miércoles, 25 de agosto de 2004

Con las manos en la masa

Ingredientes:
-Té (no hace falta que sea un buen té, pero sí que tenga un sabor potente. Con un Earl Grey o un Puh-er de los que venden en bolsitas en el LiDL o el DIA vas sobrao)
-Azúcar (un par de cucharadas de café por ración)
-Zumo de limón (un limón por ración)
-Hierbabuena o menta (mejor lo primero, es más fresca. Un par de hojas por ración)
-Cubitos de hielo (à go-go)
-Ron blanco (opcional)
-Kirch (licor de cerezas) o similares (opcional)

-Un vaso largo (de cubata) por persona.
-Batidora con accesorio picador.

Forma de preparación:

Preparar un té bien cargado. Dejarlo enfriar y meter en la nevera hasta que esté bien frio.
Llenar el vaso de tubo con cubitos de hielo. Echar el hielo en la picadora, y añadir dos cubitos más por ración. Añadir el azúcar, el zumo de limón y la hierbabuena. Picarlo todo bien picado (hasta que quede como una pasta). Pasar el picado de nuevo al vaso, y dejar que se aposente bien.
Rellenar el vaso con el té. Opcionalmente, se puede añadir un chorrito de ron blanco, para dar sabor (ejem).
Añadir un chorrito de Kirch o algún otro licor (con alcohol o no) de color vivo, y dejar que empiece a bajar a lo largo del vaso. (Esto es totalmente opcional, no sirve para nada, pero hace bonito).
Servir inmediatamente. Se ha de beber directamente del vaso, sin pajita, y en tragos cortos. Cuando se acabe el té (porque la mayor parte de lo que hay en el vaso es hielo), rellenar de nuevo con más.

Está riquísimo y va de putísima madre contra el calor (si, ya se que llega algo tarde, pero...)

No hay comentarios: