martes, 3 de octubre de 2006

Anarroseando

Archivado en , , y

Copioypego un comentario de maese Apócrifo (espero que no le importe) en el blog de maese Escolar. Y hago esto, en lugar de desarrollar yo el tema, porque ya saben que considero que si alguien ha dicho algo mejor de lo que podría decirlo yo mismo, sería del género necio gastar esfuerzos en intentar reescribirlo. Suscribo punto por punto todo lo que sigue. Maese Apócrifo, póngame a los pies de su señora.

El Islam se pone histérico porque mostrar la faz de Mahoma, e incluso mostrarlo decapitado, es, según parece, tabú para los mahometanos, o sea, sacrilegio. Como es sacrilegio, ellos lo toman como una ofensa a su religión y, por extensión, a su cultura o civilización.
Que la doctrina islámica considere a Mahoma irrepresentable mediante imágenes no es tan disparatado. Lo disparatado es que estén dispuestos a matar porque alguien, desde Occidente, publique viñetas con la imagen de Mahoma, pero el debate sobre el fanatismo de minorías islámicas terroristas no es exactamente el mismo que el debate sobre la ofensa que supone para cualquier musulmán ver una imagen de su Profeta.
La representación de Cristo en la cultura occidental de tradición cristiana tiene también sus límites: se acepta ver a Cristo crucificado y CASI desnudo, pero no se aceptaría ver a Cristo completamente desnudo en las iglesias, porque la desnudez de Cristo es tabú.
En ciertas tribus africanas, amazónicas o asiáticas no entenderían por qué es tabú ver a Cristo completamente desnudo. En occidente nos cuesta aceptar la idea de la irrepresentatividad de la imagen de Mahoma y más nos cuesta aceptar que alguien pueda llegar a amenazar con la muerte a otros por reproducir la imagen de Mahoma, pero en Occidente SABEMOS que hacerlo, reproducir la imagen de Mahoma, parece ser ofensivo para los aprox. 1.300 millones de musulmanes del mundo.
En Occidente creemos que por encima de los posibles riesgos que acarree la reproducción de la imagen de Mahoma (siempre supuesta imagen, porque no se conservan muy buenas fotos del Mahoma real) está la libertad de hacerlo en virtud de nuestra adorada libertad de expresión. En Occidente estamos convencidos de que nuestra vida en libertad nos permite hacerlo y decirlo todo, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. No entendemos el fanatismo de quienes se ofenden hasta la violencia por reproducir a Mahoma, pero vehementemente, fanáticamente, defendemos nuestro derecho a la libertad de expresión. Quizá somos (los occidentales) tan tontos que pensamos que estamos obligados a decir todo lo que podemos decir porque la libertad de expresión es algo así como el universo en expansión, cada vez más grande y en el que no puede haber oquedades sin algo dicho. Quizá pensemos que la libertad de expresión consiste en un concurso en el que deben decirse y hacerse las mayores absurdidades, sólo porque las reglas del concurso ("todo está permitido que se diga") lo permiten: las reglas del concurso (vistas por nosotros los occidentales) permiten mostrar una falsa cabeza de Mahoma, decapitado. Bueno, pues la mostramos. En la obra original de Mozart no aparecía, Occidente ha podido sobrevivir 10, 15 siglos sin tener que mostrar una cabeza de Mahoma en una ópera de Mozart, pero es igual: a un lumbrera alemán se le ocurrió que la obra de Mozart ganaría en quentintarantinismo y en actualidad y sería mucho más moderna si mostraba varias cabezas, entre ellas la de Mahoma. Por su parte, a alguien de la policía alemana se le ocurrió que eso podría resultar peligroso, dadas las circunstancias (=las no muy buenas relaciones entre Occidente y el mundo islámico, gracias, entre otros, a exportación de democracia yanki en Irak a base de muertos). La obra se cancela y retira del cartel y ahora resulta que la retirada de la obra es un ataque a la libertad de expresión, porque, total, para 1.300 millones de musulmanes que se podían sentir ofendidos, tampoco era para tanto.
Rubianes ofendió a los españoles casposos en un programa de TV3, a los que invitó que se metieran su puta España por el culo y les reventara. Fue, sí, un peculiar ejercicio de libertad de expresión de Rubianes. ¿Qué ocurrió? Que la derecha casposa española se enfadó mucho. Caray, como los musulmanes por lo de la cabeza de Mahoma en Alemania. ¿Qué pasó con la obra de Rubianes? Que la derecha casposa bramó contra ella: "¡¡¡Ni un euro de los madrileños para financiar la obra de Rubianes, ni un euro¡¡¡".
En fin, si los ofendidos somos "nosotros" (la derecha casposa), hay que cancelar la representación de Rubianes.
Si los ofendidos son los "moros", que se jodan: no hay que cancelar la representación de la ópera de Mozart. Hacerlo sería un ataque a la libertad de expresión.
A eso en mi pueblo lo llaman la ley del embudo o algo así.
NB: curiosamente, algunos grupos islámicos alemanes, perfectamente intregados en aquel país, han afirmado que irían a ver la obra de Mozart si se volviera a representar. Les honra ese espíritu tolerante con un Occidente que desprecia cuanto ignora, pero me parece a mí que encima de putas, ponen la cama.

