lunes, 27 de septiembre de 2004

Con las manos en la masa (II)

Ingredientes:
-Gisantes congelados (un plato por persona)
-Chorizo de freir (uno por persona)
-Tocino o bacon (tres o cuatro lonchas/persona)
-Piña natural (una rodaja por persona)
-Pasas de corinto (sin pepitas, un puñadito por persona)
-Piñones o pipas peladas (un puñadito)
-Sal (mejor si es gruesa) y pimienta, al gusto

-Una sartén grande
-Una cuchara de palo
-Cuchillo y tabla de cortar
-Platos
-Fuego

Preparación:

Cortar el tocino o el bacon a trozos pequeños. Echarlo en la sartén (SIN echar aceite, con la grasa que suelte la carne sobra) y ponerlo a fuego medio, para que se vaya friendo. Remover de vez en cuando.
Cortar el chorizo de freir a trozos pequeños. Añadir a la sartén, y freirlo todo hasta que haya soltado toda la grasa y esté bien el bacon bien doradito y el chorizo bien hecho.
Añadir los guisantes, sin descongelarlo previamente. Bajar el fuego e ir removiendo constantemente, a fuego lento. Lo suyo es que los guisantes se descongelen en la misma grasa de la carne. Saltearlos de esta manera hasta que se hinchen y se pongan de color verde brillante.
Añadir las pasas y los piñones (o pipas), y salpimentar al gusto. Apagar el fuego y seguir removiendo un poco, para que no se pegue.
Cortar la piña a dados (retirando la piel y el corazón) y mezclarlo bien con todo lo demás.
Servir caliente (si no, la grasa del tocino sodilifica y queda una pasta repugnante).

No hay comentarios: