lunes, 28 de agosto de 2006

Bésame mucho

Leo en La Vanguardia del domingo pasado, en las páginas de La Revista, que una cadena de cines brasileña (concretamente, por si hay algún interesado, Cinesystem) ha decidido, en lugar (o además de, no me ha acabado de quedar claro) de hacer descuentos en las entradas durante el dia del espectador, hacer también un descuento a las parejas que, a la hora de comprar las entradas, demuestren su apasonamiento dándose un beso. La única condición (no hacen distinción por edades ni sexo de los integrantes de la pareja, dicen) es que el beso ha de ser (lógicamente) de película. Nada de castos besos en la mejilla, ha de haber repaso de encías completo. El artículo no dice nada, pero entiendo que tampoco son válidos los besos en la almejilla (chista barato y soez, pero es que estaba a güevo), ni los besos negros. La cosa está en imitar delante de la taquillera a Clack Gable y Vivian Leigh en Lo que el viento se llevó. A su relación dentro de pantalla, me vengo a referir, que tampoco es plan de que uno de los dos se dedique a comer ajos un cuarto de hora antes para joder al otro (siempre y cuando al otro no le guste el ajo, claro). Y miren, la cosa me parece bien y mal, según como lo mire.

Por una parte, mal, muy mal. Porque es una discriminación intolerable para los que no tenemos pareja, porque no se cómo estarán las cosas por el Brasil, pero si es como por aquí, un viernes de estreno, con sus colas, si la gente se tiene que ir parando en las taquillas a hacerle sonar la campanilla al partenaire de turno, los besos pueden acabar derivando en botellazos según se vaya eternizando la cosa, porque no veo cómo se va a poder aplicar a las entradas compradas anticipadamente (por teléfono, por internete o por cajeros automáticos, si tales servicios existieran o existiesen, que no se si se da el caso), salvo que haya que enviar un vídeo del beso certificado ante notario, lo que sería un coñazo (y, en caso contrario, sería de nuevo discriminación), y porque si se encuentran con alguien aquejado de basoexia (vamos, a los que besar como dios manda -y me incluyo- nos pone burros), como encima la peli sea un tanto subida de tono, puessss... digamos que en la oscuridad del cine pueden pasar muchas cosas. Y si es una última sesión todo el problema sería para el equipo de limpieza (que seguro que se han encontrado cosas peores), pero como fuese una sesión de tarde (o peor, una matinal), los que entrasen después podrían acabar saliendo con un buen manchurrón en los pantalones que a ver cómo lo explicas luego en casa.

Pero, por otra parte, me parece una iniciativa fantástica, sobretodo en este mundo en que vivimos, la de promover que la gente no sólo se quiera, sino que lo demuestre públicamente. Besarse es bueno, bonito, barato, natural y sano (herpes y mononucleosis aparte), provoca el movimiento de más de treinta músculos faciales (y hablo sólo del beso, no del sobeteo que lo acompañe), activa cinco de los principales nervios del cuerpo, aumenta el ritmo cardiaco y libera glucosa en sangre. Y puede provocar ataques de bilis, subidas de tensión, infartos, accesos de ira y piedras en el riñon a esos, los de siempre, los que son la misma mierda vistan el uniforme que vistan, ya saben a quienes me refiero. Y no les provoca ataques de caspa y halitosis porque eso ya lo traen de serie. Y miren, visto así, no deja de ser una labor social. Que siempre lo he defendido y lo sigo defendiendo, la gente necesita follar más, bailar más, tocarse más, hablar más, cantar más y, por qué no? besarse más. Dame más, dame más, dame tus besos robados una vez más. Y mejor nos iría a todos.

Y esto, que parece una obviedad (y lo es) hay que decirlo más. Como lo de llamar hijo de puta a según quién (y seguro que tienen a alguien en mente, en caso contrario, relean el párrafo anterior y les vendrá a la cabeza algún que otro ejemplo, sin duda). Porque hay quien no parece tenerlo tan claro (y no me refiero sólo a esos, que ya sabemos que el único beso que conocen y quieren conocer es el de Judas, y lo digo tanto en el sentido literal como en el metafórico). Y es que, por lo que dice el artículo, hay gente (sobretodo hombres) que prefieren pagar más a darse un filetón en público. Que alguno habrá que vaya con la querida y no le interese hacer demostraciones públicas de afecto por motivos obvios, pero en la mayoría de los casos es, te lo mires como te lo mires, una gilipollez como un piano. Que además bordea la tragedia en casos como el de la chica que se fue llorando porque su novio se negó a besarla en taquilla (lo que demuestra por una parte que ella era una pámfila, y por otra que, o bien el tio es un fiera en la cama, o tiene una piscina de billetes como la del tio Gilito, o bien el dia siguiente ya no tenía novia, porque vamos, a mi -y a la mayoría de las mujeres que me precio en considerar amigas- me hacen algo así y a los cinco minutos tienes una escena de evisceración genital en vivo que ríete tu de Viernes 13 III). Y que no lloraré por él, que se merece todo lo que le pase. Quizá para compensarlo, otro zagal aprovechó la ocasión para pedirle la mano y regalarle el anillo de compromiso a su garota. Que no es la ocasión ni el escenario más propicio para algo así, y que simplemente imaginarme la escena ha logrado que se me suba el azúcar a niveles peligrosos (nene, eres un hortera sin paliativos, te lo digo por tu bien)? Pues sí, pero que le vamos a hacer, soy consciente de que vivo en una sociedad que se cree que puede comprar el romanticismo en el Carrefour...

Y ahora, bésense.

Hace 307 posts...

8 comentarios:

ZaraJota dijo...

El momento es
en esta laguna azul
pero no esperes más
mañana no puedes
No ha dicho nada
y no lo hará
si no la besas ya...
shalalala lala

chpijixl, hoy

Pryrios dijo...

Di que si, coño, cuanta razón tienes.

Aun me acuerdo cuando, al poco de empezar a salir, Norda en vez de darme besos, por la calle me daba embestidas con los morros, porque le daba un poquillo de vergüenza y quería ir rápido. Y es que no entiendo la mania esa que había antes de no demostrar el cariño en público (y que aun pasa ahora, aunque no tanto).

Si, pongo a dios por testigo, no hay nada más bonito que un beso de amor :D

Sota dijo...

ZJ, eins?

Pryrios, quién ha hablado de amor? Aquí se ha hablado de repasos de encías...

Urui dijo...

Sota, cada día pillas menos referencias.

ZJ ha citado una canción de La Sirenita.

Sota dijo...

Aps. Es que no he visto La Sirenita. Y la única canción que me conozco de la peli es la de "Bajo el mar".

Tony Tornado dijo...

¿No se hizo algo asín en Ejpaña? ¿O fue sólo en Vigo?
Porque lo del beso lo recuerdo bien...

Sota dijo...

No me consta, Tony. Besadas populares por mil motivos distintos sí (cuando la foto de las Azores y sus consecuencias, por ejemplo, se hicieron varias), pero que te hagan descuentos en el cine...

Norda dijo...

O_o ... Vaya estupidiez que se han pegado los de cinesystem. Por mi parte prefiero el día del espectador. Ale.

Y Pryrios, la manía yo la entiendo perfectamente. Léase el caso Violeta. (referencia cerrada xD)