miércoles, 26 de noviembre de 2008

Las Crónicas Helvéticas (volumen I)

El viaje empezó el miércoles a las dos de la tarde. Acabé el curro, fiché y me fui por la puerta, en dirección a Sants, para ir hacia el aeropuerto. Y ya en la misma estación me di cuenta de que el viaje prometía. El qué, estaba por ver, pero prometía. Porque que un cartel de "espacio sin humo" te diga explícitamente que está permitido fumar, pues...


...sólo puede indicar que, o bien todo va a ser un desfase absoluto, o bien que cualquier ocasión de vicio va a ser por error de alguien. Pero no adelantemos acontecimientos.

El caso es que a las tres estaba ya en el aeropuerto, y como mi vuelo no salía hasta las seis, pues me puse a mirar las tiendas del duty free y comprar tabaco y tal. Y me llevé el primer gran susto del viaje cuando uno de los testigos de la boda civil, que iba en el mismo vuelo que yo, se acercó por detrás a saludar y me dio un susto que casi me dejó en el sitio. Luego yo me vengué quedándome clapao en el avión que ni me enteré del despegue y me desperté cuando ya estábamos encima de Ginebra. Pobre chico, espero que no tuviese intención de tener conversación o algo, pero es que yo en cuanto me monto en algo que se mueve, no soy persona.

Llegamos a Ginebra, cogemos el tren sin problemas y a la primera (un lujo de trenes, oiga, que eran regionales y estaban mejor de todo que los talgos de larga distancia de aquí. Eso sí, carísimos) y para el swisspueblito de cabeza. Que llegamos a aquello de las nueve y media, y yo desde las cuatro sin fumar, y no fumé hasta después de la cena. Ahí, como un campeón. La pena es que ya era muy tarde (allí se hace de noche a las cinco y a las seis ya es noche cerrada) y no se veía nada del paisaje, pero la casa increíble. Cena con la familia de los novios (y los novios) y a la cama, que era tarde. Ellos en su casa, yo y los tíos de Casta en casa de unos amigos que estaban de vacaciones. Peazo casa, también.

Al día siguiente era la boda civil, pero era por la tarde, así que de buena mañana me cogí el tren y bajé a Ginebra, a verla un poco. Para estirar un poco más el tiempo, decidí desayunar directamente en el bar de la estación del tren, esperándome café malo y un sandwich de plástico, como en las estaciones de por aquí, pero oigan, para nada. El café horrible, sí (salvo que pidas un expresso, lo que te ponen por defecto es café americano, es decir, agua de lavar los calcetines sudados), pero los bocadillos babeo todavía de pensar en ellos. Que buenos y que pan más estupendo. Y encima luego vi que tenderetes de bocadillos hay por todas partes y en todas partes están buenos y tienen buen pan. De verdad, si van por allí, ir algún día a comer fondue o raclette es casi obligatorio, pero aparte de eso, gastarse dinero en restaurantes es del género bobo. Y veías a gente comiendo de McDonald's, que es lo más increíble!

A lo que iba. Que cogí el tren en dirección Ginebra, y pagué la primera novatada. Porque me senté en dirección Ginebra, y la vista que quedó a mis espaldas, con el sol saliendo sobre el lago por entre los Alpes era absolutamente sobrecogedora. Pero no tenía la cámara preparada ni ángulo para sacar las fotos, así que se la tendrán que imaginar.

En próximos episodios: Ginebra! Los efectos de la radioactivad sobre las edelweiss! Los misterios de los Alpes! Vestigios de la última visita de Galactus! El ataque de los tacones asesinos! EL temible monstruo del Lago Leman! Lujo y miseria! Alien versus Heidi! La llegada de los Pitufos!

25 comentarios:

Soliloco dijo...

Huys que nervios, que intriga, que emocioooooooooon!

starfighter dijo...

"yo en cuanto me monto en algo que se mueve, no soy persona".

