domingo, 6 de marzo de 2005

Mujeres desnudas con hombres desnudos...

... Qué es lo que hacen cuando están todos juntos?

Algo así cantaban (o mejor, berreaban), en su dia, los Siniestro Total. Uno pensaría que estas cosas, al menos entre personas adultas, deberían, a estas alturas, estar bastante claras... Pues se ve que no. Rebuscando el otro dia por esos internetes de dios, fui a dar con esta noticia:

MANILA (AFP) - Un 30% de parejas filipinas ignoran que mantener relaciones sexuales puede provocar un embarazo, indicó este martes el secretario de Sanidad, Manuel Dayrit.
"No saben cómo se produce un embarazo" pero esto no quita para que algunos tengan niños y muchos, declaró Dayrit después de un estudio realizado por el personal sanitario en el marco de una campaña destinada a promover el control de la natalidad.
En el archipiélago, católico en un 80%, las parejas creen con frecuencia que los niños son un regalo del cielo. "A menudo es algo cultural porque la gente no habla de sexo", explicó el ministro.
Los filipinos están intentando llegar a un control de los nacimientos por parte de la población (84 millones de habitantes) pero se topan con la firme oposición de la Iglesia.



”Uy, por dios, pero cuanta tontería junta...”

La noticia, de por sí, ya es bastante trágica. Que un tercio de la población de un país NO SEPA de dónde vienen los niños es, como poco, grave. Que ni siquiera lo relacionen con la actividad sexual directa es preocupante. Vamos, que ni con una moral estrictamente victoriana se logró llegar a tanto. Y los resultados, claro, luego son los que son. Que la cabra tira al monte, y la gente, la normal, la que no comete esa aberración sexual y crimen contra natura que es el voto de castidad, se pone, a la que tienen la más mínima ocasión, a follar como micos (nota para la posteridad, el diccionario del Word no reconoce el término “follar”. La RAE sí, pero únicamente bajo las acepciones “soplar con fuelle” y “soltar una ventosidad sin ruido”. Que ya lo dice la cultura popular que a la mejor puta se le escapa un pedo, pero...), y luego pasa lo que pasa.

Luego está la segunda parte de la noticia, cuando la Iglesia Católica, Apostólica, Romana y Pederasta se opone a que, en un país donde pasan esas cosas, se de información sexual y se intenten controlar los nacimientos. Y si encima lo concatenamos con que la CONCAPA (Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos) ha entregado al Gobierno no se si eran 6000 firmas exigiendo que se de en los colegios la asignatura de Religión y que esta sea evaluable y compute para becas y exámenes de acceso. Sobre el tema se me ocurren dos cosas, a saber: Que estaría bien que dijeran de paso qué asignatura curricular quitarán para poner esta (y Educación Vial, y Educación Gastronómica, y no se cuantas cosas más que ahora resulta que son IM-PRES-CIN-DI-BLES que los niños estudien el colegio), porque las horas son las que son y el currículum es el que es, y si quieres meter más cosas, has de sacarlas de otro lado. Quizá una buena opción para gente tan piadosa sería eliminar las ciencias naturales, que ahí se explican cosas pecaminosas y blasfemas como la teoría de la evolución o la circulación de la sangre (que a Galileo lo han “rehabilitado”, pero el bueno de Servet debe estar aún ardiendo en los Infiernos), o tal vez historia, para que no se hable de la Santa Inquisición, el papel que tuvo la Iglesia durante el feudalismo y el ancient regime o el colaboracionismo con el nazismo del papadismo... del papado, que diga, y para que nadie tenga malas ideas al leer sobre las desamortizaciones. Por otro lado, está una reflexión personal sobre la confianza que tienen en la capacidad de sus retoños, que necesitarán de una maría (y nunca mejor aplicado el término) para poder acceder a la Universidad o a una beca, porque con las notas de las asignaturas curriculares no les llega.

