sábado, 7 de enero de 2006

Cansancio

Ayer por la mañana mi hermano se presentó en casa con mi sobrina (que cada dia que pasa está más grande, más guapa, más lista y más todo, y paro que se me cae la baba) y, vaya usted a saber por qué, una entrada de teatro para mí. Para ayer por la noche. Así que ya me ven a mí cenando pronto (después de la enésima comida familiar de la quincena) para ir a enfrentarme a las hordas bárbaras de TMB que, por enésima vez, estuvieron a punto de hacerme llegar tarde a un sitio (porque a cualquiera que le digas que tardé una hora en llegar de Santa Coloma a Gràcia, me dice que hubiese llegado antes a pie, y yo le tendría que dar la razón), en dirección al Teatre Tantarantana, concretamente a su café-teatro, para ver la última parida luminosa de la gente de El Cansancio, La apoteosis necia.

Del espectáculo en sí hay poco que decir, es básicamente un show de stand up comedy donde Berto Romero, con la inestimable ayuda a los coros, las músicas pregrabadas y las diapositivas (sí, diapositivas) de Miquel Company se dedica a hacer gags, más o menos inteligentes, más o menos soeces, más o menos currados, más o menos... más o menos, durante cosa de una hora y media. Te ries a gusto, y eso ya es mucho, y hay que reconocer cuando te dice que se ha acabado el show te entra una sensación de "ya?". Y que, siendo como es que a mí la cosa esta del palo club de la comedia no acaba de hacerme tilín, La apoteosis necia me haya gustado y se me haya quedado corta, es bueno. Muy bueno. Vamos, que lo peor del espectáculo son los asientos de la sala, que ya que se ponen a hacer café-teatro, pues podrían poner sillas cómodas y unas mesas, que las sillas que tienen son muy incómodas.

No es Especia Melange. No pasa en los Almacenes Conciencia (compre sin pensar!). Es, como ellos mismos dicen, una tontería como un templo (pero sin rezar, ojo). Pero te ries, te ries mucho y con ganas. Vayan a verla, coño, que vale lo que cuesta.

1 comentario:

Pryrios dijo...

¿Si? Ostras, yo escucho cada semana los programas del Cansancio y con algunos me ha saltado la lágrima que da gusto.

Lástima que mi parienta comience examenes cuando yo los termino y no se pueda venir para ir a verlos... :/