miércoles, 5 de enero de 2005

Los reyes son los padres

Lamento ser así de brusco nada más empezar el post, y realmente sentiría mucho si alguien se ha sentido desilusionado...

Nah, qué coño, no lo lamento en absoluto. Si realmente me importase, no lo hubiese puesto. Los reyes son los padres/familiares/amigos de la familia. No existen tres vejetes venidos de nadie-sabe-exactamente-donde que van dejando regalitos por las casas. Papá Nöel tampoco existe, de paso. Supongo que ya lo sabían todos, y los que no, ya lo saben. Que igual la forma de decirlo ha sido brusca? Puede ser, no soy psicólogo. Y, en cualquier caso, sigue siendo algo más elegante que lo que hacían ciertas amigas mias, que pasaban las vacaciones de navidad metiendo en los buzones papelitos donde previamente habían escrito que los reyes son los padres, para desilusionar a los niños del barrio. Eso, de chinorris. De mayores, se limitaban a contarlo con regocijo. Es estúpido, lo se, pero en algo se ha de matar el tiempo, y personalmente no puedo sino encontrar encomiable ese interés por divulgar verdades científicas entre la población. Y además es que ellas dos siempre han sido un tanto malvadas.

Si alguien espera ahora que suelte una larga perorata sobre la historia y connotaciones del mito de los sabios de oriente, puede cerrar la ventana del explorador que use y dedicarse a buscar porno, que es para lo que se pusieron el internete, perillanes. Como si no les conociera. Porque no va a ir por ahí la cosa. En realidad, la cosa ya se ha acabado. Todo lo que tenía intención de decir hoy era eso, que los reyes son los padres, que si estaba hasta los cojones de fiestas navideñas y aglomeraciones de gente antes de que empezaran, ni les cuento ahora, que odio tan profundamente las cabalgatas de reyes como adoro las de carnaval (fíjense ustedes que cosa, siendo básicamente lo mismo, las unas me cargan hasta lo indecible mientras que las otras me encantan), que desprecio profundamente a la gente que es capaz de pelearse con perfectos desconocidos por coger un caramelo de mala calidad que le tiran desde una carroza, y que no les escupo en un ojo porque no se merecen el gasto en saliva, que odio profundamente a Yolanda Valero, profesora de danza, sin necesidad de haber cruzado nunca una palabra con ella, su simple presencia y su obsesión de ser niña en el bautizo, novia en la boda y muerto en el entierro (por no hablar de sus absurdos disfraces de angelito) me repelen y repugnan suficientemente, que encuentro vergonzoso no poder salir de casa un dia como hoy sin encontrarme las putas, estúpidas, horrendas y horteras hasta decir basta carrozas de la cabalgata, y que si vuelvo a ver alguna vez a un adulto darle un tirón en el brazo a un niño que va en brazos de (supongo) su madre para que vea al rey, estando a punto de tirarlo al suelo (cosa que se evitó porque, afortunadamente, yo estaba cruzando por en medio), me encargaré personalemente de chafarle el craneo contra el asfalto hasta que quede de la consistencia de la mermelada.

He dicho.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Mmmm , mermelada, mientras no tenga tropezones... .

Logan-X

Spaulding dijo...

Yo pensaba que no existían.. pero esta noche he oido unos ruiditos extraños en la casa de al lado... como si algún Rey Mago se hubiese hecho daño o algo parecido, pues el tipo no dejaba de gemir.

Por la mañana, me he levantado alegre y dicharachoso y, tras comprobar que no tenía ni un puto regalo en el salón, me he vuelto a deprimir.

¿Qué serían esos gemidos en casa de los vecinos?

Anónimo dijo...

A mi lo que me interesa saber es si Baltasar la tiene más grande que los otros dos. Que para eso me he conectado a internet hoy día de Reyes

Hallofon

Anónimo dijo...

Si a mi de pekeño me llegan a decir eso x internet me habría causado un trauma. Los reyes existen. Y el mejor regalo de reyes para mí es ver la cara de mis hijos cuando ven/abren/juegan con los regalos que los reyes les traen. Esta todo dicho.

Urui dijo...

Los niños se ilusionarían y alegrarían por un juguete nuevo aunque se lo trajera el Armadillo Navideño en pleno mes de agosto. ¿Para qué cortar las calles con camiones forrados de purpurina?

Sota dijo...

No se deprima tan rápido, maese spaulding, piense que lo mismo a los vecinos lo que estaban es robando, en vez de dejándoles regalos...