domingo, 15 de agosto de 2004

Citius, Altius, Fortius, Dopadissimus (*)

Ya se lo que están pensando. Qué original este chico, acaban de empezar los Juegos Olímpicos (1) de Atenas y nos hace un post con el lema olímpico y para hablarnos del dopaje. Pues sí, no soy nada original. Entre otras cosas, no me pagan por serlo.

Y voy a hablar del dopaje porque últimamente se habla mucho del tema. Desde las amenazas del presidente del COE a los atletas españoles de que si les pillan a alguno en un control les harán pam-pam en el culete (vale, y les expulsarán a perpetuidad de los equipos y les condenarán a los Infiernos Exteriores, el Llanto y el Crujir de Dientes, pero es que eso no es una amenaza, ya lo hacían hasta ahora y miren como ha ido la cosa... Se acuerdan de aquel esquiador que ganó dos o tres medallas y a quien todo el mundo llamaba alegremente Juanito? Sí, ese que después de dar un positivo pasó de golpe a llamarse de nuevo Johan... Un austríaco nacionalizado español, creo que era... Divago de nuevo, ya me disculparán), los avisos del Comité Organizador de que van a hacerles controles a los atletas hasta cuando vayan a mear, no sea que se hayan metido nandrolona, meen más fuerte de lo que toca y salpiquen fuera de la taza, hasta el chou que montaron dos de las grandes esperanzas de medalla de los griegos huyendo en moto por Atenas (que hermosa escena, por otra parte... si en lugar de Atenas hubiese sido Roma, sería como de peli neorrealista) para evitar que les hicieran un control...

Y con todo este cipostio, a mi me viene a la cabeza la frase de un ciclista (tenía un cierto nombre, pero me temo que no lo recuerdo) que, preguntado en una entrevista por el dopaje en el deporte, en un arranque de sinceridad contestó algo así como pero usted se cree que alguien puede subir el Alpe d'Huez tranquilamente sólo a base de macarrones?. Pues eso, que qué se esperaban. No entraré en el tema de que si se exigen unas marcas cada vez mayores, cruzando el límite de lo humanamente posible sin ayuda, o de que si el deporte es un negocio y se busca espectáculo y that's entertainment y anything goes y todo vale y que a veces sale más a cuenta que la mujer del Cesar sea un zorrón desorejado, aunque tenga que seguir aparentando ser decente, por el qué dirán. O, en este caso, por la pasta gansa de los patrocinadores. Eso se lo dejo a los columnistas serios y bienpensantes y que tienen que crear estados de opinión y aleccionar al respetable, que por lo que se ve es tonto de la parte del culo y necesita que le eduquen a estas alturas. Paso también del tema de por qué los atletas se arriesgan tanto a meterse cosas que luego, las más de las veces, les llevan jóvenes a la tumba o les dejan hechos una piltrafilla humana (vale, hay muchos, especialmente en el tema del fútbol, que son así de nacimiento, pero ya me entiende). Más que nada porque la respuestas es clara. Por qué un obrero de la construcción se arriesga tanto a subirse a un andamio sin medidas de seguridad adecuadas? Poner una cuarta parte de inconsciencia, y tres cuartas partes de dinero. En el caso de los deportistas de élite, MUCHO dinero. Agitar bien, y servir con el vaso lleno de hielo frappé.

A lo que voy, el tema básico, es... Pero ustedes (y no me refiero a ustedes que me leen, sino que es un "ustedes" retórico dirigido a toda esa caterva de bienpensantes beatíficos que se escandalizan cuando un atleta da positivo en un control de EPO. Bueno, si hay alguno de los presentes que se cuente en los dos grupos, entonces sí, sí va dirigido a usted) se han dado cuenta en la sociedad en la que vivimos? Más allá, se han dado cuenta de la especie biológica a la que pertenecemos? Porque aquí nos hinchamos de estimulantes TODOS, oiga. Como decía Sabina (2), los jefes van de coca, los curritos de tinto y aspirina, pero sin llegar a la coca de los jefes (3), a ver quien me dice que no se toma, mínimo, un café (o un colacao o similares, que al fin y al cabo también son excitantes) para despertarse de buena mañana y rendir en el trabajo/los estudios. Vamos, y quien dice rendir dice no quedarse sobao sobre la mesa. O quien no aprovecha los fines de semana (o los dias de fiesta semanal que toquen) para, como mínimo, abrirse una botella de vino con la comida y plimpársela entera (eso contando que no pille una papa el sábado por la noche de la que no se recupere hasta el viernes siguiente por la tarde, que también són legión...) Joder, si es que biológicamente hasta el azúcar tiene un efecto excitante sobre nosotros...

Como siempre, me alargo demasiado y no llego a ninguna parte. Pues eso, que hipócritas, fariseos, sepulcros blanqueados y todas esas cosas. Que los que más se horrorizan, se mesan los cabellos y se tiran cenizas sobre la cabeza cuando salta un caso de dopaje son los que más se meten y los que luego, bajo mano, hacen todo lo posible para que los deportistas se sigan metiendo de todo y den más espectáculo. Que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, a ser posible contra Ariel Sharon y de forma que rebote en el muro ilegal que el nazi que tiene Israel de presidente está construyendo en territorio palestino (4), que así por lo menos saldrá algo útil (aunque me apuestaría algo a que la cabeza del nazi hebreo saldrá indemne, lástima...). Y que como no me haga un guión de los posts y siga escribiendo tal com raja me van a salir cada vez más largo e incoherentes, y no es plan.

He dicho.

(*).- No pienso pedir disculpas por esa obscenidad idiomática. Falen? Pues eso. Que tampoco me pagan por escribir correctamente lenguas muertas.

(1).- Que no las Olimpiadas. Una Olimpiada es una medida de tiempo que dura cuatro años, el tiempo transcurrido entre Juegos y Juegos, y unos Juegos Olímpicos son las competiciones. La Olimpiada empezará cuando se acaben los juegos. Por eso estos son los vigesimoquintos (creo recordar) Juegos Olímpicos de la Era Moderna, y en cambio estamos en la vigesimoséptima (si no me falla la memoria) Olimpiada, porque durante los años de la II Guerra Mundial no se celebraron Juegos, pero las Olimpiadas siguieron pasando. Que empieza uno a estar harto de que los peridistas (quienes SÍ cobran por ser, si no originales, por lo menos precisos) le den patadas a los palabros de esta manera.

(2).- Ese verso es de la canción Zumo de Neón. Se que sale (en una fantástica versión en directo) en el Joaquín Sabina y Viceversa, un doble directo de hace un porrón y medio de años, francamente recomendable. Supongo que la editó antes en algún otro disco, porque ese es un recopilatorio, pero ahora mismo no me pregunten en cual.

(3).- Que esa es otra... a alguien se le ha ocurrido la idea de hacerles controles antidoping a los jefecillos de las delegaciones? Sí, esos que no pisan del estadio más que el palco el dia de la inauguración y de la clausura, y el resto del tiempo lo pasan haciendo turismo a gastos pagados, pero que se consideran imprescindibles para el buen funcionamiento del deporte nacional, aunque haga veinte años que el único deporte que hacen es irse de putas. Me dicen que sí. Y que el pobre desgraciao lleva desde entonces haciendo cola en el INEM, donde se niegan, por órdenes de arriba a sellarle la cartilla del paro...

(4).- Sí, ya se que esto no viene a cuento de nada... pero me ha venido a la cabeza y si no lo suelto, reviento, tu...

No hay comentarios: