domingo, 19 de junio de 2005

Que ilu, tengo un troll! (III)

Y va la tercera (como en las sevillanas). Aviso a navegantes, nuestro querido Irichc, alias Daniel, alias el pequeño troll de sacristía, alias “eso” ha vuelto por estos pagos para dejar más de sus cagaditas en tres mensajes anteriores. Los tres los he contestado, por supuesto. El primero sacándole punta (era relativamente corto) los demás ya no, porque ni gracia tenían. Pero bueno, si quieren leerlos, ustedes mismos. De momento, seguimos para bingo:

Ahora bien, el fenómeno monstruoso se da cuando un ser está dotado de órganos o facultades que no corresponden a fin alguno

Como el apéndice en el Homo sapiens sapiens? (Dioses del Olimpo, era un monstruo! Gracias a Hécate que la cirugía me curó! No soy un monstruo! Soy un ser humano! Soy un ser humano!) O como los genitales en su caso? (y le cito textualmente de su página, que ha tenido a bien enlazarnos... Un año sin mujeres es un año ganado). Es usted un monstruo, Irichc! Además de una mala persona!

o la atracción por personas del mismo sexo, destinada a eliminar el amor de la faz de la tierra

Ahora me explica el por qué los poemas de Safo (conocida lesbiana, por otra parte) siguen poniéndose en todas las antologías como ejemplos de poemas de amor. Una conspiración judeo-masónica-lobbygaiera, quizás?

Primero fue el amor sin descendencia ("libre"

No, platónico. El amor sin descendencia sería, en su retorcido concepto de amor, que implica la descendencia como condición sine qua non, sería el platónico, no el libre.

luego el amor sin compromiso (al que habría que llamar "libérrimo"

No, el sexo sin compromiso. El amor implica necesariamente compromiso, que es precisamente lo que los homosexuales están reclamando que se les permita hacer público. Veo que tiene usted los conceptos un tanto confusos.

Ahora sólo queda el "amor" sin amor, entiéndase, la cópula libertina

Confunde “amor” con sexo de nuevo. La “cópula libertina”, como usted dice, no tiene nada que ver con el amor. Un polvo de aquí te pillo aquí te mato no requiere ni siquiera conocer el nombre de la parte contratante, mucho menos estar enamorado de él/ella. Basta con que te excite sexualmente. Y, en según que estado alterados de conciencia, ni siquiera eso. Debería probarlo.
Por cierto, que no es una cosa de “ahora”. El sexo impersonal entre desconocidos, el simple alivio de bajos, es tan viejo como la humanidad. Recuerde las orgías romanas. Recuerde a las sacerdotisas de Astarté/Tanit/Ishtar/Isis, prostitutas sagradas. Culturícese un poco, coño!

esgrimiendo el mero goce escatológico del propio cuerpo en perjuicio de cualquier otra consideración

“Goce escatológico”? Lo de “escatológico” lo dice en el sentido original del término (perteneciente a las postrimerías de ultratumba), o en el sentido de caca-culo-pedo-pis (? Si es lo segundo, la cuprofília/fagia y la urofília/fagia pueden parecer más o menos repugnantes, pero si a mi vecino le ponen, quién soy yo para criticar nada? (Y le recuerdo que la iglesia acepta cualquier parafilia siempre y cuando vaya encaminada a la procreación...). Aparte, que no se dan más entre homo que entre heterosexuales. Si la referencia es hacia lo primero... realmente cree que la necrofilia está tan extendida en nuestra sociedad?

La institución jurídica del "matrimonio homosexual", por contra, crea un paradigma que desecha cualquier forma de relación que no sea la fundada en el banal interés erótico.

Primero, esa afirmación es falsa. La institucionalización del matrimonio entre homosexuales no desecha ninguna otra forma de relación. Únicamente da carta de derecho a un tipo de relación? Que a usted no le gusta? Vale, nadie le obliga a estructurar sus relaciones (si las hubiera o hubiese) en base a esta forma. A mi no me gusta la programación de la COPE, así que no la oigo.
Segundo, también es falso que entre una pareja de homosexuales tan sólo haya “interés erótico”. Al menos, no en un grado distinto que entre una pareja de heterosexuales.
Y por último... el interés erótico “banal”? Pues sería la primera vez que algo “banal” hace correr ríos de tinta, comienza y acaba vidas, provoca guerras, crea movimientos filosóficos y artísticos o mueve una cantidad tan grande de dinero...

