martes, 16 de septiembre de 2008

Crack



Vaya por delante que, como ya he dicho más de una vez y más de dos, no tengo ni zorra de economía. Así que esto son sólo apuntes a vuelapluma de un profano.

- Si alguien, después de la que está cayendo, me vuelve a hablar de las excelencias de la "mano invisible del mercado", no me molestaré en reírme en su cara. Simplemente le miraré con cara de desprecio y lo llamaré gilipollas. Que en este caso no es insulto, sino definición. Solo un gilipollas cree en cosas cuya inexistencia ha quedado comprobada.

- Si encima alguno de esos alguienes es uno de esos que hace un año decían pestes de la regulación estatal, y ahora claman al cielo porque el estado no está interviniendo más rápido, a la cara de desprecio y a la definición añadiré un sonoro escupitajo en la cara.

- Dicen los (autodenominados) liberales que la culpa no es de la banca ni del mercado, sino a) de la existencia de un limbo legal; b) de que Fanny Mae y Freddie Mac (chiste fácil, barato y fuera de lugar: con esos nombres a nadie se le pasó por la cabeza que no podían ser sino chiringuitos financieros?) habían crecido demasiado y se han desplomado por su propio peso. Ambos argumentos son una contradicción en si mismos. Porque las regulaciones no salen de debajo de la pinaza del bosque, como si fuesen níscalos, las tiene que hacer papá Estado. Y eso era una injerencia inadmisible y liberticida, según los (autodenominados) liberales y su teoría de la "mano invisible del Mercado". Y eso vale tanto para lo de evitar el vacío legal, como para evitar que esas entidades llegasen a la Masa Crítica.

- Hay gente que sí pilota en economía, y cuya opinión al respecto tiene para mi muchísimo valor, como el maestro Egócrata, que dice cosas al respecto que, lamentándolo mucho, me parecen auténticas paridas. Cito textual: En este caso, el topicazo del "chantaje de los mercados" con eso que "siempre ganan los mismos" al hablar de Fannie Mae y Freddie Mac. Básicamente, porque no es cierto. Los accionistas de las dos entidades financieras (que son los propietarios reales) ha perdido hasta la camisa. A lo que yo no puedo contestar más que "Y?". Las entidades financieras no sólo estaban jugando al juego de La Mano del Muerto Invisible, sino que se contaban entre las más firmes defensoras de la versión hard de las reglas, y por lo tanto sus accionistas (y ojo, que yo me cuento entre ellos, que tengo cuatro duros en acciones que me veo que voy a perder) necesariamente aceptaban esas normas. Y las normas del capitalismo indican que si van mal dadas, puedes perder hasta la camisa. Y si el capitalismo es salvaje de Mano del Muerto, no ha lugar a que venga papá Estado a poner un colchón. Querer cambiar las reglas del juego cuando vas perdiendo sólo tiene un nombre: hipocresía.

- Sin demérito de lo anterior, a priori soy partidario de la intervención estatal. Por que, a falta de datos y conocimiento para tratarlos, intuitivamente entiendo que el coste (tanto social como económico) de dejar que la reacción en cadena siga avanzando va a ser mucho más alto del que pueda suponer meter lubricante, por astronómicas que nos puedan parecer las cifras dichas así a palo seco.

- Pero ojo, que lubricar no significa echar aceite por encima de los engranajes como si fuese una ensalada: significa echarlo allí donde hace falta. Y en esto estoy más con Solbes que con Sebastián, y dar ayudas a la industria del ladrillo española es tirar el dinero, porque es un sector que necesita una reconversión y una reducción YA. No tiene sentido que el Estado de dinero a unos señores para construir pisos, cuando el parque de pisos vacíos en España es monstruoso, entre otras cosas porque somos muchos los que no lo podemos pagar. Repito, no tengo datos ni conocimiento para tratarlos, pero de nuevo la intuición me dice que, salvo aquellas inmobiliarias que se han metido a jugar a brokers (si nos hemos de fiar de las informaciones de Público del domingo, y no he visto sitio ninguno donde los desmientan, el grueso de la deuda de las inmobiliarias se reparte entre dos o tres empresas, y porque se pusieron a comprar otras como locas), en cuyo caso me remito a los dos primeros puntos, reducir el margen de beneficio les permitiría, al menos, salvar los muebles. Porque demanda de producto sigue habiendo, lo que no hay es quien la pague.

