jueves, 27 de enero de 2005

60 años

Outside the barracks, by the corner light
I'll always stand and wait for you at night
We will create a world for two
I'll wait for you the whole night through
For you, Lili Marlene
For you, Lili Marlene

Bugler tonight don't play the call to arms
I want another evening with her charms
Then we will say goodbye and part
I'll always keep you in my heart
With me, Lili Marlene
With me, Lili Marlene

Give me a rose to show how much you care
Tie to the stem a lock of golden hair
Surely tomorrow, you'll feel blue
But then will come a love that's new
For you, Lili Marlene
For you, Lili Marlene

When we are marching in the mud and cold
And when my pack seems more than I can hold
My love for you renews my might
I'm warm again, my pack is light
It's you, Lili Marlene
It's you, Lili Marlene

My love for you renews my might
I'm warm again, my pack is light
It's you, Lili Marlene
It's you, Lili Marlene

Lili Marlene. Norbert Schultze, según un poema de Hans Leip. Adaptada al inglés por vaya usted a saber quien. Busquen la versión de la Dietrich.

jueves, 20 de enero de 2005

Jodiendo la marrana

Ayer iba a escribir un post, pero por cuestiones de tiempo me fue imposible. Iba a titularlo Por el camino verde, camino verde, que va a Damasco, y versaba sobre la caída del caballo en el camino de Damasco (agudo, verdad?) que sufrió antes de ayer el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, al reconocer que igual, tal vez, quizás, lo de usar el condón no fuese tan malo en según que casos, y que tenía una razón de ser en determinadas circunstancias, y que lo mismo igual servía para salvar vidas y todo.

Durante el día, como digo, me fue imposible, así que lo dejé para cuando llegara a casa, por la noche. Pero nada más llegar, enciendo la tele y lo primero que me suelta el busto parlante de turno es que la CEE ha hecho un comunicado diciendo que de lo dicho nada, que usar el condón es un pecado muy feo que pone triste al niño Jesús y que cada vez que se usa Dios mata a un gatito. O así. Que me jodieron la marrana, vamos.

Tampoco me esperaba otra cosa, sinceramente. La sorpresa no es que se hayan rectificado, aunque siendo la iglesia católica, que ha necesitado casi medio milenio para reconocer que la Tierra es redonda y rehabilitar con ello a Galileo, quien, según la doctrina de las drag queens ojcuras estas, llevaba todo ese tiempo ardiendo en los Infiernos por hereje, tampoco es que sea algo tan habitual. Lo sorprendente fue que alguien de esa nefanda organización, que cada día que pasa se hace más evidente debería ser eliminada de la faz de la tierra (ojo, hablo de la iglesia como organización, no de la religión o el culto, que eso es algo muy de cada quien es cada cual, cada loco con su tema y yo ahí no tengo por qué meterme ni nada que decir) dijese algo con sentido públicamente. Con lo que no puedo sino felicitar a la ministra que se había reunido justo antes con él (Elena Salgado, titular de Sanidad, si no me engañan las fuentes) por su habilidad como encantadora de serpientes (sí, lo de “serpientes” va con segundas), al conseguir llevarse a la mamba negra de Juan Antonio Martínez Camino, portavoz de la CEE, a su terreno, incluso en un tema que se da de morros con la doctrina oficial del Vaticano, que sigue en sus trece que promover el genocidio de miles de millones de potenciales infectados por el VIH (a los portadores ya, por desgracia, lo del condón les sirve más bien poco, como para no evitar propagar la pandemia. Lo cual es extremadamente importante, pero para ello han de tenerlos disponibles, y han de saber cómo se usan y por qué se han de usar, y…). Y ello sin contar otras enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados, que pueden destrozar la vida de los directamente afectados, pero, en comparación con la magnitud de la catástrofe mundial que está suponiendo el SIDA, son pecatta minuta en comparación.

No voy a volver a entrar en el tema de que considere (es mi opinión, y quien no esté de acuerdo es que opina lo contrario) que la iglesia católica está cometiendo, con el tema de los condones, un genocidio, si no de pensamiento, palabra y obra, si al menos de omisión (y les recuerdo que, según la liturgia, esos son los cuatro medios de pecar que existen), al negarse ya no a dar información veraz (y subrayo lo de veraz porque aún rondan por ahí perfectos gilipollas afirmando que los condones son inútiles porque el tamaño del VIH es menor que el de los poros de látex, y que dan eso como un dato científico cuando no es más que una aberración digna de mejor causa) sobre el tema y, no me atreveré a decir promover, pero al menos no anatemizar el uso del único (y esto también lo subrayo) método que conocemos, a día de hoy, para evitar la infección. No voy a hacerlo porque me parece que ya toqué el tema en alguno de los primeros posts de este, su blog, además que creo que es bastante obvio. Dejemos también de lado el tema de la hipocresía que supone el que, desde el Vaticano, se haya dado el placet a ciertas ordenes de monjas misioneras que actúan en África (concretamente en Uganda, si no me falla la memoria) para usar preservativos, porque las consecuencias de no hacerlo podrían ser peores (lo cual también da que pensar, porque digo yo que esas monjas no deben haberlo pedido por miedo a que los negritos, en un rapto, las violen. Vamos, que no me veo yo a un violador colocándose un condón a instancias de la violada, si me entienden. Con lo que podríamos deducir que estamos ante ordenes monacales activas sexualmente en mitad de la jungla, y esto podría acabar como una peli de Jesús Franco).

