domingo, 31 de octubre de 2004

Noche de ánimas

Rascayú, cuando mueras que harás tú.
Rascayú, cuando mueras que harás tú.
Tu serás un cadáver nada más.
Rascayú, cuando mueras que harás tú.

Oigan la historia que contome un dia
el viejo enterrador de la comarca.
Era un viejo al que la suerte impía
su único bien arrebató la Parca.
Todas las noches iba al cementerio
a visitar la tumba de su hermosa
y la gente murmuraba con misterio
"Es un muerto escapado de la fosa".

Rascayú, cuando mueras que harás tú.
Rascayú, cuando mueras que harás tú.
Tu serás un cadáver nada más.
Rascayú, cuando mueras que harás tú.

Hizo amistad con muchos esqueletos
que salían bailando una sardana
mezclando sus voces de ultratumba
con el croado de alguna rana.
Los pobrecitos iban mal vestidos
con sábanas que ad hoc habían robado,
y el guardián se decía con recelo
"Estos muertos se me han revolucionado".

Rascayú, cuando mueras que harás tú.
Rascayú, cuando mueras que harás tú.
Tu serás un cadáver nada más.
Rascayú, cuando mueras que harás tú.

Rascayú, Bonet de San Pedro, 1943.

jueves, 28 de octubre de 2004

Rectificando

Hoy, para seguir con la programación habitual de este blog, tocaría una receta de cocina, pero ahora mismo no la tengo a mano, así que tendrán que esperar.

Para compensar, había comenzado a escribir un post explicando en qué se gastan los ochocientos millones de dólares que cuesta el poner una molécula con actividad farmacológica en el mercado (sí, han leido bien, 800 millones de dólares. No es una errata). Pero me he dado cuenta de que si entro en profundidad en el tema, iba a aburrir a las ovejas (menos a las ovejas que ya estén metidas mínimamente en el ajo, pero estos somos minoría minoritaria), y, si lo hago sólo por encima, lo que va a pasar es que no se va a enterar nadie de la misa la media y además voy a confundir aún más las cosas, así que cuando ya llevaba tres párrafos le he dado al botón de borrar y he empezado de nuevo.

Y no será por falta de temas de los que hablar. Del cancer de Joan Manuel Serrat (que parece que no es grave, pero un cancer es un cancer y Serrat es Serrat) a los restos que han encontrado en Indonesia, que parece ser se corresponden con una nueva rama del árbol extinguida del árbol humano, y que eran de tamaño reducido (ya le han puesto nombre, homo floreicensis o algo así, pero visto ese dato de la altura, mi venazo freak me lleva a sugerir el nombre de homo hobbitoniensis), pasando por las declaraciones de doña Ana Botella, ese personaje que si no existiera habría que inventarlo (aunque fuese para hacer de mala malísima en alguna peli de serie Z), que, para criticar la posibilidad de matrimonios entre personas del mismo sexo, ha dicho algo así como que peras son peras y manzanas son manzanas, y que no se pueden sumar peras con manzanas (sin tener en cuenta que tanto comer peras como comer manzanas lo puede hacer cualquiera, y que la civilización llegó cuando alguien inventó la macedonia de frutas).

Y al final, me he decidido a hablar del tema de moda, las elecciones USA. Oh, el título del post no iba solo por mi rectificación sobre el tema. Más bien sobre la que se dice en este blog yanki, y de la noticia que les posteo a continuación. Ea, que lo disfruten.

BUSH CAMPAIGN GROUP ENDORSES KERRY
"Yes, Bush Can" now says "no, Bush can't!"


Yes, Bush Can, an independent group dedicated to communicating Bush policies directly to the public, has abandoned its campaign and is officially endorsing John Kerry for President.

Before changing sides, the Yes, Bush Can team drove around the country supporting the President in a campaign bus they had equipped with sound and light systems, confetti cannons, and various props and costumes. They gave dozens of stump speeches, distributed campaign videos and "USA Patriot Pledges," and performed patriotic songs to audiences across the country. (See http://www.yesbushcan.com/media.shtml and
http://www.yesbushcan.com/pledge.shtml.)

Last week, the group officially split with Bush. "In the course of our travels, we ended up learning more about Bush's policies than he wanted us to know," said Harmon Spellmeyer, one of the Yes, Bush Can team. "We came to see that this administration is a catastrophe for most people."

Before breaking with Bush, the Yes, Bush Can team worked earnestly to support him. They went to the Pacific Northwest to promote Bush's Healthy Forests Initiative--and discovered it was enabling the logging industry to cut down our last old-growth forests. They visited a nuclear power plant in Ohio to promote Bush's domestic security policies--and found no one in the guard booth to meet them. In western Pennsylvania, while promoting the President's energy policy, they learned that it allows coal emissions which kill 23,000 people a year. Finally, while defending Bush's war on terrorism, they found out that even Donald Rumsfeld feels the Iraq War has made the world a more dangerous place.

After many similar discoveries and much internal turmoil, the Yes, Bush Can group arrived at the difficult conclusion that they could no longer continue their work. At a press conference Tuesday, in order to demonstrate how profoundly they are rejecting their former boss's ideas and policies, the team defaced and abandoned the bus they had purchased and outfitted.

Until the election, the former Bush campaigners will be doing all they can to make sure that Bush is prevented from winning the presidency. They will be joining many thousands of others in going door-to-door to "get out the vote" in cities throughout Florida-- beginning with Jacksonville, a mostly Black city where 11,000 votes
were never counted in 2000. (Statewide, 179,000 votes weren't counted, more than half of them Black. 90% of Blacks voted for Gore.)

The former Yes, Bush Can team recommends the following websites to those who wish to help "get out the vote":

http://acthere.com/ http://drivingvotes.org/
http://www.democrats.org/roadtrip/
http://volunteer.johnkerry.com/traveler/
http://www.moveonpac.org/lnvb/travel/
http://www.aflcio.org/issuespolitics/politics/volunteernow.cfm

To canvas by phone, visit http://www.partyforamerica.org/phone/ or
http://calls.johnkerry.com/. Send a "vote" eCard at
http://www.aflcio.org/familyfunresources/ecards/. To offer financial
support to "get out the vote" efforts, visit
http://acthere.com/gotv-contribute/ or
https://www.democrats.org/support/.

Finally, visit the Yes, Bush Can website to follow the Yes, Bush Can team as they join thousands of others in helping make sure that Bush can do no more damage to America's economy, security, and dignity.

martes, 26 de octubre de 2004

Encuestas

Ante la disyuntiva de hablar de la coña marinera de las selecciones deportivas catalanas en general, de la de hoquei sobre ruedas en particular y del pitote que se ha montado porque han ganado no-se-qué-y-no-quiero-saberlo, y hablar de cualquier otra cosa, casi que prefiero hablar de otra cosa, porque para crear problemas donde no los hay ya les pagamos un sueldo a los políticos.

Podría hablar de que hace varios dias que tengo ADSL en casa y de lo bien que tira la mula con eso (Paquita la del Barrio! Los primeros discos de Lucrecia! The Sisters of Mercy! Bandas sonoras! Canallas! Gore Gore Gays!), pero eso me llevaría a cagarme en los muertos de quien puso en circulación una discografía completa de Ana Belén a la que le faltan 40 megas (de 1'30 gigas) con lo que no se puede acabar de descargar, además de ponerme en el punto de mira de la ley (que no la justicia) y de Teddy Bautista y sus alegres mariachis por piratear cosas, ni que sea sin ánimo de lucro y con animus iocandis, así que tampoco hablaremos de esto, por sí.

Pero, como si me despisto un poco se me va a pasar el tema, casi que voy a hablar de las elecciones yankis, que es un tema tan estúpido como todos los anteriores, pero lo he tocado menos, que tanto con el amigo con nombre de oso de peluche moñas y con la caterva de demagógos nacionales ya he hecho algún que otro post. Así que hoy hablaremos de Bush y Kerry, y la semana que viene hablaremos del gobierno.

Sinceramente, no tengo claro quien quiero que gane. Vale, no estrictamente cierto. Tengo MUY claro quien quiero que pierda. Pero es que la opción tampoco la veo nada clara. Suponiendo que los jueces permitan que haya opción, claro. Supongo que a quienes hayan leido algunas de las pajas mentales que me hago por aquí no les hará falta que indique que es al talibán alcoholico de Texas al que no quiero ver ni en daguerrotipo, pero es que el marido de la Reina del Ketchup tampoco lo veo (vamos, que veo clarísimo que no es) trigo limpio. Ahora debería hacer una larga parrafada explicando los motivos en contra de uno y las reservas respecto al otro, pero como seguro que se las imaginan, y además, no iba a decir nada original que no hayan podido leer en todos los periódicos serios del planeta y en cienes y cienes de webs y blogs de los internetes todos, casi que me lo ahorro y todo eso que nos ahorramos todos.

No me resisto, pero, a comentar una noticia que, si hubiese comentado el viernes, que es cuando salió, hubiese podido pillar a contrapié a alguien, pero ahora, que ya lo han comentado hasta en Pecado Original, no creo que pueda sorprender a nadie. Aún así, me ha parecido especialmente curiosa. Me refiero a las encuestas alternativas, que, curiosamente, tienen un índice de fiabilidad infinitamente más alto que las demoscopias habituales, y que, en este caso, dan resultados contrapuestos. Por una parte, tenemos la venta de máscaras de Halloween. Tradicionalmente, en años electorales, las caretas con caricaturas de los candidatos a la presidencia están en la lista de las más vendidas (recordemos que las elecciones presidenciales en USA son siempre justo después del Dia de Difuntos). Lo cual da que pensar, teniendo en cuenta que se supone que lo suyo es disfrazarse de monstruo/asesino/cosa que da miedo en general, acerca de la imagen que los presindenciables en general dan a los estadounidenses y la confianza que pueden generarles, pero bueno. Parece ser que los datos que da esta encuesta son bastante aproximados, y según ella gana Bush. Por poco, pero gana. También se podría argumentar que es que no hay color, que Kerry tiene una cara de besugo hervido que no da para hacer máscaras, y que además la de Bush es más apropiada, por lo de psicópata asesino de masas, pero en fin, esas son variables que no se han contabilizado y que son de mal ponderar. Por la otra parte, tenemos una encuesta más típica (en el sentido que se coge gente y se les pregunta quién cree que va a ganar), con la excepción de la población sobre la que se hace. Niños de cinco a siete años. Según esta, que lleva veinte años haciéndose (a una elección cada cuatro años, me sale que es la quinta ocasión) y que, hasta el momento al menos, tiene un 100% de fiabilidad, gana Kerry. Por poco, pero gana. Parece ser que la gracia del asunto es que los niños, en temas que no les conciernen directamente (y, si hay muchos adultos que consideran que unas elecciones no les conciernen directamente, ni les digo los niños, animalicos), no mienten (salvo casos patológicos como por ejemplo Ángel Acebes, que me da a mi que si un dia dijese la verdad le crecería la nariz como a Pinocho), y, como a esas edades no tienen una opinión política formada, dicen lo que oyen en su casa. Aquí también se podría argumentar que no hay forma de saber si los padres de esos niños se han inscrito en el censo, si, en el caso de que sea así, van a votar, ni si, en el caso de que voten, lo harán en el sentido que ha interpretado el infante. Ni siquiera se puede saber si los padres creen que se han inscrito pero luego esos papeles han acabado en la basura por no ser del partido que montaba la mesa petitoria de turno. Práctica de la que se ha acusado a ambos, pero especialmente a los Republicanos (y me reconocerán que, después de pucherazo judicial de la última vez, si non é vero, é ben trobato).

Que esa es otra. En cualquier pais donde se montasen unas elecciones y hubiese tantísimos indicios de intento de fraude a priori, serían los mismos americanos quienes se llevarían las manos a la cabeza exigiendo la presencia de observadores internacionales para garantizar la limpieza de los comicios. Aquí parece que no hace falta, que ellos se sobran (en todos los sentidos de la palabra, me temo). Desgraciadamente, parece que aquello que he dicho más de una vez por aquí de Que país, que paisaje... y qué paisanaje también es válido para los yankis. Y mucho me temo que, con las adaptaciones convenientes, también lo sean los versos aquellos de La España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María...

Y es una pena, oigan.

domingo, 24 de octubre de 2004

De centro

El jueves pasado hubo una sesión en el Parlamento para hablar del tema del accidente del Yakolev y la identificación (no identificación sería más correcto) de los cadáveres. La cosa empezó bien. Muy bien. El cambio entre el avión que indicaba la UE que se podía usar (un Tupolev, si no me falla la memoria) y el que finalmente se usó fue para ahorrarse 6000 lerdos. El sacrosanto dogma del Déficit Cero, supongo. Lo jachondo viene cuando alguien hace unas cuentas paralelas, y le sale que los aviones que están usando ahora (alquilados a una linea comercial española, AirEuropa, y a los que, por lo tanto, se les puede presuponer un mayor grado de control de las normativas de seguridad que a los aviones ucranianos, que tienen uno de los grados de siniestralidad más alto del mundo) salen MÁS baratos incluso que los otros. Del record estadístico que supone el haber hecho un pleno de errores en identificación de los cadáveres (que, no es por nada, pero ni yo ni nadie con dos dedos de frente se cree que los forenses militares españoles sean incapaces de hacer una -UNA! UNA SOLA!- identificación correcta), casi que no hablemos.

Respuesta del ínclito Eduardo Zaplana, cartagenero renegado y señor que declaró públicamente haber entrado en política para hacer dinero: Quienes son ustedes para criticar, que crearon el GAL. Alguien debería recordarle a ese desagradable personajillo un par de datos, a saber:
-Que los GAL ya habían actuado con Suarez en el poder. Y que yo sepa, Suarez no era del PSOE, precisamente. Pero claro, entre que el duque está medio gagá y que se ha convertido en algo así como un icono intocable, pues es un tema que casi mejor no tocarlo.
-Que los GAL fueron juzgados Y condenados con el PSOE todavía en el poder. Algunos aún estamos esperando a saber que pasó con Gescartera. O con el tunel de Sóller. O con el caso Naseiro. O con el alcalde de Ponferrada. O... Pero claro, decir eso ahora que no están en el poder es revanchismo (cuando estaban en poder era ser antiespañol y amigo de los teroristas), así que mejor me callo, no sea que me acusen de hacer cosas feas.
-Que estaba hablando en el Parlamento de la Nacion, no en el patio de un colegio. Y que la estrategia dialéctica del y tú más, y tú más, y tú más no es apropiada para este marco. Y que cuando el Presidente del Congreso le dice que su turno ha acabado, significa que su turno ha acabado, y que por más que patalee (volvemos al patio del colegio) su turno ha acabado. Que dar esos espectáculoses patético.

Luego pasó a hablar Trillo. Otro ínclito cartagenero, en este caso, de pro. A defenderse. Porque él lo hizo todo bien. Él es bueno. A él lo están linchando. Él ha sufrido mucho por el tema. Ha sufrido mucho... Mire, señor Trillo, su madre será una santa, pero usted es un hijo de puta. Con todas las letras y separando convenientemente las palabras. Lo que está sufriendo no es un linchamiento, es el Derecho a Venganza ejercido por la sociedad en su conjunto. Usted, que es taaaaan cristiano, que incluso se hizo construir una capilla en el Ministerio de Defensa (a cargo del contribuyente, por supuesto) debería recordarlo. Sale en el Antiguo Testamento. Si realmente fuese un linchamiento, a estas alturas su cabeza estaría colgando de lo alto de las torres KIO. Con sus pelotas metidas en la boca.

Pero lo más grave del tema no es eso. Si ustedes vieron el debate, o las noticias, o los periódicos del dia siguiente, se enterarían que, en los bancos que el Parlamento tiene reservados a visitas, se encontraban algunos familiares de las víctimas. Familiares que, con toda la razón del mundo, al acabar la sesión se acordaron, a voz en grito, de toda la familia, difuntos incluidos, del ministro y del resto del anterior gobierno. Hasta ahí todo normal. Es más, encuentro encomiable por parte de los familiares que nadie fuese a escupirle en la cara al anterior ministro de la guerra. Yo lo hubiese hecho. O lo hubiese intentado, al menos. Al grano. Ya he dicho alguna vez que soy adicto a las tertulias políticas de la radio y la televisión. El viernes, creo que fue en el programa de Luis del Olmo, llamó un hombre, hermano de uno de los soldados muertos por la racanería de Trillo, diciendo que, ese jueves, se oyó, por los pasillos del Congreso, decir a un diputado del PP que los familiares que protestaban eran "gentuza". Como suena. Manda cojones. Concretamente, los cojones de esa señoría. Y, concretamente, mándalos a algún sitio muy lejano del resto de su cuerpo. De una patada, por favor. Es menos de lo que se merece, vale, pero lo que realmente pienso es impublicable. Ni siquiera en internete.

Pero no, es todo ánimo de revancha. Es todo un linchamiento. Es todo un complot. Ellos son buenos. Ellos lo han hecho todo bien. Ellos son demócratas. Es más, ellos son LOS demócratas, y todos los que se atrevan a llevarles la contraria son miserables, gentuza y terroristas. Ellos son de centro. Etimológicamente, derecha es un catalanismo (por el correcto diestra) e izquierda un vasquismo (por el original siniestra). Va a ser verdad que son de centro. Sólo alguien de centro podría ser tan diestramente siniestro.

Mal rayo les parta a todos...

sábado, 23 de octubre de 2004

Geo(a)grafía

La geografía nunca ha sido mi fuerte. Me pasa como a Manolito, el hijo del tendero de Mafalda, que nunca he entendido esa maldita manía de ponerle nombres al agua. Y ya, si hablamos de capitales (de estado, de provincia, de comarca) te puedes morir. Cuando hacía básica y me tocó por cojones estudiarme eso, reconozco que lo pasé fatal. Eran datos que no me entraban en la cabeza. Y siguen sin entrarme. No lo entiendo, y no me gusta. Sin embargo, sí soy capaz de localizar las cosas en un mapa. Simplemente, no se cómo se llaman. Y, la mayoría de las veces, tampoco me importa. Las cosas que me importa saber (sigo hablando de geografía, aviso) sí que las recuerdo. Ey, tengo fallos, como todo el mundo, y soy consciente de ello. Tengo tendencia a poner Sevilla en la costa y nunca recuerdo si Castellón está por encima de Valencia o por debajo, por ejemplo.

Esto viene a que no hace tanto me encontré con esta página. La idea es muy cachonda. Un tipo a quien un tejano (se que es un prejuicio, pero no puedo evitar imaginarmelo con el uniforme de Walker:Texas Ranger) le preguntó (estando en los Estados Unidos) que cuantas horas podría tardar en llegar a Japón en coche. Y ahora es cuando me imagino al otro con los ojos abiertos como platos y una gotita de sudor corriendo por su cara. A lo Doctor Slump. Porque, por más que el viaje sea, teóricamente posible, pasando en invierno por encima del Estrecho de las Kuriles, haría falta un coche muy bien aislado del frio (pero MUCHO) y con un depósito de gasolina del tamaño de un elefante africano mediano. Porque no creo yo que haya muchos surtidores de gasolina por la zona, la verdad. Amén de que la zona no es precisamente de lo más estable en el plano geopolítico, pero ese es otro tema.