No puede haber comunión de ideales ni afirmación de la vida (esto es, familia) desde la perspectiva de la caducidad

“Afirmación de la vida = familia”. Hay algo en esa igualdad que se me escapa... en cualquier caso, no creo que nadie (salvo quizá Zsa Zsa Gabor, Elizabeth Taylor o Isabel Preisler) se casen pensando en que la relación se va a acabar, así que lo de la caducidad, me lo aclare. Por favor.

como tampoco puede darse la amistad desde la instrumentalización sexual del otro

Pero es que no hablamos de instrumentalización sexual, sino de sexo de mutuo acuerdo. Como dijo Woody Allen, no se puede ser amigo de alguien de quien se está enamorado. Pero no hay ningún problema (en una mente sana) para ser amigo de alguien con quien te has acostado...

” Para considerar a una mujer nuestra 'amiga' sería preciso que nos inspirase alguna suerte de antipatía física", dejó escrito Nietzsche

Interesante la cita de Nietzche, un conocido (y reconocido) misógino... Da que pensar que la haya escogido usted.

Los homosexuales degradan el amor, rebajándolo hasta el nivel de la amistad

Dejando aparte que la amistad es un concepto tan sublime (cuando no más, puesto que no se ve contaminada en ningún momento por el deseo ni por las hormonas) que el amor, y que por tanto difícilmente se podría considerar el pasar del uno al otro como una “degradación”, sigue sin explicar en qué se basa su tesis para proclamar (ex-cátedra, por supuesto) que los homosexuales no pueden amar. No será suya la incapacidad y ve la paja en el ojo ajeno, pero no las ruinas de la pentápolis en el propio?

para acto seguido arruinar la amistad, encerrándola en la mazmorra del sexo

Coño, acabáramos! Su problema no es con los homosexuales, es con los aficionados al sado!
...
No, pues sigue sin cuadrarme, oiga...

Y bien, el origen de la homosexualidad es sociológico, a saber: una mala disposición del padre para que el hijo se identifique con él

De traca! Esta es de traca! Qué coño de traca, de mascletá completa! Mire, no la comento porque se comenta sola.

Una sociedad débil, egoísta e individualizada daría lugar a esta clase de fenómenos inexplicables

Un fenómeno inexplicable que usted explica (ejem...) y despacha en apenas tres líneas...Mola, eso es capacidad de síntesis y lo demás tonterías. Bueno, lo suyo también es tontería, claro, pero ya me entiende. Claro, que de su explicación se deduce que TODAS las sociedades humanas han sido débiles, egoístas e individualizadas, puesto que en TODAS ha habido homosexuales. Con lo que igual es que los humanos somos débiles, egoístas e individualistas. Y dado que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios... Da qué pensar, verdad?

Hoy los jacobinos, antes iusnaturalistas, olvidan ese límite que el mismo Parlamento inglés se puso: "La ley lo puede todo, excepto convertir a un hombre en mujer".

Pues esos señores del parlamento inglés andaban tan peces en historia como usted. Porque existió una faraona de Egipto (Hatshepsut, de la decimooctava dinastía, que reinó bajo el nombre de Makaare) que promulgó un decreto según el cual era un hombre. Y se la representaba siempre con los atributos masculinos del cargo. La ley puede convertir a un hombre en mujer, y viceversa. Y la cirugía, no digamos.

Y hasta aquí llegamos por hoy, que me he cansado de escribir. El próximo episodio, dentro de dos posts, a la misma bat-hora y en el mismo bat-canal.

2 comentarios:

Logan-X dijo...

"Ahora bien, el fenómeno monstruoso se da cuando un ser está dotado de órganos o facultades que no corresponden a fin alguno"

¿Facultades con poco uso?. Entonces en su caso hablaríamos de las..., nah, demasiado facil hasta para mi.

Memed El flaco dijo...

jajaja, hay que ver, chicos. Si es que este irichc va como un pregonero de blog en blog soltando las mismas lindeces homófobas.
Yo considero que es inútil discutirle, porque parte de una base que ya de por sí es pútrida e indefendible.
¡Un saludo!
Alex.