viernes, 14 de septiembre de 2007

Pelotón de fusilamiento (XXXV)

Comienza el nuevo curso político, y este va a ser de los movidito (más aún), porque hay elecciones generales. Aunque no creo que se note mucho la diferencia respecto a lo que hemos vivido hasta hoy, porque ahora las precampañas duran cuatro años. Para inaugurar el curso, Mariano Rajoy, líder moral de España (por aquello de los "convicciones morales" y las "victorias morales") ha anunciado por todo lo alto que él será el candidato de su partido a la Presidencia del Gobierno (parece que hasta él mismo tiene sus dudas y por eso tiene que reunir a los barones regionales de su partido para proclamar esa perogrullada).

Además, de cara a las elecciones, Rajoy anuncia su nueva estrategia. Dice que a partir de ahora va a hablar del paro, de las hipotecas, de los tipos de interés... copio del ABC: "su objetivo es que en los próximos meses se hable de los problemas de los ciudadanos con las hipotecas, los salarios, las pensiones o el aumento del paro. De hecho, señaló que aprovechará su intervención en el debate de Presupuestos Generales del Estado para formalizar una serie de propuestas para los próximos años".

Han tenido que juntarse la crisis hipotecaria en EEUU (que arrastra en caída a las bolsas europeas), varias subidas del euribor y un mal dato de paro (58.000 parados más en Agosto) para que por fin Rajoy empiece a pensar en esas cosas, porque como veremos a continuación, hasta ahora sus preocupaciones eran otras. Pero lo más simpático ha sido cuando ha arrancado el curso culpando a ZP de que hasta ahora no se hablara de ello: en la que para mí ha sido "la declaración de la semana", Rajoy ha dicho que Zapatero "ha estado ocupado discutiendo si somos naciones o dejamos de serlo, en hablar y negociar con los terroristas y en hablar de la memoria histórica, y se ha olvidado del bienestar de los españoles".

¿Estás seguro, Mariano? ¿Estás seguro de que ha sido Zapatero el que se ha dedicado a esas cosas y no al bienestar? ¿Qué has hecho tú?

"Ha estado ocupado discutiendo si somos naciones o dejamos de serlo..."

Si alguien ha hablado estos años sin parar de la nación española ha sido sin duda Mariano Rajoy Brey: diciendo que hay que "articular una mayoría en defensa de la nación", haciendo discursos a las masas convocándolas a "defender la nación española", advirtiendo de que se rompe la nación, reclamando una y otra vez que se hable de la "idea de España", poniendo la nación española como centro del debate, organizando preguntas parlamentarias sobre la nación única española, pidiendo en el Congreso debates monográficos sobre la "idea de España"... la "idea de España" y España como nación han sido una de las matracas constantes de Rajoy incluso desde antes de las elecciones de 2004, y tantas vueltas le ha dado Rajoy a lo de nación que se le ha llegado a escapar la palabra en los momentos más inoportunos.

Zapatero simplemente ha planteado, entre otras cosas, un avance en el modelo territorial, que será más o menos acertado y por supuesto es muy discutible. Pero Rajoy ha ido más allá de lo que es simplemente el modelo de organización territorial y ha tirado por el camino del tremendismo y el melodrama (como con todo): ha abierto el tarro de las esencias eternas de la españolidad y ha chupado de él sin parar, hasta el punto de convertirlo en el centro de su discurso (con permiso de ETA, como veremos después). Como anécdota ilustrativa, recuerdo el día que Rajoy acudió al programa de TVE "Tengo una pregunta para usted": un ceutí le preguntó si estaba dispuesto a convertir Ceuta y Melilla en Comunidades Autónomas y no sólo Ciudades Autónomas (la diferencia es la capacidad de legislar y las mayores competencias y recursos); Rajoy le respondió que consideraba muy importante garantizar la españolidad de Ceuta y Melilla y que él así lo iba a hacer. El ceutí volvió a preguntar, diciendo que él no le preguntaba por eso, sino por una mejor dotación de servicios tranformándose en Comunidades, y Rajoy volvió con la burra al trigo diciendo que él no pensaba que por ser Comunidades Autónomas fueran a tener más españolidad. Ya sabéis, ceutíes y melillenses, el mensaje de Rajoy: la educación y la sanidad son chorradas, lo único que importa y debe importaros es la españolidad.

