lunes, 6 de septiembre de 2004

Soma

El título del post de hoy es, claramente, una pirueta metalingüistica entre dos de las novelas de ciencia ficción más inquietantes que se hayan escrito nunca. Por si alguien no pilota en el tema, aparte de recomendarle que se ponga las pilas a la voz de ya, que no sabe lo que se está perdiendo, me explico rápidamente: el soma es la droga milagrosa que toman los habitantes de la sociedad perfecta (y también terrorífica, pero ese es otro problema) descrita por Aldous Huxley en su Un Mundo Feliz. Elimina la ansiedad y el dolor, serena el espíritu, te transporta a paraisos artificiales en el pleno sentido de la palabra. Evade. Si tenemos en cuenta que del futbol ya he hablado, y que he hecho referencia a otra gran novela de ciencia ficción, creo que es evidente a estas alturas de lo que voy a hablar. Más pistas. George Orwell. 1984. El Gran Hermano te vigila. Que Telecinco empezó ayer la nueva edición. La sexta. Por si alguien no se había enterado.

Y ahora me preguntarán pero qué va a hacer este hombre hablando de Gran Hermano? Pues porque la otra opción era hablar de lo del colegio de Osetia del Norte, y cada vez que pienso en que el tres veces malnacido de Putin ha criticado a las familias por dificultar el trabajo del ejercito, cuando lo único que han hecho ha sido romper las ventanas de la escuela a pedradas para que no pudiesen gasearlos como ya hicieron en un teatro de Moscú (aunque realmente, no parece que el resultado haya sido mucho mejor... ahora haría falta saber de qué fusiles salieron las balas que mataron a los muertos, pero mucho me temo que eso vaya a ser tan complicado como la identificación de las víctimas del Yakolev, y que el gobierno de Rusia le va a echar tantísima jeta allá como el PP le está echando aquí. Suponiendo que alcanzar tales cotas de cinismo y burla hacia el ciudadano sea posible más de una vez en cada generación. Divago de nuevo, me disculparán). Que cada vez que pienso en el tema se me hace mala sangre, decía. Así que he decidido tomarme dos gramos de soma, y hablar de otra cosa. Evadirme.

Poseso. Mira lo que hace la cochina de tu hija. Nunca mejor dicho. Tenemos una nueva hornada de suripantas y chulopiscinas televisivos, más carnaza para los programas del colorín que asolan nuestras televisiones. Que por lo que veo (estoy viendo el resumen de la inauguración en el momento de escribir esto, aunque lo vaya a colgar después), el casting de este año es de campanillas... Sigue la moda de los cuerpos de laboratorio de doctor frankenstein versión softcore (salvo una de las chicas, que está un pelín gordita, del tipo las que de verdad te encuentras por la calle), una asturanina que fala en bable y que hace falta un traductor para entenderla en cuanto se pone un pelín nervosia (y entró en la casa histérica, así que háganse una idea), un agente de seguros (o algo así) que parece un estereotípico niño ESADE, y lo mejor de todo, un triángulo amoroso preparado para que explotara la primera noche. Como se que ustedes son gente cabal que sólo ve los documentales de la dos (sean o no de la BBC) y por tanto no habrán visto esto, les explico. Tenemos a un cachitas, a la sazón policía. Casado y con hijas. Separado. Se lió con una cubana rubia, tipo Xuxa pero algo menos neumática y estuvo viviendo tres años con ella. Luego fue al programa de Jesús Vazquez, y allí se lió con una morenaza que parecía salida del Bailén 22, en esta ocasión producto nacional. Dejó a la paquita y se fue a vivir con ella, que, a la sazón, se separó del marido para irse a vivir con él, y al poco tiempo se separaron. A que no lo adivinan... Sí! Los tres están en la casa! Sólo falta la primera mujer, con churumbeles incluidos (que seguro que los acaban sacando en el plató en alguna gala, no se preocupen). Bueno, no, corrijo. Los tres no, que la morena, en cuanto vió que habían metido también al gachó, se dirigió al confesionario y dijo que se iba. Y se fue. Con dos cojones. Total, con esa media hora en la tele, ya se ha asegurado un sueldo en las tertulias televisivas hasta el verano que viene, como mínimo. Si sabe gritar y pelearse lo bastante, o irse a la cama (o por lo menos decirlo) con las personas adecuadas, tiene para un par de añitos o tres. Chapó por los encargados del casting de este año, porque realmente lo han cocinado como dios.

De verdad que no entiendo que hace la Milá presentando esto. Y la tia en las entrevistas lo defiende a capa y espada y con toda la vehemencia de que es capaz. Claro, que tampoco entiendo que hace el Sardà haciendo la mierda que hace, que eso sí que no hay por donde cogerlo. Ni que hacía Ánsar presidiendo la república de España, como decía el hermano del emperador, ya puestos...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Igual es que la Milá tiene, de siempre, alma de portera cotilla y no se ha sabido hasta hoy.

O igual es que necesita a dos ayudantes que le aguanten los sacos de pasta que está sacando, no va a matar a la gallina de huevos de oro.

Urui.

Anónimo dijo...

Maldito enfermo, mendigo intelectual. Deja de hacer perder el tiempo a los demás, haz el favor.