miércoles, 5 de julio de 2006

Siempre pensando en lo único...

Hace un año largo les hablé de mis impresiones sobre la Torre Agbar de Barcelona. Claro está que, por aquel entonces, aún estaba en proceso de construcción y me referí más a los aspectos futurísta-catastróficos (y lo lamento en el alma, pero cada vez que la veo, sobretodo si es de noche y está iluminada, me sigo imaginando al doctor Mabuse en la cime, fumándose un pitillo con una laaaaarga boquilla mientras observa a sus marionetas) que a lo fundamental en el edificio.

La arquitectura?

No, hombre, no. Su innegable forma de polla. Bueno, más que de polla, de dildo, para ser una polla, a mi entender, le falta definición en el prepucio...


Que en qué estaría pensando el arquitecto cuando la diseñó? Pues no lo se, pero puedo imaginármelo. Y seguro que ustedes también, perillanes. Sobretodo si recordamos que, en el diseño original, en la cúspide había un surtidor de agua. Ejem.

Una hembrista (que no feminista, no es lo mismo, y con esto enlazo a lo que probablemente sea el post de mañana, no se lo pierdan, a la misma bat-hora en el mismo bat-canal) diría sin dudarlo (y ahora mismo no encuentro una referencia que me lo confirme, pero me jugaría el huevo derecho a que alguna ya lo ha dicho) que ese edificio (aparte de ser feo de cojones -nunca mejor dicho-, desagradable a la vista y joder por completo el skyline de la ciudad) es una prueba palpable del machismo imperante en nuestra sociedad y tal y pascual. Freud, por su parte, diría que lo que pasa es que el arquitecto tiene un problema sexual grave. Pero claro, también diría que a la hembrista lo que le pasa es que es una histérica y lo que necesita es un buen polvo (bueno, él lo hubiese dicho más finamente, es lo que tiene ser alemán, que son más educados, o por lo menos, que como lo dicen en alemán, pues todo te suena a ladrido y lo mismo te están declarando su amor eterno como cagándose en tus muertos). Yo estoy más con Freud, que quieren que les diga. En los dos casos.

Pero érase que se era, que uno navega por las procelosas aguas del internete este, y se encuentra con que se ha dado, al menos, uno de los siguientes casos:
a) Están empezando a aparecer arquitectos (me niego a usar términos absurdos como "arquitecta" o "médica". "Arquitecto" y "médico" son términos neutros, válidos para ambos géneros) hembristas, que, como tales, están cayendo en los mismo (supuestos) errores de los arquitectos machistas
b) Hay más arquitectos con graves problemas sexuales, aunque en este caso en sentido distinto
c) Hay en marcha un proyecto de hermanamiento entre Barcelona y Pekín, pero a lo bruto (al nivel de dejarnos a barceloneses y pekineses a la altura de simples ladillas), o
d) Lo que son las cosas y las casualidades en este mundo, oigan.

Porque, por lo que entiendo en esta página, la foto que les voy a poner abajo es uno de los proyectos presentados para la construcción del Estadio Olímpico que ha de albergar los próximos Juegos Olímpicos, los de Pekín. Y si la Torre Agbar es claramente una polla, qué me dirían ustedes que es esto?


Y no me vengan con tonterías de que si es culpa de la perspectiva y que en realidad lo que representa es un puente y tal... ESO ES UN COÑO COMO UN ESTADIO DE GRANDE! Literalmente, además.

Que no se si habrán escogido el diseño o si será uno de los descartados, pero vamos... Que pa' mí que los arquitectos estos llevan más hambre encima que'l perro un ciego.

Hace 307 posts...

5 comentarios:

Soliloco dijo...

Hmm hmmm pues me da que en otras perspectivas sigue pareciendo lo mismo..

Es lo que tiene una carrera tan "dura" que son muchos años estudiando y currando y se pierden esos años de juventud y ahem.. refocile! ;)

Fabes dijo...

Pues a mi me gusta el edificio. Queda muy alegre y tiene una forma muy sugestiva.
A todo esto ¿Qué es de tu vida? ;-)

Sota dijo...

Soli, aaaaaah. Sí, debe ser por eso que todos los médicos acaban de ginecólogos, todos los químicos haciendo drogas y todos los ingenieros aeronáuticos... imitando a Emmanuelle? No se me ocurre otra cosa... No, me da que no va a ser eso.

Fabes, eso es porque no lo has visto (sufrido) de cerca. Y en cuanto a lo de forma sugestiva... ejem... mejor no te contesto. Vida? Qué es eso?

jose dijo...

A mi me encanta esta vertiente cachondona que está tomando la arquitectura modersna. Mucho mejor que esos edificios aburridos que no sugieren absolutamente nada. El dildo me ha acabado gustando (cuestion de costumbres me imagino) y lo de Pekin me ha rechiflao (aunque la agbar me pone más).

Comtessa dijo...

¡Y además bien depiladito y todo! Es que estos arquitectos piensan mucho.
Pero estás equivocado con la Torre Agbar, en realidad es un supositorio, de esos contra el estreñimiento. Para que los barceloneses dejéis de sufrir en silencio.