- Item más, si ustedes van al taller a que les echen lubricante al coche, les va a costar un güevo de la cara. Quiero decir con esto que el estado debe intervenir para evitar males mayores, sí, pero que esa intervención no debe ser gratis. Y sí, estoy hablando de expropiaciones forzosas de empresas cuya deriva económica ponga en peligro la economía del Estado, y estoy hablando de que el estado conserve esas empresas no ya hasta que estén saneadas y no pongan en riesgo la economía, sino hasta que se haya recuperado hasta el último céntimo de la inversión, intereses incluídos. Y después, si se tercia, que se reprivaticen, y lo que se saque con la privatización que se cuente como ingresos atípicos.

- Por cierto, se han dado cuenta de que este verano casi no ha habido incendios forestales? Coincidiendo con una crisis brutal del mercado inmobiliario? Curioso, curioso, dijo Alicia al salir de agujero...

- Hay cosas en todo este tema que me escaman. Mucho. Por ejemplo, en medio de esta monstruosa crisis que nos acecha tal si Leatherface se tratase, de las 35 empresas que cotizan en el IBEX 35, sólo dos no están obteniendo beneficios en la línea de lo que obtenían en años anteriores. Debe ser porque no se nada de economía, pero no sólo no hay pérdidas, sino que ni siquiera hay caída de los beneficios... dónde está la crisis?

- Lo siento en el alma, pero soy un científico. Experimental. Empirista. Y el principio de conservación de la materia es sagrado. Y no por dogma, sino por que nunca se ha encontrado nada que lo contradiga. El dinero no se puede haber volatilizado, tiene que estar en alguna parte. Lo que me piden las tripas decir es que el dinero es sucio, siempre deja rastros y que por tanto, con un poco de buena voluntad, se podría rastrear y recuperar, pero eso sería caer en la misma hipocresía que denunciaba antes: Esté donde esté, fue dinero movido (hasta que se demuestre lo contrario) de forma legítima respecto a las reglas del juego, y por tanto no se puede tocar. No sin tomar la Bastilla primero, al menos. Y yo soy muy de asaltar el Palacio de Invierno, pero no creo que esté la cosa tan mal aún como para promover una revolución como dios manda. Por ahí el camino está cortado, vale. Pero el dinero es una cosa muy sucia, y deja rastros. Y se puede saber quien consintió (o, poniéndonos ya tremendistas, quien promovió) ese vacío legal y esas operaciones, digámoslo finamente, arriesgadas. Y si son cargos públicos, se le puede pedir responsabilidades, porque su actuación (la inacción es una acción en si misma) ha puesto en peligro la estabilidad de la economía mundial. Y si son cargos privados, quizá el Estado no pueda pedirles responsabilidades (contravendría la Primera Directriz de la Mano del Muerto), pero las empresas . Y ahí se pueden pedir responsabilides, y cortar cabezas, y recuperar muuuuucho dinero.

