domingo, 18 de febrero de 2007

Droga dura

No será la primera vez que comento (para poner a parir) una campaña publicitaria, ni será la primera vez que afirmo (y en sus manos está el creerme o no, yo tengo la conciencia muy tranquila) que, pese a ser un firme defensor de la legalización de las drogas para su uso lúdico, no consumo ni he consumido jamás. Así que los que no quieran leer sobre ninguno de estos temas (publicidad y drogas), pásense por los comentarios, digan "tegucigalpa" y salgan por alguno de los links de la derecha. Si al final del día hay muchas "tegucigalpas", no volveré a tocar esos temas. O sí. Que para eso es mi blog, y me lo follo cuando quiero.

El caso es que seguro que han visto ustedes estos carteles que les pongo por aquí, de la última campaña de la Fundación de ayuda contra la drogadicción (FAD). En Barcelona, al menos, están por todas las marquesinas de los autobuses y similares, y reparten postales en las universidades y los sitios y los puestos de vicio y perversión. Y ante los cuales yo no puedo sino preguntarme...

PERO EN QUÉ COÑO ESTABA PENSANDO EL PUBLICISTA DE TURNO!? (agencia Delvico, por si a alguien le interesa) QUÉ LECHES SE HABÍA METIDO PARA PARIR ESOS ENGENDROS!?

Vamos a ver, serenémonos. Mis conocimientos de publicidad son únicamente a nivel de receptor: Qué veo, si me gusta o no y si me incita o no a consumir lo anunciado. O a no-consumirlo, en este caso. Y, en este caso, la campaña me parece total y completamente contraproducente.

Veamos, se supone que es una campaña para incitar el no-consumo de drogas entre la población. Según la página del FAD, de hecho, "sensibilizar a la sociedad sobre el cambio que en las últimas décadas se ha producido en los problemas derivados del consumo de drogas y cómo éstos pueden pasar, y de hecho están pasando, desapercibidos para la sociedad en general". Olvidémonos por un momento la patada en los cojones que me ha supuesto, personalmente, la frasecita de marras (que uno es "sociedad en general", y eso de que le tomen así, a priori, por estúpido que no sabe en qué mundo vive le sienta como un poco mal).

Pero es que a ver, en primera lectura... me están diciendo que, si mañana me pongo a meterme de todo como si se acabara el mundo, puedo acabar como los de la foto?

COÑO, PUES QUE ME TRAIGAN UNA DOSIS DE LO QUE SEA YA! Que a mi lo que me daba miedo era acabar convertido en un zombi como los yonkis del Camp de la Bota! Pero si por endrograrme vivo voy a acabar con esos trajes, esas pieles, esos relojes, esas joyas, esos morenos-torrefacto y esos litros y litros de bótox y colágeno (que hace falta parné, pa' todo eso, señores)... pues de puta madre, no? Total, quién no ha dormido alguna vez la mona en un portal? Ni que fuera algo tan grave, no?

Y lo triste es que no es un caso aislado, sino que en algo tan importante(*) como son campañas de este tipo, ese tipo de error es reiterado. La publicidad sobre drogas es algo que se suele dirigir sobretodo a jóvenes. Porque ya se sabe que los jóvenes somos enviados de Satanás que nos endrogamos y hacemos botellón. Y, al igual que digo que no se nada de publicidad, tampoco se nada de psicología, pero soy (relativamente) joven, y no hace tanto que he sido un adolescente. Y si hay algo (por propia experiencia y por lo que he tenido alrededor) con lo que un joven en general y un adolescente en particular no traga, es con la condescendencia y la estupidez ajena. La propia es otro tema. Y esas campañas suelen ser condescendientes y estúpidas. E incluso caen en el ridículo y la vergüenza ajena cuando intentan "hablar en el lenguaje de los jóvenes". Sea lenguaje oral o visual. Vamos a ver... ningún publicista (o nadie de la FAD, que supongo que son los que tienen la última palabra a la hora de contratar o no una campaña) se ha dado cuenta de que el argot adolescente es lo más voluble que existe, y que un adulto intentando imitarlo cae necesariamente en el ridículo? Y que no voy a comprar algo que considero que me está tratando como a un estúpido? Que, simplemente, no me voy a creer la moto que me están vendiendo? Por el amor de Dios, es que mírense las campañas que han hecho esta gente! Salvo casos contadísimos (la de "Game Over", esta o la del gusano, que es sin duda la mejor campaña al respecto que se haya hecho en España) dan tantísima vergüenza ajena que te entran ganas de meterte un chute para olvidar el ridículo! Miren las campañas 3/4, 5, 16, 18, 20 (aquí incluso te enseñaban como hacerte un rulo para meterte un tiro de coca!), 21 o 27 (esta es de antología del disparate!).