El nacionalismo español (tan excluyente, victimista, prepotente y vociferante como cualquier otro, sobre todo estos últimos años), el patrioterismo de todo a 100, la invocación de esencias eternas de la Patria y la exhibición de himnos y banderitas han sido una constante de Rajoy y su partido en esta legislatura, llegando a pedir con entusiasmo una letra para el himno español, que como todos sabemos es una necesidad básica para el bienestar de los españoles.

"... en hablar y negociar con los terroristas..."


No sabemos de qué hablaría Zapatero con los terroristas, pero desde luego los etarras no quedaron muy contentos, pues han vuelto a las andadas ("El talante de Zapatero se ha convertido en el fascismo que niega sus derechos a partidos y ciudadanos", dijeron). Sabemos mejor lo que habló Aznar (y lo que decían sus medios amigos, los que ahora dicen que "dialogar es claudicar"), y no se puede decir que ZP fuera más "generoso" con "el Movimiento Vasco de Liberación" que su antecesor. Al menos eso es lo que dice ETA ("Zapatero sólo buscaba una rendición", comunicado de hoy mismo).

Pero ese no es el tema (porque si no no acabaríamos nunca), sino cuánto tiempo, esfuerzo y atención ha dedicado Mariano Rajoy a este asunto. En el último año y medio prácticamente no ha hablado de otra cosa, como sabe cualquier español que no haya estado en hibernación o encerrado en una cueva este tiempo. Cualquier periódico, telediario o emisión radiofónica tomada al azar traerá alguna declaración de Rajoy sobre ETA, su alto el fuego, Batasuna, ANV, PCTV, Otegi, De Juana Chaos, "la venta de Navarra" y demás mandangas al uso. Rajoy ha convertido al "Gara" en su diario de referencia, ha tratado de llevar el asunto de ETA al Congreso pidiendo debates monográficos innumerables veces, hemos perdido la cuenta de las manifestaciones (con "minolles" y "minolles" de españoles de bien) bendecidas y encabezadas por Marianico a cuenta de ETA... Podría ponerme a buscar enlaces de sus mítines, entrevistas y declaraciones, pero harían falta páginas y páginas sólo para los titulares en los que Rajoy ha hablado que si ETA esto, que si ETA lo otro, ETA sí, ETA no... la cosa es tan obvia que prefiero dejar que el lector entre en Google o en cualquier hemeroteca (son un invento cojonudo, las hemerotecas).

Pero para hacernos una idea sólamente vamos a fijarnos en lo que viene siendo su trabajo oficial: la actividad parlamentaria. Mariano Rajoy ha intervenido en el Congreso de los Diputados, para hablar de ETA y la política antiterrorista, el 20 de Abril de 2005, el 27 de Abril de 2005, el 18 de Mayo de 2005, el 25 de Mayo de 2005, el 14 de Diciembre de 2005, el 21 de Diciembre de 2005, el 15 de Febrero de 2006, el 22 de Febrero de 2006, el 4 de Octubre de 2006, el 18 de Octubre de 2006, el 22 de Noviembre de 2006, el 13 de Diciembre de 2006, el 7 de Febrero de 2007, el 14 de Marzo de 2007, el 21 de Marzo de 2007, el 28 de Marzo de 2007, el 9 de Mayo de 2007, 16 de Mayo de 2007 y el 30 de Mayo de 2007 (registró dos preguntas parlamentarias más, el 23 de Junio de 2005 y el 23 de Noviembre de 2006, pero al final fueron retiradas). Las preguntas de las sesiones de control son semanales y Rajoy lleva unas 20 sobre el raca-raca de ETA. Ha sido su tema favorito (pero de largo, eh, a veces ocupando quincenas enteras sin hablar de otra cosa) antes, durante y después del alto el fuego.