El caso es que las almas piadosas que defienden la indefendible, bajo ningún punto de vista que no sea el de la ignorancia y el integrismo religioso, posición de la iglesia en este campo suelen escudarse en que la iglesia sólo habla para sus fieles, que son quienes le han de hacer caso, y que los demás que hagamos lo que nos salga de salva sea la parte. Lo cual sería muy bonito, y yo mismo firmaría, de ser cierto. Pero es que la iglesia no habla solo para sus fieles, y la prueba es que, en caso de que esto fuera así, no tendría sentido la reunión en la cumbre de un obispo y una ministra. O, mejor dicho, sí que habla sólo para sus fieles. Pero es que consideran que sus fieles somos toda la ciudadanía, nos guste o no, queramos o no, y que el gobierno debe legislar y organizar campañas de acuerdo únicamente a lo que opina la curia. Y, si hay casos en que esto es peligroso (como por ejemplo, en los temas educativos, con sus exigencias inclinadas a acabar con la laicidad de la escuela pública, o en temas sociolegales, con sus continuos intentos de meter sus sucias zarpas en el Código de Familia), en otros, como es el que nos ocupa, es, directamente, intolerable. No se trata de un tema de moral, de opinión o de conciencia. Se trata de un tema de salud pública. Y uno muy grave, que causa cientos de muertos e infectados al año. Y unos costes absolutamente astronómicos a las arcas públicas, porque los (pocos y relativamente poco eficientes) tratamientos que hay son obscenamente caros. Insisto. Salud Pública. Tema estratégico en la actuación de cualquier gobierno que se precie de serlo. Derecho inherente de la ciudadanía. Y estos malnacidos, desde el púlpito, están torpedeándola, y aún se hacen los ofendidos cuando alguien se lo dice.

Porque, digo yo… si, en un tema de salud pública, una religión puede permitirse el lujo de decirle a sus fieles que se lancen de cabeza al abismo de esta manera… Por qué todos nos llevamos las manos a la cabeza cuando, otras religiones predican a sus fieles y únicamente a sus fieles que sigan prácticas que van también contra la salud pública y el bienestar de las personas? No se, me viene a la cabeza la ablación de clítoris… Verdad que es una animalada como un estadio, absolutamente intolerable? Entonces por qué se lo permitimos a los otros?

Por qué les estamos dejando que nos jodan la marrana de esta manera?

lunes, 17 de enero de 2005

Noticias noticiosas (IV)

Internacional
AGENCIAS/MADRID


El Ejército estadounidense estudió fabricar un arma química para que los soldados enemigos encontraran sexualmente irresistibles a sus compañeros de armas. Según un documento del Departamento norteamericano de Defensa recientemente desclasificado, el armamento propuesto contendría una fuerte sustancia química afrodisíaca, según informó la BBC.

La finalidad de esta medida era provocar un comportamiento homosexual generalizado y desmoralizar a las tropas enemigas. La idea se incluyó en un proyecto presentado por el Laboratorio Wright de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en 1994, que duraría seis años, a un coste de 5,72 millones de euros. El capitán Dan McSweeney, un alto cargo del Pentágono, declaró a a la BBC que el Departamento de Defensa recibe «literalmente cientos» de ideas, pero aseguró que «ninguno de los sistemas descritos en esa propuesta se han desarrollado».

Otra de las ideas presentadas fue bombardear al enemigo con sustancias que atrajeran sexualmente a diversos animales. Insectos que piquen o muerdan, roedores y otros animales mayores podrían convertirse en candidatos para ser atraídos hacia las posiciones enemigas, según señala el documento. También se consideró fabricar una sustancia que provocara un mal aliento «severo y duradero», para identificar a los combatientes en caso de que se mezclaran con la población civil. Otro proyecto era crear una sustancia que aumentara en gran medida la sensibilidad de la piel a la luz solar.


No, por increible que parezca, no es el argumento de una serie B bélica de los años cincuenta. La noticia es real.

Estamos locos.

domingo, 16 de enero de 2005

Bárbaros del norte

Pensaba seguir hablando de ciencia, centrándome ahora en las paridas luminosas pseudocientíficas que suelen soltar por sus boquitas los publicistas (que ya les digo yo que el tema tiene miga...), pero he cambiado de idea. Y es que esta tarde me he estado mirando el periódico, y me he puesto de muy mala leche.

Reconozco que no me he leido el artículo, sólo el titular, así que igual algo de lo que digo no es exacto, o, directamente, se parece a la realidad como un huevo a una castaña, pero me había puesto ya de bastante mal café con una noticia previa (resulta que hay sectores en el Vaticano que quieren canonizar a Pio XII, conocido simpatizante y colaboracionista del nazismo, y, para salvar este pequeño punto negro en su historial, han empezado a difundir informaciones según las cuales había un plan por parte de Hitler para secuestrale, todo ello cuando los alemanes ya estaban en retirada en Italia y los aliados -y la resistencia italiana, que, a diferencia de la francesa, parece ser que sí existió, aunque, a diferencia de la francesa, nadie hable de ella-, porque suponía un peligro para sus planes de conquista, que incluian el eliminar el cristianismo para substituirlo por el nazismo como religión. No, no es el argumento de una serie B cutre de principios de los ochenta, por más que lo parezca, lo sueltan así y se quedan tan anchos. Y con esto quieren demostrar que Pio XII en relidad no era tan malo, pese a haberse lavado las manos cual Poncio Pilatos sobre la matanza de seres humanos en los campos de concentración y haber ayudado a altos jerifaltes nazis a escapar a Suramérica, y más aún, que era un santo varón, porque Hitler, que este sí que era más malo que los hermanos Malasombra, quería secuestrarlo. Con dos cojones, un palito y las llaves de san Pedro), me había puesto ya de bastante mala hostia, decía, como para seguir leyendo.

Elipsis narrativa. Napoleón, además de por ser bajito, megalómano, gran estratega y todas esas cosas por las que es conocido, ha pasado a la historia por ser un bárbaro que hizo prácticas de puntería de sus cañones contra la Gran Esfinge, aplicándole un tratamiento de rinoplastia que para sí lo quisiera Barbra Streissand. Del mismo modo, tanto turcos como venecianos han pasado a la historia de la infamia cultural por haber convertido en Partenón en polvorín (curiosamente, siempre se obvia que los ingleses lo volaron por los aires, pero bueno), y romanos y árabes por haber ido quemando, por turnos, los fondos de la Biblioteca de Alejandría. Más recientemente, los Serbios se apuntaron al club escogiendo como primer objetivo a atacar en la guerra de los Balcanes la Biblioteca Nacional de Sarajevo (probablemente la mayor biblioteca que había logrado reunir la humanidad, por tamaño y fondos, tras la mítica alejandrina), y los talibanes fueron demonizados (y con razón, pero quizás esa fuera la menos importante de las razones) por destruir los grandes Budas Bamiyan, en Hazarajat. Bárbaros todos ellos, en la plena y completa extensión del término.

Pues parece ser que, en su ocupación de la Mesopotamia, los ejércitos de Bush necesitaban un polvorín. Un sitio donde guardar las armas con las que ir bombardeando (siempre por error, por supuesto) a la población civil. No soy militar, a dios y mis neuronas gracias, pero me imagino que decidir la ubicación de un sitio así no tiene que ser simple. Ha de estar bien comunicado, de forma que las tropas puedan acceder a él, pero a su vez se ha de poder controlar perfectamente quien entra y quien sale, que luego vienen los siegos terroristas, te roban el material y te montan un Cristo (y quien dice un Cristo, dice un Mahoma o incluso un Abraham) por un quitame allá esas pajas, como que hayas acribillado a su hija cuando iba a buscar agua por haberla confundido con un Saddam Hussien cualquiera. Además, teniendo en cuenta que estás en un terriorio ocupa... liberado, que diga, hay que ir con pies de plomo de no herir susceptibilidades políticas o religiosas, porque tampoco es plan (a estas alturas) de quedar como los malos de la película. Parece de cajón que el respeto por los bienes culturales del ocupado debería ser exquisito, que no se crean que hemos venido aquí por intereses puramente crematísticos, cuando en realidad les estamos matando por su bien, para ayudarles y traerles la Democracia. Y no hay que olvidar el Feng-Shui, es muy importante que esté todo situado siguiendo las indicaciones de Feng-Shui, que si no podría pasar que la armería acabese convertida en un foco de mal rollo que pusiese nerviosa, soliviantase o incluso atemorizase a la población, que es algo que, bajo ningún concepto, queremos. Verdad?

Con estos presupuestos, y partiendo del hecho de que hablamos de la Mesopotamia, cual sería el sitio ideal para guardar las armas? Uno de los, al parecer, infinitos palacios que tenía Saddam? El agujero donde no estaban escondidas las armas de destrucción masiva (que esa es otra...)? Algún edificio medio abandonado, o abandonado del todo, porque sus habitantes huyeron durante los bombardeos, o, directamente, han muerto?

Parece ser que la elección final ha sido la última. Con un ligero matiz, que sus habitantes llevan MUUUUUUCHO tiempo muertos. O, al menos, eso espero, porque si no el susto, cuando vuelvan de comprar tabaco, va a ser mayúsculo. Porque el sitio donde han colocado la Santabárbara del portaaviones sobre medio oriente en que han convertido Irak (de algo me tendría que servir escuchar tertulias políticas, lo de definir Irak como "poortaviones" me ha permitido hacer el juego de palabras entre el título del post y lo de "Santabárbara", que es donde se guardaban armas y pólvora para los cañones en un barco...) ha sido, como no podría ser de otra manera, las ruinas de Babilonia. Una de las ciudades más antiguas del mundo. Un icono cultural, político y religioso en occidente. La cuna del código de leyes más antiguo que se conoce. Una localización bíblica (y de esto tendría que tomar buena nota el cristino renacido de George W. Bush).

Y las han dañado.

Irremediablemente.