Vamos, que estamos en lo de siempre. Que para esta gentuza es preferible condenar a la miseria de por vida y a la muerte por inanición (por no hablar de su colaboración –y cómo- en la extensión de enfermedades como el SIDA) a que se de educación sexual y que la gente sea capaz, intelectual y biológicamente, de hacerse cargo de sus vidas (curioso, si se lo miran fríamente, son los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, el Hambre –por sobrepoblación-, la Peste –el SIDA-, la Guerra – Irlanda, el Líbano, Irak, Madrid...- y, finalmente, la Muerte), y que se creen con derecho a decidir lo que los demás saben o dejan de saber, lo que estudian o dejan de estudiar, con quién se van a la cama y con quien no. Y que cuando alguien se lo hace notar (de verdad, me encantaría que algún cristiano airado entrase aquí a rebatirme los argumentos), se escudan en que “no se les tiene respeto”. Cuando ellos nunca en la vida se lo han tenido a nadie. Cuando no tienen ni zorra idea de lo que quiere decir...


”Pero no habíamos quedado en que los niños nacen debajo de una col?”

6 comentarios:

Pryrios dijo...

Pasará una vez, dos veces, tres veces... incluso cien veces, pero da igual. La iglesia, sus seguidores y el modo en que piensan jamás dejarán de sorprenderme.

Porque una cosa es que estén en contra del preservativo y que digan que la abstinencia es el mejor anticonceptivo y otra muy distinta es que se nieguen a explicar a esa gente por qué nacen los niños... ¿Que puede tener de bondadosa una religión que prefiere mantener a sus creyentes en la ignoráncia?

Nada.

Logan-X dijo...

Teneis que verlo desde su perspectiva, cuantos más niños nazcan, más defensores futuros tendrán contra los gobiernos laicos y sus tímidas reformas.

A pesar de que bastantes mueran por diversas causas (¡angelitos que van al cielo!), y otros les puedan salir contestones (¡esos, con Pedro Botero!), el número, y su sempiterna defensa de la democracia, jugará en su favor.

Además, deben pensar que siempre es mejor que sepan de memoria el catecismo (eterno e invariable), que esas tonterías científicas que cambian cada pocas decadas con la tonta excusa del avance de los medios disponibles. Siempre habrá tiempo para rectificar dentro de unos siglos si es que el planeta sigue en pié. Ya sabeis, "Rectificar es de sabios", y con las veces que han tenido que hacerlo deben ser tan sabios como ellos se creen.

Norda dijo...

Madre mía, como se les gira la castaña a estos fanáticos... Desviando el tema un poco, lo que yo me pregunto ahora es: ¿Qué va a pasar cuando se muera (definitivamente) el Papa? ¿Hay esperanzas de que se arregle la cosa o empeorará?...

Y sobre las fotos (y los pies de fotos especialmente): molan xd

Urui dijo...

Si se muere el Papa saldrá otro vejestorio a chupar del bote. Hay apuestas por Rouco Varela, el Arzobispo de Madrid.

Creo que la última vez que el Vaticano arregló algo tenían de Papa a Anthony Quinn y era una película.

Sota dijo...

Pryrios, te recuerdo que el Pecado Original fue comer del fruto del Árbol de la Ciencia... Ser capaz de pensar, pues. Pensar es algo intrínsecamente pecaminoso para la mentalidad judeocristiana. Tema para un futuro post, me lo apunto.

Logan, el catecismo lo han variado bastantes veces. De hecho, más que las leyes de Newton, por poner un ejemplo bobochorras. En cuanto a lo de verlo desde su perspectiva... mejor me callo, que aún me vería como Michael Jackson.

Norda, lo siento, pero las cosas SIEMPRE van a peor. Aumento de la entropía, y esas cosas. Además, la Susan ha estado demasiado tiempo en el poder como para no haber dejado un Colegio Cardenalicio (que, salvo revolución popular de los creyentes o que baje en persona el Espíritu Santo, son lo que escogen al Obispo de Roma) totalmente afín a sus planteamientos.

Urui, por lo que he leido, Rouco (y demos gracias a Dios por ello) tiene pocas posibilidades. Entre otras cosas, es demasiado joven, y los cardenales no quieren arriesgarse a que el próximo Papa les dure tanto como este, que entonces sus posibilidades de llegar a lo alto de la pirámide y medrar (aún más) se reducirían. Suena mucho un sudamericano y un alemán. Pero de la misma cuerda fundamentalista, vamos...

Norda dijo...

Este asunto parece una pelicula de terror... pero da las malas, las que en vez de miedo dan pena.

Infrins