- Porque no me vengan con hostias, este incendio lo han comenzado los bancos con su avaricia rapiñera, alentados por la Mano del Muerto. Los especuladores se han dedicado a soplar para que se extendiera (recuerden que la primera vez que el barril de petróleo pasó de los 100$ fue porque a un hijo de puta -dicho en Castellonense coloquial- con más cuartos que cerebro le apetecía poder contar a sus nietos que él fue el que subió el barril de petróleo a esos niveles por primera vez, y se gastó unos cuantos millos de dólares). Las inmobiliarias, las aerolíneas, todo lo demás, sólo ha sido carga de fuego. Como insinuaba dos puntos más arriba, la crisis es falsa. Un fantasma que recorre Europa (y el resto del mundo, de paso). Se declaró crisis cuando la producción no había variado y el consumo no había variado, sólo habían variado los números al final de una cuenta. La economía real funcionaba, era la economía de alto nivel, la que trabaja con figuras abstractas que no existen ni significan nada, la que hizo crack. Sólo ahora, que han logrado extender el fuego y crear el pánico, se ha empezado a retraer el consumo y la producción.

- Al menos en el 29 (que, corríjanme si me equivoco, empezó la cosa por más o menos lo mismo) algunos tuvieron la decencia de tirarse desde lo alto de los rascacielos de Wall Street. Vale, no serviría para nada, pero unos cuantos seppukus públicos no harían daño, limpiarían el panorama de "econolistos" y calmarían bastante al personal. A mi, al menos.

***


Por cierto, que ha vuelto el gnífico, el maravillo, el de los monitos vertiginosos, el maestro Efedito Efeditez con la cuarta parte de su novela gráfica-río Perdiendo el Tiempo. No se lo pierdan, que él si que es un crack de los de verdad.

Hace 309 posts...

28 comentarios:

Don Otto Más dijo...

No podría estar más de acuerdo contigo, chico... En especial con el tema de la reconversión industrial, etc... Pero ya sabes... aquí la gente tiene más cojones que el caballo de Espartero y no se admite que o nos convertimos al sector servicios 100% o no sé qué será de nos... De momento, suerte hemos tenido, que aquí la gente viene casi sola y sin querer de visita...
Ains!

Don Otto Más dijo...

Primer y seguimiento.

Sota dijo...

Si nos reconvertimos al sector servicios al 100% estamos muertos, Otto. España hasta ahora ha podido tirar en gran parte del sector servicios porque era comparativamente barata, pero cada vez lo es menos. Los países de la costa adriática occidental, Grecia, Turquía, incluso el Magreb, a la que se estabilicen políticamente (y no dudes que al olor del dinero se estabilizarán en un chas) se nos comen el terreno en ese sentido a pasos agigantados.

Además, el sector servicios como tal es una mierda. Salvo que entremos en el campo del servicio de lujo (y nos hemos cargado demasiado el país a nivel paisajístico y medioambiental -y hablo de algo tan simple como la calidad del agua en costas- como para poder hacer servicio de lujo, el lujo requiere escenarios bonitos) el valor añadido que ofrece (y por tanto su ganancia relativa) es mínimo. Convertirse en el geriátrico de los jubilados noreuropeos, o un destino turístico low-cost para viajes de fin de curso y despedidas de solter* NO es negocio.

(y nunca creí que te oiría quejarte de que la gente tuviese muchos cojones, mira...)

Nils dijo...

Suscribo todo lo que dices, me parece muy acertado y das en todos los puntos que duelen a los hipócritas liberales, como debe ser. Un cara a cara con Espe y no te aguanta ni un minuto.

Maggie Wang Kenobi dijo...

Bueno, mi mucamo economista me dice que te diga que en líneas generales puedo decir que ando de acuerdo con vos, sisisi. Que a mí la crisis inmobiliaria no me afecta porque yo me compro mansiones a troche y moche para tenerlas habitadas y no para esperar dos meses a venderlas por el doble, ya ves tú.

Sota dijo...

Nils, igual el que no aguantaba (la peste) era yo...

Mag, que sepas que tienes a un rojazo como mucamo economista, tíatíatía.

Don Otto Más dijo...

Pero, cielito, que no sólo es turismo el sector terciario.

Y Blogger ya ha acabado con la caca del spam... odio la verificación de palabra :P

Sota dijo...

Ya, por eso he dicho también geriátricos, corazón.

Don Otto Más dijo...

Pero, vida, y la tecnología, el comercio, la restauración, la informática, la salud, los media (detesto esta palabra), el transporte, la industria del ocio (no las piscinas, si no la tv, la música...)?
La verificación de palabra no, desde luego, cariño.

Pryrios dijo...

No tengo ni idea de economía. La aprobé en la uni de puro milagro. Por eso no voy a decir que tienes razón o dejas de tenerla, aunque tenga todo el sentido del mundo (ya sabes lo que dicen, en este mundo traidor no hay verdad ni mentira...).

Lo que si se es que la bolsa me repatea, que lo que me dijo un conocido de que lo que vale un producto es lo que uno está dispuesta a pagar me repatea el culo y que lo de tomar la bastilla me parece magnífico.

Vale, lo admito. Lo de tomar la bastilla lo hago porque a mi si me gusta ver sangre y cabezas cortadas, no por otra cosa.

Fet dijo...

Amén excepto a una cosa. El dinero no sigue los principios de conservación de la materia, que más quisiera yo.
En el momento en que se convierte en bienes perecederos acaba yéndose por la taza del wáter.
Y aún nos queda por saber hasta donde están enmarronados nuestros provectos banqueritos.

Sota dijo...

Otto, mi amor, la tecnología y la informática son sector terciario, pero NO son servicios (pueden serlo, pero cuando tienen un valor añadido importante no es cuando lo son). Los medios de comunicación son de consumo interno (en el mejor de los casos, se podría montar una suerte de CNN o Al-Jeezira hispana, pero aún así es un mercado reducido). Y el comercio, la restauración, el sector ocio, incluso la salud... o son dirigidos al turismo, o son consumo interno. Estás proponiendo la autarquía? En los cincuenta se intentó, y aún estamos pagando consecuencias...

Y la palabra de verificación se queda, por supuesto.

Pry, no nos confundamos: las materias primas no tienen valor por si mismas, tienen precio. Y este es el que la gente está dispuesta a pagar por ellas. En los productos manufacturados, a ese precio se le añade el diferencial que suponga la manufactura. Eso es un hecho. Otra cosa es que haya especuladores que fuercen al límite lo que la gente está dispuesta a pagar antes de tomar la Bastilla. Y a mi también me encantan las cabezas cortadas, pero no era el tema.

Fet, no. Cuando tu compras un bien perecedero y lo dejas (valga la redundancia) perecer, el dinero no ha desaparecido: simplemente está en otras manos. Y nuestros banqueritos estarán enmarronados hasta donde les haya sido posible, por supuesto. Que no me creo que sean más honrados ni más tontos que sus homólogos yanquis...

Don Otto Más dijo...

La única auto que yo propongo es la que acaba en -estimulación :)

Sector terciario=Sector servicios, que tampoco hay que irse al tamames para saberlo, alegría de mi alma.

Sota dijo...

Superafavor de la autoestimulación, sí...

(entonces, la I+D+i son servicios? Por la parte de los cojones, luz de mis ojos)

Fet dijo...

Sota.
El producto desaparece, el producto en sí es dinero (o bien material o haber si quieres) y se acaba transformando en mierda muy depreciada. No todo es reciclable.
Si siguiese el principio de conservación no habría devaluaciones ni deuda, permanecería en equilibrio ad aeternum.
Podrías objetar que ese equilibrio se da, cambiando el eje de la balanza de occidente a oriente o de norte a sur, pero si fuese así no haría falta producción. Si alguien quiere ser más rico necesita horas de trabajo y producción en un eterno ciclo.
No sé si me explico y ni siquiera sé si estamos hablando de lo mismo.
Lo único que tengo claro es que te amo aunque lo nuestro sea imposible.

Sota dijo...

Tío Fet, E=mc^2, recuerda?

La materia también puede encontrarse en forma de energía...

Y además, usted está considerando un universo de estudio que no es el universo completo. Para que se cumpla el Principio de Conservación, el sistema debe ser cerrado.

