domingo, 11 de octubre de 2009

Citas (CLXX)


Alguien sacará un lector de libros electrónicos que vaya perdiendo brillo con los años, que baraje los títulos y los haga ilocalizables, que olvide páginas de forma aleatoria, que abra los archivos por un punto al azar e intentará convencernos, sin haber conseguido programar un módulo de préstamo decente que volatilice uno de cada dos libros que le dejamos a los colegas, no sólo de que son características que pedía el público, sino de que harán que la experiencia electrónica sea más parecida al viejo libro de toda la vida. Y yo, desde aquí y desde ahora, les voy enseñando el dedo, mientras me imagino la cara del afortunado poseedor de un Kindle la primera vez que le eche un café por encima.

RinceWind en Las penas del agente Smith

.


6 comentarios:

Nils dijo...

no entiendo bien lo que quiere decir el texto...

luxaurumque dijo...

Rincewind??? Pero Rincewind el de toda la vida???

Esa parrafada es del Rincewind de Mundodisco?

Besicos!

rodericus2009 dijo...

Nunca será lo mismo.Revolver las estanterias de tú libreria favorita.Calibrar la extensión( ¿de donde voy a sacar tiempo para 8oo páginas? ).
Ojear los indices, aspirar el olor a tinta fresca, y finalmente desfilar hacia casa con ese reconfortante peso bajo el brazo.
No, nunca será lo mismo.
Por no hablar de la posible quiebra de Ikea, dejarián de vender esas magnificas estanterias que te sacan de quicio a la hora de montarlas.

starfighter dijo...

Pues mis hijos tan contentos que están luciendo palmito en las estanterías. Sólo espero que no quieran pasarse al formato electrónico, que ya se sabe como son los hijos...

Sota dijo...

Nils, pues está muy claro.

Luxu, no, es el RinceWind de Las penas del Agente Smith. Hay un link.

Rodericus, equilicuá.

Starfi, lo peor. Los hijos siempre son lo peor.

Ginebra dijo...

Bueno, no sé, supongo que la misma carita que se te queda cuando te cae un café en ese libro descatalogado que llevas años buscando y que por fin has encontrado en una librería de segunda mano dejada de la mano de dios.

:-(