lunes, 28 de junio de 2004

Volviendo a Serrat...

No escojas sólo una parte,
tómame como me doy,
entero y tal como soy,
no vayas a equivocarte.
Soy sinceramente tuyo,
pero no quiero, mi amor,
ir de visita por tu vida,
vestido parea la ocasión.
Preferiría con el tiempo
reconocerme sin rubor.

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés,
uno solo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.
Nunca es triste la verdad,
lo que no tiene es remedio.

Y no es prudente ir camuflado
eternamente por ahí
ni por estar junto a ti
ni para ir a ningún lado.
No me pidas que no piense
en voz alta por mi bien,
ni que me suba a un taburete
si quieres, probaré a crecer.
Es insufrible ver que lloras
y yo no tengo nada que hacer.

Cuéntale a tu corazón
que existe siempre una razón
escondida en cada gesto.
Del derecho y del revés,
uno solo es lo que es
y anda siempre con lo puesto.
Nunca es triste la verdad,
lo que no tiene es remedio.


Joan Manuel Serrat, Sínceramente tuyo, 1983

Y el que quiera entender, que entienda.
Que parece mentira ya que a estas altura aún sigamos con la tontería, coño!

2 comentarios:

Ghanima Atreides dijo...

Qué bonita!

No la conocia

=)

Ghanima Atreides dijo...

porcierto, ya se porqué no se ve la foto, si quieres te lo comento por aquí y sino ya te lo comentaré (creo que es un problema de miarroba para enlazar imagenes desde fuera)