jueves, 9 de febrero de 2006

Ultraviolencia

Me encuentro, en mis navegaciones espasmódicas por las redes todas, con la página de Patricia Waller, una señora (deduzco por el nombre) alemana (deduzco por el idioma en que está escrita la página) que hace (y vende) tiernos y entrañables peluches como los de la imagen (si clican en ella la verán más grande y podrán apreciar mejor los detalles):


Y la cosa no acaba ahí. Qué me dicen de este ideal-de-la-muerte-que-te-cagas kit de sado maso para Barbie?


Ahora ya sabemos por qué Ken rompió con ella... El rollo del niño pera era más vainilla (Dios santo, tengo una sobredosis de Blog de Jotacé...).

(Pasada la etapa depresiva, entro en la etapa violenta. Sigo siendo nitrógeno, pero ahora a altas presiones y en una bombona demasiado débil. No se crucen en mi camino)

5 comentarios:

Ninfa dijo...

Lo de Barbie era de esperar... después de lo putas que nos han salido las nuevas muñecas de moda algo nuevo tenía que encontrar barbie y que mejr que el set de Sado xD

Urui dijo...

El set de sado rosa da más miedo que los peluches

Sota dijo...

Ninfa, a puta, nadie gana a Barbie. Sólo que Barbie es una puta de las que se casan con un madurito con posibles (por los posibles) y luego se tiran al jardinero, no de las que hacen la calle. Una Presleir, vamos.

Urui, vaya por dios. Y yo que pensaba regalarte uno de tu talla por tu cumpleaños...

Urui dijo...

¿rosa?

Por favor, conservemos la tradición.

Que sea negro.

Chache dijo...

Cuando lo estrenes quiero afotos, por lo menos :P