martes, 5 de enero de 2010

Libros del año (Abril-Junio)

El amor médico - El enfermo imaginario, Molière. Se puede decir de Molière algo a estas alturas? Sí. Que en escena estará muy bien, pero leído no vale una mierda. Y no me vale la excusa de que es teatro y es para verlo, no para leerlo, porque hay infinidad de autores teatrales que leerles es una delicia. 4.

Nueve colores sangra la luna, Carlos Aguilar. Una caspa homenajeando caspas. El problema es que las caspas homenajeadas (el cine de terror español de los sesenta y setenta) tenían más gracia y, sobretodo, más oficio que el homenaje. Cuando intentas hacer algo con formato de novela negra, no puedes permitir que a media película se vea tan claramente cual es el final. Pero se lee bien. 5.

Mort, Terry Pratchett (relectura). La primera de las novelas del Mundodisco protagonizadas por LA MUERTE, sus problemas de personalidad y su amor por los gatitos. Imprescindible. 9.5.

Más allá del planeta silencioso, C.S. Lewis. Sí, Lewis escribió más cosas aparte de Las crónicas de Narnia. Muy bien la primera parte de esta Trilogía Cósmica (si quitamos la parte de la moralina, que aún así está bastante bien llevada y no se hace cansina). Haría una película de dibujos animados deliciosa. Y lo que es más importante, es una novela de ciencia ficción hard de los años cuarenta que trata MUY bien a la ciencia. Coño, es que incluso explica, de una forma intuitiva y superficial, pero bastante bien, conceptos de física relativista! 8.

El petit príncep, Antoine de Saint-Exupéry. No, no había leído todavía El principito. Sí, después de haberlo leído, puedo decir que me da vergüenza no haberlo hecho antes. Maravilloso de principio a fin. Me encantan los libros que son capaces de hacerme llorar como una pepa en el metro. 10.

Prototipo, Ralf König. O el Génesis según san König. Habiendo leído esto y La Biblia contada a los pasotas a uno le deberían conceder el doctorado en teología porque sí. Lástima que La Cúpula se haya dado cuenta de que el alemán vende y haya decidido editarlo en super-lujo (y super-caro). 9.

Mascarada, Terry Pratchett. Haciendo una parada en la revisión desde el principio y en orden del Mundodisco, me encuentro con el Fantasma de la Ópera de Ankh-Morkpork enfrentado a una Yaya Ceravieja cada vez más poderosa y a una Tata Ogg cada vez más pasada de vueltas. Más de trescientas páginas en una tarde. Genial. 9.

El cadáver alegre, Laurel K. Hamilton. Vale, escupiré instintivamente en los ojos de cualquiera que me nombre a Anita Arroz, tendré que aguantarme las arcadas ante la mención de Harry Potter y se me erizarán todos los pelos de cuerpo sólo con acercarme a menos de un metro de un ejemplar de cualquier cosa perpetrada por Stephanie Meyer, pero las novelas de la Hamilton me han enganchado, mira. Y encima esta va de zombies. De los de verdad, los resucitados por vudú. 7.

La teoría del todo, Stephen W. Hawking. No se dejen engañar, no es un libro de divulgación científica: es la transcripción de una serie de conferencias hechas a estudiantes de doctorado. Pero no se dice ni donde, ni cuando, ni hay el apoyo visual necesario. Yo tengo una cierta idea del tema y hay tramos que me pierdo, alguien que no la tenga estará perdido desde el principio. Pero hay que reconocer que el tío se explica bien y evita caer en la trampa de empezar a poner fórmulas ininteligibles. 7.

La máquina de follar, Charles Bukowski. Slices of life de un tío que no hace más que beber hasta caer redondo, entrar y salir del hospital, trapichear porque está sin un duro y follarse a todo lo que se mueve. Salvo las dos últimas historias, que basculan entre el realismo mágico y la ciencia ficción, totalmente prescindible. 2.

Una temporada en el Infierno, Arthur Rimbaud. Por si no tenía bastante con un maldito, dos seguidos. Lo que cuenta importa tres pimientos y tres cuartas partes de la tontería se le hubiesen pasado si hubiese tenido algo que hacer que no fuese hacerse el emo, pero al menos este lo viste con ropajes bonitos. 4.

