viernes, 27 de julio de 2007

Pelotón de fusilamiento (XXXV)

Si la electricidad en Barcelona fuera gestionada por una empresa pública todos sabríamos cuál es la razón de que la ciudad haya sufrido un apagón del que aún se desconocen las causas y que todavía sufren unos 10.000 abonados barceloneses (cada abonado es un hogar, por lo que el número de barceloneses que siguen sin luz debe de ser sensiblemente mayor): “la gestión pública es un desastre y hay que privatizar para que haya eficiencia”, pensaríamos todos, algunos con la cabeza gacha. Pero como esa cantinela ya se cobró su presa hace años, Endesa es una empresa privada con su presidente que sigue siendo el que puso a dedo el gobierno privatizador. Al ser una empresa privada, nadie afirma que eso muestra que la gestión privada es un desastre y que no deben estar en sus manos los bienes y servicios de primera necesidad como la electricidad.

Es lo que tienen los mitos y las supersticiones: que la observación de los hechos puede ratificarlos, pero nunca desmentirlos. Quien se aferra a un mito tiene perfecta capacidad de integrar racionalmente aquellas observaciones que lo ratifican o, al menos, no lo desmienten, pero también tiene una asombrosa disposición para ignorar o eludir con extraños regates los hechos que ponen en solfa el mito. Todas las teorías de la conspiración se nutren de esa mentalidad.

Una persona muy cercana ha conseguido un trabajo en una gran empresa durante las tardes de este verano. El trabajo consiste en meterse en un despacho con su ordenador y su aire acondicionado a esperar llamadas. Las llamadas que recoge nunca son urgentes y tampoco suelen pasar de dos por tarde: su puesto de trabajo es un perfecto despilfarro para la empresa, por mucho que a ella le esté sirviendo para prepararse una oposición mientras cobra un agradable dinerito. Y es mayor el derroche por el hecho de estar contratada por una ETT a la que se entrega un dinero por no hacer nada. Un amigo trabaja como informático. Lleva varios años cobrando de una empresa A aunque realmente trabaja en una empresa B. La empresa B paga a la empresa A por los servicios de mi amigo una cantidad muy superior (pongamos cuatro veces superior) que lo que la empresa A paga a mi amigo. Si la empresa B pagara directamente a mi amigo el doble de lo que cobra, la empresa B se estaría ahorrando la mitad del dinero y mi amigo viviría aún mejor de lo que lo hace.

Son sólo dos ejemplos de algo que llevo bastante tiempo constatando: en la gran empresa privada (otra cosa es la pequeña empresa) se derrocha el dinero que da gusto. Se hace de una forma que sería impensable en la administración pública, por mucho que siga habiendo despilfarros monumentales, pero todos entendemos que hay que erradicar esos despilfarros; en la empresa privada se contemplan con plena naturalidad. Se ha instalado el mito del funcionario vago que no hace nada, pero cualquiera que trabaje en una gran empresa conoce un séquito de parásitos que con el beneplácito de sus jefes (casi siempre igualmente parásitos) vegetan cómodamente en lujosos despachos.

De hecho, es un exitazo televisivo la comedia Cámera Café que, precisamente, transcurre en una gran empresa privada: a nadie le sorprende y a todos nos hace gracia. Si transcurriera en un ministerio no sería una comedia, sino un programa-denuncia.

Original de Hugo Martínez Abarca

Hace 309 posts...

7 comentarios:

Maggie Wang Kenobi dijo...

Cedo la palabra a mi mucamo liberal (económico): Mira, bonito, la empresa esa no paga cuatro veces el sueldo de tu amigo a la ETT, porque eso no sería rentable. La gracia de "externalizar" es precisamente obtener un beneficio temporal. Porque, repentinamente, aparecen circunstancias que hacen pensar que igual una persona es útil y es necesario contratarlo, pero igual resulta que en un tiempo hay que echarle: haciendo cuentas, sale más barato decirle a la ETT que se meta al informático por donde le quepa que pagarle la indemnización propia. Y si fuera la Administración, ni pagando finiquito se lo quitan de encima a los chupópteros funcionarios.

Mi mucamo el rojo dice que: Mira, liberal de mierda, lo qe no puede ser es que una empresa que no ha invertido más que un puñado de euros en su red eléctrica, tras un apagón sin precendentes en este país, nos cuente que ha tenido más de 1.200 mill. de euros de beneficio.

En fin, que están todo el puto día así. A mí me gusta sobre todo cuando se echan aceite por encima y pasan de la discusión verbal a la física, sisisi.

Maggie Wang Kenobi dijo...

A todo esto, ahora te he desvirgado yo ¿qué se siente?

Corredero dijo...

Zapatero malo. Zapatero caca.
Era eso, ¿no?

Urui dijo...

La Administración puede trasladarte a donde le dé la gana y resultes útil. El tener inmovilidad de puesto no significa que la inmovilidad sea de ese puesto.

Sota dijo...

Mag, casi que estoy más con tu mucamo rojo. Porque lo que dice tu mucamo ancap (lo siento, "liberal" en castellano es otra cosa) puede tener sentido para casos puntuales, pero son legión las grandes empresas que externalizan por sistema procesos que son fijos e imprescindibles, que la empresa en sí se reduce a la gerencia y los encargados de hacer las subcontratas. Y ahí hay algo que falla. En cuanto a lo del desvirgamiento, pues estaba dormido y no me he enterado de nada, así que mal, mal...

Corredero, entonces... no has entendido nada?

Urui, esa es la teoría. A la práctica, se aplica?

Urui dijo...

En la oficina conozco a gente que está en un departamento "prestada" por otro departamento, no es algo tan grande como mover a alguien de una ciudad a otra, pero no hay nada que lo impida. Otro caso es el de los policías que, cada cierto tiempo, tienen que ir a Madrid a hacer de escoltas (las ciudades de procedencia van rotando y puede haber voluntarios también).

Tampoco es que sea un aprovechamiento de un vacío legal ni nada parecido. Viene tal cuál en el reglamento.

Corredero dijo...

Sota, no, no había entendido nada. Fíjate a la hora que he escrito. Estaba en manos del whisky, jijijiii.