Bárbaros del norte. Infames bárbaros del norte. En toda la plena y completa extensión del término.

viernes, 14 de enero de 2005

E-330

Igual les suena el número. No, no es una carretera. Es un aditivo alimentario que se encuentra en la mayoría de los productos alimentarios industriales. Y en los no industriales también, pero como no llevan etiqueta, no lo ven. Probablemente sea el aditivo alimentario más famoso de la historia, merced a una lista que ronda por ahí de aditivos cancerígenos. Segun esa lista, el E-330 es el aditivo más peligroso de todos, y provoca cancer fulminante, hemofilia, migraña, piorrea, mal aliento, caspa y afiliaciones al PP. No, en serio, los tres primeros males se los atribuyen al E-330. De hecho, yo he visto una de esas listas negras donde se le acusaba de provocar SIDA.

Chungo, verdad?

Hasta que te miras el Codigo Alimentario Español, y te encuentras con lo que es el E-330.

Ácido cítrico.

Si te cae en un ojo escuece como el diablo, vale, pero aparte de eso, es una de las cosas más inocuas que te puedas echar a la cara. Pero es una molécula que se oxida con mucha facilidad y además es muy barata de producir, con lo que su uso como antioxidante en alimentos está MUY extendida. Además, tiene efecto de potenciador del sabor. Para que me entiendan, cuando se le echa limón a las alcachofas o los champiñones para que al cocinarlos no se pongan negros, lo que se está haciendo es echar ácido cítrico (y limoneno, y azúcares, y alguna cosa más que tiene el zumo de limón) a chorro, con lo que se evita que se oxiden, ennegreciendose. Y quedan más sabrosos, no sólo porque se les de un toque de sabor a limón (virtud del limoneno), sino porque el propio sabor de la alcachofa (o del champiñón, o de lo que sea) se potencia. Es más, en preparados de carne tiene un efecto anticancerígeno directo, porque, para evitar el botulismo (enfermedad MUY chunga), a muchos preparados cárnicos (especialmente embutidos, enlatados y curados, como el jamón serrano) se les añade nitritos y nitratos (que es lo único que conocemos capaz de cargarse el Clostridium botulinum, el bacilo que lo provoca). El problema es que, en contacto con proteinas (y la carne, otra cosa no tendrá, pero proteinas todas las que quieran), los nitratos generan nitrosaminas, que son fuertemente cancerígenas. Sin embargo, la presencia del ácido cítrico evita esa reacción química.

Se preguntarán entonces de dónde viene esa historia de que el E-330 es cancerígeno. Pues de mediados de los años setenta, durante una negociación de convenio colectivo de una planta de fabricación de Schweppes en Holanda. La directiva se puso farruca, y algún iluminado, para presionar, decidió robar un informe (en blanco) del hospital y rellenarlo imaginativamente, para dañar la imagen de la empresa (no, yo tampoco entiendo la lógica de esa forma de actuar, pero bueno). Y lo rellenaron de forma que pareciese un estudio hecho en el hospital sobre los posibles efectos secundarios de los aditivos que se usaban en la fábrica. El ácido cítrico se usa por toneladas en la fabricación de refrescos (que es a lo que se dedica Schweppes), y, de hecho, es, con diferencia, el más usado en esa industria. Así que fue el que pusieron como el peor de todo. Ya les digo, hasta pie de atleta provocaba. El pastel de descubrió inmediatamente (en cuanto alguien preguntó en el hospital que qué había de aquello), pero eso no evitó que la lista (fraudulenta) saliera a la luz pública, y que haya ido volviendo a salir, periódicamente, sin que nadie sepa por qué, e incluso haya ido actualizándose con nuevas enfermedades atribuibles. Una leyenda urbana más.

Lo de los aditivos alimentarios es un tema curiosón. Tienen una mala fama terrible, y sin embargos están sometidos a unos controles comparable (y en ocasiones, superiores) al de los medicamentos. Y si alguien pretende saltarme con que son legión los casos de medicamentos que salen al mercado que arreglan una cosa pero estropean dos, o que han conseguido los permisos de fabricación empleando informes fraudulentos (no hace tanto que creo que fue Pziser la que retiró uno porque se había visto que podía provocar daños, y que después se supo que eso ya se sabía, y que habían ocultados esos resultados en los informes médicos), que se lo ahorren. TODOS los medicamentos son perjudiciales para la salud, sólo tienen que leer los prospectos, y lo que se tiene en cuenta es que lo que arreglen tenga mayor importancia que lo que estropean. En los aditivos alimentarios, en cambio, se EXIGE que sean inocuos, o que haya, al menos, una forma de anular los efectos negativos (caso de los nitratos, al ser imprescindibles, se combinan con otro aditivo, a priori innecesario, para anular el efecto negativo). Y, cuando digo que a veces los controles son superiores, es porque la administración alimentaria tiene laboratorios propios que controlan los aditivos que se quieren poner en el mercado, mientras que la farmacéutica no, y se fia de los informes que se le presentan.

