miércoles, 10 de junio de 2009

El nombre de la cosa

De la víctima lo sabemos todo. Sabemos que es un inmigrante sin papeles, que trabajaba doce horas diarias, en horario nocturno, por menos de 700€, que perdió el brazo izquierdo en un accidente laboral y que fue dejado a 200 metros de un hospital por su jefe, con instrucciones de que no dijera nada. Que no le han podido reimplantar el brazo porque en lugar de meterlo en hielo y llevarlo con él al hospital, se tiró a la basura. Quizás, probablemente, no hubiese sido posible reimplantarlo de todas formas, pero ni se intentó. Hemos visto su cara. Sabemos su nombre.

Del empresario que tenía empleados a un precio miserable ciudadanos sin regularizar, sin seguro, sin asistencia y sin medidas de seguridad adecuadas, que es capaz de dejar a una persona que acaba de perder un brazo a doscientos metros de un hospital (no en el hospital, a doscientos metros) y que tira un brazo humano junto a restos de masa de pan a la basura antes de llevarlo al hospital por si es posible recuperarlo, para no parar la producción, no sabemos nada. Ni de la empresa que hay detrás. No sabemos ni su nombre. Ni siquiera el puto nombre de la cosa.

La víctima, por el hecho de serlo, pierde todo derecho a su intimidad. Al empresario, sin embargo, no hay quien le tosa. No voy a pedir que le arranquen a él el brazo, pero... No, qué coño, es lo menos que merece.

Que asco, de verdad.

ADDENDA: Parece ser que se empiezan a saber cosas sobre el tío. La Sexta dió un nombre, y de ahí a buscar en el listado de panificadoras de Gandía algo que encajase es cuestión de tiempo. Un tal Raúl Rovira, propietario de Panificadoras Rovira. Y ahora si que empiezo a sentir asco de verdad. Por esto.

Un Raúl Rovira iba de sexto en las listas del PP por San Juan de Enova, mismo junto a Gandía.
Si es el mismo, ya se encargargarán Paco milano bonito Camps de que no le pase nada. Hay precedentes.

Asco? No. Lo siguiente.

7 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Es inconcebible lo de los accidentes de trabajo en este país. Mil al año y como si oyeran llover. No se cumplen las medidas de seguridad y nadie hace nada. Y digo nadie, desde gobierno a medios de comunicación, que lo silencian salvo que haya morbo como en este caso, y los sindicatos, que tiene webos que se muevan por medio punto y no hagan nada por 1000 muertos y más de 10.000 heridos graves en el tajo.

SAlud y República

nanyu fonseca dijo...

eres un periodista de investigacion!!!! que emocionante! eso si, que kapullo el empresario este... aunque no me extraña lo mas minimo.

Shanks dijo...

Yo oí que lo habían detenido e interrogado, pero que ya estaba en libertad (el empresario).
Pasan estas cosas, se aprovechan de la gente que para comer trabaja sin seguridad y no puede reclamar nada, y la gente sigue votando a estos hijos de puta.
Y espérate.
Mierda de país y de gente, coño!

Ginebra dijo...

Ya le contaré. O ya lo contarán a todos, quien llegue antes.

starfighter dijo...

Y todavía vendrá alguien a justificarle y exculparle, como con el caso de Logroño. Asco de gente...

Sota dijo...

Don Rafa, es que esto sobrepasa lo de "accidente de trabajo". Los accidentes ocurren, y con todas la medidas de seguridad que pongan pueden ocurrir. Tirar un brazo a la basura NO es un accidente. Abandonar a un herido en los alrededores de un hospital NO es un accidente. Es ser un hijo de puta.

Nan, no, que yo los datos los he copiado de otra gente que ha hecho la búsqueda. Y les he puesto los links correspondientes.

Shanks, pues eso. Y lo que es peor, la gente le seguirá comprando pan como si nada.

Gin, pues corra! Quiero que me lo cuente usted!

Star, no te leas los comentarios a la noticia, anda. Especialmente los del 20 minutos, que dan MIEDO.

Logan-X dijo...

Por favor, esto es otro ejemplo de la inquisición del gobierno contra honrados ciudadanos que solo acogen a un inmigrante enseñandole un oficio y dandole una amplia jornada laboral que lo apartase de su natural tendencia al delito.
Pero el desagradecido no abandona su caracter gandul y ocioso por lo que estas buenas gentes le arreglan el futuro al proveerle de los medios para que consiga una pensión por invalidez mostrandole a la vez de primera mano el funcionamiento del sistema sanitario español.