martes, 15 de abril de 2008

Profilaxis

Comentaba mi alter ego Troy en su última entrada hasta el momento (que seguro que en el tiempo de escribir esto sube otra, todo con tal de intentar hacerme quedar mal), la curiosa leyenda de las Malas Cajas, unas cajas de condones malditas, talmente si hubiesen salido de la tienda de Misterio para Tres, que hacen que no puedas tener un polvo en condiciones hasta que hayas usado todas las gomas que llevaba en la función para la que fueron creadas y te compres otra caja. Vamos, que si tienes la mala pata de que te toque una de esas, tienes garantizados seis, doce o 24 polvos en el mejor de los casos, olvidables.

Por favor, absténganse de comentarios sobre la vida sexual reciente del muchacho, porque si leen su entrada verán que deja muy clarito que esa historia no le ha venido a la mente por nada en particular.

Pero como sea que uno es, como ustedes saben, aficionado a las magufadas y las artes oscuras, y no tenía constancia de esa (curiosísima) leyenda, pues me he puesto a revolver en libros, grimorios y páginas web del más variado pelaje para intentar encontrar el contramaleficio que anulase esa eventualidad (por no decir esa putada). Y nada, oigan, que no hay manera. Que, de haber algo, debe estar en el Grimorio Negro de los Agustinos de Compostela o guardado bajo siete llaves en la bóveda más oculta de la Biblioteca Vaticana (biblioteca que tiene fama de tener tanto la mayor colección de pornografía del mundo como la mayor colección de libros sobre magia negra del mundo), y eso son cosas a las que (de momento) no tengo acceso.

Así que lamento decirte, Troy, que ese mal no tiene solución, y no queda más que pasar por el aro. Pero lo cierto que un cierto paliativo del problema sí que he encontrado. Y en el propio objeto que transporta la maldición está el remedio: todo es una cuestión de profilaxis. Quizás no se pueda evitar el mal, pero sí reducir al mínimo los daños. Cómo? En el siguiente vídeo tienen la solución:


www.Tu.tv
(visto en Desvariando)


EDIT: Ya está decidido. Al final me voy a Valencia, ea.

Hace 309 posts...

13 comentarios:

Maggie Wang Kenobi dijo...

uy, mi mucamo videobloguero descartó ese vídeo hace tiempo por otro que encontró más adecuado a la entrada del momento, pero debo reconocer que algo de gracia sí que tiene, jurjur.

Will dijo...

Que fuerte...

Ahora ya troy alienta entradas, es mas famoso si no esta que si esta...

Urui dijo...

Así sin ver el video (que en el curro me permiten internet, pero videos ya es pasarse un rato): no se tratará de ponerse todos los condones de la caja a la vez para quemarlos en un solo polvo, ¿verdad?

Adidas Superstar dijo...

Juasjuasjuas.

Es gracioso, si. Y con la maldición, no vale tirar la caja o donarla al strong y comprar otra?

Sota dijo...

Mag, pero como yo no tengo mucamos, que tengo que hacer el trabajo sucio por mi mismo, puessss...

Will, no está? Y dónde está?

Urui, no, no vale.

Adidas, según Troy, no, eso tampoco vale. Los tienes que gastar tu mismo.

nanyu fonseca dijo...

jorjor, tu mejor entrada en mucho tiempo.

sota, me pasas tu numero de cuenta para hacerte una donacion?

Sota dijo...

Nan, mejor en efectivo.

En billetes usados de numeración no consecutiva.

Don Otto Más dijo...

Y si te pones tres de una vez? Eh? Eh? EH? Eso sirve o no, porque usados se usan... A mi ya me van a caducar... Y si caducan? Hay que usarlos para romper la maldición?
Esto es todo muy irregular.

Don Otto Más dijo...

Huys, lo primero ya estaba contestado...
Y masturbarse con uno puesto vale?

Sota dijo...

Otto, hay que usarlos para aquello para lo que fueron creados. Eso implica que no vale masturbarse, y que no vale ponérselos de tres en tres.

O eso dice Troy, vamos que yo de esta leyenda ya digo que no tenía noticias...

starfighter dijo...

Yo creo que todo eso es un truco publicitario de las máquinas expendedoras, para que los compremos de uno en uno, que salen mas caros, hombrepordiosdondevamosaparar

Don Otto Más dijo...

Yo creo que es todo mentira. Ahora vendrán con que Barberá en hetera.

Sota dijo...

Star, pues no te digo yo que no... (vamos, que también se me había ocurrido a mi).

Otto, cosas más raras se han visto.