A modo de curiosidad, y para acabar, les explico. Hubo empresas fabricantes de aditivos que se quejaban de que dichos controles eran demasiado estrictos, e imposibilitaban, en la práctica, el poder poner productos nuevos en el mercado. Y, para demostrarlo, aplicaron las pruebas normativas sobre el Rojo Tomate, un beta-caroteno natural, responsable del color de los tomates maduros, y que se usa (y está aceptado) desde hace años como colorante alimentario (los productos de origen natural cuya fuente es de uso tradicional no necesitan pasar esos controles, se presupone que si los tomates no son dañinos, y eso queda demostrado porque llevan siglos comiéndose y no se ha detectado nunca un efecto pernicioso, más allá de casos de alergia, sus partes tampoco lo serán. Además, este caso es paradigmático, porque es uno de los colorantes alimentarios usados como tal, a nivel industrial, durante más tiempo, y nunca se le ha detectado ningún problema). Le aplicaron las pruebas que tendría que superar para cumplir la normativa y poder comercializarse si fuese un producto nuevo.

No las superó.

Y les pregunto, se les ocurre algo más sano, natural y bueno para la salud que un tomate maduro?

miércoles, 12 de enero de 2005

El Ansia

No, no voy a hablar de la peli homónima. Una de vampiros cool. Bueno, cool a principios de los ochenta, hagan cuentas. Curiosona. No se por qué me ha dado por títular los posts con nombres de películas, pero es lo que hay. Me parece adecuado al tema.

El caso es que me imagino que recuerdan el postque escribí hace poco acerca de los excesos consumistas navideños. Y supongo que saben que, una vez acabados los fastos relativos al cambio de año y demás festividades religiosas paganas debidamente maquilladas al cristianismo, han empezado las rebajas. Y ni cuesta de enero ni pollas en vinagre, oigan, que la gente se ha lanzado a comprar de nuevo como si no hubiese mañana. Les explico. Yo, el sábado por la tarde, tengo un bautizo. Maldita la gracia que me hace, pero lo tengo. Y claro, a estas cosas hay que ir presentable, máxime dada mi condición de representante diplomático. El problema es que no tengo ropa de abrigo para ir de punta en blanco, así que, aprovechando la coyuntura (las rebajas, vamos), he aprovechado para comprarme algo.

Situémonos. Sábado 8 de Enero. Primer sábado de rebajas, y, concretamente en Catalufia, segundo dia de las mismas. En la búsqueda de la americana que me guste, nos acercamos a La Roca Village, una especie de centro comercial outlet (venden prendas de temporadas pasadas o sobrantes de producción a mitad de precio) sito en la bonita villa de La Roca del Vallès (Barcebollas). El centro tiene tres aparcamientos tres. Como las hijas de Elena, o los presidentes del PP. Gansos, de capacidad considerable. Llegamos allí a aquello de las cuatro y media de la tarde. Dos de los aparcamientos están al completo, y el tercero a más de la mitad de su capacidad. Las tiendas, por supuesto, hasta la bandera de las hordas de Gengis Khan arrambando con todo lo que veian. Han visto Cuando ruge la Marabunta? Pues lo mismo, pero en pijo. Y en lugar de con hormigas, con gente fea. Fea y pija. Al final, en la última tienda (no podía ser de otra manera, claro) en mirar, encontré la americana que buscaba. Prueba superada. Un cafelito para recuperarse de las invasiones de los Pueblos del Mar, y de vuelta para casa. Sobre las siete de la tarde. El tercer párquing estaba ya lleno como un huevo, y había cola de coches a la entrada. El centro cierra a las diez de la noche. Hagan cuentas.

Fundido en negro, y volvamos a situarnos. Martes 11 de Enero. Quinto dia de rebajas (el domingo abrieron muchas tiendas), y dia entre semana, laborable. Se supone que la primera gran oleada ya ha tenido que pasar, y que siendo un dia laborable, la cosa estará más calmadita que el sábado. Bajo al centro de Badalona (Carrer del Mar, un eje comercial importante) a buscar un jersey que ya tenía visto de antes de las rebajas para poner debajo de la americana (que si iba con la americana sólo, lo mismo pasaba un pelín de frio). Mucha gente en la calle, pero en esa calle en concreto siempre hay mucha gente, así que nada fuera de lo común. En las tiendas, pues poco más o menos como cualquier dia del año. Esto era por la tarde, pongan sobre las seis y media. Bien. En la calle del Mar de Badalona, y calles aledañas, debe haber como diez cajeros automáticos de distintas entidades bancarias. Cajeros de La Caixa, totalmente vacíos. Cajeros del Banc de Sabadell, vacíos. Cajeros de otros bancos con sistema servired, de los que podría sacar dinero con la tarjeta del Sabadell, sin un puto lerdo. Habían vaciado todos los cajeros automáticos del centro de Badalona. Eso, aunque no los hubiesen llenado esa misma mañana (cosa que no creo), es mucha pasta que se habían pulido.