Volviendo a la página que les he enlazado generosamente, el tipo se quedó tan pillado que decidió hacer una página glosando todas las tonterias que los tontos son capaces de decir sobre la geografía mundial. La cosa empezó con los tontos estadounidenses (ey, no lo digo yo, lo dice él, que vivió allí), que parece ser son los habitantes del mundo "civilizado" que menos sabe de geografía del mundo, y supongo que empezó con los lugares comunes (ya saben, que España está en Sudamérica, y estas cosas), pero la página está abierta a comentarios de la gente, y se han ido sumando más insensateces, provienentes de todas las partes del mundo (parece ser que los australianos tampoco están muy finos, no...), y el resultado ha acabado siendo eso...

Por cierto, impagables los comentarios de la gente que NO se ha leido de qué va la cosa y se ponen a criticar a diestro y siniestro. No se los pierdan, aunque haya que ir saltándose los spameos.

jueves, 21 de octubre de 2004

Discos dedicados

I am a man who walks alone
And when I'm walking a dark road
At night or strolling through the park

When the light begins to change
I sometimes feel a little strange
A little anxious when it's dark

Fear of the dark, fear of the dark
I have constant fear that something's
always near
Fear of the dark, fear of the dark
I have a phobia that someone's
always there

Have you run your fingers down the wall
And have you felt your neck skin crawl
When you're searching for the light?
Sometimes when you're scared
to take a look
At the corner of the room
You've sensed that something's
watching you

Have you ever been alone at night
Thought you heard footsteps behind
And turned around and no one's there?
And as you quicken up your pace
You find it hard to look again
Because you're sure there's
someone there

Watching horror films the night before
Debating witches and folklores
The unknown troubles on your mind
Maybe your mind is playing tricks
You sense, and suddenly eyes fix
On dancing shadows from behind

Fear of the dark, fear of the dark
I have constant fear that something's
always near
Fear of the dark, fear of the dark
I have a phobia that someone's
always there

When I'm walking a dark road
I am a man who walks alone

Fear of the Dark, Iron Maiden.

miércoles, 20 de octubre de 2004

... y la Cábala que las parió a todas.

Podríamos poner el punto de inflexión cuando hace cosa de una década todo aquel que quería ser "alguien" (o, por lo menos, parecerlo) empezó a convertirse al budismo y a besar por donde pasaba el Dalai Lama. De acuerdo que si nos ponemos a buscar en la historia nos encontraríamos con modas pseudoreligiosas anteriores (los videntes en la alta sociedad del XIX y principios del XX, el satanismo en los setenta, y tal), pero el fenómeno no tenía el mismo calibre, así que me permitirán que lo obvie. El Dalai Lama, decía. No hubiese tenido nada que decir al respecto si no fuese porque se pasaron al budismo sin variar un ápice su ritmo de vida habitual, que muy compatible, lo que se dice muy compatible con las enseñanzas de Siddharta no era, que digamos. Pero bueno, que la mayoría de ellos eran -teóricamente- cristianos previamente, y el tren de vida que llevaban TAMPOCO es que fuese especialmente apropiado para un seguidor del carpintero de la Judea. Salvo que fuesen calvinistas, que ahí ya entraríamos en la teología de a la salvación por el enriquecimiento personal, y a los demás que les den por culo, y eso ya sería otro tema. En cualquier caso, hay que reconocer que los que más se lo tomaron en serio, o los que más querían aparentar, o las dos cosas a la vez, algo bueno hiciero a causa del invento. Como mínimo, limpiar algún leprosito. Que, en la mayoría de los casos, debe ser lo más útil para la sociedad que hayan hecho en su vida.

Después, durante la segunda mitad de los noventa, llegó la Wicca. Cojan tres cuartas partes de lo que se ha conservado de los cultos animistas centroeuropeos, a ser posible, pasados por el tamiz del cristianismo fundamentalista medieval, con sus brujas y todo. Una cuarta parte de chamanismo nativo americano y santería afrocaribeña, siempre mal entendidos. Añadir unas gotitas de cristianismo de todo a cien. Agitar bien, y servir acompañado de unas rodajas de tontería New Age, y ya tienen una Wicca lista para el consumo de amas de casa high class (de las que tienen chacha, vamos) aburridas y adolescentes con un nivel hormonal inversamente proporcional a su capacidad intelectual. Una cosa así como de brujas modelnas y fashion (me atrevería a decir que trendy e incluso cool), que, pese a ser claramente una tontería para pasar el rato y sacarle los cuartos a las almas cándidas de siempre y volver a vender tableros güija a los niños (que digo yo que vale más que se gasten los dineros en tableros güija que no en drongas o merchandising de Pokémon, pero también hay que ser un poco tontolhaba para comprarse algo que puedes hacer con una cartulina, un rotulador y un vaso de café...), pues hubo gente que se lo tomó en serio y todo. Que de todo hay en la viña del señor. Incluso uvas.

y, busca buscando, llego al tema. La Cábala. Que está de moda. Y Madonna es seguidora de la Cábala. Y, como no podría ser de otra manera, no tiene ni zorra idea de lo que es la Cábala. O lo disimula de puta madre, lo que sea primero. Pongámonos en antecedentes. Para empezar, la Cábala NO es una religión ni nada que se le parezca. Es un sistema matemático de conocimiento. Es lo que obtienes cuando conges a la Ciencia (así, en abstracto y con mayúsculas), la atas a un Altar y le metes un chute de ácidos en el ojo. Y luego la vuelves a dejar libre, para que haga las cosas que hace la Ciencia.

La teoría que da base a todo el tema tiene incluso sentido. En su variante rara, retorcida y exótica, pero lo tiene. Veamos, la Biblia (y, concretamente, el Antiguo Testamento), es Palabra de Dios, verdad? Para ser exactos, LA Palabra de Dios. Dado que, en el principio, fue el Verbo, la Palabra de Dios ha de ser verdad. Y como estamos hablando de LA Palabra de Dios, nos tenemos que referir a LA Verdad. Por lo tanto, y aquí viene la parte más complicada de tragar, la Verdad del Universo, y por ende, todo lo que ha sido, es y será, ha de estar contenida, codificada de alguna manera, en el Antiguo Testamento. Vuelvanse a leer el párrafo si no lo han acabado de entender, porque esto es clave.

Bien, dado que a esta conclusión llegó alguien de un pueblo que era conocedor de la cultura grecorromana (más que nada porque estaban invadidos por los romanos, que en el fondo no eran más que unos copiones de los griegos), y por tanto, tenía acceso a todo el conocimiento matemático generado durante la Era de Pericles (porque estamos hablando de élites culturales y económicas, no de parias de la tierra ni famélicas legiones), llegó a la conclusión derivada de que dicha codificación tenía que basarse en el sistema más perfecto posible (que para eso la había hecho Jeovah, que es perfecto y divino de morirse), que es el matemático. Y, por tanto, si se quería alcanzar el Conocimiento Absoluto, sólo hacía falta descubrir cual era el código que daba sentido y enlazaba todas aquellas letras que formaban aquel rollo mamotrético que era la Biblia. Y en eso están los cabalistas (los de verdad) desde entonces, intentando descibrar el Código Fuente de Dios.

Por supuesto, la cosa se ha ido complicando ad infinitum. Y los cábalistas (los de verdad, insisto) se dieron cuenta pronto que sólo las matemáticas no servían, y se pusieron a trabajar también con toda clase de ciencia, paraciencia, mito, superstición y cualquier cosa que oliera a conocimiento del tipo que fuese que cayera en sus manos. Independientemente de si su origen era hebreo o no. Porque, dado que todos somos hijos de Dios, todos debemos tener una parte de la Verdad, y cualquier conocimiento al que podamos llegar ha de tener trazabilidad directa hacia el Demiurgo, incluso si dicho conocimiento es de origen herético o diabólico, porque también Lucifer fue creado por Dios, y, de hecho, es el Arcángel del Conocimiento. Así que todo es una pieza del Rompecabezas.

Resumiendo, que es tarde y esto se alarga demasiado. Que la Cábala es una especie de pseudociencia que, siguiendo unas normas asimilables, salvando las distancias, al método científico ortodoxo, persigue conseguir el conocimiento a través de la figura de Dios. Que es una cosa complicadisima que requiere vidas de las del Antiguo Testamento (y nunca mejor dicho) para llegar a algo, y que ese algo no estará, ni por asomo, ni lejanamente cerca del objetivo final. Que quizás sea una tremenda paja mental (muy entretenida, desde luego, para los que nos la miramos desde fuera), o quizás tenga algo de razón bajo tanto polvo de siglos y tanta superchería acumulada, pero que no es, en ningún caso, una secta de ninguna religión. Que lo que tenemos encima de la mesa es un vividor que se está aprovechando de la credulidad malsana y el desconocimiento de muchos para hacer su agosto, ayudado por la publicidad gratuita de algunas estrellonas en horas bajas. Y que a uno, personalmente, le duele que una cosa tan seria (porque independientemente de que pueda parecerme más o menos risible la idea base, la forma de trabajo, el conocimiento acumulado y la pasión y entrega de los que se han dedicado a ello durante la historia es TERRIBLEMENTE serio) se vea reducida a una fantochada de moda por culpa de cuatro capullos con demasiado tiempo libre.

