martes, 1 de agosto de 2006

The State of the Art

- La gente se queja de que hace calor. La gente es estúpida. La actual temperatura es ideal, debería hacerla todo el año. Un diez por ciento menos de humedad ambiental no vendría mal, por eso. Luego, en cuanto la temperatura baje cinco grados, esa misma gente se quejará de que hace frio. Y yo no podré reirme de ellos y llamarles gilipollas porque tendré los belfos congelados.

- Black Eyed Peas se merecen una muerte lenta y dolorosa por la blasfemia que han hecho contra el Mais que nada de Jorge Ben Jor y Sergio Mendes. El hecho de que el segundo haya participado en esa obscenidad no le resta nada de gravedad al asunto, más bien al revés. Algo con aceite hirviendo, plomo fundido, astillas de bambú bajo las uñas y videos eróticos protagonizados por Loyola de Palacio.

- Definitivamente, soy un enfermo. Compro libros a más velocidad de lo que puedo leerlos, y la montaña de libros por leer crece y crece, amenazando con convertirse en monte coñocoño (no pienso explicar esa expresión, pero se pueden hacer a la idea). Y no puedo parar, cada vez que paso por delante de una librería de viejo tengo que hacer esfuerzos para no acabar comprando algo. El otro dia tuve que, literalmente, agarrarme la mano para no acabar comprando Trece campanadas de Suso de Toro por seis miserable euros. Hace pocos minutos he adoptado un libro del que se quería deshacer Angua. Y para acabarlo de arreglar, voy alternando las lecturas de mis libros con las de best-sellers infumables que consigo via bookcrossing y que por alguna extraña razón no soy capaz de abandonar. Y me temo que este vicio está incluso peor visto que la adicción al crack...

- La calidad de la programación de Cuatro está cayendo en barrena. Han retirado la reposición de Roma para poner especiales de los cuarenta subnormales (por cierto, que qué ojazos tiene la cantante de Amaral), por no hablar de los concursos que se han sacado de la manga. Anatomía de Grey y Entre fantasmas molan, por eso.

- Cada vez tengo más ganas de sumergir la cabeza de alguien en nitrógeno líquido y aplastarla contra una mesa. No de nadie en particular, de alguien. Como terapia de relajación. Si hay algún voluntario, que me ponga un mail. Lo del nitrógeno es más que nada porque los cachos cristalizados son más fáciles de recoger y manchan menos, pero vamos, que un buen aplastamiento a la vieja escuela, con su sangre, sus manchurrones de sesos y sus ojos colgando de las órbitas nunca es algo a rechazar. Pero que limipie otro.

- El Diablo está en los detalles. Y yo siempre he sido una persona detallista.

- Si últimamente en este blog no se habla de política, como era costumbre, es porque la actitud de la opusición (sí, está bien escrito, piensen un poco) del PP de un tiempo a esta parte sólo se puede entender si suponemos que se han decidido a desbancar al café con sal como hemético casero. En román paladino, que es más vomitiva de lo que mi estómago puede soportar. Esa gentuza no se merece ni mi desprecio. Por el otro lado, la actitud tanto del gobierno del PSOE como de la oposición no opusina, sin ser para tirar cohetes, tampoco es como para rajar de ellos al estilo de esta santa casa. La política autonómica y la local tampoco es que den demasiado de sí.

- El guionista de Bandidas merece la hoguera. Y el que haya puesto el dinero para hacerla, el potro de tortura. Y me atrevo a hacer ese juicio sin haber visto más que el trailer. Una película a no ver, a no ser sin sonido y con el avance rápido para ir directamente a las escenas de Salma Hayek. Penélope Cruz? Acabo de decir que sale Salma.

- Me jode bastante que la gente exija determinados posts, diga que va a comentar y luego no lo haga. Venga, denme caña, pónganme a parir...

- Me sangran las encías. Como todos los veranos. Que asco.

- Qué ojazos tiene la cantante de Amaral, insisto. Fascinantes.

Hace 307 posts...

6 comentarios:

Urui dijo...

- Este verano está siendo más fresco que el año pasado. Pero solo aquí, vuestras mínimas son de 25 grados y las nuestras son de 15 y con airecillo. Y nuestras máximas rebasan las vuestras, este año estoy generando mi propia humedad ambiental sofocante.

- Préstame (bueno, recomiéndame) algun libro, que últimamente no sé qué sacar de la biblioteca.

- No cuentes conmigo, el nitrógeno líquido me sienta fatal.

- Considérese puesto a parir.

- Bebe mucha agua.

Sota dijo...

- Es la diferencia entre el clima continental moderado (el vuestro) y el mediterráneo (el nuestro). Vosotros teneis mínimas más bajas y máximas más altas, para nosotros el diferencial térmico es menor. Vosotros os haceis a la parrilla, nosotros nos cocemos al vapor. Pero sigo firmando por esta temperatura todo el año, lo que mata es la humedad. La humedad, la humedad, señora la humedad.

- No decías que de Powers no tenías más que En Costas Extrañas? Pues sigue con las Puertas de Anubis, La Fuerza de su Mirada, La Última Partida, Esencia Oscura y Declara. Por ese orden. Gigamesh los ha reeditado todos recientemente, creo, no deberían ser difíciles de encontrar.

- Vaya por dios.

- Así no vale.

- Como beba más, me convertiré en pez. Que sea un besugo no implica que me tengan que salir aletas.

La vida de Duncan dijo...

:-)

hijo... por seis euros igual deberías...

me ha encantado la montaña coñocoño

Urui dijo...

- Os lo cambio, quiero pasar un verano sin cogerme un resfriado que me tenga dependiendo de los pañuelos de papel durante medio Agosto (que aquí se dice que "por Agosto, frío en el rostro").

- En la biblioteca no tienen nada de Powers (bueno, tuvieron "En costas extrañas" pero ya se desintegró), de lo contrario ya me lo habría leido todo. Miraré por tiendas, total, ya tengo que coger un libro de Linux.

- Con tanta humedad no sudaréis mucho, me falta una nube sobre la cabeza para tener completo mi propio ciclo del agua.

maggie wang dijo...

Hmmm ¿cómo puede un vídeo en el que aparezca la Loyola du Palais calificarse de erótico? ¿ein?

Sota dijo...

Duncan, monte Coñocoño. Montaña es la de Basura de los Fraguel. Vale, me lo compro... y cuándo lo leo? Y dónde lo meto? Dudas, dudas...

Urui, aquí también te resfrías. Los aires acondicionados son un invento del Diablo un dia que no había follado y además tenía resaca. Sudar se suda. Pero una vez estás cubierto de una capa de dos milímetros de sudor pegajoso como que no se nota. Y ese es el problema, que como dejas de sudar porque el sudor no se evapora, la temperatura corporal va subiendo. Y con esto último no me refiero al efecto de determinados bañadores y determinados bikinis (o su ausencia) sobre la líbido del personal. Si no hay nada de Powers, prueba con Esquivel, Wilde o Zorrilla.

Maggie, no puede. Pero imagínate la escena. Bueno, mejor no, que seguro que resulta destrempante hasta para tí. Y no quiero tener quejas de tus mucamos ni de tu legítimo.