Fet dijo...

Hombre, yo daba por sentado el universo que afecta a la cúspide de la pirámide alimentaria. Si incluimos bacterias, seres vermiformes y plantas no comestibles ni fumables acepto pulpo.

nanyu fonseca dijo...

jo, se me ha roto una uña y se me engancha al ponerme los calcetines. que puedo hacer? esto si que es preocupante.

fuera verificacion de palabra!!!!

Casta dijo...

me encantan las figuritas de platilina de ayer.

Tienes un e-mail

Sota dijo...

Tío Fet, sistemas cerrados. Siempre.

Nan, córtatela todo lo que puedas y después límala. La verificación de palabra se queda.

Casta, y de lo de hoy no dices nada? Ahora me lo miro.

Ginebra dijo...

Me parece que lo que dice tiene mucho sentido. Y yo estoy también a favor de tomar la Bastilla (y hoy, además, una pastilla a ver si me quito esta tontera postvacacional).

Sota dijo...

Pastillera!

Manuel dijo...

"A don otto más"

Un poco de por favor, sin industria ningún país prospera. Es la industria lo que crea la única riqueza que sirve que es la de la economía productiva.

No digo que no sea necesario un sector servicios fuerte, moderno y competitivo, claro que lo es, del mismo modo que atraer divisa extranjera a través del turismo ayuda mucho al desarrollo de un país, pero solo ayuda, no lo garantiza sólidamente.

Casta dijo...

Pues no, a que soy chunga???

Otro mail al canto.

Will dijo...

Nada... que yo pasaba por aqui.....

y nada.. hola!

Y ya que estoy, sólo comentar que puedo poner mas de un ejemplo, manuel, de paises desarrollados que tienen en el sector servicios la base de su economia, si bien la revolución industrial ayudo a alcanzar la categoria de paises desarrollados, mas cierto es que muchos paises, paulativamente han arrinconado al industria y se han dirigido hacia el otro sector...

Pero yo no quiero polemicas eh!

Que yo soy bueno...

Oye y fet se desnuda o no???

Vaya lio se lleva CAsta con los mails, a mi no me ha enviado ninguno, tambien puedo asegurarlo :P

Anónimo dijo...

Unos cuantos datos:

1)El mercado financiero es el más intervenido que existe. Tanto que la emisión de moneda es un monopolio público. El Banco Central emite moneda sin respaldo y obliga a aceptarla.

2) Las dos entidades hipotecarias que han quebrado no eran sociedades anónimas ni empresas privadas. Eran "de patrocinio público". Gozaban de un monopolio asignado por el Estado, que garantizaba la calidad de los activos. Las creó Roosvelt para que desempeñaran un papel que las empresas privadas no podían hacer.

Manuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel dijo...

1º A Will le digo que si un país arrincona a la industria pierde riqueza de todas, todas. Para que haya servicios tiene que haber una industria que cree la riqueza que se distribuye a través del sector servicios.

Otra cosa es que al haber unas tecnologías que necesitan cada vez menos mano de obra se necesita cada vez menos plantilla en la industria y el empleo que crea la riqueza que generan dichas tecnologías se crea en el sector servicios. Pero sin industria potente no hay desarrollo.

2º Al anónimo anterior le digo que hay varias entidades financieras que se salvaron gracias a la intervención pública y otras que se están manteniendo gracias a la inyección de liquidez de la banca pública. Y que esas empresas financieras de reciente destrucción eran entidades privadas aunque en su dia las hubiera creado el estado y que en tiempo de Roosvelt contribuyeron a sacar de la ruina que había originado el capitalismo salvaje con el Crack del 29 al mundo . Y que tanto contribuyó a su hundimiento el hecho de que fueran un monopolio (en eso estoy de acuerdo contigo)como el hecho de que se haya desregularizado tanto el sector financiero en la legislatura de Bush, dando paso a menor transparencia en las operaciones y mayor latrocinio en estas.