He dicho.

martes, 19 de octubre de 2004

Esther, Madonna...

Los que hayan visto este fin de semana la televisión, seguro que se han encontrado, por lo menos una vez, durante alguno de esos programas clónicos de zapping con los que todas las cadenas de televisión llenan espacios de programación, con la escena de la entrega de los Grammy, o los MTv, o alguno de esos premios a la música (o similares) de chichinabo que se hacen en los Estados Unidos, en la que Elton John, durante el discurso de agradecimiento por un premio que le daban a toda la carrera, o algo así (que no me importa ni poco ni mucho ni nada), se puso a lanzar sapos y culebras sobre Madonna, acusándola de hacer playback en los conciertos y luego aceptar estar nominada "al mejor directo". O algo así.

Olvidando la razón que pueda tener o no sir Elton John, y el que se pueda o no considerar un timo que tendan un playback cuando has pagado por ver un directo (que yo creo que lo es, si quiero escuchar música enlatada me quedo en casa y me ahorro los codazos), mi capacidad para hacer asociaciones de ideas chorras me ha llevado a pensar en Madonna. Una cantante que nunca me ha interesado especialmente, pese a que tenga un puñado de canciones buenas (que es más de lo que puede decir mucha gente, como por ejemplo Rafa de La Unión, por poner un ejemplo tonto en todos los sentidos), pero que ha basado toda su carrera más en la estética (y en crear y descrear modas con sus cambios de imagen) y, sobretodo, en el escándalo y en crear polémica. Sexo, religión, política... todo le ha valido para salir en los papeles y vender con ello más discos. Algo así como Prince, con la salvedad de que el enano de Minneapolis era un tanto más discreto, no creaba modas (o no tanto, porque a ver quien era el guapo que salía a la calle vestido como Prince sin que le tirasen piedros) y usaba básicamente el sexo como arma.

Vale, eso último ha sonado muy mal.

Y parece ser que ahora Madonna quiere seguir los pasos que dio Prince en su camino hacia la nada, cambiandose el nombre primero por un signo raro, luego volviendo a ser Prince, luego El Artista Antes conocido como Prince, luego simplemente El Artista, y finalmente... bueno, alguien ha oido hablar de Prince ultimamente? Pues eso. Pues Madonna, visto que su último disco parece ser que lo está comprando todo el mundo, pero de uno en uno (vamos, que no se vende... que American Life sonó mucho, pero más por el escándalo con el videoclip original -que una vez visto no es que no sea para tanto, es que no es para nada- que por sus cualidades musicales, que la canción, por no ser, no es ni bailable, y eso es algo imperdonable para un hit de una disco diva), ha decidido cambiarse el nombre y, en adelante, hacerse llamar Esther. Y no por motivos legales, como nuestra Ámbar (antes Tamara), sino porque sí.

Supongo que este porque sí es, básicamente, que ya no le queda material para seguir escandalizando, y así ha hecho que toda la prensa hable de nuevo de ella. Y es que, como ya he dicho antes, lleva demasiado tiempo escandalizando, y ha sobrepasado el punto de saturación. La sociedad se ha vuelto refractaria a la provocación frivolona vestida de Jean Paul Gaultier, y Madonna está ya demasiado mayor para dar un nuevo golpe de timón y sacarse otro as de la manga para mantenerse en el candelero. El nicho ecológico que ocupaba como reina del escándalo ahora lo han tomado al asalto gente como Eminem o Marilyn Manson, que si bien ya no austan ni a las abuelitas, que estamos todos curados de espanto, por lo menos aún tienen capacidad de epatar.

Vamos, supongo yo. Porque lo cierto es que en el terreno de la provocación, a la ambición rubia teñida ya no le queda más que montárselo con un perro encima de un escenario, y aún así no las tendría todas conmigo de que no haya ninguna foto por el estilo en SEX, aquel libro de fotos eroticofestivas del cual se habló mucho, se vendió nada, se saldó por tres pesetas a los seis meses y ahora se pagan millonadas en las subastas de internete, donde ya haya hecho lo propio.

Por supuesto, todo esto lo digo partiendo de la base que la explicación "oficial" no me la creo. Que se ha vuelto adepta de la Cábala, y que es por eso que ha adoptado un nombre bíblico. Empezando porque, vista su biografía, más que el de Esther le convendría, no diré que el Jezabel, que luego dirán que es que le tengo manía a la chica, pero sí quizá el de Judith o el de la Reina de Saba (que ahora mismo no me viene a la cabeza, me disculparán). Y, sobretodo, porque le niego la mayor. Que alguien pueda ser adepto de la Cábala. Y que esa sea la religión de moda entre famosos, famosillo y aspirantes del Hollywood del nuevo milenio.

NOTA: Todo esto de aquí arriba no es el post que quería hacer para hoy. En realidad, es sólo la introducción. Pero la cosa se me ha alargado demasiado, así que he decidido partirlo en dos. Lo que quería decir de verdad es lo que viene después, que, si no pasa nada extraño, lo postearé mañana. Así que continuará.

sábado, 16 de octubre de 2004

Aquarius

Mi hermano, que es el que sabe de estas cosas, me ha explicado alguna vez que los historiadores se han encontrado con que, cuando históricamente se acercaba un periodo de conflictos bélicos, la cantidad de erotismo subliminal y latente en el dia a dia de la gente común, la cantidad de sexo ambiental, vamos, aumentaba sensiblemente. Si se lo piensan bien, tiene un cierto sentido. Es irle metiendo al populacho en la cabeza la idea de que más vale que empiecen a calentarse y follar como locos, que dentro de poco hará falta carne de cañón y repuestos. Quede claro que no hablo de algo planificado y evidente, sino de algo más... instintivo, por así decirlo. Ya saben, la moda en el vestir se hace un tanto más insinuante, los escotes bajan, el baile que se pone de moda de turno se vuelve más "picantón", el modelo de belleza pasa a ser un punto más exhuberante que antes, la publicidad empieza a usar imágenes de mayor contenido erótico, sea explícito o implícito, hay una cierta relajación en las costumbres... Siempre dentro de los cánones de la época de la que se trate, claro. No es lo mismo una señora enseñando las pantorrillas ahora, que en la Europa de entreguerras, que en el siglo diecisete. Pero sí tienen la misma función un escote de barco, talle de avispa i poalissón en el siglo diecisiete, una señora enseñando las pantorrillas en traje charleston en la Europa de entreguerras y una niña marcando tanga en un tejano elástico tres tallas por debajo de lo necesario hoy en día. Me siguen? Como si la sociedad, como ente abstracto, se fuese preparando por lo que pueda pasar.

Algún listo podría saltarme ahora preguntando por qué entonces ciertos sectores sociales históricamente muy propensos a planear, defender, ejecutar y bendecir guerras (y ya saben a quienes me estoy refiriendo, verdad? Chicos listos...) son tan reacios a estas "olas de erotismo" y ponen el grito en el cielo cada vez que pasa algo así. Bueno, el motivo directo es obvio: entre más lejos llegas, más dificil es dar un paso más. La simple visión de una señora estupenda abierta de piernas podrá poner burros al noventa por ciento de la población masculina, pero dudo que tenga el mismo efecto en un ginecólogo o un profesional de la fotografía erótica, que ya han visto coños de todas las formas y colores. No se si me explico. Además, esta gente de la que he hablado antes tienen tendencia a confundir las cosas y no tener en cuenta que un desnudo NO tiene por qué resultar erótico (1) y que una persona debidamente tapada desde el cuello hasta el tobillo puede ser una bomba erótica de primer orden.

Aplicando esta teoría a estos tiempos interesantes (en el sentido de la maldición china) que vivimos, vemos que la cosa cuadra. Los de antes (los de siempre) han proclamado que estamos en un choque de civilizaciones y que por lo tanto hay que desencadenar la barbarie, y los resultados los tienen en sus telediarios todos los dias. Por la otra parte, ya he comentado en algún post anterior la moda que sufrimos y la avalancha de lolitas y efebos que corretean por nuestras calles. O miren los videoclips de hip-hop y similares que nos atronan desde las telefórmulas.

Toda esta perorata viene a cuento de un artículo que venía ayer en el Periódico de Catalunya acerca de los calendarios del año que viene en Estados Unidos. No hablo del típico calendario con vistas de lugares exóticos o gatitos jugando con hobillos de lana que se cuelgan en la cocina para enterarte cuando te levantas y vas a desayunar de en qué dia vives, sino del típico calendario de fan con fotos de ídolos fílmicos, musicales, deportivos o sexuales. Por lo que decía el artículo, tradicionalmente en la última década los calendarios más vendidos eran precisamente estos últimos, los de top-models o cantantes con cuerpo cañón y ligeritas de ropa. Para el año que viene, en cambio, parece ser que muchas de las habituales de este negocio ni siquiera tienen el calendario en preparación, y que los que más se están vendiendo (no se si son ventas directas o encargos de las tiendas, pero en cualquier caso son los datos que hay) son un de Chuarcheneguer, bajo el título de "The Gobernator" (ejem...), y sendos de los highlights verbales de George W. Bush. Sí, DOS calendarios a falta de uno con las mejores paridas del amigo de Ánsar. No es hasta la cuarta posición de entre los más vendidos donde aparece la primera señora con poca ropa, en este caso Ana Kournikova. Neumáticas clásicas, como Pamela Anderson, no aparecen entre los más sentidos.

Y eso sólo me permite llegar a dos conclusiones posibles, a saber: Que o bien está llegando, por fin, la Era de Acuario que vaticinaban los hippies durante los sesenta, y de ahora en adelante todo va a ser alegría, felicidad y florecillas del campo, o bien nos estamos volviendo todos locos del todo. Porque la verda, hace falta valor y falta de gusto para colgarse en la habitación un calendario con fotos de Bush. Que casi encuentro de mejor gusto los típicos calendarios de taller mecánico, oigan. Y da menos vergüenza enseñarlos a las visitas...

(1).- Se me ocurren los ejemplos del guardia civil que, a finales de los setenta, intento empurar a una librería por tener en el escaparate una reproducción de La Maja Desnuda de Goya, alegando que era "pornografía", o los que pusieron el grito en el cielo por el fantástico, simpatiquísimo y en ningún sentido erótico anuncio que hizo Prenatal hace tres o cuatro años en que aparecía la cara de un bebé, exhultante de felicidad, con la cabeza acolchada en los pechos de una señora. Sin comentarios.

jueves, 14 de octubre de 2004

Literatura de a veinte pelas el litro (V)

Lo suyo sería, al igual que en las anteriores entregas de esto, empezar haciendo un resumen del libro, pero en este caso me declaro incapaz. Porque un piazo novelón de tropecientasmil páginas, escrito de un tirón (sin división en capítulos ni nada que se le parezca) en un estilo pseudo-epistolar, imitando un supuesto diario, que tiende (y de hecho llega, entra, cruza y sale por el otro lado) a el surrealismo más absoluto, y por donde desfilan marquesonas momificadas à la Fraga, lesbianas que no ejercen, el niño Jesús de Praga, un modisto que quiere hacer una colección basándose en el vestuario del anterior, traficantes de niños para uso y disfrute sexual de obispos, cabareteras que han llegado a lo más alto a golpe de coño, top-models que quieren hacer lo propio, herederas de grandes fortunas familiares, chachas filipinas, chóferes aficionados a buscar por internete fotos de atletas cachas ligeros de ropa, chachas filipinas, el Golem, jorobadas hijas de buena familia que quieren ser modelos, secretarias anarco-sindicalistas, terratenientes andaluces de la vieja escuela, parvenues, el Autor (así, en mayúsculas, que es como lo puso él) convirtiéndose en su propio personaje y riéndose de sí mismo, viajes transoceánicos, presentadores de televisión, coplas de Celia Gámez y un montón de cosas que me dejo, que llevo ya once lineas escritas (no se cuantas saldrán cuando lo edite), y que empieza con el entierro de Jordi Pujol en Montserrat, quieran que no, se resiste a ser resumido.

Hablo de Chulas y Famosas, de Terenci Moix (1999). Un libro chachondísimo y muy divertido... si uno tiene un mínimo de información acerca del mundillo de la prensa del corazón en los últimos años en este país. Porque, de lo contrario, no se enterará de la misa la media. Porque lo que se dedicó a hacer aquí el Autor fue a rajar, al más puro estilo marica mala y vívora venenosa, ese mundillo y los personajes que por él desfilan (cabe decir que lo hizo antes de la eclosión del Gran Hermano y similares, que han deformado -aún más- la situación). Más que rajar, incluso, disecciona. Vivisecciona. Sin anestesia. Con mala leche, con un sentido del humor ácido cual vitriolo, con iconoclastia, con cinismo, con más plumas que el ropero de El Molino, pero con precisión de neurocirujano.

Un MUY buen libro, de reir a carcajada abierta, que a dia de hoy no pasa de sainete satírico de una realidad que nos meten a cucharadas por televisión (y que nos tragamos con gusto, no lo nieguen, que esos índices de audiencia no salen de ninguna parte), pero que, y me permitirán que haga de Pitonisa Lola por un momento, dentro de cincuenta años podrá ser visto como una radiografía, pasada por el filtro del humor, de un sector de la sociedad española que hizo correr rios de tinta y océanos de dinero durante algunos años (porque espero que acabemos recobrando la razón colectiva y esto tenga un final, un dia un otro), pese a que tendrá que ser acompañado de otro volumen, igual de gordo, con el who's who de quién es fue y qué representó cada uno de los personajes que pasan por allí.

Porque si no, ya les digo, no se entenderá nada.

martes, 12 de octubre de 2004

Veda abierta

Pese a que hoy me lo han puesto a punto de caramelo para poder hablar de nuevo de política, con la coña marinera de la fiesta nacional (que sigo sin entender que sea el dia de la Constitución, pero bueno...), el desfile con representante de la División Azul incluido y el escándalo que se ha montado porque un presidente autonómico haya ido a verlo (sí, no porque no haya ido, porque ha ido... la España de charanga y pandereta, que decía aquel), sigo con mi acto de contricción y penitencia, y, de momento, seguiré sin hablar de política. Pueden seguir leyendo tranquilos. Eso sí, no me resisto a hablar de religión. O sucedaneos.

Y es que parece que, con los primeros frios del Otoño, que por aquí han llegado hoy a aquello de las cuatro de la tarde (que la mañana estaba preciosa y el sol calentaba), Ishtar ha cumplido su amenaza de derribar las puertas de los Infiernos y han soltado a la búsqueda y captura de incautos, ingenuos y pobres de espíritu a los recaudadores de almas de los Testigos de Jeováh (no me lapiden por decir el Nombre, por favor... les recuerdo que no soy judío) y los Mormones. Por lo menos, en mi zona de influencia directa, que no les había visto durante todo el verano y esta mañana, en un paseo de cosa de una hora, me he encontrado con tres parejas de los primeros y una de los segundos. Tan sólo una de ellas ha hecho un amago de abordarme, afortunadamente, y como yo estaba de buenas y hacía un dia tan bonito y no tenía ganas de follones, les he evitado habilmente antes de que pudiesen abrir la boca.

Supongo que el hecho que dichas sectas hayan abierto la veda de captación se debe a que han terminado la campaña de primavera, a los primaveras (valga la redundancia) que pillaron entonces ya los tienen razonablemente enganchados y toca empezar la de otoño, momento además ideal para comprobar si la formación ha sido la adecuada y para probar la adhesión inquebrantable de los neófitos. Vamos, que no se vayan a derrumbar en cuanto alguien les plante cara. La otra posibilidad es que tengan que recuperar el tiempo perdido durante el verano. Porque no me negarán que la imagen de un par de mormones, vestidos como ellos visten, intentando captar adeptos en una playa de Ibiza en Agosto, o a unos Testigos haciendo lo propio durante un encierro de los Sanfermines, pues es como un poco ridícula. Más de lo habitual, vamos. Como de secuela chunga de Orgazmo. Y supongo que hasta a ellos, que han demostrado con creces estar un tanto al margen de la realidad (ey, alguien que se cree un engendro como la Biblia del Mormón, HA de estar necesariamente al margen de la realidad!), eso les debe ser evidente, por lo que se abstienen de hacer (más aún) el pardillo.

Y dado que, cuando esos carroñeros salvaalmas salen de caza (esto puede parecer una contradicción: digo lo de carroñeros porque puedo entender que una persona moralmente sana se haga acólito de una religión como Dios manda, pero para apuntarse a un sucedáneo barato como estos uno ha de tener un alma muerta, que se mueve a espasmos sólo porque está llena de bichos. Lo de salir de caza es una frase hecha), cuando salen de caza, decía, son implacables y más pesados que una vaca en brazos, a la gente de bien que nos gusta caminar seguros por las calles sólo nos quedan dos opciones, a saber: evitarlos (obliga a ir pendiente por la calle, para no encontrártelos de frente y por sorpresa. Poco práctico) o abrir la veda por la otra parte: pasar al contraataque.

Las posibilidades son variadas y a cual más efectiva. Eso sí, requieren de sangre fria para no desconojonarse y, en la mayoría de los casos, tiempo. Desde simular que se es musulmán prácticante (muchas risas para todos) a empezar a soltar pluma como si uno fuese un gallinero en el que acabese de entrar el lobo (para acto seguido descojonarse viendo como huyen, o bien descojonarse viendo como intentan curarte), pasando por el demostrarles que conoces la biblia mejor que ellos (cosa fácil, por otra parte...). Cualquier cosa antes que llegar a la violencia física, por más que se lo que pidan las tripas cuando les ves. Sean creativos, coño!

lunes, 11 de octubre de 2004

El ninio que vino del infienno

El sábado por la noche fui a ver Hellboy. La peli está bien, pero tampoco es para tirar cohetes. Un producto digno, para pasar el rato, que quizá peca de enseñar demasiado a los monstruos babosos y con un Ron Perlman FA-BU-LO-SO en su papel (aunque no logre eclipsar con su actución el recuerdo de Vincent y su Catheeeerine... en la Bella y la Bestia), pero que tampoco va a pasar a la historia del cine. O sí, vaya usted a saber, que cosas mucho más insulsas, peor hechas, con menos chicha y, en definitiva, peores, han pasado o tienen todos los indicios de que lo acabarán haciendo. Como Matrix, sin ir más lejos, una mierda pinchá en un palo y puesta a secar al solo sin paliativos. Vayan a verla, que por lo menos pasarán un buen rato y se olvidarán de sus problemas, que ya es mucho. Hellboy, me refiero, no Matrix. Que eso no se lo deseo ni al peor de mis enemigos. Que truño, por dios...

Pensaba seguir hablando sobre lo que he hecho o dejado de hacer durante el fin de semana (lo que sea antes de volver a hablar de política, que luego me riñen), pero como me da la impresión de que a ustedes vusotros no les interesa en lo más mínimo saberlo, y, sobretodo y ante todo, no me interesa en lo más mínimo contarlo (aunque a cambio de una jugosa oferta económica, à la Salsa Rosa, me lo podría plantear), y acabo de darme cuenta de cómo he acabado el post anterior, voy a hacer un ráudo, ágil e inesperado (que a qué viene esto? Ni puta idea. Ya saben los habituales que de tanto en tanto se me va la flapa y digo cosas sin sentido) giro en mis argumentaciones y pasar a hablar de otra cosa. Que, en el momento de escribir esto, aún no se que será. Sólo tengo claro que empezaré poniendo de chupa de dómine al engendro de los Guachosqui.

Una película que, sin ser tan estrictamente aborrecible como otras (y se me viene a la cabeza, por ejemplo, las nefandas, innecesarias, fallidas, totalmente prescindibles, y, en definitiva, inexistentes para la memoria selectiva del abajo firmante, precuelas de Star Wars), contiene todos los elementos que necesita un flime para sacarme de mis casillas. Empezando por las patadas voladoras. ODIO las patadas voladoras. Profundamente. A ver, no me entiendan mal. En una película de kung-fú o similares, no dudo que tengan su lugar. Que una patada voladora, hecha por Bruce Lee, o incluso si me apuran, por Jakie Chan o Jean-Claude Van Damme tengan su punto. Porque son gente que se lo curran y que las hacen ellos, o al menos, lo disimulan muy bien, y que las ponen en el sitio adecuado. No son una fantasmada porque sí, son un detalle más del (por lo general, exiguo, por otra parte) argumento de sus historias. Y ahí lo tengo fácil, a poco que pueda evitarlo NO veo películas de Lee, Chan, Van Damme y similares, y todos felices. Pero cuando me siento a ver una peli de (supuesta) ciencia ficción, darle razón de ser a que un personaje se empiece a pasar por el forro las leyes más elementales de la mecánica, no como deux ets machina para justificar un argumento más o menos fantasioso (cosa que en la SF ya es lo suyo), sino sólo por estética, para hacerlo más espectacular, me temo que es algo que es algo que está dentro de las capacidades de muy pocos guionistas. Entre los cuales, obviamente, no están los Guachosqui.

Que esa es otra. El guión. Por llamarlo de alguna manera. Hace aguas por todas partes. Y me lo venden como una maravilla. Por todos los dioses... Una historia más lineal que la linea continua de una autopista, con tantas sorpresas como un discurso de Jose María Aznar sobre el terrorismo, salpicado con un sucedáneo de filosofía que rechazarían en un todo a cien por ser de mala calidad y barnizado con un refrito pseudomístico que no haría vomitar a una cabra sólo porque la cabra se negaría a comérselo. Y esa mierda de plot ha sido un gran éxito y ha dado pie a discursiones filosóficas de profundidad entre eminencias grasas... Pero estamos locos o qué nos pasa!?

Y ahora me dirán que qué me ha dado, que justifique todo lo anterior, que de ejemplos, que cómo me atrevo, que si yo lo haría mejor, que a santo de qué viene este post... Pues miren, no. No tengo por qué justificarme. Lo hago porque quiero, porque el blog es mio y lo sodomizo cuando quiero, porque puedo, porque se que me asiste la razón y que Matrix es un truño de la peor calaña vendido como cine de verdad, y básicamente, porque no tenía ni idea de qué poner hoy, y con esto he sacado tema. Y me reafirmo en todo lo dicho.

Algún problema?

Eso creía.

jueves, 7 de octubre de 2004

Cuanta puta y yo que pobre

Hoy he ido (por cierto, gracias, maese McLane, maese H. y, sobretodo, milady Rita, por todo) a una zona de Barcebollas que hacía bastante (dos años? Tres?) que no pisaba. Sarrià. A diferencia de Les Corts o Sants, que cuando iba a la facultad me los pateaba a menudo, por Sarrià (que queda por la zona) no solía pasar. Básicamente, porque no me quedaba de camino para ningún sitio. Bueno, sí, estaba (y está) la Filmoteca, pero lo cierto es que, mientras estuve haciendo la carrera, la pisé bien poco. Y después de acabarla, no la he pisado nada... Iba más a la filmo cuando estaba en el instituto, curioso... pero es que yo siempre he sido un tanto raro. Sobretodo teniendo en cuenta que iba a ver películas como "Bilbao", que otra cosa no será, pero rara, un rato largo.

Bueno, a lo que iba, que me he vuelto a pasar por allí. Y me he quedado a cuadros porque yo siempre recuerdo haber visto por allí algún que otro club, pero es que ahora... de cada cinco locales, dos son burdeles o locales de striptease. Con entradas que van del pseudo-señorial-discreto al kitch de neones de colores y puertas alicatadas de espejos, pero, al fin y al cabo, con la misma finalidad, el sexo de pago.

No voy a ponerme a criticar ahora la prostitución (1), menos aún en recintos cerrados (2). Pero me ha sorprendido esta profusión de casas de tolerancia, máxime en un barrio tan pijo (3) como Sarrià. Que ya se sabe que la alta burguesía (4) catalana ha sido, de siempre, de misa de a doce y burdel de a ocho, pero esas cosas no se tenían nunca en la misma manzana donde se vivía (5). De toda la vida, la prostitución de Barcebollas se ha centralizado en la Rambla y aledaños, principalmente parte baja del Raval, lo que era el Barrio Chino, pero también en la Ribera y el Gòtic (recuerden que Las Señoritas de Aviñón de Picasso es un retrato de las profesionales que trabajaban en una conocida -en la época- casa de lenocinio de la que era habitual el malagueño, y la calle de Aviñón cruza el gótico de punta a punta...). Me consta que dicha prostitución sigue existiendo (sólo hay que pasear por Arc del Teatre, Verge de Copacabana o los aledaños del Teatro Goya para verla), y ahora vendrá alguien para decir que es por la inmigración y tal. Tururú. Que no dudo que, via inmigrantes, haya aumentado el grueso de artesanas de la zona genital, pero cuando estuve yo trabajando en San Cugat, hace años, antes de que empezase a ser común encontrarse inmigrantes en la panadería (o en cualquier otro sitio), que el tren me dejaba en Catalunya entre las seis y las seis y media de la mañana, dependiendo de si cogía el primero o el segundo, y que muchos dias, por despejarme antes de ir a la Universidad (y por no tenerme que esperar a la puerta a que abrieran los del bar), bajaba paseando hasta Drassanes o me iba a coger el metro a Universitat, y a más de una me encontré (y hasta le di tabaco) por el camino. A más de una y a más de dos.

Lo mismo vale para los travestis que hacen la carrera en los aledaños del Camp Nou y el Campus de Pedralbes. Muy cerquita de la zona donde se mueven los dineros, pero lo suficientemente aparte y lo suficientemente escondidos como para asegurarte que no va a pasar por allí ningún vecino cotilla. Al menos, no ninguno que no esté también en el ajo, con lo que tampoco dirá nada, a riesgo de ser descubierto él también. Que por cierto, el contraste entre el aspecto que tienen cuando te las encuentras a las nueve de la noche, cuando van a trabajar, y a las siete, cuando vuelven, es escalofriante. Y la visión de dos de ellas, medio en bolas, una noche del invierno pasado en que los que salíamos de la facultad ibamos tapados hasta los ojos con ochenta capas de ropa y aún así tiritabamos -literalmente- de frio, hará que les tenga eternamente un respeto enorme. Porque nadie aguanta eso por vicio.

A lo que iba, que ya me alargo demasiado. Que yo sabía que, cuando durante las olimpiadas, el ayuntamiento tuvo la GENIAL! idea de limpiar la ciudad de prostitutas, lo único que consiguió fue diseminarlas por todo el casco urbano, haciendo que algo que, hasta entonces, era un fenómeno relativamente localizado en sus zonas digamos históricas (salvo algún burdel de lujo que se pudiese encontrar en barrios más pudientes) se convirtiese en paisaje general del conjunto de la ciudad. Pero es que el barrio del que hablaba al principio del post (en el primer volumen, recuerdan?) yo me lo recorrí ya después, y las saunas de masaje y wiskerias veo que han seguido proliferando. En ese barrio y en todos los demás. Y en los polígonos industriales y las carreteras de las ciudades y pueblos del cinturón. Y claro, toda esa gente ha de vivir de algo, y esos locales han de pagar sus alquileres y sus impuestos (aunque sea con licencia de hotel, bar de copas o gimnasio). Vamos, que ha de haber clientela. Mucha. Pero mucha, mucha, mucha. Y con un mínimo de poder adquisitivo, que no les estoy hablando de prostitución de esquina...

Y sin embargo cada vez hay más voces alzándose contra la prostitución y mesándose las barbas por ello. Y, dado que no somos tanta gente, sólo me quedan dos cosas por pensar: que los turistas que vienen por aquí se pasan las vacaciones yendo de putas, antes que ir a la playa o a ver museos, o bien que los que protestan son los primeros clientes de estos locales...

Pero eso sería ser muy malpensado, no?

1.- Entre otras cosas porque siempre he defendido que es un oficio tan honrado como otro cualquiera, y en ocasiones incluso más, y porque, como dijo el gran Miguel Ángel Martín, lo menos que puede costarte el sexo es dinero.

