viernes, 9 de julio de 2004

Testamento

A ver si me puedo explicar desde el principio...

Este blog intentaba ser algo así como un blog de actualidad. Ni siquiera eso, nació como un experimento, un desafío contra mí mismo, un a ver si soy capaz. Pero una vez le acabé cogiendo el gusto, intenté dirigirlo, dentro de lo que cabe, a la actualidad. Y eso, a mi entender (que es MIO y por tanto no les acepto críticas a la definición, este es mi blog y me lo follo cuando quiero), incluye sexo, política, religión, reivindicaciones sociales (sí, lo de la RENFE era una reivindicación social, qué pasa), literatura, cine... Vamos, todo lo que me pasa regularmente por la cabeza, y, básicamente, las cosas que le grito a la tele durante los telediarios, que la familia ya empezaba a mirarme raro cada vez que, a media cucharada de sopa, lanzaba un juramento en arameo contro el busto parlante de turno.

Así que hoy se me han acumulado bastantes temas de los que me gustaría hablar. Que ayer vi Shreck 2 y que no me ha acabado de convencer (aunque tenga gags muy buenos), de las elecciones al Real Madrid (no, el futbol no me interesa en lo más mínimo, más bien lo odio profundamente, pero todo lo que son mafias y chanchullos me apasiona... a nivel estrictamente filosófico, por supuesto), de que Acebes sigue en su sostenella y no enmendalla hasidoETAhasidoETAhasidoETAnoteoigonoteoigonoteOIGOOOOOOOO!!!!, de la comitiva oficial del Govern de Ses Illes que se fueron de putas a Moscú con dinero público (que quede claro que no fueron a hacer turismo sexual, el turismo sexual es cuando se va a un sitio CON INTENCIÓN de irte de putas, y estos Padres de la Patria -en adelante, PP, por oportunista que parezca, que lo es- no fueron con esa intención, pero como cuando llegaron allí se encontraron con que había putas, pues ya que estaban...), de que la Metamorfosis de Kafka me está pareciendo un tostón (no por complicada, sino básicamente porque lo que explica no me interesa en absoluto), de que Julia Otero ha dejado de hacer La Columna y nos ha dejado huerfanos del único programa televisivo de la tarde que se podía ver (y que además solía ser un gustazo verlo), o de la guerra que se ha declarado entre Butanito y Luis del Olmo (que está siendo motivo de gran esparcimiento y risión, a la par que un ejemplo práctico de lo falso que es el dicho aquel que dice que perro no come carne de perro. En todos los sentidos de la palabra perro).

Pero es que, como todos sabemos, la vida es una zorra que cobra caro y además la chupa mal. Y me lleva por otros derroteros y a pensar insistentemente en otras cosas. A ver, hoy he empezado (de nuevo) a currar en el servicio de limpieza del geriátrico que tiene la Diputación de Barcelona. Una mierda que curro, con un horario decente pero que, a causa de los horarios de los autobuses, me obliga a levantarme a horas indecentes (por lo temprano) y que, decididamente, NO me gusta. Pero es pasta, y la necesito. No me quejo por eso.

Sólamente digo que, si alguna vez, por accidente, enfermedad o vejez, me ven convertido en una masa de carne balbuceante, en un guiñapo de forma humana pero con la misma actividad cerebral que una lámpara, por favor, por favor se lo pido, y lo digo completamente en serio

PÉGUENME
UN
TIRO
.

Gracias.

(Y lo más chungo es que he estado en otros pabellones y se que en el que estoy ahora NO es donde la gente está peor...)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprovecha, que en donde estás puedes dejar escrito el testamento vital, ese que dice que llegado el momento de dejarte morir o enchufarte a una máquina y dejarte vegetar hasta que te pudras solito se pueden ir metiendo la maquinita que hace "ping" por donde les quepa.

Urui

Sota dijo...

No se trata de eso, Urui. Mis familiares ya saben que como se les ocurra dejarme conectado a una máquina, mi sombra les perseguirá por toda la eternidad... Lo que me aterra no es el que el cuerpo deje de funcionar por si sólo, sino el que el cuerpo siga funcionando en automático, y que la cabeza se haya podrido del todo por dentro. Que no me da miedo morirmo, lo que me da miedo es que me entieren vivo. Y eso NO está regulado.

ZaraJota dijo...

Como dice mi abuelo, "cuando empiece a chochear, dadme un estacazo".
Yo llevo (a veces) pañales a esos centros (antes carne, fijese que curioso, oiga) y si, es deprimente... En muchos sentidos...
Yo creo que se vuelven asi por la edad, pero que en esos centros te agilipollan antes.

Goldilocks dijo...

Qué chungo!