lunes, 28 de enero de 2008

Lunes de Demonios

Estoy que se me llevan los demonios. Así, como lo oyen. Porque vaya fin de semanita...

La cosa empezó el viernes, con el "sonrojo" de la Botella de Aznar después de haber visto cosas que no existen. Cosa que en una legionaria de Cristo tampoco sería de extrañar, pero no deja de ser grave que una señora que todo apunta va a ser la próxima alcaldesa de Madrid diga esas gilipolleces sin despeinarse. La noticia en sí... mírense el link, si eso, que ahí se explica todo.

Y para que no me digan que siempre disparo contra el PP (que ya saben que yo, desde que me di el golpe en la cabeza, soy muy de Mariano), el domingo saltó Zapatero con la parida luminosa de los 400 € para todo el mundo que haga la declaración de hacienda. Una medida estúpida, demagógica, propia de un tonto más tonto que Abundio y absolutamente derechizante. Me resisto usar el término "electoralista" porque estamos en pre-campaña (bueno, este blog en concreto está en campaña a tumba abierta, como ustedes saben, y como ya les he dicho antes, concretamente a la tumba abierta de Rajoy), y es lo propio. Que por qué dedico todos esos bonitos epítetos a esa estupidez que a todas luces merece calificativos más gruesos? Bueno, vamos a ver, primero de todo, un poco de economía doméstica elemental: A mi ya de pequeñito me enseñaron que de mi dinero, si podía, no me lo gastase todo de golpe, que guardase siempre una parte (bueno, seamos sinceros, a mi me decían que me lo guardase todo, pero luego el uso y la práctica llevan a la optimización de la teoría) para tener un colchón, lo que en Catalufia se conoce como "un raconet" por si los imprevistos. Imprevistos que cuando yo era chinorri podían ser que saliese al mercado el tebeo o el disco que yo necesitaba tener, pero que, a nivel de un estado, pues son cosas un poco más... importantes. Vale, hay superávit en las cuentas públicas (en realidad no, no vale, si las cuentas públicas tienen superávit quiere decir que no se está gastando lo bastante donde se debería gastar, pero aceptemos barco), vale, supongamos que ya se ha hecho provisión de un raconet lo bastante grande como para amortiguar cualquier golpe que venga (tengo mis dudas, pero...). Coño, pues invierte ese dinero! Que la sanidad está mal! Que la educación está mal! Que faltan policías! Que determinadas infraestructuras dependientes del estado dan entre pena y asco! Que la inversión pública en investigación en este país es de risa! Que hay pensiones que son de miseria! Invierte, coño, invierte! Que ese tipo de medidas ya se han aplicado en Japón y en Estados Unidos, y para lo único que han servido es para que suba la inflación!

Viñeta de Vergara para Público

Pero es que es más, esa devolución de 400 € a todo el mundo significa que me devolverán 400 € a mi (que no me vendrán mal), le devolverán 400 € a Amancio Ortega (que, en el mejor de los casos, se preguntará donde meter esa calderilla)... Y la señá Maru, que malvive con una pensión de viudedad de 500 € al mes, a la que quieren echar a patadas de su piso de renta antigua usando malas artes, que paga los mismos impuestos indirectos que yo, que usted y que Amancio Ortega cuando compra una barra de pan, y que, con esos ingresos, no declara a hacienda, no va ni a olérselos. A la práctica, esa devolución lo que hace es desplazar la carga impositiva sobre las capas más desfavorecidas y con menos ingresos de la población. Derecha pura y dura. Y un poco (mucho) lo que indicaba la frase de ayer. Zapatero, ahí la has cagao de medio a medio. Muy mal..

