viernes, 2 de febrero de 2007

Pelotón de fusilamiento (XIV)


Esta pintada se encuentra en la puerta de un instituto madrileño. Lamentablemente, carece de ironía y rezuma convencimiento.

Abajo los 'deveres'. Eso, que no haya deberes: sólo derechos. Ya lo decía Lipovetsky en 'El crepúsculo del deber' (Wikipedia en francés): en nuestras sociedades el deber, el sacrificio, está mal visto.

Este cáncer recorre todos los estamentos del sistema... y del antisistema. Priman la búsqueda del mérito instantáneo --del aquí y el ahora-- y la exigencia enardecida de derechos.

Lo decía Ortega en 'La Rebelión de las masas' (perdón por la cita pedante): "Este hombre-masa es el hombre previamente vaciado de su propia historia, sin entrañas de pasado y, por lo mismo, dócil [...]. Tiene sólo apetitos, cree que tiene sólo derechos y no cree que tiene obligaciones".

Esta mentalidad de la ausencia del deber es más bien una debilidad del ser humano y nos hace muy vulnerables y dóciles.

En ella se basan los Estados cuando quieren reclutar soldados para una guerra: sé un héroe aquí y ahora.

En ella se basan los terroristas para reclutar incautos veinteañeros: sé un héroe aquí y ahora. Consigue la gloria instantánea.

En ella se basan las sectas, las pandillas juveniles y en general todas las organizaciones que necesitan carne de cañón.

Pero es mucho más heróico el trabajo largo, silencioso y esmerado. El toma y daca, la negociación, el juego de ceder y ganar y de aprender del viaje... y no sólo buscar la meta.

Esos héroes, dialogantes, humildes, dubitativos, ya no molan tanto.

La tarea del héroe es eterna. Nunca relampagueante ni instanténea, nunca como un disparo ni mediante un disparo.

Pero claro, cada vez hay menos héroes auténticos, y más héroes de los de 'abajo los deveres', y claro: día tras día crece el número de... disparos.

Original en La Fragua.
Hace 309 posts...

4 comentarios:

Pryrios dijo...

Bueno, como casi todo en esta vida, en el equilibrio está lo bueno.

Tampoco creo en las faenas eternas y en los trabajos largos y silenciosos. Cada cual tiene que hacer lo que tiene que hacer al mismo tiempo que debería poder disfrutar de su propia vida.

Luego estan los aprovechaos que creen que disfrutar de la vida es sinonimo de quejarse y no hacer nada.

Ojalá todos tuvieramos una balanza de derechos y deberes para darnos cuenta de que lo que hay que hacer es equilibrarla y no inclinarla hacia uno u otro lado.

Bueno, esa y otras tantas balanzas más...

Sans dijo...

Hay que mirarlo por el lado positivo, al menos no ha puesto "avajo".

Urui dijo...

Perla de sabiduría sacada de una teleserie yanki (Scrubs).

Doctor borde: "No hay soluciones mágicas, señorita, todo depende de nosotros. Así que levanta el culo y ponte manos a la obra (...) Nada de lo que merece la pena en esta vida es fácil."

Sota dijo...

Pryrios, el equilibrio es aburrido. y además no es una cuestión de equilibrio, los derechos y los deberes son cosas independientes. Uno no tiene derecho a la vida en función de que cumpla con sus obligaciones laborales, ni respeta los semáforos para tener libertad de expresión. No son cosas que estén conectadas.

Sans, es una burrada de todas todas. Todo el mundo sabe que se escribe "Habajo".

Urui, la propia expresión lo dice: "merece la pena". Y el problema es que lo que no la merece, tampoco es fácil. Pero es lo que hay.