Papá Puerco, Terry Pratchett. Papá Noël Puerco ha muerto, y la Muerte ha tenido que tomar su lugar. Aunque no acaba de cogerle el tranquillo... Les recuerda a Pesadilla Antes de Navidad? Pues nada que ver. 9.

La física de los superhéroes, James Kakalios. El libro está MUY bien. Es divertido, es entretenido, es un GRAN manual de conceptos de física y te hace mirarte los cómics de una manera que nunca te hubieses imaginado. La traducción es UNA MIERDA. Si has de traducir un libro que habla de físico y de superhéroes, lo suyo es que, si no lo traduzca, al menos lo revise alguien que sepa de esos temas. El traductor se supone que es doctor ingeniero industrial, y por las patadas con ensañamiento que le pega a nombres y situaciones comiqueras no ha debido coger un tebeo desde el Pumby. Pero es que además la caga traduciendo conceptos físicos básicos... Una lástima, porque ya digo que está muy bien, pero esa traducción te hace sangrar los ojos. 4.

La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón. Mucho mejor de lo que me esperaba, la verdad. Un best-seller de manual (con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva), vestido (BIEN vestido) de novela negra clásica (con todo lo malo y lo bueno que ello conlleva, y no hagan caso a la frase de Stephen King de la solapa, esto no es novela gótica ni de casualidad, es novela negra y punto), y además ambientado en paisajes que me he pateado más de una vez y más de cien. No es para generar las pasiones que ha generado, pero tampoco para generar los odios africanos que ha generado (al contrario de Harry Potter, que los merece. Los odios). En el debe, amaga demasiado con lo sobrenatural (el Cementerio de los Libros Olvidados, los sueños de la niñera de los Ayala, los fantasmas del Ángel de Bruma...) sin atreverse al final a mostrar la carta de lo sobrenatural o a dar una explicación plausible. Se lee bien. 7.5.

Las edades de Lulú, Almudena Grandes (relectura). Libro (y película) de cabecera en esta santa casa. Todo el mundo de rodillas (y con la boca bien abierta). 10.

Rechicero, Terry Pratchett (relectura). Volvemos a tomar el hilo. La gran novela sobre magia y sobre los magos (y sobre el poder, y sobre la responsabilidad, y sobre los caracteres hereditarios) del Mundodisco. 8.5.

Perdida en un buen libro, Jasper Fforde. Segunda parte de las aventuras de la detective literaria Thursday Next. Apasionante, hilarante, subyugante y descacharrante a partes iguales. Definitivamente, Fforde es el descubrimiento literario de la década. Junto con El pozo de las tramas perdidas forma una sola historia. 9.

El pozo de las tramas perdidas, Jasper Fforde. Tercera parte de las aventuras de la detective literaria Thursday Next. Pensaba haber leído alguna otra cosa por en medio, pero entre el no-final de Perdida en un buen libro y que estaba ahí, mirándome con esos ojitos, no pude evitar abalanzarme sobre él. Tampoco es que importe mucho, porque en realidad son la misma novela partida en tres volumenes. Sí, tres. La tercera parte, en el momento de escribir esto, aún no está publicada en España. Caca. Para todo lo demás, ver el párrafo anterior. 9.

El reparador de biblias, Tim Powers. Cuatro cuentos cortos en el más puro estilo Powers: Intrincados como la filigrana de plata, precisos como la maquinaria de un reloj suizo y perversos como el pozo más negro del Infierno. Teniendo en cuenta que este hombre vende bastante bien, no me explico el por qué la mayor parte de su obra sigue inédita en España. Como odio a Gigamesh. 9.

Brujerías, Terry Pratchett (relectura). Y el Mundodisco, mundo y espejo de mundos, se lanza en plancha a versionar/parodiar/homenajear cualquier forma de expresión cultural se se cruce en su camino. Y empieza a lo grande, nada menos que metiendo a Yaya Ceravieja en Macbeth. Grandioso como sólo Pratchett puede ser. 9.5.

Maske: Taeria, Jack Vance. Lo regalaba Gigamesh hace un par de años con la compra por sant Jordi... Y empiezo a entender por qué. Una novela corta que no se decide por ser un viaje iniciático, una novela de épica familiar, una de lladres i serenus o un qué. Flojita. 5

La llamada de Cthulhu/La Cosa en el Umbral (Ciclo de Cthulhu I), Howard Phillip Lovecraft (relectura). Compré las obras completas de Lovecraft, en la edición de Edaf, hace años, durante una razzia húngara a Gigamesh. Las guardé en una caja de zapatos, debajo de la cama. Y hasta ahora. Qué decir, es Lovecraft. Fhtagn! Fhtagn! 9.