Y la cosa se ha redondeado esta tarde cuando me he puesto la radio para escuchar un rato a la Otero mientras curraba, y me he enterado de que ha salido la sentencia de lo del Severo Ochoa. Ya saben, el hospital madrileño donde hace como tres años desde ciertas instancias (en La Dinamo hacen una somera recopilación de titulares) acusaron al servicio de urgencias en pleno de practicar eutanasias a machamartillo, con la (nada disimulada) intención de desacreditar la sanidad pública (y aquí enlazamos con lo del viernes). Y la justicia ahora ha dicho que de eso nasti de plasti, y que todo se estaba haciendo conforme a la ley y a los protocolos de actuación.

Y como que la cosa es noticia, la Otero agarra el teléfono y llama al Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el señor hijo de una perra sarnosa y cien mil padres distintos, desconocidos y sifilíticos Juan José Güemes. Lo pueden oir aquí. Y a mi me empieza a salir vapor por las orejas y lo empiezo a ver todo rojo.

No me voy a preguntar, ni siquiera retóricamente, que cómo se puede ser tan malnacido, tan hipócrita, tan mentiroso, tan hijo de perra, tan cínico y tan... tan... tan pepero. Este tipejo está a las órdenes de Esperanza Aguirre, creo que la respuesta es obvia.

Pero de verdad se lo digo, desde el fondo de mi corazón y sin el más mínimo atisbo de ironía, sarcasmo o exageración. Si hubiese justicia en este mundo, este tal Güimes, Manuel Lamela (Consejero de Sanidad en el momento de producirse la caza de brujas, y actualmente Consejero de Movilidad y Transportes, si no voy errado), Esperanza Aguirre, Carmen Flores (presidenta de la asociación "Defensor del Paciente" y una de las instigadoras del asunto) y toda la recua de carroñeros y rémoras de la prensa y adláteres que los jalearon y que han provocado que, a día de hoy, en toda España, un médico se lo piense muy muchísimo antes de acortar los dolores de un paciente terminal por miedo a que les pase lo mismo que al doctor Montes, tendrían que contraer una enfermedad que les mantuviese con vida muuuuuucho tiempo, pero que les hiciese padecer constantemente tales dolores que pudiese oír sus alaridos desde aquí con toda claridad.

Y que nadie, nadie, se acercase a ellos ni para darles una mísera aspirina que les calmase.


El link proporicón del día

Hace 309 posts...

11 comentarios:

RGAlmazán dijo...

¿Qué hay que hacer para que tengan una enfermedad dolorosa y de larga duración? Yo me apunto.
A ver si tragan su propia medicina.
Son unos canallas y después de la que han armado ahora parece que no ha pasado nada.

Salud y República

Sota dijo...

Para que tengan una enfermedad, no lo se.

Personalmente, yo los ataría a un potro especialmente incómodo, les untaría los pies de salitre y dejaría que una cabra se los limpiase a lametones. Cuando la cabra se cansase, los curaría con vinagre, y vuelta a empezar. Y así hasta que se llegase a la altura de la rodilla, poco más o menos.

Todo ello bajo estricta supervisión médica para evitar que se desangrasen y tal.

nanyu fonseca dijo...

pues si que estabas enfadat, neng. a este paso te auguro una ulcera en menos que canta un gallo (o un pollo, que es lo mismo).

Maggie Wang Kenobi dijo...

a) La señora Botella dice las cosas sin despeinarse porque su laca es de las caras, lo sepas.

b) Cuando escuché lo de los 400€ casi que me parto de la risa, la verdad. Eso sí, al llegar a mi mansión, mis mucamos estaban que cabían de gozo con la noticia.

starfighter dijo...

Aunque no negare que los 400euros me vendrían de perlas, preferiría que los invirtiesen en sanidad, educación o generar empleo. Y no tener que esperar una semana a que me atienda el médico o que haya una lista de espera de c...s para una operación o ver un especialista.
Lo de Madrid no tiene nombre, cada vez me parece más aquello de la reserva espiritual de Occidente (entre la botella y la espe ir a Madrid puede dar hasta miedo).
Un saludo

Sota dijo...