Y eso cuando no te dicen directamente que te están vendiendo una moto! Porque la campaña 22 es un claro ejemplo de antipedagogía y me atrevería a decir que antipublicidad! Oigan, nadie se creyó que con unos tejanos iban a atravesar unas paredes! Lo de que la suma de los cuadrados de ambos catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa no es una "creencia", es un hecho! Y si el gran argumento que le van a dar a un joven para que no se drogue es que si lo hace, vendrá el Coco y se le comerá, apaga y vámonos! Ven lo que les decía de desinformación?

En fin, que con campañas contra la necia droga como estas, cada vez me explico más que haya tantísimos drogadizos en España, y que las cifras vayan en aumento. Porque hay que ser capullo...

(*)No, cuando digo que este tipo de campañas son algo importante no estoy siendo incoherente con mis posiciones legalizacionistas. Una cosa es que considere que el uso lúdico de psicoactivos no debería estar penado, y otra muy distinta que considere que ese uso es bueno. No lo es. Y no lo es especialmente cuando, a causa de dicha prohibición, hay un oscurantismo y una falta de información (o, incluso, lo que es peor, desinformación) total, un estigma social absoluto (vale, dentro de determinados círculos y para determinadas substancias no, pero esos círculos son muy pequeños al respecto del común de la sociedad), y, sobretodo, hay una falta absoluta de control sanitario sobre la materia. Dejémonos de hostias, comerse un ácido, así, a la brava, es un peligro innecesario y gratuito (independientemente de lo que haya pagado por él), pero si encima no tiene ni zorra idea de qué es realmente ese ácido, y muy probablemente sea cualquier cosa menos el ácido en cuestión (cuantitativamente hablando), el riesgo crece exponencialmente. Y es un riesgo evitable. El que sea consciente que nuestra querencia por las drogas es una tara que los humanos traemos de fábrica, y que intentar evitarla es como querer cambiar el sentido de las mareas, no quita para que sea consciente de que es una tara. Simplemente, considero (por muchos y variados motivos que no voy a desarrollar aquí y ahora) que es una tara que vale más tener a la vista y controlada, que taparla, cerrar los ojos y decir "aquí no pasa nada".

Hace 309 posts...

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Como en tantas otras cosas, una prueba más de que venimos del mono. No recuedo la fuente pero se comprobó con chimpancés en vida salvaje (genéticamente nuestros primos hermanos) que prefería comer manzanas MUY pasadas (zumo de manzana cuasifermentado cno muy poco igual a... ¡Premio!) para... efectivamente; coger una borrachera de antología.

En cuanto a la campaña; sin comentarios.

Will dijo...

Bueno tal y como yo lo entiendo, es una manera de mostrar que los problemas con las drogas no son solo propios de las clases bajas y es una forma de mostrarlo, aunque si que pueden darse diferentes lecturas, como la que tu expones.
Siempre he creído que se mueven muchas mas drogas en ambientes de dinero que en ambientes pobres, un ejemplo:
Cierto colegio de Barcelona, superpijo y un Will adolescente que vio muchas cosas

Sota dijo...

Anónimo, no "venimos del" mono. SOMOS monos. Monos con el pelo corto. Aunque algunos prefieran el término "simio". Pero, como dijo el filósofo, "OOOOOK!".

Will, las drogas siempre han corrido más por ambientes de dinero que por ambientes sin dinero. Más que nada, porque son caras. Los problemas de drogas, en cambio, se dan mucho más en ambientes pobres, precisamente porque la droga que circula es menos y de peor calidad. Chutarse heroína no es que sea especialmente bueno, pero chutarse yeso es nefasto.

Por ejemplo, no creo que Julio Iglesias o Eduardo Zaplana, tengan nunca "problemas con las drogas". A ellos no se las pasan ultracortadas...

(cuenta lo del colegio, cuenta!!!)

Chache dijo...

A lo mejor no están tan mal hechas después de todo. Con la de dinero que mueve el negocio de las drogas, una campaña que induzca a su consumo y que, al mismo tiempo, haga creer a los votantes que se hace lo contrario, es cojonuda. Redonda incluso.

Will dijo...

Pues es sencillo, chicos y chicas de 18 años con fondos fiduciarios bastante solventes, muchas fiestas, muchas drogas, mucho sexo... no digo que yo participara en ellas... pero quieto tampoco estaba

Urui dijo...

