jueves, 19 de febrero de 2009

La muerte en directo del artista

O no. Porque ahora dicen que todo ha sido un malentendido, pero no era esa la noticia que se recogía por la mañana (y que es la que yo leí, partiendo de aquí, y he visto reflejada en otros medios).

Resumiendo mal y pronto, famosilla express (nacida de un Gran Hermano) británica, que se hizo famosa por los insultos racistas a otra famosilla express de origen indio. Le detectan un cáncer terminal, y ella decide que tiene dos críos y que no quiere dejarlos sin un duro. Por lo que, descaradamente y sin ocultarlo ni un momento (lo que, de una forma retorcida, le honra), decide dedicar el tiempo que le queda a conseguir tanto dinero como sea posible explotando su fama. Primer paso, vender la exclusiva de su boda. Segundo paso, vender (por un pastizal) la exclusiva de su defunción.

En directo y ante las cámaras.

Por supuesto, se monta el pollo, y ahora salen diciendo que no, que se les ha entendido mal, que esa posibilidad nunca estuvo sobre la mesa, dónde va a parar. Bueno... Personalmente creo más bien que lo que pasa es que alguien (ella o la cadena de televisión) se ha echado atrás ante el alboroto, pero todo puede ser.

Sinceramente, a mi la noticia ni me extraña ni me escandaliza. No me extraña porque era cuestión de tiempo que se dieran las circunstancias y alguien lo propusiera. Y no me escandaliza por tres motivos básicos, a saber: a) no sería la primera, ni la segunda, ni la tercera muerte que las televisiones ofrecieran en directo (sólo tienen que mirar los informativos, en especial el de Chucky Piqueras, y tengo entendido que hay determinados estados en EUA donde se retransmiten las ejecuciones por televisión), b) las motivaciones de ella para aceptar ese trato son (con matices) impecables (dejo a dos críos sólos en el mundo, y la forma en que más rápidamente puedo ganar más dinero para al menos no dejarles solos y sin un duro es esta), y c) grabar una muerte (una no violenta y no provocada) no es más pornográfico (en el sentido amplio del término) que las connivencias de determinados periodistas con determinados poderes (y pienso por ejemplo en Uerredeaceilatina en sus tiempos de director de informativos de Radio Televisión Española), que la exhibición impúdica de vidas privadas de famosos, famosillos y famosuelos, o que... bueno, o que la pornografía estrictamente hablando (y ya saben que en esta casa siempre hemos sido muy defensores de la pornografía). Y recordemos que esta chica es famosa precisamente gracias a un programa que se basa en lo segundo, así que ya no viene de ahí.

Además, si grabar y emitir el momento de la concepción (pornografía clásica) y el desarrollo íntimo del embarazo o el momento del parto (documentales de National Geographic y similares) no sólo no supone estos grandes dilemas morales, golpes de pecho y cenizas sobre las cabezas (al menos más allá de, en el primer caso, respetar unos horarios), no veo el por qué el grabar y emitir algo igual de natural e igual de íntimo como es la muerte debería darlos.

Incluso, poniéndome frío y calculador, ni siquiera puedo censurar a la cadena que (de hacer caso a las primeras informaciones) ofreció un pastizal indecente por ese momento: Si lo ofrecieron, es porque confían en que sea rentable, y como empresa que es lo que busca es la rentabilidad. Blanco y en botella.

Y sería rentable. Mucho. No hace tanto que se dejaron de montar los patíbulos en las plazas, y las ejecuciones eran acontecimientos sociales de primer orden. Y la humanidad no ha cambiado nada en este tiempo.

Pero yo, gore-fan confeso, no acabo de entenderlo. Quiero decir... la gracia de ver una película de asesinatos no suele estar en los asesinatos en sí (hay películas donde sí, pero en estas no hablamos de muertes normales, sino de muertes estéticas, y la estética del horror también es estética), sino en lo que rodea al asesinato. La Matanza de Texas es mucho mejor película de asesinatos que la Matanza de Texas 2, pero mientra en la segunda las muertes se ven directamente (entrando en la categoría de muertes estéticas), en la primera quedan siempre fuera de plano. Supongo que lo mismo sucedía con las ejecuciones, que la gracia no estaba en sí en que matasen a alguien, sino en el ceremonial. La cabeza que cae en el tiesto, ojos y lengua de través. Aquí, en cambio, estaríamos hablando de una muerte por enfermedad, con toda probabilidad con la finante hospitalizada, sedada y perfectamente monitorizada. Sin ceremonial y sin estética. Simplemente, un pitido que se apaga.