Nan, esa gentuza no tienen suficiente de lo que hay que tener como para provocarme una úlcera. Como mucho, serían capaces de hacerme perder el oremus, la compostura y el saber estar que me caracterizan hasta el punto de escupirles o sufrir un arrebato violento si me los cruzo. Afortunadamente (para ellos) yo no me muevo en los círculos de villanos y maleantes en los que se mueven ellos...

Mag, y dónde dices que cabían tus mucamos?

Starfighter, pues me temo que sí. Y es una pena, porque mira que me gusta a mi Madrid. Pero son los madrileños quienes les han dado repetidas mayorías absolutas (Tamayazos mediante), así que...

Pryrios dijo...

Suerte que hoy voy a entrenar a kenjutsu.

Cada vez que de un espadazo me imaginaré a la Aguirre o al Guarro ese delante y así los daré con más ahínco. Que me he buscao una foto del individuo ese para saber bien como es su cara.

Y lo de escupirle si lo veo no lo descarto, no.

Will dijo...

Y lo que nos queda por aguantar de politicas de estas pa' las elecciones

casta dijo...

Pero aún esperamos que la gente reconozca sus errores????

Canalla dijo...

Bueno, pues me parece que yo me la voy a jugar... El tema de la caza de brujas me parece desorbitado, sin duda, pero el hecho de que haya habido una investigación por mala praxis y posible comisión de delitos, pues no me parece mal, que queréis que os diga. Que ahora a toro pasado todo se ve más claro (tan claro como los medios nos lo dejan, eso sí): el tal Montes es una bellísima persona, Lamela es un hijo de una cabra adúltera y el Güemes estaría mejor haciendo política en las Marianas (ojo al astuto juego de palabras)... Por supuesto, qué duda cabe. ¿Que en su momento yo soy un familiar de un fallecido por una posible mala praxis intencionada o negligente y cojo al Dr. Montes y lo defenestro? Sin duda alguna, vaya. Lo que a mi me encantan son los pseudo neo liberales que se asoman por los medios de (des)información cual carroñeros esperando su festín, cuando ocurre algo de esto, exigiendo dimisiones a cascoporro, y cuando se destapa la verdad cargan contra quien inició la investigación, olvidando fácilmente lo que en principio exigían como perros rabiosos. Cuán fácil resulta cambiar de bata (vaya, otro avispado chascarrillo, cómo estoy hoy) si no estás en primera línea de fuego. Pero desde mi punto de vista no se hizo mal en investigar y cesar a quién resultase oportuno y quién parecía responsable en su momento. No digo por ello que me caigan bien los gregarios del tito Marianico, ni que la magnificación de todo el tema no fuese un circo de tres pisatas, pero no me parece mal que se eche el freno a un médico que es sospechoso de cometer un descalzaperros, al menos de forma preventiva hasta que quede zanjado el asunto. Yo todavía estoy esperando que detengan al hijo de la gran puta que mató a una amiga mía en una operación de vegetaciones, según sus propias palabras "la segunda operación con menor riesgo de las que se realizan", el cual sigue operando como si tal cosa.

Ahora, cierto es que, cuando se ha comprobado que son profesionales que no han hecho sino cumplir correctamente con su deber, se ha de compensar a dichos profesionales por los perjuicios causados. Perjuicios que, si las cosas en este vodevil que llamamos España se hiciesen bien y sin tratar de llamar la atención, serían los mínimos indispensables.

Canalla dijo...

Y en cuanto a la tonta de la Botella, sus sonrojos, sofocos y batidos de bebé... Me causa mas hilaridad que tristeza... Estupidez la hay en todos los estratos de la sociedad, está visto. Que alguien le diga que si dices "Candyman" tres veces delante del espejo viene y te apiola, a ver si se arriesga.

Lo de los 400 mortadelos... Bueno, también tiene su gracia. No sé que hacer con ellos... me compraré una casa, o una granja de pollos, que dicen que es la nueva gran inversión. Las políticas sociales en éste país son una bazofia, y para que invertir en mejorarlas, si podemos promulgar sinsentidos populistas para recabar votos y de paso no mejorar una mierda.