lunes, 14 de diciembre de 2009

La Muerte de las ratas

Según san Pterry Pratchett, hubo una vez en que la Muerte presentó su dimisión y se dedicó a hacer de granjero (después de todo, ya tenía experiencia usando la guadaña). Pero las cosas (y la gente) tenían que seguir muriéndose, así que empezaron a aparecer pequeñas Muertes, especializadas en los distintos aspectos de la realidad. Al final, la Muerte recuperó su trabajo y absorbió en él a todas las demás muertes. A todas, menos a la Muerte de las ratas, que se agarró fuertemente a una viga y pudo evitar ser absorbida.


También según san Pterry Pratchett, todos aquellos que usan la magia (bueno, y los gatos también) son capaces de ver a la Muerte. Y, además, ha de ser la Muerte en persona quien venga a buscarlos, no cualquiera de sus empleados.

Y en un día como hoy, uno no puede sino preguntarse el cuál de ellos fue quien vino a buscarle, si la Muerte o la Muerte de las ratas. Pero fuese la que fuese, no me cabe duda de que él aprovechó para darle una lección de ciencias. Sin que se enterasen, siquiera.


Mark Ritts, in memoriam

3 comentarios:

luxaurumque dijo...

Ostras! Qué recuerdos, el Beakman!
Me encantaba verlo con mis hermanos (aunque yo ya era mayorcico) porque era superdidáctico y curioso. Eso sí, he de reconocer que tenía un puntico, no sé como llamarle ... bueno, que no me gustaba, pero solo era muy de vez en cuando.

No sabía ni quien era el que hacía de rata, ni que se había muerto.
Ah, y que me ha encantado el homenaje que le has hecho.

Besicos!

Shanks dijo...

Yo también lo veía de vez en cuando. Pero no era tan mayor, no? De qué ha muerto??
Y la primera rata...Lleva una guadaña-láser???? jajajaja

Ginebra dijo...

Hace frío.