Afinando más: en tres años de legislatura, Mariano Rajoy ha planteado (según leo en el Diario de Sesiones del Congreso) un total de 103 iniciativas y preguntas:

  • 21 de ellas sobre "el monotema" (ETA, proceso de paz, Batasuna, etcétera)
  • 15 sobre el Estatuto de Cataluña y que España se rompe (y sobre si somos nación o no)
  • 8 sobre economía (sólo un par de ellas sobre tipos de interés e hipotecas)
  • 7 sobre gestión de crisis (Carmel, Guadalajara, Marine I, inundaciones en La Mancha...)
  • 6 sobre inmigración
  • 6 sobre política europea
  • 6 sobre política exterior (al margen de la UE)
  • 5 sobre movidas de la OPA a Endesa y la CNMV (interesantísimo tema para los españoles de a pie)
  • 4 sobre vivienda (todas ellas genéricas, sobre "¿cómo está funcionando el ministerio?")
  • 3 sobre el Poder Judicial
  • 3 sobre la LOE
  • 3 sobre las misiones de paz en el exterior
  • 1 sobre seguridad ciudadana (sin tener que ver con ETA)
  • 1 sobre medios de comunicación
  • 1 sobre el "Caso Bono" (asunto decisivo para el país)
  • 13 preguntas genéricas sin objeto concreto, tipo "¿cree usted que está gobernando para todos los españoles?", o "¿qué opina del clima de crispación que está usted creando?", o "¿cómo valora usted sus últimas actuaciones?", o "¿cómo valora las declaraciones de Fulano sobre noséqué?" (podríamos agruparlas bajo el epígrafe "tocar los cojones porque sí")
Sólamente ETA ocupa una quinta parte de sus intervenciones; sólo los temas "ETA" y "España se rompe" ocupan más de un tercio de las preocupaciones de Rajoy. ¿Y luego dice que es Zapatero el que se ha dedicado a lo de "si somos nación" y a ETA?

"... y en hablar de la memoria histórica, y se ha olvidado del bienestar de los españoles"

Lo del PP y la Memoria Histórica es un asunto de mucha guasa: no entiendo por qué puñetas un partido que se define a sí mismo como "de centro reformista" y que defiende la libertad, la democracia, la tolerancia, los derechos y libertades, el Estado de Derecho, la convivencia pluralista en libertad, la participación de los ciudadanos en la vida política... (no lo invento yo, lo dicen ellos), puede tener tantos problemas y poner tantas pegas para rechazar una dictadura, condenar un golpe de estado antidemocrático y reconocer a los que defendieron la legalidad democrática. Es que no lo entiendo, oigan, en esa ecuación falla algo. Si el debate sobre la memoria histórica se prolonga es únicamente por las trabas del PP, pues todos los demás grupos están de acuerdo. Si son demócratas, que condenen el franquismo de una puta vez y a otra cosa, coño. Pero eso daría para otro artículo.

La chicha de esto está en que según Rajoy el gobierno no ha hecho nada por el bienestar de los españoles. ¡No me diga! Pues así para empezar, recuerdo que este gobierno firmó un acuerdo con sindicatos y patronal (9 de Mayo de 2006) que ha permitido no sólo crear empleo, sino que se ha creado más empleo estable (un 41% más de contratos indefinidos en un año).

¿A qué se dedicaba el PP entonces? Pues el día que se firmaba el acuerdo, el PP montaba otro numerito por el "Caso Bono" (ése que ya sabemos cómo acabó), pidiendo dimisiones (al día siguiente Pujalte montó su show en el Congreso y los peperos de la Asamblea de Madrid hicieron otra exhibición). Apenas unos días antes (25 de Abril), mientras se negociaba la reforma, el principal tema de la agenda de Rajoy era llevar al Congreso, con gran parafernalia y exhibición, las firmas pro-referéndum nacional del Estatuto de Cataluña (el "Tejeréndum" famoso - por cierto, ¿tantas cajas para 4 millones de firmas?). Zapatero buscando maneras de crear empleo estable y Rajoy diciendo que España se rompe.

Este gobierno ha creado la Ley de Dependencia para mejorar las condiciones vida de más de un millón de personas, invirtiendo en ello más de 12.000 millones de euros que servirán según dicen para crear empleo en ese sector. En descargo de Rajoy he de decir que finalmente el PP votó a favor, pero puntualizando que "no lo hacían por el gobierno sino por las personas dependientes". Pero el día antes de la aprobación (5 de Octubre de 2006), la preocupación de Rajoy era afirmar que el Gobierno estaba dando chivatazos a ETA para que huyera de la Policía, y días después el tema estrella de la agenda del PP era De Juana Chaos.

