lunes, 15 de enero de 2007

Boredback Mountain

Que después de lo de la semana pasada, yo quería ser bueno esta semana y no meterme en polémicas y tal, pero va a ser que no me es posible. Que tampoco es que me vaya a cagar en lo más sagrao, precisamente, pero...

Pues eso, que el viernes, salgo del curro, me voy dando un paseo a coger el metro en Universitat, para que me toque un poco el aire, paso por delante de la Filmoteca y veo que la echan. Y como en su momento no pude verla, y todo dios me ha cantado maravillas de ella, pues me digo "vamos a entrar, no?".

Y al salir, me alegro mucho de haberlo hecho.

De haber pasado de verla de estreno y haber esperado a que la dieran en la filmoteca, que la entrada son sólo dos euros y medio, me refiero. Porque llego a pagar siete por ver ese truño de estreno, y me estoy cagando en la sombra de tanto crítrico, critiquillo y criticazo que la puso por las nubes, hasta el día de hoy.

Probablemente, la película más sobrevalorada de la historia del cine!

Vamos a ver... que igual es que no tengo yo mucho el cuerpo para melodramas (que esa es otra, que me lo habían vendido como un gran drama épico y una gran tragedia clásica, cuando a duras penas llega a melodrama barato, pero en fin, que igual es hilar muy fino el pedir que se distingan esas cosas), pero es que la película me aburrió soberanamente. Y que no salte nadie a llamarme insensible o alguna otra insensatez por el estilo, que yo siempre he tenido la lágrima muy tonta y nunca lo he negado, que ante una pantalla o una novela me emociono y lloro como una pepa por cualquier chorrada. Y con esto, es que ni me llegué a emocionar, oigan. Pero ni un poquito de nada. Y no seré yo quien niegue que la historia tiene una profundidad, un calado y un qué, y tampoco negaré que haya una historia (aunque, y aquí igual sí que peco de mentalidad-excesivamente-abierta, sea una historia que ya hayamos visto doscientas mil veces, que en lo que a mi respecta el género de los protagonistas es anecdótico, la historia hubiese sido igual de buena o de mala si hubiesen sido una tostadora y un venusiano), pero es que todo lo demás está mal.

Empezando por la duración. La peli dura sus dos buenas horas (largas)... y se hubiese podido explicar perfectamente en media. Y esa sensación de chicle alargado innecesariamente, lleno de planos y escenas que no aportan nada (porque mientras están en la montaña aún, que los paisajes son bonitos, pero cuando se van a la ciudad...) juega en su contra. Y provoca aburrimiento. Y miren que me gustan las pelis lentas y sosegadas, así como rozando el arte y ensayo, pero... no es esto, no es esto, no es esto. Por no hablar del final, que desaprovecha totalmente. Porque ya me explicarás que hubiese costado matar la película cuando el rubio está en casa de los padres del moreno y se encuentra las camisas (*). La escena en sí no tiene mayor significación, porque el moreno ya había dejado claro cada vez que se encuentran que está colgado del rubio como una perra y que se quiere montar con él una casita de papel, y es el rubio el único que pone impedimentos, así que es dificil creer que en ese momento vaya a descubrir nada el rubio que no supiese ya, pero visualmente, es impactante. Coño, es la escena más próxima a resultar emotiva de toda la película. Y matarla ahí, sin ni siquiera la escena de después con los padres, ni nada. Encuentra las camisas, se apoya en la pared, se pone a llorar y va cayendo lentamente hacia el suelo. Fundido en negro, música, títulos de crédito. Pues no. Tiene que rodar ooootra larguísima escena en la que no cuenta nada y que dura... un cuarto de hora? Veinte minutos? No se, el tiempo se me hacía eterno a esas alturas.

Por no hablar de los actores. Y de la madre que los parió, a ellos y a los críticos que ensalzaban lo bien que estaban en la película... Pues digo yo que estarían refiriéndose a ellos como cachos de carne (que, la verdad sea dicha, tampoco), porque lo que es actuando... Los podrían haber substituido por maniquíes del Corte Inglés movidos por hilos y no se hubiese notado la diferencia. Pero por los clavos de Cristo, si no cambian de expresión ni cuando se están pegando! Salvemos a la que hace de mujer del rubio, y únicamente en la escena en que se los encuentra en la escalera repasándose mutuamente las caries, porque el ataque de histeria de la escena de Acción de Gracias está sobreactuado a límites hirientes, lo cual es especialmente penoso cuando es la escena con mejores diálogos de toda la película, de largo. Curioso es decir que el público (con un alto porcentaje de universitarios, gafapastas y/o obvios amaneramientos, que una cosa no quita la otra, ans al contrari), el mismo público que al acabar la sesión le dedicó a la película una ovación y salió de la sala con los ojos enrojecidos, ante esas dos escenas que entiendo intentan ser dramáticas, pero de las de drama de mesarse los cabellos y tirarse cenizas sobre el pelo (y digo "entiendo que intentan" porque yo no noté que lo consiguieran, pero lo que está claro es que no pretenden ser cómicas), estalló en sonoras carcajadas. Les dejo a ustedes que saquen las conclusiones que quieran.

El equipo de maquillaje tampoco es que se luciera mucho, que digamos. Porque el proceso de envejecimiento de los personajes, en una historia que se prolonga a lo largo de más de veinte años está muy bien... siempre y cuando el qué recaiga en la iluminación y en cómo se les marcan o no las arrugas faciales. Porque aparte de eso, el rubio se ve más joven y aniñado la última vez que se encuentran que la primera. El proceso de envejecimiento del moreno se limita a ponerle un bigote que le sienta como a un Cristo dos pistolas y una tripa cervecera del tipo "yonki disfrazado de papa noël en la puerta de almacenes cutres". Y los pelucones que le van poniendo a la mujer del moreno tienen más delito (y cantan más) que el de Tormenta en X-Men, que ya es decir.