2.- Que considero es su lugar ideal, puesto que la mantiene alejada de los ojos de estas personas bienpensantes y pias que temen que los tiernos infantes y aún ellos mismos se perviertan por ver una teta, quitándoles los argumentos para ir dando por culo intentando imponer su moral (así quien vea algo es porque efectivamente quiere verlo), porque evita que las prostitutas se vean sometidas a los rigores de la calle, el clima y el chuleo indiscriminado, y porque permite un mejor control higiénicosanitario para las mismas. Al menos estas dos últimas cosas en un mundo ideal, para llegar al cual haría falta el paso previo de la legalización y reconocimiento como profesión, pero bueno, eso es cosa de otro post.

3.- Técnicamente sería más correcto decir "tan burgués", pero como entonces parecería que vuelvo a hablar de política, y encima desde un punto de vista troskista, y luego la gente se me queja, pues lo dejaremos así.

4.- Al final ha tenido que salir la palabrita, lo siento...

5.- Lo segundo por que no te viesen las vecinas (o incluso la propia) entrar y salir, que hace feo y hay que conservar las formas. Lo primero para que las campanadas no te molestasen para dormir y no tener que soportar todos los dias la visión de los mendigos de la puerta de la iglesia. Vamos, digo yo.

martes, 5 de octubre de 2004

Diez (II)

Las diez diez novelas de lectura imprescindible para cualquier persona que merezca ser considerada como tal (en mi humilde opinión, que como tal es la correcta y no acepta discursión alguna. Eso sí, la lista está abierta a cambios y se aceptan sugerencias) son:

1.- La casa de los cocodrilos (Das Haus der Krokodile), de Helmut Ballot. Una delicia de novela infantil, con niñas muertas, misterios, relojes de péndulo que guardan secretos, grandes caserones sombrios, misterios familiares, partituras de Chopin, psicópatas infantiles, maniquies de modistilla y cocodrilos discados con los ojos de cristal. No he encontrado información en internete acerca de ninguna edición en castellano. La mia es de Editorial Miñón (Valladolid), del 77. Una rareza que me compraron con cinco o seis años, y que es probablemente el libro al que más cariño tengo en el mundo.

2.- Carrie, de Stephen King. Adolescentes telekinéticas, fanáticas religiosas, sangre de cerdo, el baile de fin de curso convertido en una carnicería, niñatas estúpidas, la parábola sobre la adolescencia y el despertar de la vida sexual, una atmósfera depresiva y malsana que planea sobre toda la novela, y una adaptación al cine absolutamente fantástica. Lo mejor de Stephen King.

3.- Scaramouche, de Rafael Sabatini. Capa y espada. La Revolución Francesa y la gestación de El Terror. Amores y odios de los de antes. El Peligroso Don de la Elocuencia. Cómicos de la Legua. Duelos tras de la Catedral a las seis. Qué más puede querer alguien?

4.- Las edades de Lulú, de Almudena Grandes. Erótica. Pansexual. Bien escrita. Yo de mayor quiero ser como Lulú. Y escribir como Almudena Grandes.

5.- Frankenstein (Frankenstein or, The Modern Prometheus), de Mary Wollstonecraft Shelley. Científicos enloquecidos que van donde la humanidad no debería ir nunca, quimeras redividas mediante electricidad, los horrores a los que nos tenía que llevar la ciencia mal aplicada vistos casi dos siglos antes y frases que justificarían una novela que valiese una cuarta parte de lo que vale esta.

6.- Juliano el apóstata (Julian), de Gore Vidal. Novela histórica de la de verdad, bien documentada, bien escrita y ambientada en un momento histórico realemente interesante. La decadencia del Imperio Romano, comido desde dentro por una jerarquía eclesiástica en alza. Las luchas entre arrianos y atanasianos. El intento, por parte de un emperador que no quería serlo, de recuperar el esplendor imperial y los antiguos cultos. Un señor tocho que se lee de una sentada y te deja con ganas de más.

7.- En costas extrañas (On Stranger Tides), de Tim Powers. Piratas del caribe. Vudú. Antihéroes. Damiselas desprotegidas. Fuego Lento. Zombies. Tesoros. Barbanegra. Grandes barcos mercantes. La rehostia en verso, oigan.

8.- La filosofía en el tocador (La Philosophie dans le boudoir), de Donatien Alphonse François, marqués de Sade. Un tratado de filosofía en toda regla, con algunos polvos sexualmente polimórficos para hacer más amena la lectura. Hace pensar, que es algo que ya quisieran muchos.

9.- Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza. Un extraterrestre llega a la tierra y se dedica a buscar a Gurb. Surrealista y descacharrante. Una novela maldita para mí, la he comprado ya dos veces y dos veces me ha desaparecido el libro.

10.- El testamento de un excéntrico (Le Testament d’un excentrique), de Jules Verne. Un viaje a lo largo y lo ancho de unos Estados Unidos convertidos para la ocasión en tablero de la Oca para hacerse con la fortuna de un millonario chalao y sin herederos. Todos los tipos sociales (literarios o reales) de la época perfectamente perfilados: La feminista, el aventurero excéntrico, el que aún no se ha dado cuenta de que la época colonial ha terminado, el calzonazos, el niño de papá con buen corazón... Como los autos locos, pero tomado en serio.

domingo, 3 de octubre de 2004

De Patos y Vacas

Perdonenme si vuelvo al que amenaza con ser el monotema del blog, pero es que, como ya dije hace dos entregas, mi vida es aburrida y tampoco hay nada más para comentar. Y además, me lo ponen a güevo. Hablemos del PP, y la semana que viene hablaremos del gobierno.

Acaban de celebrar su decimoquinto congreso, en el que se ha entronizado a Mariano Rajoy como Presidente (sin recomendaciones, dice... sí, claro, y los niños vienen de París. Paris, Texas, supongo, por la amistad con Bush y tal...), a Jose María Aznar como Presidente y a Manuel Fraga como... presidente. Esto, que puede parecer complicado a simple golpe de vista, lo es sólo porque son ustedes una panda de descreidos ateos malmasones pancarteros terroristas y seguidores del Partido del Odio (me dejo algún calificativo? Seguro, para otra cosa no, pero para esto son de originales...). Si fuesen personas de bien con un ideario neoliberal y basado en el humanismo, la moral y la doctrina cristiana, amén de temerosas de Dios y, a ser posible, miembros numerarios (de los que pagan, vamos) del Opus Dei (se acepta la variante Legionarios de Cristo, en deferencia a la señora del Presidente. Del segundo. De la Botella, vamos, que si no veo que no nos aclararemos nunca) lo verían clarísimo, puesto que sólo hay que hacer la transposición (y quien sabe incluso si no se trata de una transsubstantación en toda regla, tan pios y beatos son estos Padres de la Patria) con el dogma de la Santísima Trinidad. Ya saben, los tres-que-son-uno y estas cosas. Y no quiero chistes descreidos y ateos con el famoso lubricante para maquinarias 3en1, que aquí estamos hablando de buenos españoles y por tanto no hay nadie que pierda aceite, amén de que todo el partido se mueve solidaria y monolíticamente como una sola pieza, impasible el ademán, pasando cual rodillo sobre cualquier mal patriota o integrante de la anti-España vendido al oro de Moscú, por lo que no hacen falta lubricantes de ninguna clase.

Todos? No! Un infiltrado resiste ahora y siempre al invasor! Coñas aparte, el discurso inaugural, el de Gallardón, fue una cosa más que razonable, un intento de autocrítica, un decir oigan, si hemos perdido las elecciones va a ser por algo, casi que nos paremos a mirar qué es lo que hemos hecho mal para intentar arreglarlo. Vamos, que este señor podrá ser más de derechas que Pio Nono, pero que se ha leido la Guia del Clan: Demócratas (del conocido juego de rol Poíticos: La Mascarada) y se la ha creido. O es un estupendo actor, ambas cosas me son válidas. No como otrosssss de su partido, que parecen querer jugar al mismo juego pero usando las reglas del Cavernas y Mosenes, versión sajaraja (ya saben, sacanos muchos bichos para que podamos subir de nivel rápido! Si no, eres un mal máster!). Lástima que luego viniese (el impresentable de) Ángel hasidoetahasidoetahasidoeta Acebes a enmendarle la plana diciendo, en términos casi de Verdad revelada y con modos de Gran Inquisidor amenazando a los infieles con los Infiernos Exteriores, las llamas, el llanto y el crujr de dientes, que todo había sido una conjura contra ellos por parte de un partido que quería volver a la Guerra Civil (y no voy a comentar esto porque cada vez que pienso en ello me hierve la sangre y me entran ganas de darle la razón, convocar al Somatén y tomar al asalto -y esta vez de verdad, no como el dia antes de la jornada electoral- las sedes del PP y el Palacio de Invierno que se me pusiera por delante) y que, bajo ninguna circunstancia, se debía hacer nada que ni siquiera oliese a autocrítica o análisis de las circunstancias, porque ellos lo habían hecho todo bien, que para algo son el partido designado por Dios para volver a convertir a España en la Reserva Espiritual de Occidente (esto último -creo que- no lo dijo, pero siguiendo la linea de pensamiento dominante, lo añado yo).