Este gobierno ha subido el salario mínimo más en tres años de lo que lo subió el PP en los ocho anteriores. De manera gradual, las subidas fueron aprobadas en los acuerdos del Consejo de Ministros del 25 de Junio de 2004, del 30 de Diciembre de 2004, del 30 de Diciembre de 2005 y del 29 de Diciembre de 2006. Esos días, los asuntos que le importaban al PP eran la monarquía y la ley de violencia de género (curiosa excepción) en la primera ocasión, Batasuna y el Plan Ibarretxe el día de la segunda, la españolidad de Ceuta y Melilla y el Plan Ibarretxe (otra vez) cuando fue la tercera, y el día de la cuarta subida el PP hablaba del proceso de paz por boca de Gabriel Elorriaga (el mismo que hace unos días dijo que si ETA decidía abandonar las armas eso habría que "canalizarlo", sí, ése mismo).

También el Gobierno ha creado el Estatuto de los Trabajadores Autónomos (29 de Septiembre de 2006), una vieja reivindicación de este colectivo, que significa mayor protección laboral (seguro de paro, jubilaciones...) para tres millones de currantes. Ese día la noticia del PP era el recurso ante el Constitucional por el Estatuto de Cataluña.

Este gobierno también ha subido las pensiones por encima de la media todos los años desde el principio hasta el final (aunque hay maneras de verlo: en el enlace de antes, El Mundo recalca lo de "a seis meses de las elecciones", como si no hubiera habido subidas antes; eso sí, PPedroJeta puede estar seguro de que Zapatero no se va a gastar 60 millones de euros en anunciarlo a bombo y platillo como hicieron otros). Podemos hablar de las subidas de las becas para estudiantes, o de la Ley contra la violencia de género, que aunque tal vez aún no haya reducido el número de agresiones (la cabra tira al monte) y la puesta en marcha de sus previsiones esté resultando complicada, al menos ya no deja a las víctimas a la intemperie como antes.

En fin, no voy a seguir haciéndole el trabajo a los responsables de comunicación del PSOE (que se pongan las pilas de una puta vez, joder). Simplemente decir que, contra lo que afirma Rajoy, con mayor o menor acierto el Gobierno se ha preocupado del bienestar de los españoles, además de avanzar en el reconocimiento de derechos, desarrollar el modelo autonómico, intentar una solución al terrorismo y, pues una cosa no quita a las otras, intentar (con bastante desacierto, tengo que decirlo) una Ley de Memoria Histórica que haga justicia. Lo que sin duda ha hecho pésimamente el Gobierno de Zapatero ha sido la política de comunicación: No han sabido vender sus logros y han dejado que sean el PP y su jauría mediática quienes marquen la agenda de lo que se habla y lo que no. Lo que pasa es que esa agenda que marca el PP (que marca Rajoy) ha estado basada en "España se rompe" y "el Gobierno se rinde a ETA".

Vienen los exámenes, toca ponerse a estudiar

Por todo esto extraña que Rajoy venga ahora con que él se preocupa de los auténticos problemas de los ciudadanos. Durante estos tres años Rajoy apenas ha dedicado unos minutos a hablar del poder adquisitivo de los salarios, de las hipotecas, de las pensiones o del paro. Su labor de oposición se ha compuesto casi en exclusiva de gilipolleces apelando a las vísceras.

Si alguien se ha dedicado a discutir si somos naciones o dejamos de serlo, a hablar sobre negociaciones con los terroristas y a protestar contra la memoria histórica, y se ha olvidado del bienestar de los españoles, ése ha sido Don Mariano Rajoy Brey. Ha organizado una campaña por todo lo alto, con anuncios en prensa y radio, contra una reforma estatutaria; ha montado una recogida de firmas para pedir un referéndum (sabiendo que era inútil) buscando dividir a los españoles (todos contra Cataluña); ha llenado 10 furgonetas de papeles en blanco y los ha llevado al Congreso a sacarse fotos; ha organizado una docena de manifestaciones espectaculares en contra de las negociaciones con ETA, las cesiones que nunca existieron y la “venta de Navarra” que nunca existió ni hubiera podido existir; ha montado desfiles de banderitas con discursos e himnos y discursos ante las masas llamando a defender la nación; ha alentado las dudas sobre la Policía y los tribunales a cuenta de la investigación del 11-M (¡215 preguntas al Ministro del Interior!); ha dicho que se rompe la familia (¿la de quién? ¿cuántas familias se han roto por el matrimonio homosexual?)...