En fin, una película que sólo tiene dos buenas escenas (las indicadas del descubrimiento de las camisas y de la mujer descubriendo a su marido dándose el lote con el amigo de pesca), una preciosa fotografía (que mandaría cojones, también, con esos paisajes no sacar unas escenas bucólicas y campestres estupendas) y una banda sonora (esta sí) intachable y adecuadísima. Vale, y algunos gags aislados como los referidos a la habilidad con la armónica de uno de ellos (el auténtico rolling gag de la película) o cuando se mezclan los dos rebaños de ovejas. Nada más. Porque por lo demás, es un coñazo aburridísimo que sólo puede interesar a señoronas burguesas que van de liberadas y de yo-tengo-amigos-gais-porque-soy-lo-más por la vida, y sólo puede aspirar a epatar a los cuatro gilipollas amojamaos de siempre.

Un cuatro, y siendo generosos. A punto por acierto.

(*) Que también manda cojones el moreno... Echan un par de polvos, se dan de hostias para despedirse, y no se le ocurre otra cosa que coger las dos camisas que llevaban, manchadas de sangre, poner una encima de otra y emparedarlas en su habitación... Coño, por qué no les puso de paso un par de velas negras!? Si es que se estaba buscando todo lo que les pasó! Que la magia simpática está para algo, leches!

Hace 309 posts...

13 comentarios:

Anónimo dijo...

No la he visto, pero tengo una duda: ¿emparedar dos camisas pringás de sangre? ¿para qué? ¿y cómo las encuentra el otro? ¿hubo un terremoto o llegó con un martillo de picapedrero a tirarle la casa?

Sota dijo...

Todo eso que te has ahorrado, no vale el tiempo que consumes en verla. Sí. Romanticismo mal entendido. Necesidades del guión. Nada tan laborioso (pero para explciarlo tendría que poner spoilers mu' gordos, y a la gente no le gustan...).

Tony Tornado dijo...

Jo, ¿te parece poco spoiler?

Yo la verdad no la he visto, manque me mole Ang Lee, consideré ridículo (y sigo haciéndolo) ir a ver como dos pueblerinos se dan morreos.

Para eso ya están las pelis de sobremesa de A3.

Sota dijo...

Pues sí, porque es algo que se ve venir... Era o eso o un espectro à la Juan Tenorio...

Y morreos pueblerinos tampoco te creas que hubieses visto muchos, no...

Anónimo dijo...

tiempo tiempo!!!

A mi me gustó.

Hay que contextualizar la peli en un pais como eeuu gobernado por bush. Y la pelicula cobra relevancia sin par.

Aun asi, yo me emocioné.

Lamentablemente para mi, recuerdo que fui a verla a PREESTRANAZO con el innombrable. Que se le va a hacer : todos tenemos un pasado, y yo una jodida memoria del copón.

Sota dijo...

DeCa, yo ya digo que hay una historia, y un mensaje. Y no niego que sea valiente, o incluso necesario. Es uno de los problemas de vivir en una sociedad dominada por señoronas burguesas que van de liberadas y de yo-tengo-amigos-gais-porque-soy-lo-más por la vida y los gilipollas amojamaos de siempre.

Pero es que la peli aburre y cansa. Y eso no es culpa del contexto. Coño, El Gran Dictador sigue siendo una puta obra maestra y una delicia, y (afortunadamente) el contexto se parece como un huevo a una castaña al del momento de su creación...

Anónimo dijo...

A mí me encantó esta peli, hasta soñé con ella la noche siguiente.

Tengo mal gusto y lo reveindico ;-) (y no llevo gafas de pasta ni me pongo cenizas en el pelo)

Anónimo dijo...

y tu, en que subgrupo te metes: universitarios, gafapastas o amanerados? para situarte un poco mejor, mas que nada...

la b.s.o. esta muy bien, pero mejor aun unos remixes que hicieron de la banda sonora de santaolalla.

por cierto, con esta critica me has recordado una poquita a risto.

Sota dijo...

Vinou, me parece fantástico. Y el primer paso es reconocerlo, dí que sí. (insertar pelotita de tenis sonriente)

Nan, no sólo había universitarios, gafapastas y amanerados, digo que eran muchos. Pero no sólo. En cualquier caso, mis gafas son metálicas de montura al aire, y (quiero creer que) no gasto (demasiada) pluma. Lo último no me corresponde a mi decirlo, en cualquier caso. Pero trabajo en la universidad, así que por eliminación... Lo de Risto no te lo perdono, soy mucho menos pedante, tengo mucho más estilo a la hora de rajar con saña a los demás, nunca iría por la vida con esas gafas horrendas, y soy algo más bajito que él (que me lo crucé el otro dia por la calle y el tio es una torre).

Anónimo dijo...

risto alto? si tiene pinta de ser un poco enclenque...

deberias poner una foto de tus gafas bonardi (montura al aire). las mias son de pasta, aunque rara vez me las pongo.

Troy dijo...

Nota Mental: Cambiar el dvd de Brokeback Mountain que había comprado a Sota por una peli de Garci.

Sota dijo...

Nan, pondría la mano en el fuego a que era él, y si lo era, sus buenos dos metros los mide, pero tampoco sigo OT, así que igual me equivoco. Anoto lo de las gafas, ya tengo post para un día que no tenga ganas de escribir.

Troy, tampoco nos pasemos... No podría ser algo de Wilder, mejor? Y cómo es que no estás hoy de modeleos?

Tony Tornado dijo...

Sota no es nada amanerado. Yo lo digo.

Hele!

En cambio Nanyu...