Uhumm, así que siempre te toca abajo ¿no?, porque si no vaya peligro ;p

nanyu fonseca dijo...

jo, con esto ya ganas la apuesta de postear todos los dias de noviembre!!!! enhorabuena!

basurina: juro que esto es lo que me ha salido.

Sota dijo...

Soli, a que sín?

Star, según en que me monte, me convierto en un tronco. Y según en qué, en una bestia. Pero persona, no.

Nan, no, que aún faltan días.

Nils dijo...

"yo y los tíos de Casta"

el burro, el último.

Sota dijo...

Es MI crónica! Aquí el importante soy YO!

Shanks dijo...

Nene, pues tuviste suerte de quedarte sopa en el avión, que así no echaste en falta el tabaco (yo lo paso fatal!!)
Y que qué dolor de barriga, con la intriga!!
Besos!

Pryrios dijo...

Jo, que envidia (de la sana, no de la otra). Ginebra es uno de los sitios que realmente me gustaría visitar algún día.

Sota dijo...

Shanks, no te creas, que no tuve mono hasta desués de cenar...

Pry, uh... Mañana, vale?

Tony Tornado dijo...

SNIF, siempre pensé que fueras a mi país sería conmigo de guía amorosa, pero ya veo que no...
Espero que te hayan servido mis apuntes...

:)

Sota dijo...

Chico, haberlo dicho y te había metido en la maleta, o algo...

Y lo de los apuntes... Uh... Casi que no leas la segunda parte, vale, guapísimo?

nanyu fonseca dijo...

"...Y TE HABIA METIDO..."

se te ha caido una R, Sota.

Will dijo...

Son guapos los suizos?

Me has traido alguno?

y si, yo estoy intrigadisimo tambien!!!!

Ligastes??

De una boda sale otra boda!

(voy a tener que empezar a ir a bodas, podria funcionar)

Sota dijo...

Nan, no se me ha caído nada. Si no estuviese casao y su marido me cayese bien, yo a Tony ya se la había y se la habría metido. Y todos lo sabemos.

Will, pues hay de todo, pero en general, no está mal el mercado. No, no te he traído nada, y no, yo al menos no ligué.

Corredero dijo...

¿Y no vas a contar cuando caíste desmayado y rendido a mis pies ante mi belleza sin par?

Sota dijo...

No tenía intención de contar mentiras, la verdad...

Will dijo...

ya me he quedao sin suizo

Shanks dijo...

Will, si vas a Italia, por el Vaticano también hay suizos (la guardia suiza), puedes conseguirte uno allí!!
:)

Sota dijo...

En la calle Petritxol los ponen muy ricos...

(para los no catalufos, aquí se le llama "suizo" al chocolate caliente con nata)

Don Otto Más dijo...

Qué soso...

No a la palabra de verificación

Fet dijo...

Soy intolerante a la galactosa.

¿Curapn?
Jodó con los códigos...

Sota dijo...

Otto, pues sí. No te habías dado cuenta aún? No a la gente que pone música a toda leche con el móvil en transportes públicos.

Fet, no, si ya sabíamos todos que eres un intolerante y un liberticida...

Nicanica dijo...

Nieve... Trenes... Bocadillos ricos... Lagos... Edelweisses... Civilización occidental...
¡¡Groarrgghh!!

Tony Tornado dijo...

Sota, te cae mal JL o simplemente te lo quieres tirar?

WILL; ME OFENDES??? Acaso no soy yo más que re-guapo?
Sabes lo que pasa ? que suizos puros quedan bien pocos, por lo que hay tiarrones, y petables a tutiplén, pero por el meegamix.


Otto pone el móvil en el bus??
MARICA MUSCULOCA POLIGONERA!

Sota dijo...

Nica, caaaaalma...

Tony, JL me cae (muy) bien, ya lo sabes. Y sí, lo hace. Con el resto del mariconerío madrileño invitado haciéndole los coros. A cual peor.