jueves, 14 de octubre de 2004

Literatura de a veinte pelas el litro (V)

Lo suyo sería, al igual que en las anteriores entregas de esto, empezar haciendo un resumen del libro, pero en este caso me declaro incapaz. Porque un piazo novelón de tropecientasmil páginas, escrito de un tirón (sin división en capítulos ni nada que se le parezca) en un estilo pseudo-epistolar, imitando un supuesto diario, que tiende (y de hecho llega, entra, cruza y sale por el otro lado) a el surrealismo más absoluto, y por donde desfilan marquesonas momificadas à la Fraga, lesbianas que no ejercen, el niño Jesús de Praga, un modisto que quiere hacer una colección basándose en el vestuario del anterior, traficantes de niños para uso y disfrute sexual de obispos, cabareteras que han llegado a lo más alto a golpe de coño, top-models que quieren hacer lo propio, herederas de grandes fortunas familiares, chachas filipinas, chóferes aficionados a buscar por internete fotos de atletas cachas ligeros de ropa, chachas filipinas, el Golem, jorobadas hijas de buena familia que quieren ser modelos, secretarias anarco-sindicalistas, terratenientes andaluces de la vieja escuela, parvenues, el Autor (así, en mayúsculas, que es como lo puso él) convirtiéndose en su propio personaje y riéndose de sí mismo, viajes transoceánicos, presentadores de televisión, coplas de Celia Gámez y un montón de cosas que me dejo, que llevo ya once lineas escritas (no se cuantas saldrán cuando lo edite), y que empieza con el entierro de Jordi Pujol en Montserrat, quieran que no, se resiste a ser resumido.

Hablo de Chulas y Famosas, de Terenci Moix (1999). Un libro chachondísimo y muy divertido... si uno tiene un mínimo de información acerca del mundillo de la prensa del corazón en los últimos años en este país. Porque, de lo contrario, no se enterará de la misa la media. Porque lo que se dedicó a hacer aquí el Autor fue a rajar, al más puro estilo marica mala y vívora venenosa, ese mundillo y los personajes que por él desfilan (cabe decir que lo hizo antes de la eclosión del Gran Hermano y similares, que han deformado -aún más- la situación). Más que rajar, incluso, disecciona. Vivisecciona. Sin anestesia. Con mala leche, con un sentido del humor ácido cual vitriolo, con iconoclastia, con cinismo, con más plumas que el ropero de El Molino, pero con precisión de neurocirujano.

Un MUY buen libro, de reir a carcajada abierta, que a dia de hoy no pasa de sainete satírico de una realidad que nos meten a cucharadas por televisión (y que nos tragamos con gusto, no lo nieguen, que esos índices de audiencia no salen de ninguna parte), pero que, y me permitirán que haga de Pitonisa Lola por un momento, dentro de cincuenta años podrá ser visto como una radiografía, pasada por el filtro del humor, de un sector de la sociedad española que hizo correr rios de tinta y océanos de dinero durante algunos años (porque espero que acabemos recobrando la razón colectiva y esto tenga un final, un dia un otro), pese a que tendrá que ser acompañado de otro volumen, igual de gordo, con el who's who de quién es fue y qué representó cada uno de los personajes que pasan por allí.

Porque si no, ya les digo, no se entenderá nada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ese libro me lo regalaron en Círculo de Lectores por hacer gasto extra (porque me compré "el décimo reino" en vhs, tenía que haber esperado al dvd).

Aunque no se controle el tema del papel couché (yo no identifiqué a nadie, salvo el Autor) se puede pasar un rato divertido leyéndolo.

Urui.