No sé si iba con la del gusano, pero había otra campaña en la que te enseñaban un tío andando descalzo y el video se terminaba justo cuando iba a pisar un montón de cristales rotos.

Sota dijo...

Chache, no te digo yo que no. Pero la FAD es una fundación privada, si no recuerdo mal. No creo que la opinión de los contribuyentes/votantes les importe demasiado.

Will, osea, que sí participaste, no? 'Jate tú, lo que se pierde uno por ser de barrio bajo...

Urui, esa era sobre el SIDA, creo. Y era una mierda de campaña, como demuestra el que no recuerdes el objeto de la misma.

Troy dijo...

Yo echo de menos a Erika Ortiz como protagonista de una de estas campañas. "Automedicate. Total; es tu vida"

Aps, y dile a Will que cada vez me tiene más intrigado...

Sota dijo...

Hombre, yo creo que la cosa más que con Erika estaría bien con Marichalar. Que no es lo mismo meterse una sobredosis por una depresión que porque sí. Pero no es mala idea...

Will, que dice Troy que cada vez le tienes más intrigado. Nen.

nanyu dijo...

pues yo veo a will un poco el sucesor de troy, porque parece que tiene un pasado bastante turbio y obsceno. me interesa.

troy, eres viejo, como kate moss. tb a ella la van a quitar de imagen de rimmel.

nanyu dijo...

ah, constantinopla. era esta la ciudad, no?

Sota dijo...

Vale, ahora me van a convertir la República en campo de batalla...

Urui dijo...

¿hay una lucha generacional en marcha (aparte de la eterna del Mundo Real© y ®)?

Will dijo...

Seguir, seguir como si no estuviera... jujuju.
Dile a Nanyu que no va mal encaminado y dile a Troy que yo también estoy intrigado, hasta el punto que me leído su blog entero... seré freak...

Will dijo...

Ah que no en lo de quitarle el puesto a Troy, que no...

Sota dijo...

Nan, no, no era esa ciudad. Y que dice Will que no vas mal encaminado, pero que de sustituir a Troy nada.

Urui, hay un quasitreintañero (yo no, otro) con síndrome de Peter Pan y un efebo desgarbado. Y la competencia, por lo que veo, viene a ser quien de los dos es capaz de llevar una vida más disipada (porque poner "es más putón" queda mal, verdad?). O eso me ha parecido entender, que tampoco estoy demasiado metido en el ajo. Sólo animo a las partes en contienda y como palomitas mientras veo el espectáculo. Como Nanyu, más o menos.

Troy, que dice Will que él está más intrigado todavía, y que se ha leído todo tu blog de una sentada, pero que de sustituirte nada.

(por el amor de dios, que alguien les arregle una cita a estos dos ya!)

Erynus dijo...

Lamentablemente cualquier gobernante que pretenda legalizar las drogas y quitarle el chollo a los narcos lo llevara muy negro. No creo que esten dispuestos a perder unas ganancias tan jugosas (que en resumidas cuentas se sustituira el "cargo por cortado" por el impuesto correspondiente).
Lo que nunca me ha convencido es tratar de enfermos a quien se envenena porque quiere y tener que sentir lastima por los drogadictos. Esta probado que quien tiene posibles para meterse su dosis cuando la necesita no tiene "problemas con las drogas" y que nadie entra obligado en ese mundo (porque UNA dosis no te hace adicto).
Si el mensaje fuera "si te metes en las drogas alla tu, nadie va a dar un duro por tu pellejo" en lugar de "hazte adicto, que nosotros te ayudaremos" la gente igual espabila (igual, que va a ser que no)

Sota dijo...

No creo que sea tan simple, Erynus. Mi defensa la legalización y el control estatal no es tanto a nivel económico como sanitario. Porque aunque se cargara el producto con impuestos (sin duda), el aumento de precio que provoca la clandestinidad se perdería, lo que redundaría necesariamente en una bajada de precios (ojo, y por consiguiente de prestigio), y, además, el "corte" se haría bajo unas condiciones de salubridad comparables a la de cualquier otro producto de consumo, que son más altas de lo que la gente cree. Que el yeso por vía intravenosa es mucho peor para la salud que el caballo. El ser adicto a una droga no es un enfermedad per se, pero la adicción sí. Tal vez una enfermedad mental, pero una enfermedad. Y lo de que no te vuelves adicto por una dosis no es cierto, hay mucha gente que sí se vuelve adicta por una dosis. Los alcoholicos, por ejemplo. Y sí hay gente que entra en ese mundo obligados. Los hijos de adictas, por ejemplo.