Ahora Rajoy recurre a algo tan burdo como el "yo no he sido, ha sido ZP" para justificar que ha desperdiciado la legislatura en gilipolleces. Sólo cuando se ha dado cuenta de que no iba a ninguna parte con sus tonterías sobre cesiones a ETA (desmentidas por la misma ETA, a la que normalmente suele hacer bastante caso), la "venta de Navarra a los terroristas" (que al final se la han "regalado" a él), la excarcelación de De Juana Chaos (que sigue en la cárcel) o que "España se rompe", Rajoy se ha agarrado como un poseso a un dato malo de economía: "el peor dato de paro de la Historia" (hay qué ver qué afición tiene este hombre por "lo más de la Historia" - por cierto, más subió el paro en Enero y Rajoy estaba muy ocupado poniendo pegas a un nuevo pacto contra ETA). Ahora pretende hacer en seis meses lo que no ha hecho en tres años. La alegría de Rajoy por la subida del paro se entiende, teniendo en cuenta que por primera vez en lo que va de legislatura el PP dispone de un asunto creíble (y no patochadas) con el que atacar al gobierno.

Esa es, en fin, la "nueva estrategia" de Rajoy: la del mal estudiante que se ha pasado todo el curso atendiendo sólo a la liga de fútbol y jugando al mus en la cafetería, y cuando falta una semana para el examen se pone a estudiar.

Epílogo: volviendo a las andadas

Como puesta en marcha de la nueva estrategia del PP definida por Rajoy, el próximo miércoles le harán a Zapatero la primera pregunta parlamentaria del curso, en el Senado, a cargo de Pío García Escudero. ¿Le preguntará por el paro? ¿Le preguntará por la crisis hipotecaria? ¿Por la inflación? ¿Por las pensiones? ¿Por la subida del pan? NO. La pregunta de García Escudero es la siguiente: ¿qué reflexiones personales le han llevado a concluir que el Gobierno de España debe ser llamado "Gobierno de España"? Van a preguntarle por el motivo por el que ha reagrupado toda la publicidad institucional de los ministerios bajo el nombre de "Gobierno de España", pero con ese gracejo y esa fina ironía de la que hace gala el PP (parece que al final la subida del paro no es tan grave como para preguntarle por ella). Éso sí que son los problemas reales de los españoles. Una oposición de chiste.

Original de maese Darth

Hace 309 posts...

5 comentarios:

Maggie Wang Kenobi dijo...

uy, ya me habías dejado muerta en la bañera diciendo que qué bien que escribe el chico este y cuánto me mola!!!

Pero al llegar al final, plofff, ya veo que no es tuyo, jooopetas.

En fin, discrepo en algunas cosas que no macuerdo salvo que este fin de curso no va a ser lo mismo, porque ahora tooooooooooooooooooooooooooooooodos van a sacar los dientes y poner a ZP de vuelta y media, que pa conseguir votos hay que marcar distancias, sisisi. Y parece que no hay mejor forma de hacerlo que diciendo que los presupuestos son una mierda y que no hay por donde empezar a negociar.

Corredero dijo...

La verdad, no se moe ocurren demasiadas cosas más que añadir. Bueno si, pero resulta que no soy objetivo, jaté
Pero, vamos, que superdeacuerdo.

Sota dijo...

Mag, que los textos en naranja son siempre copiados de otros blogs y tal. Que hace ya tiempo que lo hago. Que no te fijas, joooopetas.

Corredero, no, si ni yo ni (me atrevería a decir) Darth somos objetivos tampoco. La diferencia es que tu te mueves por simpatías, y nosotros por antipatías...

Maggie Wang Kenobi dijo...

bastante tengo con fijarme en tus pectorales, tiatiatia, que soy daltónica y no tenteras!!!! A ver si voy a tener que quemarte también a ti el coche

Sota dijo...

No tengo coche.

(y lo del daltonismo explica muchas cosas, sí...)