sábado, 22 de julio de 2006

De la tribu de Caín

La cosa es complicada en tanto en cuanto toda la información que hay son leyendas más o menos (más más que menos) apócrifas y más o menos (más más que menos) manipuladas, y en tanto en cuanto la cosa abarca muchos siglos y muchas generaciones y muchos nombres raros. Pero lo que he podido cuadrar queda más o menos tal que así.

Empecemos por un nombre que seguro que conocen. Noé. El del Arca y el Diluvio Universal (sí, ese diluvio que algo de verdad debe tener, puesto que aparece de una forma u otra en prácticamente todos los mitos de la humanidad). Bien, Noé, después de bajarse del Arca en el monte Ararat, lo primero que hizo fue emborracharse y quedarse en bolas (algo que quien más quien menos ha hecho, y en situaciones de menor tensión emocional que ser uno de los pocos supervivientes de un genocidio a nivel planetario). Uno de sus hijos, Cham, lo vio, se rió de lo ridículo de la situación, y su padre, que se ve que era partidario de la mano dura, lo maldijo. A los otros dos, que o estaban más despistados o supieron mantener mejor la cara de póker, en cambio, los bendijo. Las hijas, como es (tristemente) habitual en la historia sagrada, no cuentan mucho, al menos no más allá de que se dedicaron a emborrachar a su padre (que parece mentira lo que le gustaba el vino a este hombre) y acostarse con él para quedarse preñadas (y sí, se supone que estos eran los elegidos del Señor. Shit yourself little parrot).. Uh... la cagué en esto, eso fueron las de Lot, después de la destrucción de la Pentápolis. Circulen, aquí no hay nada que ver.

De los dos hijos bendecidos, uno de ellos se llamaba Sem, de donde procede la palabra semita. El otro no tiene importancia para la historia. Uno de los tataranietos (según el Génesis) o de los biznietos (según la Torá) de Sem fue Heber, de donde procede la palabra hebreo. Y seis generaciones después de Heber, llegó Abraham, que seguro que el nombre les suena también. Sí, es el que estuvo a punto de cargarse a su hijo en lo alto de una montaña porque se lo decían las voces. Como ven, eso de oir voces que te dicen que mates a gente no es cosa nueva, por lo que no podemos culpar del todo al señor Aznar por meterse (meternos) en la guerra de Irak, que lo mismo no es que se lo dijese Bush en medio de una sesión de sadomaso como todos creemos sino que se lo dijo Dios en persona. Bueno, o las voces.

Me disperso. Abraham estaba casado con Sara (a la sazón, su medio-hermana). Como Sara no era capaz de tener hijos, le cedió a su esclava Agar, con quien tuvo a Ismael. Después, Sara logró quedarse preñada de Isaac, tuvo un ataque de celos y mandó expulsar a Agar e Ismael de su casa, enviándolos al desierto. Volveremos sobre ellos más tarde. Isaac tuvo doce hijos, que conformaron las archifamosas Doce Tribus de Israel, de entre las cuales sólo nos interesa la de Jacob, que engendró a Judá (de donde procede el término judío). Israel, por cierto, era hermano de Judá, y se llevaban (literalmente) a matar. Cosas de herencias, ya saben. De la tribu de Israel (que fue expulsado de la de Abraham y formó la suya propia), depués de nueve generaciones (entre las que se cuenta un tipo con un nombre tan absolutamente maravilloso como Aram, que no aporta nada a la historia pero como me encanta, pues lo reseño) nació David. El de la Estrella de David. Ya saben, esa que son dos triángulos equiláteros superpuestos, cada uno invertido sobre el anterior, y que es símbolo religioso para los judíos. Los judíos, de hecho, se consideran como la tribu de David. Y aquí ponemos un mojón a la historia.

Porque de la descendencia de David (entre la que se encuentran nombres de tanto raigambre como el del rey Salomón, llamado el Sabio, y que sólo dió una muestra de astucia -cruel, salvaje y bárbara, pero astucia- en su vida, dedicando el resto de la misma a hacer el gilipollas hasta niveles inimaginables), cuarenta y dos generaciones después (según el Evangelio de Lucas), o tan sólo 28 (según el de Mateo) aparece Jesús de Narazeth , llamado el Cristo. No dejen que la diferencia de genealogías les confunda, porque parece ser que Mateo tiró por la línea paterna (los antepasados de José) y Lucas por la materna (los antepasados de María), con lo que es perfectamente compatible que en un caso saliesen 42 y en el otro 28. E incluso el que ambos tuviesen los mismos antepasados no es nada de extrañar, teniendo en cuenta que eran tribus, y como tales, ya no es que la endogamia estuviese generalizada, sino que incluso los matrimonio con gente de fuera de la tribu estaban mal vistos. Nada, en el fondo, que no siga pasando hoy en día. Si ahora siguiese hacia adelante, me podría enfangar en procelosos jardines à la Código da Vinci, pero como no es mi intención, plantaremos aquí otro mojón a la historia.

Tenemos situadas las genealogías de judíos y cristianos, verdad? Pues vamos a por el tercer pueblo del Libro. Volvamos a Sem. De entre los hijos de Sem, en quinta generación nos encontramos con Yarab (de donde procede la palabra Arabia), fundador mítico del reino del Yemen. Dado que era de la tribu de Sem, era, en pleno derecho, semita. Una de las hijas de Yarab, de quien no he encontrado el nombre, lo lamento, se casó con Ismael, el primogénito de Abraham con su esclava Agar (ver más arriba), con quien tuvo (vaya qué casualidad de número) doce hijos, que fundaron otras doce tribus que se distribuyeron por Arabia. Es decir, que los árabes (y hablo de raza árabe, no de religión. Marroquís, tunecinos o Libios no son árabes, en cambio egipcios, libaneses o palestinos sí, ya que aunque no estén geográficamente en Arabia, la población actual procede de migraciones desde allí) son semitas tanto por parte de padre (descendiente directo de Sem), como por parte de madre (descendiente directa de Sem), pero es que, además, también son hebreos por parte de padre, que era de la tribu de Abraham, quien a su vez era de la tribu de Heber. Lo que en ningún caso son es judíos, puesto que Judá era sobrino nieto de Ismael. Pero es que los judíos tampoco son realmente judíos, puesto que son de la tribu de Israel, y no de la de Judá.

Espero que no se me hayan perdido mucho, porque, para acabarlo de arreglar, entre las doce tribus ismaelitas (descendientes de Ismael), estaba la de Quedar, encargados de la custodia de la Kaaba, que ya era lugar de culto mucho antes de la aparición del Islam (la tradición dice que, después de ser expulsados del Paraíso, Adan y Eva se reunieron en las faldas del monte Arafat, a las afueras de lo que hoy es La Meca, y Adán le rezó a Dios para que, para poder adorarle, le diera un templo semejante al que había en el paraíso, alrededor del cual los ángeles en procesión daban siete vueltas -las mismas que los fieles del Islam deben dar ahora alrededor de la Kaaba, si logran sobrevivir a las avalanchas de gente-. Su petición fue escuchada, y un templo formado por nubes, fue bajado por manos de ángeles. Allí acudía Adán para realizar sus plegarias, y cuando murió el tabernáculo de nubes desapareció. Su hijo Set construyó otro templo, esta vez con piedra y arcilla, pero fue arrasado por el Diluvio, y fue Ismael, quien ayudado por su padre Abraham, construyó de nuevo la Kaaba, en el mismo lugar donde había estado el templo enviado por Dios. Lo cual, después de todo, no deja de tener un cierto sentido si tenemos en cuenta que lo que hay bajo el velo negro es un meteorito). Y adivinan quién nació de entre la tribu de Quedar? Cómo no, no podría ser de otra manera. El profeta Mahoma. Como decía el anuncio, todo está conectado. Todo es lo mismo, al final.

Se estarán preguntando que por qué les he soltado este rollo macabeo (los Macabeos, por cierto, eran dos hermanos judíos -perdón, israelitas, ya que me he matado explicándolo, seamos cuidadosos con las palabras- que se distinguieron en la defensa de la fé de Abraham y del Templo de Jerusalem durante la dominación siria de la Palestina, por lo que disponen de cuatro libros en la Biblia, dos de los cuales son canónicos para católicos y ortodoxos y ninguno de ellos para los protestantes. Y si se ha creado la frase hecha "rollo macabeo", se pueden imaginar lo interesantes que deben ser...). Lógicamente, por las matanzas que se están produciendo en la Palestina (y me permitirán que use el nombre romano de la zona, no tengo ganas de ir diciendo países y arriesgarme a dejar alguno en el tintero), y, en especial, por el comportamiento más que criminal, nazi que está teniendo el estado de Israel. Porque eso (entre otras muchas cosas, como lo del pesquero que recogió una patera y lo han tenido una semana esperando ante las costas de Malta, pasándose por el forro de los cojones todas las leyes de Mar) no hace más que demostrar que todo lo que dice la Biblia es una pura patraña, y que lo que son (lo que somos) todos, judíos, musulmanes, cristianos, sintoístas, budistas, ba'histas, zoroastrianos, wicca, animistas o adoradores del sol, sin distinción, es de la tribu de Caín, y que la tierra de Nod se extiende desde la ribera este del Éufrates y da una vuelta de 360 grados hasta volver a llegar a la misma ribera este.

Bueno, por eso, y porque como a algún otro gilipollas y subnormal profundo se le ocurra acusar de antisemita a quienes criticamos la actitud (de nuevo y sin paliativos) nazi del estado de Israel, me cagaré en todos sus muertos, uno por uno, hasta llegar a Noé, por lo menos. Que aquí semita, lo que se dice semita, por un lado o por otro lo somos todos. Y más si hacemos casos a sus libros sagrados.

Hijos de puta.

Hace 307 posts...

5 comentarios:

ZaraJota dijo...

Semana biblica en la blogosfera! yuhu!

Hoy me ha salido tcavc

Logan-X dijo...

Y yo que pensaba que las únicas hijas abusa-padres-emborrachados habían sido las de Lot. Pero se ve que solo continuaban una tradición familiar.

Sota dijo...

ZJ, es lo que tiene el verano, que uno se pone místico y trascendente... o no.

Logan: oooops. Pues va a ser que tiene usted razón, me equivoqué de genocidio divino. Corrijo.

Anónimo dijo...

pero igual existe un DIOS POR MEDIO DE NUESTRA FE.Y LO QUE NOS DISE LA BIBLIA ES QUE SI EXISTE EL BIEN TAMBIEN EL MAL.Y NO ESTAMOS AQUI POR GUSTO PORQUE TODO TIENE UN PROPOCITO . Y ES COMPENSADO POR EL QUE NOS CREO.teniendo en cuenta lo que as hecho en tu vida.

Siltha dijo...

Llevo un tiempo leyéndote (más o menos desde que Pryrios explicó en su blog todo lo que estaba pasando con el sr. sinblanca), pero aún no me había decidido a comentar (más que nada porque no suelo estar lo suficientemente informada como para decir nada coherente).

Este post me ha gustado, pero tendrías que hacer un arbol genealógico esquemático... es que es imposible perderse con tanto nombre sin releer varias veces.

Ah, el anónimo es un HOYGAN en toda regla... XD Yo creo que habrá leído la primera línea y ha pensado "¡herejes! hay que convertirlos" (Bueno, más bien: "EREGES!, AY QUE CONVErtirlos")