir, y me pliego a lo que dicen los expertos, que dicen que es lo mismo. En todo caso, si el problema es (que parece ser que es) el nombre, apoyo desde aquí el retorno del vocablo lemosín (usado por Aribau, sin ir más lejos, en su La pàtria) para denominar a lengua objeto de tan bizantina discursión.

-Han reaparecido las Caras de Bélmez. Pasmo, asombro y estupefacción. Breves (y no tan breves) en todos los medios. Generalmente estas cosas pasaban en verano, cuando no había noticias, pero ahora se ve que estamos todo el año pa' sustos. O pa' fantasmas.

Había algunas más, pero como tampoco llevaba una lista por escrito ahora mismo no las recuerdo. E igualmente el post ya duraba demasiado...

viernes, 19 de noviembre de 2004

Segundo Aniversario

Bressol de vida,
camins de somnis,
pont de cultures
(ai, qui ho diria...!)
ha estat el mar.

Mireu-lo fet una claveguera.
Mireu-lo anar i venir sense parar.

Sembla mentida
que en el seu ventre
es fes la vida.
Ai, qui ho diria
sense rubor!

Mireu-lo fet una claveguera,
ferit de mort.

De la manera
que el desvalisen
i l'enverinen,
ai, qui ho diria,
que ens dóna el pa!

Mireu-lo fet una claveguera.
Mireu-lo anar i venir sense parar.

On són els savis
i els poderosos
que s'anomenen
(ai, qui ho diria!)
conservadors?

Mireu-lo fet una claveguera,
ferit de mort.

Quanta abundància,
quanta bellesa,
quanta energia
(ai, qui ho diria!)
feta malbé!

Per ignorància, per imprudència,
per inconsciència i per mala llet.

Jo que volia
que m'enterressin
entre la platja
(ai, qui ho diria!)
i el firmament!

I serem nosaltres
(ai, qui ho diria!)
els qui t'enterrem.

Plany al mar, Joan Manuel Serrat, 1984.

Nunca mais!

(Traducción, por ejemplo, aquí)