jueves, 9 de diciembre de 2004

La Virgen!

y

Ayer, como todos ustedes saben, se celebraba la Inmaculada Concepción de María, también conocida como la Purísima, motivo por el cual era fiesta a nivel nacional en las Españas todas. El motivo por el cual se prefirió esta catoliquísima (porque el resto de iglesias cristianas rechazan frontalmente dicho dogma) fecha, por encima de otras efemérides celebrables, como pudieran ser el Corpus (también de una larga tradición en este pais), la boda de Isabel de Trastámara con Fernando de Trastámara (que acabó redundando en la unión dinástica que acabó, a la larga, formando este pais de charanga y pandereta), el veinte de Noviembre (conmemorando la muerte de Buenaventura Durruti, que Paquito I el Hidráulico no fue el único que murió en esa fecha, chavalines), el catorce de Abril (santa Liduvina, paciente enferma crónica, muy milagrera y muy adecuada también a la idiosincracia nacional) o el uno de Julio (MI cumpleaños), se me escapa. El motivo, también, por el cual la Constitución se firmó el dia 6 en lugar del siete, dando pie a que se produjera este acueducto imposible que hace que todo sea llanto y crujir de dientes por parte de neofeuds y poderes fácticos por la cantidad de dias festivos y de puentes que se hacen en este pais y las horas de trabajo que se pierden. Lo cual no es estrictamente cierto (de hecho es una estricta mentira, estadísticas en mano somos uno de los paises con menos fiestas en el calendario y dias de vacaciones de la Unión Europea) y que tampoco es que me queje, personalmente.

Pero la Inmaculada no era la única virgen que se celebraba ayer. Concretamente, en la bonita villa de esta bendita tierra catalana, modelo de laboriosidad, de Arenys de Mar, ayer se celebraba la fiesta la Virgen Fumadora. Una tradición datada ya en el 1653, de origen desconocido, y cuyo punto más, digamos, espectacular (a nivel mediático), es que, durante ese dia, se permite a los niños fumar cigarros y/o pipas de matalauva e hinojo (en los enlaces tienen links a páginas donde explican qué son y qué propiedades tienen esas dos hierbas, por si quieren ir haciendo culturilla). Al grano. Que en esa fiesta, con el beneplácito y el apoyo explícito del ayuntamiento de la población (que quiere conservar una tradición, como he dicho, centenaria en ese pueblo) y de la mayoría de los padres (aunque hayan aparecido airadas voces en contra), se permite a los niños fumar. No tabaco, vale, y mucho menos cáñamo o sus derivados, pero fumar al fin y al cabo.

Eso coincide con el que parece el cénit de la persecución inquisitorial que sufrimos los fumadores. Y no deja de tener su coña que cuando desde las instancias políticas se esté instigando poco menos que a que los que disfrutamos (sí, señores, esto de fumar es un vicio, pero, ante todo, es un placer) echando humo por la boca nos tiren piedros por la calle y nos destierren a Molokai, desde esas mismas instancias se jaleen estas (por otra parte, totalmente inocentes) celebraciones.

Iba a pedir desde esta palestra pública (que engreido ha sonado eso, dios!) un mínimo de coherencia a nuestros políticos, pero como, evidentemente, eso sería una estupidez y un contrasentido (y no sólo porque muchos de los más feroces luchadores contra el tabaco sean, a su vez, afamados fumadores de puros, incluso durante actos públicos o saraos institucionales que forman parte de SU puesto de trabajo, del mismo modo que no hace tanto, cuando parecía que eso que algún iluminado bautizó como botellón iba a ser la ruina física, moral y económica de España, lanzaban grandes soflamas en contra del consumo de alcohol, para acto seguido hacer defensas a ultranza del vino -concretame el vino español, por supuesto-, del que decían que uno era una bebida alcoholica sino un nectar de dioses, y esto es literal), como sería un contrasentido, decía, me limitaré a pedirles (corrijo, exigirles) algo mucho más simple: Señores políticos, dejen de intentar salvarnos el alma. Mi vida es mia y me la jodo como me apetece, vale? Y con lo que pago de impuestos con cada cajetilla de cigarrillos o cada bolsa de picadura cubro CON CRECES el gasto sanitario que puedan producir futuribles enfermedades relacionables con el consumo de tabaco (y esto son datos objetivos, el estado recauda más por ese concepto de lo que gasta la sanidad pública en atención a enfermos con enfermedades de este tipo).