La pregunta es: Qué coños es lo que le quedaba a la gente que comprar, después de todo lo que compraron por navidades? Es más, como es posible que quedasen cosas en las tiendas? De dónde saca la gente tanta pasta para gastar? No se suponía que había crisis? Por qué no esperan a las segundas rebajas, que es aún más barato? Luego se ponen tanta ropa como compran, o es sólo por llenar armario? Por qué tanto odio?

domingo, 9 de enero de 2005

Literatura de a veinte pelas el litro (VIII)

Si hace un par de días decía que le tengo una especie de alergia metafísica a la literatura clásica, se preguntarán ustedes por qué les voy a hablar hoy de lo que les voy a hablar. Pues miren, por varios motivos. Enumeremos:

- Este libro, por increíble que parezca, no aparece (o no aparecía cuando yo estudiaba) en los planes de estudio del BUP. Ya ven que cosas. Y eso que es una obra clásica de primer orden, y que lo tiene todo para, a priori, poder interesar a un adolescente. Sexo, muertos, drogas, violencia, venganzas, asesinatos, traiciones, puterio, fantasmas, monjas perversas, chuloputas... vamos, que le falta el rock and roll. Pero no, se ve que es más importante hacer leer cosas como el Lazarillo de Tormes, que no hay por donde cogerlo.

- Me encantan los cuentos de fantasmas, y esta lo es. De las mejores. Y en los dos sentidos de la palabra "fantasma".

- La encontré saldada por un euro, y me pudo el espíritu consumista pre-navideño. Otro fantasma que añadir al saco.

Para quien no se haya dado cuenta, hablo de Don Juan Tenorio, de Zorrilla.Y lo cierto es que no me ha disgustado. No diré que ha cambiado mi vida, pero está bien. Curioso comprobar que la archifamosa escena del sofá es, de largo, la más aburrida de la obra (descontando, quizás, el final moralizante, que aburrido, aburrido, no es, pero ridículo, un rato largo), mientras que los dos primeros actos son cachondísimos.

La historia me imagino que ya la saben. Niño de papá, más chulo que un ocho, que, como lo tiene todo y se aburre, se dedica a putear al personal (entendiendo por putear arruinar, ponerle los cuerno, violar o cargárselo con cualquier excusa, directamente), que llega a Sevilla después de haber estado en el exilio en Italia porquele perseguía la justicia por su vida disipada, para dirimir con un amigo de la misma cuerda quien de los dos era más hijoputa. Al final se discuten, y como los dos están en capilla, se apuestan la vida a ver quien es capaz de ponerle los cuernos al otro antes de que se case. Como ven, un dechado de virtudes e inteligencia, los angelicos del señor. Así que don Juan se tira a la prometida del amigo, con la ayuda de la típica monja alcahueta de turno, y después va a tirarse a doña Inés, que era la suya. Escena del sofá. Aparece el amigo, que se ha enterado de que ha perdido y va buscando venganza. Don Juan lo mata. Don Juan mata a su padre (el del amigo) y vuelve a huir. Inés se mete a monja, y se muere de pena. Al cabo de los años, don Juan vuelve a Sevilla, se encuentra con que su padre, avergonzado del comportamiento del niño, se ha pulido la herencia familiar en construir un gran mausoleo para las víctimas de su hijo (en lugar de pulirsela en putas, que es lo tradicional). Monta una cena con unos amigos (el jefe de la policía y no se quien otro), que le rien las gracias y empieza a ver fantasmas. Al final resulta que se lo han cargado los amigos en un duelo, y todo se lo está imaginando su mente moribunda, que está condenada al infierno porque ha sido muy malo maloso, pero llega el fantasma de Inés y lo redime. Fin. Esto, así a grandes rasgos y con algún que otro spoiler sin importancia.

Recomendable, se lee bien, pero siempre que sea por vicio y no por beneficio (vamos, como la mayoría de la cosas buenas de la vida). Y vamos, que si tienen la ocasión de verla en teatro, en un montaje mínimamente decente, vayan a verla y olvídense de leerlo. Que al fin y al cabo, es teatro, y el teatro está hecho para ser visto, no leido.

viernes, 7 de enero de 2005

Deuda externa

No se si conocen ustedes esta página. Básicamente, es una base de datos enorme donde se encuentran las estadísticas, más o menos actualizadas, en la medida de lo posible, de la mayoría de los paises del mundo. Según su página de inicio (la que les he enlazado), tienen más de 4657 estadísticas distintas. Es muy completita, te da información histórica, mapas (simples, que sólo marcan los rios y las principales ciudades, pero para hacerse una idea ya vale), banderas, los datos estadísticos típicos (moneda, idioma, población, renta per capita...) y otros datos más... digamos curiosones, como puede ser el índice de mortalidad debido a cáncer, las medallas olímpicas o la cantidad de servers de Linux per capita. Todo ello, dando los datos (absolutos o relativos, según convenga al tema) y haciendo el listado comparativo entre los distintos paises. Como ya les digo, los datos no son tan de fiar como deberían, porque las actualizaciones no son tan a menudo como sería deseable (sin ir más lejos, al hablar de España, según en qué apartados dan ya como Presidente a Zapatero, y en según que otros tienen todavía los datos de las elecciones del 2000, con Aznar como presidente). Aún con este pequeño defecto, sigue siendo una página interesante a la hora de conseguir datos de primera aproximación, e incluso para hacer culturilla trivial cuando uno se aburre. Por ejemplo, ustedes sabian que España es el pais del mundo con más muertes por sobredosis de analgésicos (de hecho, por lo que veo, es el primer pais del mundo en muchas causas de muerte...), y, a su vez (vamos a ser positivos), el que menos niños muertos a causa de malos tratos tiene que llorar?

