jueves, 1 de diciembre de 2005

Dia internacional de la lucha contra el SIDA

Cuando la luna salga
las poleas rodarán para tumbar el cielo;
un límite de agujas cercará la memoria
y los ataúdes se llevarán a los que no trabajan.

(...)
Pero tú no buscabas los ojos arañados,
ni el pantano oscurísimo donde sumergen a los niños,
ni la saliva helada,
ni las curvas heridas como panza de sapo
que llevan los maricas en coches y terrazas
mientras la luna los azota por las esquinas del terror.

Tú buscabas un desnudo que fuera como un río,
toro y sueño que junte la rueda con el alga,
padre de tu agonía, camelia de tu muerte,
y gimiera en las llamas de tu ecuador oculto.

Porque es justo que el hombre no busque su deleite
en la selva de sangre de la mañana próxima.
El cielo tiene playas donde evitar la vida
y hay cuerpos que no deben repetirse en la aurora.

Agonía, agonía, sueño, fermento y sueño.
Éste es el mundo, amigo, agonía, agonía.
Los muertos se descomponen bajo el reloj de las ciudades,
la guerra pasa llorando con un millón de ratas grises,
los ricos dan a sus queridas
pequeños moribundos iluminados,
y la vida no es noble, ni buena, ni sagrada.

Puede el hombre, si quiere, conducir su deseo
por vena de coral o celeste desnudo.
Mañana los amores serán rocas y el Tiempo
una brisa que viene dormida por las ramas.

(...)
Contra vosotros siempre, que dais a los muchachos
gotas de sucia muerte con amargo veneno.

(...)
¡No haya cuartel! La muerte
mana de vuestros ojos
y agrupa flores grises en la orilla del cieno.
¡No haya cuartel! ¡Alerta!
Que los confundidos, los puros,
los clásicos, los señalados, los suplicantes
os cierren las puertas de la bacanal.


Oda a Walt Whitman, Federíco Garcia Lorca.

(Y juro que como alguien malinterprete esto, me comeré su corazón acompañado de un buen rioja...)

4 comentarios:

Diego Bériot dijo...

Me gusta esa sustitución del Chianti por un Rioja...

... y sí... un día para la reflexión...

Me ha gustado tu forma de hacerlo...

siloam dijo...

poema intemporal, hermoso. vaya dos, Lorca y W.W.
SALUDOS.

Anónimo dijo...

Es sólo música que te suena en la cabeza.

Sota dijo...

Diego, me va usted a comparar... (en el original, además, creo que era el hígado, no el corazón, pero es que el hígado es una de las pocas cosas que me repugna profundamente comer...) Gracias por el comentario, me tranquiliza bastante viniendo de tí.

Siloam, sí. Aunque, a toro pasado, deje un regusto a profecía siniestra que da bastante mal rollo. Bienvenida.

Cád, no te sigo...