En realidad todo esto ya se sabía (y lo que no se sabía se podía aventurar con un margen de error bastante bajo, que más o menos ya sabemos todos de qué pie cojea cada cual) antes del congreso (con lo que la pregunta es: para qué se gastan tantísima pasta como cuesta organizar una pantomima como esa, pues? Sólo para presentar el nuevo logo color naranja guantánamo y dejar clara su voluntad de eliminar todo lo rojo de este país que se llama Españñña?), así que la cosa no va más allá. La cosa es que, ahora (viernes pasado por la noche, tertula La Nit de COM Ràdio, no me invento nada), hay algunos cargos del PP a quienes les molesta mucho que se hagan insinuaciones sobre el pasado franquista de muchos de los altos cargos del partido y su política a grandes rasgos filofranquista, y que reaccionan violentamente cuando se hacen. Eso es de lo que yo quería hablar hoy, y lo de antes era sólo porque no sabía como plantearlo, y una cosa llevó a la otra.

Bien, dejemos claro de buen principio que yo no hago ningún tipo de insinuación, no sea que alguien se me moleste. En realidad, lo que yo hago son afirmaciones. Subjetivas, por supuesto, pero ese es otro tema. Pero es un hecho que el partido lo fundó un falangista de pro, ministro franquista en distintas ocasiones. Y que Aznar fue un furibundo falangista, antes de caerse del burro en el camino de Damasco (si suponemos que al caer se golpeó la cabeza, eso explicaría lo limitadito que es el pobre, pero ese no es el tema) y descubrir que la Constitución que antes atacaba con saña, culpándola de todos los males habidos y por haber, desde las páginas del Diario de Logroño, era en realidad algo así como la Tríaca Magna, el remedio para todos los males del país. Y podría poner sobre la mesa la negativa en redondo a permitir que se puedan excavar las fosas comunes de la guerra para que los familiares de los fusilados en las cunetas puedan darles una sepultura decente y tener dónde llorarlos (amén de evitar que se encuentre los huesos por sorpresa algún granjero al arar el campo o algún operario durante la contrucción de una autopista o el desdoblamiento de una carretera, que no vea usted el susto que ha de dar), o el que se escandalizaran y plantearan un anatema a que el Congreso manifestase su repulsa y condena al intento de golpe de estado perpretado por las tropas del Enano del Ferrol en Julio del 36, que acabó desembocando en la guerra civil más sangrienta que recuerda Europa, o el que pongan mala cara cuando determinados ayuntamientos retiran placas, estatuas o símbolos preconstitucionales (vamos a ser finos) de las fachadas, o que se lleven las manos a la cabeza cuando alguien plantea que se deben revisar los juicios a los asesinados por condenas ilegales, incluso a la luz de las leyes franquistas, para, como mínimo, restituirles el honor (porque lo que es la vida, va a ser dificil), o...

Vamos, que puedo estar equivocado, pero si parece un pato, anda como un pato, hace el mismo ruido que un pato, e incluso huele (yo más bien diría que apesta, pero...) como un pato...

Pues va a ser difícil que resulte que es una vaca.

No?

viernes, 1 de octubre de 2004

Alcohol de quemar (hígados)

Va a hacer un mes que Jose, un colega, en plena intoxicación etílica (y no solamente etílica) (1) durante el simulacro de fiestas de Santako me confesó que leía el blog (2) y que quería que hablase del tema cerveza en general y alcohol en particular. Nobleza obliga, así que aquí va el post.

Vaya por delante que no soy persona cervecera. Lo más, alguna que otra clara (3) cuando aprieta el calor, o una mediana (Voll Damm o Estrella, preferentemente) muuuy de vez en cuando, y cuando estoy entre un grupo de gente que SÓLO toma cerveza. Caso aparte son los conciertos, algaradas populares y fiestas de guardar, donde te apetece tomarte algo con alcohol pero un cubata no queda propio (aparte de que te cuesten un riñón y el hígado, lo primero por el precio y lo segundo por el garrafón). En ocasiones especiales (especiales no por nada, simplemente por estar en un sitio donde tengan y porque me da por ahí), Guinness. Y en el Blue Monk (y les pongo el link porque, qué coño, se lo merecen, que tienen uno de los pocos garitos decentes de Santa Coloma), tienen una cerveza checa que está muy buena, también, pero de cuyo nombre soy incapaz de acordarme. No más de media pinta, en cualquier caso, para estas dos últimas. También es verdad que, según la circunstancia, me puedo meter un litro y medio de San Miguel (cerveza que en circunstancias normales me repugna) entre pecho y espalda en una hora como quien no quiere la cosa, pero son raras. Esto me ha pasado, por ejemplo, la semana que estuve en Valencia, que coincidí en el curso con un chaval con quien hice la carrera (4) y que vive en Lleida (porque es de allí), y al salir nos metíamos en la cafetería del Campus a plimpar cerveza, discutir de lo divino, lo humano y lo perifrástico y rajar de otros amigos. Sí, soy una vívora, no se habían dado cuenta? Pues eso, que, con la tontería con la tontería, dia sí dia también nos marcábamos sus buenos tres litros mano a mano. Pero ya les digo que son casos excepcionales.

Supongo que el problema es básicamente que NO me gusta la cerveza. No me gusta el sabor, no soporto el amargo del lúpulo, no me gusta el olor, me revienta su capacidad diurética, que me obliga a ir al baño cada diez minutos (cosa especialmente delicada en según que garitos) o a mear en un portal/zaguán/seto (reconozco que regué abundantemente los que están alrededor de la estación de tranvía de Tarongers...), me molesta el que genere tantos gases (NO me hacen falta más, gracias, ya produzco bastantes yo solito!)...

Yo soy más de vino (turbio, por poner un ejemplo tonto y de a diario) y, sobretodo, de destilados. En especial, ron. Dorado antes que blanco. Un Arehucas (delicio, canario, pelígrosísimo, porque pasa como si nada, y muy difícil de encontrar en la península), un Santa Teresa, un Negrita (fantástico para carajillos, a falta de orujo), un Pujol (más para cremats que para beber directamente, pero bueno...). Incluso, a falta de otra cosa y antes que Bacardí blanco, un Cacique, siempre y cuando sea para mezclar, que solo ha de hacer el mismo efecto que darse un lingotazo de aguarrás. Tuve una época, hasta los veintipoquitos, que era más de vodka (siempre con limón) e incluso algún conato con la ginebra, pero ahora me dedico casi por exclusiva al ron. Todo esto en la sobremesa (raramente) o yendo de fiesta, claro. Con las comidas me limito exclusivamente al agua, y en dias señalados, vino. Fantas y similares, sólo cuando como comida rápida, que ya le queda propia, en caso contrario acaba enmascarando el sabor de la comida. Tampoco cerveza. Se que hay gente muy aficionada a comer con cerveza, pero no conozco ninguna comida que pegue (para mi paladar) con el sabor de la cerveza.

Por otra parte, no soy de mucho beber. Sólo recuerdo dos conatos de borrachera en mi vida (y digo conatos porque aún mantenía suficientemente bien el control, exceptuando a los intestinos) y fueron desastrosos. Primero, porque en cuanto paso el punto de achispamiento, me da llorona y depresiva, sin falta. Segundo, porque me provoca una sensación claustrofóbia. Me explico. En cuanto empiezo a intoxicarme (5) el cuerpo, las funciones voluntarias, me refiero, deja de responder. La cabeza, en cambio, me va a mil por hora. Y les aseguro que es una sensación muy angustiosa el estar conscientemente dándole a un brazo (por ejemplo) la orden de que se mueva, y que el brazo no lo haga. Tercero, me provoca sudores frios a la que me quedo quieto. Si bebo, tengo que moverme. Y, sinceramente, para pasarlo mal se me ocurren formas más baratas. Puedo pasar perfectamente una noche entera (de sol a sol) con un cubata. E incluso sin ninguno. Eso sí, si me lo estoy pasando MUY bien, bailando sin parar y sudando como un cerdo (QUEMANDO el alcohol que ingiero), puedo plantarme en seis o siete. Bueno, siempre que se den todos los casos anteriores y el bolsillo lo permita, claro. Que son las menos de las veces.

Supongo que no era esto lo que querías, Jose, pero chico, es lo que ha salido. Si quieres algo más concreto, deja un comentario abajo y veremos lo que se puede hacer.

(1).- Él lo negará, claro. Pero yo estaba mucho más sobrio que tu, y niño, estabas bastante perjudicao. No lo niegues a estas alturas, que total, entre tu y yo hay confianza y estos señores no te conocen de nada.

(2).- Lo cual es una perversión sexual tan digna como otra cualquiera, y no seré yo quien critique las perversiones sexuales de nadie. Eso se lo dejo a la Conferencia Episcopal, que se ve que les pone tanto como los traseros de prepúberes.

(3).- De limón, por favor. La clara hecha con gaseosa es una cosa horrible, insípida, con demasiado gas y que da arcadas y provoca cagarrinas. No se quién tuvo esa genial idea y cómo la popularizó en determinadas zonas de Españñññññña -las "eñes" extras vienen patrocinadas por decimoquinto congreso del Partido Popular y su nuevo logotipo naranja guantánamo. Partido Popular naranja, Partido Popular cristal, dos facheríos para elegir! Pop-pop-popular!-, pero se cubrió de gloria.

(4).- La de química, me refiero. Uno no tiene cuerpo ni facultades para prostituirse, qué le vamos a hacer.

(5).- Nota bioquíma: Todos los alcoholes son neurotóxicos en alto grado. El hecho que el etílico (CH3CH2OH) sea relativamente metabolizable, mientras que otros como el metílico o alcohol de madera (CH3OH) no lo sean en absoluto, y por tanto su ataque sobre el sistema nervioso sea más virulento, no implica en absoluto que la toxicidad del primero sea despreciable. Un coma etílico provoca daños irreversibles (de mayor o menor gravedad, en función de la puta suerte que tengas en ese momento) en el cortex cerebral.