Pues resulta que, navegando por esa página, me ha dado por mirar deudas externas de los paises. Una vez recuperado del shock de que el pais que más deuda externa tiene (casi cuadruplicando al siguiente, que uno sabía que tenían mucha, pero no tanto) sean los aparentemente cresos Estados Unidos, he ido a la parte baja de la tabla. Y me encuentro con que Haití (república paupérrima donde las haya)debe 1'2 billones de dólares. Billones yankis. Traduzcan por "miles de millones". Unos 1200 millones de dólares. Lo mismo para la Guyana. El Chad está en 1100 millones. Moçambique no llega a los mil. Albania roza los 800. Namibia supera por poco los 500. Eritrea, después de una guerra de décadas y unas décadas de sequía, apenas si pasa de los 300, y Guinea Ecuatorial no llega a los 250. Samoa, tan castigada por los recientes terremotos, se queda por debajo de la línea de los doscientos. España, según los datos de Nation Master, está en el numero 13 (por arriba), con unos 9 billones (esta vez sí, con B, ya traducidos a nuestro sistema). Estados Unidos, que les he comentado antes, sobrepasa los 86 billones (con b) de dólares de deuda externa. Lluvia de millones para los afortunados.

Se estarán ustedes preguntando a qué viene todo esto, para variar. Bien, aparte de la reflexión que me viene a la cabeza de que, si el único estado que es creditor externo neto es Noruega, quiere decir que todas esas deudas las tienen los unos con los otros (porque vamos, si no, el dia en que Noruega decida empezar a cobrar, no van a tener sitio en los fiordos para meter tantísima pasta), y que lo mismo, sólo lo mismo, sería más facil cruzar datos y decir yo te debo tanto, tu me debes cuanto, vaya lo uno por lo otro y queda un remanente de cinco mil duros, que ya te lo pagaré la semana de los tres jueves, si esto por la tarde, que me va mejor, aparte de esto, decía, es que no se si vieron ustedes el miércoles la noticia que alguien soltó como una bomba y que la gente no le ha hecho ni miserable caso. Se que El Periódico la llevaba en portada como tema del dia, y me consta que La Voz de Galicia también ha hablado de ello (más que nada porque he tenido que buscar el artículo para no errar las cifras), pero no se si los demás diarios se habrán hecho eco. La cosa viene a ser que los clubes de futbol españoles, en conjunto, contando las categorias profesionales (primera y segunda A), deben más de 1200 millones de Euros.

Estamos hablando de cantidades que, como han podido ver, juegan en la categoría (y me perdonarán la coletilla futbolera, pero la encuentro adecuada) de la deuda externa de algunos de los paises más pobres y miserables (en el sentido de que impera la miseria, no en el que le da Acebes a la palabra) del planeta (cuenten que, además, el euro está algo más alto que el dólar, y con esas cantidades, esa pequeña diferencia crece mucho). La pregunta es cómo es posible que hayan alcanzado esos niveles de endeudamiento sin que nadie haya hecho nada. Ni directivas, ni bancos (que por cierto, cómo se las arreglan para que les dejen tantísima pasta!)ni administración. Porque esa es otra. Que ya hay presidentes que "sugieren" amablemente que lo mismo, igual, tal vez sería conveniente que las administraciones hiciesen algo (léase, inyectasen millones del erario público) para que esas entidades que ahora se revelan como un pozo negro y sin fondo no desaparezcan, porque eso sería una desgracia para la ciudad y/o la región en la que residen, donde va a parar. Y lo jodido es que se hará, que no habrá dinero para camas de hospital o plazas de guarderías, y que se subirán los impuestos si hace falta, pero que, ante todo, se salvará a los clubs de futbol de la bancarrota y la ruina que ellos solos se han buscado, y aquí paz y después gloria. Ya ha pasado antes.

Santos cojones, oiga.

Empiezan a entender por qué cada vez lo del futbol me da más asco?

miércoles, 5 de enero de 2005

Los reyes son los padres

Lamento ser así de brusco nada más empezar el post, y realmente sentiría mucho si alguien se ha sentido desilusionado...

Nah, qué coño, no lo lamento en absoluto. Si realmente me importase, no lo hubiese puesto. Los reyes son los padres/familiares/amigos de la familia. No existen tres vejetes venidos de nadie-sabe-exactamente-donde que van dejando regalitos por las casas. Papá Nöel tampoco existe, de paso. Supongo que ya lo sabían todos, y los que no, ya lo saben. Que igual la forma de decirlo ha sido brusca? Puede ser, no soy psicólogo. Y, en cualquier caso, sigue siendo algo más elegante que lo que hacían ciertas amigas mias, que pasaban las vacaciones de navidad metiendo en los buzones papelitos donde previamente habían escrito que los reyes son los padres, para desilusionar a los niños del barrio. Eso, de chinorris. De mayores, se limitaban a contarlo con regocijo. Es estúpido, lo se, pero en algo se ha de matar el tiempo, y personalmente no puedo sino encontrar encomiable ese interés por divulgar verdades científicas entre la población. Y además es que ellas dos siempre han sido un tanto malvadas.