Pero tendría un éxito de audiencia bárbaro, y, dejémonos de hostias, todos lo sabemos. Incluso me atrevería a decir nombres (no lo haré, seguro que ya se han dado por aludidos) de habituales de por aquí que no se lo perderían. Un programa donde se daría una noticia que no requiere de imágenes, y unas imágenes que ni serían noticia por lo que contienen, ni tendrían valor estético.

Por qué?

11 comentarios:

Nils dijo...

Yo también creo que sería un éxito de audiendia, pero por lo inusual, no creo que funcionara si se emite repetidamente con diferentes personas. De todos modos, espero que nunca lleguemos a esa situación.

Shanks dijo...

Por el "morbo" que provoca ser la primera muerte en que la protagonista da permiso expreso para que la graben. La gente encuentra morbo en todo. Yo como ya hace años que no veo la tele, ni me interesan experimentos de ratas enjauladas (GH, Fama,islas etc) pues aunque lo den, me lo perderé. Voluntariamente, además.
Que pase un buen finde, y que le sea leve lo de los invitados en casa!

Sota dijo...

Nils, llegaremos. Y al Rollerball y a la Carrera de la Muerte del Año 2000 también. Es cuestión de tiempo.

Shanks, ni por esas. Dónde está el morbo en ver como alguien se apaga? No lo entiendo, no.

starfighter dijo...

Pues sí, éxito de audiencia por el morbo que da ver a alguien que se muere, a pesar de que esté monitorizada, sedada y sin enterarse. Y aunque no lo entiendas, hay gente pa'tó. Yo tampoco lo entiendo.

Anónimo dijo...

Yo también pienso que lo que vende es el morbo.Ayer tarde,atropello mortal en el pueblo cinco minutos antes de pasar nosotros.Atasco monumental(normal)pero sobre todo curiosos,muchos curiosos,y todos los coches frenaban para ver que podían cotillear...Como bien dices sólo hay que ver los "notisiosos" de Antena 3 y Tele 5.
Buen finde.
Bisitos para Vd también.

Sota dijo...

Star, pero... La gente se muere constantemente. Dónde está la novedad?

Anona, los accidentes de tráfico son relativamente habituales, pero que te encuentres con ellos no es tan habitual. Pueden entrar dentro del campo de "estéticos", es una visión a la que no estás acostumbrado. Además, las retenciones no se dan sólo por la gente que se para a mirar, sino por la que, instintivamente, al ver la sangre saca el pie del acelerador. No es lo mismo que ver a alguien tumbado en una cama y de morfina hasta las cejas...

starfighter dijo...

Sí, pero ¿ves a la gente morirse?¿el acto en sí? Ese sería el minuto de oro de la audiencia.

Anónimo dijo...

Qué sepas que sigo sin estar de acuerdo.!
Bisis.

Akroon dijo...

Sí, la gente muere constantemente. ¿Novedad? Ninguna. Pero no siempre se asiste a ese segundo de la última exhalación. ¿Morbo? Supongo, no lo sé.

Yo he asistido a ese último segundo, es más, he tenido ese segundo entre mis brazos, donde se siente un peso inerte y se percibe el "se acabó" con aplomo. ¿Morbo? Para mí no, aunque claro, era mi padre, hay una implicación emocional. Pero a las personas les mata la curiosidad de ese jodido segundo, sea estético o meramente fáctico.

Entenderlo no sé si lo entiendo, pero la turba se fascina por estas cosas...

Fet dijo...

Yo pagaría por ver un especial en que famosetes y opinadores fuesen rociados con gasolina y abandonados en una habitación en llamas.

Brie dijo...

no me habría extrañado nada que hubiera sido verdad... de hecho... aún no se ha muerto, no? :)