jueves, 21 de diciembre de 2006

Montando el pollo en el autobús

Mañana, o hoy... Bueno, el viernes, que con esto de postear por las noches ya no se a qué día corresponden los posts, es, como todos ustedes saben, el día de las putas. Porque todo el que sale por la tele que ha ganado dos duros en la lotería de Navidad siempre dice que lo usará "en tapar agujeros". Y tapar agujeros, tapar agujeros, digo yo que será que se irán de putas para celebrarlo. Porque al fin y al cabo, por mucho que sea cosa de "descorche" (que antiguo es eso, por dios), sigue siendo "tapar agujeros". Y, además, será un día muy apropiado, porque les recuerdo que mañana es el día del Orgasmo Mundial Sincronizado, recuerden, todo el mundo a correrse por la paz.

Pero en TMB (sí, este es otro post sobre las maravillas de la wonderfulosa compañía de transporte público de Barcelona!) no han podido esperar tanto, y han empezado a joder un día antes.

Esta mañana me ha vuelto a dejar tirado el puto metro.

No les pongo la carta de reclamación porque, por diversos motivos, la he acabado haciendo por teléfono, pero más o menos la cosa ha ido así. Cojo el metro a las nueve menos cuarto en Santa Coloma. A las nueve y media, estoy todavía en Glorias. Porque el metro se ha ido parando entre uno y dos minutos en cada estación. Con la calma. Pero al llegar a Glorias, se para y ya no arranca. Y como uno ya se los conoce, sabe como funcionan y sabe que confiar en ellos viene a ser un suicidio del calibre de dejarle dinero a Zaplana para que te lo guarde, y lleva ya guardado el teléfono de TMB en la memoria del móvil por lo que pueda ser, desde el mismo vagón (en Glorias hay cobertura) llamo a ver que pasa. Muy solícitamente, me indican que ha habido una caída de tensión en la catenaria, y que no saben cuánto va a durar la broma. Por supuesto, ni por megafonía, ni en los carteles luminosos, ni en ninguna otra parte, han avisado de nada. Y la gente sigue entrando en la estación, claro, que para eso es hora punta. Aviso a los del vagón (que no debería, no me pagan para eso, pero mira, en el fondo supongo que soy un buen ciudadano) y me voy, pensando a ver qué combinación de encaje de bolillos tengo que hacer desde allí para llegar al curro. Dentro de lo malo tengo suerte, porque en la misma plaza de las Glorias (bueno, en la otra punta, con el frío que hacía de buena mañana) para el siete, que sube hasta lo alto de la Diagonal.

Así que echando fuego por las muelas, jurando en arameo y soltando tacos que harían enrojecer a un estudiante de ESO, cruzo por debajo del anillo hacia la parada. Y allí, tiritando de frío mientras esperaba el autobús y miraba como los de los Encants empezaban a adecentar sus paradas, me digo qué coño? Vamos a hacer algo para entrar en calor, y vuelvo a coger el móvil. Y en estas llega el autobús.

Pero claro, yo ya me había decidido, y uno será muchas cosas pero cabezón sobretodo, así que, dentro del autobús, seguí colgado del móvil hasta que me lo volvieron a coger (que ya les digo yo que es una puta odisea). Allí, sentadito en el asiento del autobús. Que me pasen con reclamaciones. Que por qué. Que porque el metro me ha dejao tirado. Que si es que eso ha sido que se ha quedado sin luz la catenaria. Se me cruzan los cables, y levanto el tono de voz (y no es por tirarme flores, pero tengo un tono de voz, se me oye bien). Que por mi como si es que se ha aparecido la virgen pariendo en los túneles (y esto es literal). Que el metro me ha vuelto a dejar tirado, y que me pase con reclamaciones. Que no, que ya me dice él que es cosa de la catenaria. A esas alturas la gente en el autobús ya me está mirando como quien mira a un marciano. Que me da igual por qué haya sido, y que peor me lo pone, que a ver si no hacían mantenimiento o qué, que me pase con reclamaciones.