Mundo Macho, Terenci Moix. Moix era un escritor que, cuando se ponía en plan marica mala (ver trilogía de las Mujercísimas) era la risión con mala leche, cuando se ponía en plan histórico (No digas que fue un sueño, El día en que murió Marilyn) escribía como dios... pero cuando se ponía en plan profundo era un peñazo pedante e insufrible. E intentar hacer pasar lo que no es más que una fantasía (muy) sadomaso con escenario de peli italiana de aventuras por una profunda reflexión filosófica sobre la dominación y el poder igual no es la mejor idea, tampoco. Prescindible. 4.

Pirómides, Terry Pratchett (relectura). La primera de las novelas "fuera de ciclo" del Mundodisco, en este caso centrándose en el Egipto faraónico... o su reflejo sobre Gran A'Tuin. El gremio de Asesinos, la importancia de la geometría, el mejor matemático del Disco, lo terribles que pueden llegar a ser las religiones organizadas (sobretodo cuando de pronto se encuentran con que lo dicen puede ser real... y pirámides, claro. Muchas pirámides. Muy grandes. Una de mis favoritas. 9.8.

10 comentarios:

luxaurumque dijo...

Grande Pratcchet, siempre. Mascarada no sabía ni que existía, tengo que buscarlo pero ya! Mort, Rechicero y Pirómides, tb son de mis preferidos.
Papá Puerco, de los "últimos" es de los que más me han gustado, aunque creo que Soul Music y Voto a bríos me gustaron más.
De todos los demás ... El principito lo leí hace siglos, y en francés, así es que no me enteré de nada. DEBO (re)leerlo.
La Sombra del viento me pareció de fácil lectura, pero no se mereceía tanto revuelo como generó.
Me apunto algunos, como el de La física de los superhéroes.
Ah, de Lovecraft me leí varios relatos hace mucho, pero no recuerdo casi nada ... eso sí, te recomiendo que juegues si puedes tanto al juego de rol como al de mesa, son una pasada!

Besicos :-)

´´Saray´´ dijo...

¡Ups! yo soy de las ignorante que no sabía que CS Lewis había escrito algo más que Las Crónicas de Narnia (que me encantaron todos los libros) asi que éste me lo apunto, al igual que los de Jasper Fforde y Laurel K. Hamilton a quienes ni siquiera conozco por el nombre.
Genial que hayas publicado la puntuación, asi se hace una la idea de si vale la pena comprarlos o cogerlos de la biblioteca.
Un saludo.

Nils dijo...

ji ji ji llorica ji ji ji

Sota dijo...

Lux, el juego de La Llamada nostamal, pero tampoco mata, la verdad.

Saray, bienvenida por aquí. No te fíes mucho de las puntuaciones, que uno es un tanto especialito respecto a gustos. Y no te fíes mucho de Lewis, que cuando le daba el venazo cristofreak, no había quien le leyera (esta novela está bien, pero las otras dos de la trilogía... Brrrr!)

Nils, pues sí, qué pasa!

Di dijo...

Sabes qué? La única pena de lo del principito es que te hayas perdido leerlo de pequeño y la relectura completamente diferente que se hace cuando eres mayor.

Y me anoto alguna de las otras recomendaciones

Sota dijo...

Di, puede ser. Pero lo hecho, hecho está. Y lo no hecho, también.

Ginebra dijo...

Mejor haberlo leído ya mayor(o grande, como prefieras). De veras.

Don Otto Más dijo...

El Principito es una obra sobrevalorada por la crítica y la gente, así en general... Prototipo se desinfla a cada página, aunque está bien...
Has probado con La vida y opiniones del caballero Tristram Shandy

Sota dijo...

Gin, pues no se. Yo era un niño muy raro, también...

Otto, el Principito sobrevalorado... Lo que hay que leer, rediós. Y Prototipo no te gusta únicamente porque en él no salen chulazos ni tres páginas de rimming en primer plano, déjate de hostias! Lo del Tristam ese no me suena. De quién es? De qué va? A qué dedica el tiempo libre?

Ginebra dijo...

Me lo imaginaba, querido, por eso lo he dicho (es que yo tampoco he sido nunca muy normal)