Ahora seguro que sale alguien diciendo que "es que cuando fumas yo también tengo que tragarme el humo". Voy a intentar tener mucho tacto y limitar al máximo las palabras groseras. Señores mios, pensar en eso requiere mostrar respeto por quienes te rodean. Y el respeto, por si no lo saben, salvo que tengas vocación de santo (y el abajo firmante no la tiene, precisamente), es, necesariamente, algo bidireccional. Cuando yo no me tenga que tragar los humos (por cierto, también altamente tóxicos) de cientos de vehículos conducidos por gente que siente una necesidad cuasi biológica por coger el coche hasta para ir a por el pan a la panadería de la esquina (no hablemos tampoco de la contaminación acústica, que esa es otra, y quien haya tenido que trabajar por la noche me entenderá). Cuando no tenga que tragarme los aromas de tantísima gente que prefiere bañarse en perfumes (cargados también de substancias potencialmente carcinogénicas, la mayoría de las cuales lipofílicas, con lo que se absorben por la piel y las mucosas olfativas) a ducharse, con lo que se crea una mixtura de olores que alimenta. Cuando no tenga tampoco que tragarme los olores de ciertas cremas hidratantes que usan a granel muchas señoras de una cierta edad y que revuelven el estómago a niveles de fosa séptica. Cuando la administración cumpla con su obligación y comience a controlar las alturas de las chimeneas de las empresas y las emisiones de humos tóxicos (no hablo a nivel de contaminación o efecto invernadero, hablo de toxicidad humana), de forma que se garantice una altura suficente para que el arco de partículas sea lo bastante amplio como para que al llegar a la superficie se hayan diluido lo bastante para estar a concentraciones inferiores a las de toxicidad (y estoy obviando el tema olores, que esa otra, también). Cuando hagan lo propio con los vertidos a aguas y nuestros rios (y nuestros mares) dejen de ser cloacas a cielo abierto que van esparciendo la porquería por el aire que respiramos, sea via evaporación, sea via esprai marino o, en menor grado, pero también, fluvial.

Cuando se cumplan esas condiciones (entre otras, he puesto sólo las primeras que me han venido a la cabeza) empezaré a aceptar que perfectos desconocidos, desde sus altos pedestales, me hablen de respeto y entelequias por el estilo. Mientras tanto, les pueden ir dando muy mucho por donde más les apetezca. Y déjense de hipocresías políticamente correctas.

Y que viva la Virgen Fumadora, coño!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Entonces la cosa es "como todo cristo está jodiendo el mundo, yo no voy a ser menos", nopes?

:P

Esagerao.

angua

Anónimo dijo...

Que milagro (nunca mejor dicho) que no hayas mencionado la Iglesia y sus campañas sobre la homosexualidad, el SIDA, la pobreza..., sobre todo empezando el post con un tema acerca del santoral las festividades españolas. Estás desconocido.

Logan-X

Sota dijo...

No, Angua, la idea es "como todo el mundo me está jodiendo a MÍ, yo tengo pleno derecho de joder al resto del mundo".

Logan, tampoco soy TAN monotemático, no te pases...

Anónimo dijo...

Ya, lo que pasa es que has cogido algo de miedo desde que sabes que ahora sus hordas se atreven a meterse hasta con el príncipe (con el gobierno se han metido siempre que no ha sido SU gobierno, y a veces incluso entonces).

Logan-X

Anónimo dijo...

mola, gracias! :)-

Anónimo dijo...

upps,
haditjé..lo olvido cada vez :P

Sota dijo...

El príncipe? Qué han dicho del príncipe, que no me he enterao?

Anónimo dijo...

A mí, antes, no me gustaba el olor del tabaco (sobre todo en los libros).

Pero después de encontrarme con el libro de informática que saqué el otro día, casi que no me molesta tanto.
El libro en cuestión no sé a qué huele, pero es nauseabundo, a saber dónde habrá estado.

Urui.

ZaraJota dijo...

Mi opinión me la guardo, por coincidir con la de Angua.
No se. Me parece tan justo que tu fumes porque te joden los coches como que Shimart queme gente porque le molesta el humo.

Sota dijo...

Veo que no me has entendido, Antonio. No fumo por joder al prójimo. Fumo porque me gusta. Porque me resulta un placer. Pero si alguien me suelta lo de que él se tiene que tragar mi humo, yo le contesto con todo lo demás. Que no será justo, pero es ecuánime, que es lo más parecido que se encuentra en este mundo.

Anónimo dijo...

El Santo(s)dijo sobre una reunión de los príncipes con intelectuales en Barcelona "¿Es normal que a la hora de comer con alguien en Barcelona sólo coman con los chicos del PSC? ¿Qué pasa, que no hay intelectuales de derechas o es que les da asco a los príncipes de Asturias? Porque claro, siendo príncipes de Asturias, lo suyo es tratar con el mundo marginal, con el hampa".

Logan-X

Anónimo dijo...

Vale, no lo había oido... Ahora haría un comentario maledicente sobre los "intelectuales de derechas" (conceptos antitéticos a mi entender, por otra parte) y los "marginales" y el "hampa", pero total, pa' qué... Si seguro que también se te ha ocurrido a tí.

O sobre los "principes de Asturias" y los "marginales" y el "hampa", ya puestos.