Abreviando: para los que conozcan Barcelona, el siete, una vez salido de las Glorias, coge la Gran Via hasta Paseo de Gracia, Paseo de Gracia arriba hasta Diagonal, y luego Diagonal p'arriba. Me cogieron el teléfono nada más salir de lo que viene a ser el anillo de Glorias. Cuando conseguía que me pasaran con reclamaciones, estábamos a la altura de la Pedrera. Todo eso, con el tráfico de Barcelona a las nueve y media largas de la mañana. Y todo eso, conmigo subiendo el tono de conversación literal y figuradamente (vamos, que le dije el nombre del puerco). Y la gente mirándome como si fuese allí un mono con una ballesta. Y a la ballesta, cuando me pasaron (finalmente) con reclamaciones (o, por lo menos, con otro teleoperata), se le sumó una canana de explosivos, o así, porque si al tontolapolla de antes le dije el nombre del cerdo, ahora les dije el nombre, los apellidos, el apodo, el número de DNI, la talla de calzado y hasta lo que le medía la polla al puto cerdo del cojones, y ya como quien dice a voz en grito. Y aproveché para recordarles las cartas que tengo por contestar, me imagino que ahora recibiré una respuesta antes de acabar el año.

Y lo que más me jode de todo el asunto, en el fondo, es que ya me parece claro que a la gente le gusta que la estafen, que les vendan un servicio tan vital como es el transporte público (a precio de oro, además) y luego los dejen tirados, que se les meen encima y les digan que llueve (que no tengo yo nada contra la lluvia dorada, es una expresión metafórica). Porque me seguían mirando como si acabase de bajar de Raticulín, sólo por reclamar algo en lo que tengo toda la razón del mundo.

Pues que les den mucho por culo a esa panda de soplapollas (y sigo usando expresiones metafóricas), coño, ya...

Hace 308 posts...

10 comentarios:

Logan-X dijo...

Eso es para que veas que no llevan retraso en todo lo que hacen.
Sobre la actitud de la gente, solo es otra prueba de que el masoquismo está más extendido de lo que creen algunos que dudaban de su existencia en la entrada anterior.

Urui dijo...

Se supone que hoy entra en vigor una ley para evitar esas cosas. Que en el telediario de la mañana han dicho una cosa muy graciosa, mira, han segurado que ahora quejarse valdrá para algo (se ve que antes no lo valía).

De todos modos, igual deberías dejar de atacar a la TMB e ir directo a Consumo. Por variar, más que nada.

Anónimo dijo...

bueno, sota, tomatelo con (mas) filosofia o comprate un coche.

por cierto, feliz dia del orgasmo mundial. a ver si te llega el momento en un medio de transporte publico!

Sota dijo...

Logan, no si joder, lo que es joder, lo hacen todo el año. El problema es que son los típicos calientapollas que siempre te dejan a medias y sólo se preocupan de su propio disfrute.

Urui, me parto. Con un hacha. E incluso con dos, una en cada mano. Lo de ir a consumo no serviría de nada, no hay alternativa posible.

Nanyu, el coche... O me lo compro, o le doy de comer. Pa' las dos cosas no me llega. Así que me imagino que seguiré escandalizando viejecitas en el autobús. Que además es divertido, libera adrenalina, descarga tensiones y elimina tóxicos. Y espero que no, que luego sería un coñazo ir por ahí todo pringoso y húmedo...

Tony Tornado dijo...

¿A qué hora es lo de la corrida?

Bufff, entre la que le debo a JL por su cumple +por ser finde+por la paz...

Me voy a quedar seco...

Sota dijo...

Durante todo el dia, Tony.

(y con sólo tres ya te vas a quedar seco? Señor, señor, esta juventuz, que no aguantan nada...)

Troy dijo...

Ahora que creo que soy más millonario que Maggie... recuérdame que te compre una moto macho...

Sota dijo...

Cuidado no confundas "ser" más rico con "estar" más rico, Troy... Pero vamos, que te tomo la palabra.

Tony Tornado dijo...

Yo me quedo con Troy, que de Maggie ya he catau...


(Con tres me quedo seco asín de corrida, que con tiempo, doy pa más. Y esta semana ha sido infernal como para situarme ante tamaña acción...)

Sota dijo...

Hombre, yo, si es para hacerme regalitos caros, cualquiera de los dos me vale (mira, me acaba de salir la vena puta). Para otras cosas, casi que mejor los conociera antes personalmente antes de escoger...