Y desde luego, estoy totalmente en contra de la última parte de tu comentario. Porque si seguimos tirando de ese hilo, no se por qué tenemos que pagar los rescates de la gente que se pierde haciendo montañismo (oiga, que nadie les obliga a hacer de cabra montesa), ni el tratamiento de las víctimas de los accidentes de coches (que ir en coche no es obligatorio, yo soy peatón), o las bajas maternales (que no se queden preñadas, coño!), o... se ve la reducción al absurdo?

Otra cosa es que los tratamientos antidroga sean una estupidez como una casa desde cualquier punto de vista mínimamente científico. La cocaína se presentó en sociedad como "cura" para los opioinómanos, y la heroína como "cura" para los cocainómanos, creo que no hacen falta comentarios. Y ahora está en boga la metadona, lo cual es una aberración aún mayor, porque es una droga totalmente sintética, mucho más cara, mucho más adictiva y muchísimo menos potente. Y eso lleva a que muchos yonkis, cuando les da un mono fuerte, aunque se hayan tomado la metadona vayan en busca de su dosis habitual. Las terapias sustitutivas está más que comprobado que no funcionan, el mono hay que pasarlo.

sebastianDell dijo...

La cuestión es que uno puede acabar concluyendo que si la gente del anuncio tiene un nivel de vida decente, y el consumo de las drogas pasa tan desapercibido, no van a ser tan malas después de todo.

Y si no, que se lo pregunten a los parlamentarios italianos, hace unos meses. Si los políticos se sometiesen periódicamente a controles "antidopping", nos ibamos a llevar más de una sorpresa.

Anónimo dijo...

Evidentemente, como publicitaria corroboro que no tienes ni idea de publicidad. Por otro lado, tu percepción de este campaña es bastante peculiar, lo cual no es negativo, pero claramente la mayoría de personas entiende su mensaje: la droga nos afecta a todos, ya no es cosa de tirados y cualquiera puede acabar mal. Nada que ver con temas "clasistas". Respecto a quienes han elaborado esta campaña te aseguro que son buenos profesionales.

Sota dijo...

Querida anónima, no. No tendré (y no tengo, se lo garantizo) ni puta idea de emitir publicidad, pero llevo treinta años recibiéndola, y sí se cómo me afecta y por qué. Y le aseguro que no he sido el único a quien la concepción de esa campaña le pareció una aberración que daba un mensaje opuesto al que supuestamente intentaba dar.

La droga, le informo, NUNCA ha sido "solo" cosa de tirados. Es más, se mueve más (y de mejor calidad, como se ha dicho en comentarios anteriores) en ambientes de dinero que en ambientes sin ellos. Y eso lo sabe cualquiera que tenga un mínimo de contacto con el mundo real. Lo que sí era (y sigue siendo, si descontamos figuras puntuales como podría ser un Sid Vicius o un Ray Loriga) exclusivo de los "tirados" (por cierto, dice usted que los temas "clasistas" no tienen nada que ver... pues el uso concreto de esa expresión dice mucho, qué quiere) es la figura del yonki. Y le aseguro, por experiencia propia, porque yo he nacido, me he criado y vivo en un barrio de "tirados", que lo que más echaba hacia atrás a muchísima gente a la hora de entrar en el mundo de las drogas (de cualquier droga) era la posibilidad de acabar como yonkis. Porque los veíamos cada día. Porque conocíamos personalmente casos.

Y le aseguro, porque es lo que he vivido toda mi vida, y no le estoy hablando de teoría de la comunicación, ni de publicidad ni de pollas en vinagre, sino de la vida real, que si lo que nos hubiésemos encontrado como ejemplo práctico (demagogo al fin al cabo, pero una demagogia con la que nos cruzábamos al salir del colegio y del instituto) de qué pasaba cuando uno se empezaba a meter en lugar de esos yonkis hubiesen sido estos señores estupendos durmiendo la mona en un portal, a día de hoy habría muchísimos más yonkis de los que hay. Pero infinitamente más.

No dudo de la validez como profesionales de quienes hicieran esa campaña (por cierto, he tocado nervio, o algo?) pero en este caso (y, en general, en la gran mayoría de las campañas que contrata la FAD, como digo en el post), metieron la pata hasta el corvejón. Y a las estadísticas de adictos me remito, que crecen año tras año.

Cualquier marca comercial a la que se le estuviesen haciendo campañas con resultados tan nefastos como las que se le han hecho a la FAD desde hace algunos años, estaría persiguiendo a esos publicistas con antorchas en la mano.

Y para saber eso, no hace falta saber nada de publicidad.