A lo que añado: El famoso motaje del Idomeneo que tanta cola ha traído cometía un error de concepto grave, que, sin justificar en absoluto nada de lo que ha pasado, porque no tiene justificación, demuestra que el mostrar las cabezas decapitadas de Mahoma, Jesús y Buda era una provocación gratuíta e innecesaria, contra musulmanes, cristianos y budistas, probablemente (y déjenme que piense lo peor, porque no quiero equivocarme) con la única intención de que algo así pasase para hacerse publicidad. O eso, o el director del montaje era un lerdo absoluto: Idomeneo decide matar a los dioses por sus injusticas para con los mortales, sí, y acaba decapitando a Neptuno. Pero es que ni Mahoma, ni Jesús, ni Buda son dioses. Profetas, sí. Iluminados, sí. Ideólogos, sí. Pero no dioses. Idomeneo no les hubiese decapitado a ellos, cómo no decapitó a los sacerdotes de Neptuno. Su objetivo no hubiese sido en ningún caso ellos, sino, en todo caso, Alá, Jeovah y... cachis, los budistas no tienen dioses. Esas cabezas no pintaban nada ahí, no sólo por ser un anacronismo con respecto al resto de la obra, sino por pervertir su sentido por completo. Si encuentras a Buda en tu camino, mátalo, sí, siempre. Pero no se confundan de enemigo.

Hace 308 posts...

7 comentarios:

Urui dijo...

El tema de hacer óperas modernitas tenía su gracia al principio pero:

Después de ver a Bietio convertir El Rapto del Serrallo en un show porno y hacer vestir chandal a Don Giovanni.

Después de ver (otra ópera distinta a la del chandal) el banquete que Don Giovanni ofrece a los invitados a la boda de Zerlina y Masseto, consistente en cocacolas y patatas fritas.

Después de ver a un Duque declarar que no parará hasta que recupere su identidad y limpie su honor, moviendo la cadera como Elvis mientras una criada baila a su lado como si estuviese en Pulp Fiction (sí, hizo la chorrada de los deditos delante de la cara).

Pues ya no me sorprende, y me hace evitar como la peste cualquier ópera en la que la gente no vaya vestida de época y se usen zancos.

Lo de Idomeneo me supuse que no era el montaje original cuando dijeron que salía Buda, vale que Mozart era masón, pero no me sonaba mucho que por entonces se conociese mucho a Buda en Europa.

Sota dijo...

Pues lo del porno en el Rapto no desentona, mira... Después de todo, un serrallo es lo que es, y la obra ya tuvo problemas con la censura de su época precisamente por eso.

DeCa dijo...

A favor de tu comment. Me gustan los montajes tradicionales. :)

Jimmy Page dijo...

Segun la tradición cristiana Cristo si que es Dios.

Ya sabes, tres en uno.

Sota dijo...

Sólo según la versión católica, Jimmy, que es la única que acepta el dogma de la Trinidad. Para todas las demás (y el cristianismo es pelín más amplio que el catolicismo) es hijo de, pero no dios. Y me parece recordar que Berlín está en la parte protestante de Alemania, no en la católica...

Urui dijo...

Sota, ahora no estoy muy segura de que fuera en el Rapto... pero hay niveles y niveles, y el sexo en vivo y en directo encima de un escenario no ayuda a que el tenor no desafine.

Cavernarius dijo...

No sólo entre los católicos, sino también entre protestantes, ortodoxos y monofisitas, el judío conocido en su tiempo como Yeshu ben Pantera y ahora llamado "Jesucristo", es considerado como un dios, "consustancial" a Yahvé.

Sólo los arrianos y los nestorianos, grupos que yo sepa extintos, afirmaban que Yeshu tenía únicamente naturaleza humana.