sábado, 6 de mayo de 2006

Matar al Dragón

Si la leyenda de san Jorge transcurriese en la actualidad, alguien ya habría propuesto que san Jorge y el Dragón dialogasen. Se establecería una comisión paritaria compuesta por dos bandos -digamos los jorgianos y los draguenses-, que se reunirían para pactar los puntos clave del acuerdo. Durante los dias de la negociación, habría caceroladas a las diez de la noche, sólo durante cinco minutos, porque la muñeca se resiente. Tarde o temprano, se llegaría a un acuerdo base, que sería ratificado por ambas partes en una reunión del comité central -por parte de los jorgianos- o bien en una asamblea general -por parte de los draguenses, pas partidarios del asamblearismo reptiliano-. El dia de la firma del pacto, saldrían a celebrarlo grupos de partidarios de ambos bandos, llevando camisetas donde se podría leer "todos somos el dragón" y "san Jorge también es mujer y lesbiana".

Así es como la leyenda del dragón se enmarcaría en el espíritu de nuestros tiempos. Pero a veces -es duro admitirlo- hay que matar al dragón, clavarle la espada entre las costillas y sacarla enseguida, para que el aire penetre en la herida y así acelerar la muerte del animal, que da coletazos y patea y lanza fuego por la boca. A veces hay que matar al dragón, cuando el dragón son los clichés y los lugares comunes. Cuando el dragón es el miedo a pensar libremente. Cuando los dragones son aquellos que nos dictan que hemos de opinar y sentir, unos dragones cargados de humos, enemigo acérrimos del sentir y de la aceptación popular y que, a cambio, a cada paso se vanaglorian de su propia ambición y excelencia. Por eso es tan de agradecer cuando alguien se atreve a gritar bien alto: "El Dragón va desnudo!".


(leído en el escaparate de una librería, provinente de un catálogo de cuentos para niños)

Hace 307 posts...

9 comentarios:

Urui dijo...

No lo cojo.

Aunque teniendo en cuenta la claridad con la que está expuesto el tema, se trata del recopilatorio de cuentos de Ana Botella, ¿no?. Por lo bien que se explicaba la señora sobre peras, manzanas y lo xenofilos que eran los árboles frutales a la hora del sexo.

Sota dijo...

Lo de la Botella me lo podría tomar como un insulto personal, Urui...

Reléelo, anda. El primer párrafo es como deberían ser las cosas. El segundo, como son.

A las barricadas, a las barricadas.

Troy dijo...

Igual es que yo soy muy político... pero creo que voy a coincidir con Urui...

Tú no serás de los que sigue pensando que todas las líneas de investigación apuntan a ETA... ¿No?

Urui dijo...

Es que en el primer párrafo, el Dragón me suena a Irak. Y en el segundo me suena a veces a lo políticamente correcto y otras a la iglesia católica.

Debo estar más espesa que Pedro Farré.

Troy, a tu segundo párrafo, yo sé que no (y tal como me entero de las cosas últimamente, saberlo es mi seguridad de que nadie me ha desenchufado del mundo).

Sota dijo...

Troy, ESO es un insulto personal... Florete o espada, villano? Morirás arrodillado!

(y no te voy a preguntar que haces un sábado a las cinco menos cuarto de la madrugada leyendo blogs, porque me temo la respuesta)

Ains... el primer párrafo no es la guerra de Irak, no. En todo caso, de la alianza de civilizaciones. Del entente cordiale. De lo que debería ser la ONU. Y quien dice la ONU dice las reunione de la asociación de vecinos. Y el segundo párrafo lo dice muy claro: el Dragón puede ser "los clichés y los lugares comunes", "el miedo a pensar libremente", "aquellos que nos dictan qué hemos de opinar o sentir". Y cuando son esas cosas (esa gente), al Dragón hay que matarle. O intentarlo. Personalmente soy más partidario de la tortura cruel y sistemática, pero yo es que soy un sádico acabado.

Urui dijo...

Lo dicho, estoy más espesa de lo normal.

Troy dijo...

No intentaba ser un insulto... más bien una guindilla de esas que escuecen...

Y es que a esas horas uno tiene ganas de ser polemista...

Troy dijo...

By the way... leo un doble sentido en lo de "morirás arrodillado" o es sólo que vengo del blog de Tony Tornado (y ya se sabe...)

Sota dijo...

Dobles sentidos? Yo?

Los dioses me libren...