Si alguien espera ahora que suelte una larga perorata sobre la historia y connotaciones del mito de los sabios de oriente, puede cerrar la ventana del explorador que use y dedicarse a buscar porno, que es para lo que se pusieron el internete, perillanes. Como si no les conociera. Porque no va a ir por ahí la cosa. En realidad, la cosa ya se ha acabado. Todo lo que tenía intención de decir hoy era eso, que los reyes son los padres, que si estaba hasta los cojones de fiestas navideñas y aglomeraciones de gente antes de que empezaran, ni les cuento ahora, que odio tan profundamente las cabalgatas de reyes como adoro las de carnaval (fíjense ustedes que cosa, siendo básicamente lo mismo, las unas me cargan hasta lo indecible mientras que las otras me encantan), que desprecio profundamente a la gente que es capaz de pelearse con perfectos desconocidos por coger un caramelo de mala calidad que le tiran desde una carroza, y que no les escupo en un ojo porque no se merecen el gasto en saliva, que odio profundamente a Yolanda Valero, profesora de danza, sin necesidad de haber cruzado nunca una palabra con ella, su simple presencia y su obsesión de ser niña en el bautizo, novia en la boda y muerto en el entierro (por no hablar de sus absurdos disfraces de angelito) me repelen y repugnan suficientemente, que encuentro vergonzoso no poder salir de casa un dia como hoy sin encontrarme las putas, estúpidas, horrendas y horteras hasta decir basta carrozas de la cabalgata, y que si vuelvo a ver alguna vez a un adulto darle un tirón en el brazo a un niño que va en brazos de (supongo) su madre para que vea al rey, estando a punto de tirarlo al suelo (cosa que se evitó porque, afortunadamente, yo estaba cruzando por en medio), me encargaré personalemente de chafarle el craneo contra el asfalto hasta que quede de la consistencia de la mermelada.

He dicho.

lunes, 3 de enero de 2005

Sin subvenciones

Parece ser que alguien ha decidido que estamos en el Año Cervantes, o Año El Quijote, o algo así, porque hace cuatrocientos años que la primera parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha salió a la luz. Po fueno. Po fale. Po m'alegro. Que ahora toca que todo el mundo se convierta, de la noche a la mañana, en expertos en la obra cervantina? Pues le daremos una patada a una piedra y nos saldrán siete quijotófilos, no lo duden. Que gente que, de normal, lo más que lee son los pies de foto de la prensa deportiva, y eso cuando no se limitan a mirar los santos, este año se gastarán el dinero en lujosísimas, carísimas y sobrecomentadas ediciones príncipe de la obra del manco, ni que sea para que cojan polvo en el armario del comedor? Pues bueno es, que las editoriales han de vivir de algo. Que alguno habrá, incluso, que se lo leerá? Miel sobre hojuelas, siempre es bueno que la gente lea. Ni que sea porque es moda. Y si, además, parece ser que la obra es buena (y no un truño como Harry Potter), tanto mejor. Igual así este pais empieza a culturizarse y a dejar de parecerse a sí mismo.

Por mi parte, debo confesar, sin el más mínimo asomo de vergüenza ni nada que se parezca, que no he leido el Quijote. Siempre he tenido cosas más interesantes que leer, y además en el instituto me hicieron cogerle manía a la literatura clásica. Porque no me negarán que no deja de ser estúpido que hagan leer a los escolares, a la fuerza y bajo la coacción de un exámen, libros que los propios profesores te están diciendo que no entenderás del todo hasta que tengas cincuenta años, y aún suerte. Pero no, como es un clásico, te tienes que tragar un truño infame como Zalacaín, que, en la lista de cosas que te interesan cuando tienes dieciseis años, debe andar como por la tercera. Por la cola. Me consta que, a los de letras, les hacían leer el Quijote, o al menos, determinados capítulos, pero como servidor es de ciencias puras, me libré de la quema, y desde entonces hasta ahora. No lo he leido, no tengo intención de leerlo en un futuro próximo (lo cual no implica que si este año me encuentro con alguna edición bien de precio, me lo agencie), y tan feliz. Pero como que sigue sin estar en mi lista de prioridades.

Que de qué me quejo, pues? Pues de lo que dice el título. Que este año, que irán fondos públicos y privados a mansalva a fastos y celebraciones, más o menos afortunadas (y el inicio de año de Telecinco, iluminando molinos para señalar las campanadas, no me parece precisamente un buen presagio al respecto), y que se subvencionará cualquier cosa que huela lejanamente a bosta de Rocinante, este, su blog, de quijotesco nombre y cervantina prosa (ey,dije que no he leido el Quijote, no que no tenga referencias del mismo ni que no haya leido nada de Cervantes), no va a ver un puto duro del patio de Monipodio de nuestra política nacional y europea.

Pero vamos, que casi lo prefiero, visto como está el patio. Que aún me obligarían a poner en el diseño del blog el horrendo logotipo de la efeméride, o, peor aún, ese diseño espantoso que ronda desde hace semanas por las marquesinas de los autobuses, con cosas de Castilla-La Mancha haciendo como un collage que recuerda una representación de la cara del Quijote del tipo la que le puso Gustav Doré. No he encontrado el cartel por los internetes. Todo eso que se ahorran. Y todo eso que me ahorro yo.

Por qué seremos tan horteras en este pais, por dios?